La República de Nicaragua | Llamado urgente de asistencia

La República de Nicaragua | Llamado urgente de asistencia

08/01/2021

América Central se ha visto gravemente afectada por una temporada récord de huracanes, con el paso del Huracán Eta, de categoría 4, a 225 km/h a inicios de noviembre de 2020, seguido por el Huracán Iota, de categoría 5, dos semanas después, con los vientos más fuertes (260 km/h) experimentados en 127 años. Las lluvias, los fuertes vientos, las inundaciones repentinas y las marejadas que han provocado los huracanes han afectado a aproximadamente 5 millones de personas en toda América Central y México, una zona ya afectada por años de patrones de clima erráticos y, más recientemente, por los efectos de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), cuyos impactos son potencialmente catastróficos. El Gobierno de Nicaragua ha indicado que las primeras estimaciones de los daños y necesidades por los huracanes ascienden a más de 742 millones de USD (equivalente al 6,2% del producto interno bruto del país). Hasta la fecha, alrededor del 40% de los afectados son de Nicaragua, es decir, 3 millones de personas, principalmente de los territorios indígenas donde la pesca artesanal, la silvicultura y la agricultura han sido impactadas significativamente. Los huracanes ocurrieron al comienzo de la temporada de escasez cuando las reservas de alimentos son tradicionalmente bajas y se han agotado. Además, se esperan cosechas reducidas, y la producción ganadera ya ha sido afectada, produciendo muchas pérdidas. Se estima que los efectos combinados de los huracanes y de COVID-19 aumenten las vulnerabilidades existentes, incrementando los niveles de inseguridad alimentaria y nutricional. Ya que el 30% de la población laboral depende de la agricultura como medio de vida, es esencial proveer asistencia urgente. La FAO requiere de 6,4 millones de USD para proveer asistencia agrícola de emergencia a 130 000 personas, con el fin de restaurar rápidamente sus actividades productivas.