Economía

El reciente aumento del precio de los alimentos refuerza la percepción de que el sistema alimentario mundial está inextricablemente ligado al precio del petróleo. Esta no es la única causa del aumento de precios de los alimentos, pero hay un consenso generalizado sobre el hecho de que es un factor que contribuye a este fenómeno. Los sistemas de energía y de alimentación están vinculados de dos formas particulares: el sector agrícola es un consumidor de energía a la vez que un productor de energía a través de la bioenergía. La agricultura se ha hecho cada vez más dependiente de los fertilizantes químicos derivados de los combustibles fósiles, del gas natural y de la maquinaria alimentada con diésel. El almacenamiento, el procesamiento y la distribución de alimentos también son a menudo actividades de uso energético intensivo. Los mayores precios de la energía tienen, de esta forma, un impacto directo y fuerte sobre los costes de la producción agrícola y los precios de los alimentos.

Investigación económica sobre la energía y la seguridad alimentaria

El trabajo de investigación y políticas económicas de la FAO analiza el desarrollo económico general, la reducción de la pobreza y la seguridad alimentaria desde distintas perspectivas temáticas, entre ellas los impactos directos e indirectos de los mercados energéticos. Es necesario entender las implicaciones económicas de un cambio a sistemas alimentarios energéticamente inteligentes a nivel nacional y mundial, con el fin de identificar los mecanismos políticos más adecuados para maximizar los beneficios y minimizar los riesgos.

Un elemento clave de la labor de la FAO en este ámbito son las Perspectivas agrícolas OCDE-FAO (en inglés), una colaboración conjunta entra la OCDE y la FAO que analiza la influencia potencial de las políticas agrícolas y comerciales sobre los mercados agrícolas a medio plazo.

Leer más

Economía de la bioenergía

El Marco Analítico BEFS y sus herramientas abordan los efectos generales en la economía (aumento del PIB, crecimiento agrícola y empleo, la reducción de la pobreza) y identificación de grupos de hogares vulnerables a un aumento del precio de los alimentos básicos clave.

última actualización:  martes 5 de febrero de 2013