Programa de fortalecimiento de la resiliencia en el Corredor Seco Centroamericano

Programa de fortalecimiento de la resiliencia en el Corredor Seco Centroamericano
Sep 2015

Centroamérica es una de las regiones del mundo que presenta mayor vulnerabilidad a los riesgos, debido a su ubicación geográfica, la gran variabilidad climática, la exposición a fenómenos extremos y a la debilidad institucional y socio-económica de su población. La agricultura y la seguridad alimentaria y nutricional se enfrentan a múltiples amenazas que pueden causar daños y la interrupción de las condiciones regulares.

Una de las áreas más afectada por los eventos extremos, en particular geoclimáticos, es el Corredor Seco. El término Corredor Seco, aunque apunte a un fenómeno climático, tiene una base ecológica y define a un grupo de ecosistemas que se combinan en la ecorregión del bosque tropical seco de Centroamérica en la vertiente pacífica, abarcando gran parte de la región central pre-montaña de El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Guanacaste en Costa Rica y el Arco Seco de Panamá.

Los riesgos climáticos en el Corredor Seco son representados principalmente por períodos recurrentes de sequía juntos con excesos de lluvias e inundaciones severas que afectan a la producción agrícola, con mayor intensidad en las áreas degradadas.

Se estima que en el Corredor Seco Centroamericano viven más de un millón de familias que tienen como recurso principal la agricultura de subsistencia. Los niveles de pobreza y desnutrición son alarmantes y afectan principalmente a las poblaciones rurales y a las comunidades indígenas. La mayoría de los medios de vida dependen del clima considerando que el porcentaje de los productores de granos básicos varía de 54% en El Salvador y Honduras a 67% en Guatemala.

El apoyo de la FAO, con sus socios y contrapartes, para incrementar la resiliencia de los hogares, las comunidades y las instituciones para prevenir y hacer frente de manera más eficaz a las amenazas y los desastres que afectan a la agricultura, la seguridad alimentaria y la nutrición, resulta de particular importancia.