Cooperación FAO-España
FAO España
 

España está destinando al continente africano cada vez una mayor cantidad de fondos. Una de cada tres personas sufre desnutrición crónica en el África Subsahariana, dónde el 96% de las tierras cultivables dependen de precipitaciones irregulares. La Iniciativa Agua y Seguridad Alimentaria para África Subsahariana persigue la mejora de la situación alimentaria y nutricional, a través de la difusión y aplicación de técnicas mejoradas y económicamente viables de gestión y utilización del agua.

A través de los proyectos CopeMed y ArtifiMed, se refuerza la sostenibilidad de la pesca marítima en el Mediterráneo Central y Occidental y su ecosistema, teniendo en cuenta los aspectos biológicos, económicos, sociales, medioambientales e institucionales.

España también está apoyando a través de la FAO los Programas Nacionales de Seguridad Alimentaria en Etiopía, Cabo Verde, Sudán o Angola con el fin de incrementar la producción de alimentos para reducir las tasas de hambre y desnutrición de las familias a través de programas nacionales para la seguridad alimentaria y nutricional.

En el año 2008 se creó el Fondo España-FAO para África, Asia y Europa Oriental, como un mecanismo articulador para facilitar y mejorar la calidad y eficiencia de la cooperación hacia las regiones y apoyar la labor de asistencia técnica de la FAO a los países. A través del citado fondo se están financiando iniciativas como:

  • La iniciativa para el impulso de la producción de arroz en respuesta al aumento en el precio de los alimentos, combustible y fertilizantes. A través de la iniciativa se fomentará la producción de arroz en Malí, Mauritania, Níger, Senegal y Costa de Marfil.
  •  Un proyecto en el que el sector de la acuicultura de Namibia se beneficiará de la experiencia y los conocimientos de expertos de Vietnam. Mediante este proyecto de cooperación Sur-Sur entre Namibia y Vietnam se aumentarán los ingresos de los agricultores y comerciantes de pescado y se mejorará la seguridad alimentaria de los hogares.
  • El Proyecto Terra apoya al Gobierno de Angola en el refuerzo de las capacidades de las instituciones descentralizadas responsables de la gestión y administración de la tierra y a la implementación de iniciativas que mejoren los sistemas de vida de la población.
  •  El proyecto de apoyo a la pesca artesanal y costera en Mauritania apoya la realización de una estrategia nacional de desarrollo sostenible del sector pesquero y la puesta en marcha del Plan de Ordenación y Desarrollo de la Pesca Artesanal y Costera (PADPAC) así como contribuir a reforzar el papel de la pesca artesanal en el desarrollo rural, mejorando los medios de existencia duraderos de las comunidades de pesca en Mauritania.
  • Proyecto de refuerzo de los sistemas de prevención y control de las enfermedades transfronterizas animales en el Magreb y Egipto con el objetivo de lograr la creación de una Red Mediterránea de Sanidad Animal.

La cooperación descentralizada está también presente en África. En la actualidad, la Cooperación catalana apoya a Etiopía través de dos proyectos en la consecución de la seguridad alimentaria, a través de la diversificación de cultivos y el desarrollo de proyectos de comercialización.

Emergencias y Rehabilitación

España ha contribuido significativamente al programa de emergencia y rehabilitación de la FAO en toda África. Los pequeños agricultores y pastores seminómadas se encuentran entre los grupos más pobres de la región y en su mayoría dependen de la producción de subsistencia. Esto significa que si se produce un desastre tienen reservas de alimentos y semillas muy escasas o nulas a las que recurrir. Las constantes crisis han hecho que muchas familias rurales hayan perdido sus redes de seguridad y literalmente no puedan satisfacer sus necesidades de alimentos cuando son golpeadas de nuevo por una emergencia.

En el Cuerno de África, donde las poblaciones rurales vulnerables están luchando para hacer frente a la sequía, la financiación española ha sido fundamental en el apoyo a los pequeños agricultores y pastores en Kenya y Uganda. Estos proyectos proporcionan semillas de calidad, fertilizantes y herramientas manuales, y permiten la creación de escuelas de campo agro-pastorales, con el fin de que las personas más pobres puedan hacer frente mejor a futuras catástrofes.

Los agricultores comunales de Zimbabwe han dependido tradicionalmente de las remesas enviadas por los parientes que trabajan en las zonas urbanas del país. Sin embargo, la crisis económica de la última década ha supuesto que muchos familiares ya no puedan enviar dinero a sus familias de las zonas rurales, por lo cuál los hogares se han visto obligados a depender de su propia producción. Con el fin de mejorar su productividad y aumentar sus rendimientos de forma sostenible, los proyectos implementados buscan incrementar la seguridad alimentaria y la capacidad de generación de ingresos de estos agricultores, a través del suministro de semillas, herramientas, fertilizantes, pesticidas, equipos de goteo para el riego, la inseminación artificial para fortalecer los rebaños y la formación en agricultura de conservación.

En Burundi, la cooperación española apoya la reintegración de las poblaciones desplazadas que regresan mediante la distribución de semillas, aperos y fertilizantes, la repoblación ganadera y la creación de capacidades en las comunidades para gestionar sus recursos hídricos a través de la reconstrucción de canales de riego. En Malawi, la seguridad alimentaria de los agricultores se está mejorando y su resistencia a futuros desastres se ha fortalecido a través de la distribución de semillas y materiales de siembra y la rehabilitación de los sistemas de riego.

Los agricultores de Guinea-Bissau están recibiendo asistencia para mejorar sus habilidades de procesamiento post-cosecha para la producción de los anacardos ante la crisis del sector y del precio de los alimentos. En Somalia, las actividades se centran fundamentalmente en el fortalecimiento de las capacidades locales para la vigilancia de las enfermedades transfronterizas de los animales y el control para mejorar la seguridad alimentaria y la resistencia de las familias agropecuarias.