Cooperación FAO-España
FAO España
 
19/10/2011

“Intentamos dar un mensaje positivo sobre el problema del hambre porque creemos que cala más en el público”. Entrevista a Marta Abad, Directora de Relaciones Internacionales de RTVE

Madrid, 27 de octubre 2011. Gracias a la extensa cobertura de RTVE del Día Mundial de la Alimentación, más de 7 millones de espectadores en España han conocido de primera mano la labor de la FAO en la lucha contra el hambre. Hablamos con su directora de Relaciones Internacionales, Marta Abad (Barakaldo, 1969), quien afirma, convencida: “Si no se lo cuentas, la gente no puede saber todo lo que se está haciendo por ayudar a los más desfavorecidos”. Con ese objetivo, los profesionales del ente público español se han volcado en la difusión de la problemática en las distintas plataformas –TV, radio y web-, que han permitido llegar al 17% de la población española: “Es fácil motivarles con este tipo de temas. Además, hacemos un buen equipo porque nosotros os ofrecemos la plataforma y vosotros nos dais el contenido”.  

Por Beatriz Beeckmans.

¿Cómo surge la colaboración entre RTVE y la FAO?

Surge hace 14 años cuando se decide empezar la colaboración con la FAO en la primera campaña de Tele Food. Se empiezan a hacer las Galas FAO que tuvieron muchísima repercusión y se decide empezar a colaborar en la concienciación del ciudadano y sensibilización del problema del hambre en el mundo. A lo largo de los años todo ha ido cambiando y empezamos a producir programas y a emitirlos porque considerábamos que era importante adaptarse, no sólo en televisión –la Gala estaba dirigida a TVE-, sino también en radio y en la web, que funciona muy bien, como sabes.

Efectivamente, el vínculo se remonta a las primeras Galas FAO. ¿Qué ha cambiado desde entonces?

Han cambiado muchas cosas. La primera, la manera que tiene el público de acercarse a los medios, que es muy distinta. Eso nos ha obligado a adaptarnos para llegar a ellos. Ahora mismo consideramos que es mucho más efectivo poner en valor los avances y los logros que tienen, por ejemplo, los proyectos FAO y por eso lo contamos y lo mostramos a través de reportajes, programas y entrevistas. Pretendemos mostrar que se consigue mejorar situaciones que realmente son dramáticas. También intentamos dar un mensaje positivo porque creemos que cala más en el público; el mensaje negativo hace que nos desconectemos y que sea algo recurrente que no nos aporta nada. Cuando muestras a la gente que con una serie de proyectos se ha avanzado, se han conseguido mejoras y que con la colaboración de todos se ha mejorado una situación, motivas más. Tratamos de poner énfasis en lo positivo, ya que se están haciendo muchas cosas, sobre todo la FAO.

En ese sentido, ¿le parece útil que los periodistas viajen al terreno a conocer proyectos de la FAO? ¿Les permite esa experiencia lanzar un mensaje más ajustado de la realidad? 

Sí, la experiencia que tenemos sobre todo de equipos de Informe Semanal que viajan acompañados de personal FAO a proyectos concretos nos permite tener una visión que de otro modo es muy complicado obtener: te lo pueden enseñar agencias, pero verlo in situ con vuestros profesionales que conocen lo que está pasando, cómo lo están intentando resolver  y en qué medida avanzan, es muy distinto.

Cuando comenzamos con estas campañas de concienciación hace 3 años, no fue nada complicado. Hay que explicar un poco como organizarlo, qué tipo de formato le das –una semana más o menos- y ahora es algo que ya sale rodado, se produce una avalancha de ideas y de programas. Este año incluso nos faltaba espacio, no ideas. Tanto en radio como en TV como en la web. Se han volcado y espero que se haya notado.

Así ha sido, se ha realizado una cobertura extraordinaria.

Ellos ponen su granito de arena, claro que sí. Este año, además, un equipo de Informe Semanal encabezado por Vicente Romero se desplazó a Mogadiscio y consiguió mostrar una visión que nadie había podido mostrar. En Las Mañanas de La 1 estuvo también Enrique Yeves con los contertulios habituales y notamos una subida en la audiencia en el momento de su intervención: la gente se quedó escuchando el análisis que dio sobre los datos del Informe anual de FAO. Lo mismo ocurrió en Radio Nacional.

¿Cuál ha sido la respuesta de los telespectadores? ¿Qué audiencia aproximada han tenido los programas que se han emitido?

Hubo muchas llamadas y gente que escribió a la web, hubo mucho feedback y los espectadores se implicaron. La audiencia que han tenido los programas en TVE, por ejemplo, alcanzó a más de 7 millones de espectadores. Esto significa que en algún momento, toda esta gente se ha conectado cuando estábamos hablando de temas FAO. Hemos alcanzado a un 17% de la población, una cifra bastante por encima de la cifra de la cadena, como tres puntos por encima. A esto habría que añadir la cobertura de los informativos, que no está cuantificada en estos tantos por cientos, pero que también fue muy significativa. La gente no ha visto temas de hambruna y se ha desconectado, sino que les ha interesado y les hemos dado ese mensaje positivo, han visto que se está haciendo algo.

La decisión de la difusión de contenidos de concienciación en torno al Día Mundial de la Alimentación se toma a nivel ejecutivo. ¿Cómo se pone en marcha después en la práctica?

Como servicio público estamos acostumbrados a manejar este tipo de campañas y hay un procedimiento establecido. Una vez se decide que vamos a apoyar la cobertura del Día Mundial de la Alimentación, desde la Dirección de Relaciones Institucionales y la Dirección de Relaciones Internacionales convocamos una reunión en la que están todos los responsables de todas las plataformas, unas 20 personas. Se hace un brainstorming en el que explicamos cuáles son las fechas, qué período dedicaremos…Ponemos en común las ideas: la radio explica qué programas y qué cosas puede aportar, la tele igual –programas, informativos, etc- y lo mismo con la web. De esa reunión, en la que no se cierra todo, sale otra ya con ideas y propuestas concretas y empieza todo un flujo de información y se complementan propuestas entre las distintas plataformas. Si la web plantea un encuentro digital, la radio puede aprovechar las preguntas de los espectadores para conocer sus inquietudes, etc. La verdad es que es sencillo para la cantidad de gente que se mueve y motiva mucho, porque lo hacemos para ayudar a mejorar la situación de los más desfavorecidos.

¿Qué acogida de esta iniciativa percibe entre los profesionales de la casa que son quienes finalmente vehiculan los contenidos?

Lo viven como parte de su día a día, como un compromiso personal y con la oportunidad de plasmarlo profesionalmente. Es difícil que alguien no se implique. No puedo hacer menciones individuales porque todos se vuelcan. Mis palabras son de agradecimiento porque del primero al último están volcados y se ve porque a veces no tenemos espacio para darle cabida a todas las ideas que surgen en estas reuniones. A ellos también les gusta saber que a la gente le llega el mensaje y esa es la recompensa que esperan. Somos humanos. Son grandes profesionales y entienden que no cabe la posibilidad de no hacerlo.

¿Cuál es su opinión sobre el papel de los medios en la concienciación del problema del hambre y la pobreza? ¿Cree que hablar de ello sensibiliza o, por el contrario, puede llegar a crear el efecto contrario si se percibe como un problema endémico del que se habla recurrentemente?

Creo que es importante lanzar un mensaje positivo. Si no, consigues el efecto contrario. Centrarte en mostrar como se consigue avanzar en ayudar a la gente que sufre es la mejor forma de demostrar que, con la colaboración de todos, este problema se puede arreglar. También pienso que no hay que saturar al público ni con este ni con otros temas. Hay momentos en los que nos tenemos que volcar, y éste es uno, el Día Mundial de la Alimentación. Si esto se hiciera de manera recurrente no conseguiríamos el efecto que queremos. Creo que hay que informar durante todo el año pero no hacer este tipo de campañas más que puntualmente porque si no pierden valor. Y por eso nos volcamos, porque es nuestra oportunidad, no hay otra hasta el año siguiente.

País: España