Cooperación FAO-España
FAO España
 

En ocasiones la FAO da respuestas a necesidades que se manifiestan a nivel mundial, y por tanto, desarrolla proyectos globales que abordan el problema desde una perspectiva más amplia.

Las contribuciones de España al Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura se han revelado cruciales en la lucha contra el hambre y la pobreza a través del intercambio de recursos genéticos vegetales en todo el mundo. Una parte de las aportaciones financieras se han destinado a sostener el proceso de negociación y de diseño de políticas, favoreciendo la participación de países en vías de desarrollo. Asimismo también se ha invertido en ayudas para la implementación del Tratado mediante la expansión del programa de capacitación técnica a nivel regional y nacional, con particular énfasis en América Latina y el Caribe, y en la publicación de materiales informativos básicos. Los fondos españoles sostienen en la actualidad las operaciones del Sistema Multilateral del Tratado. También ha sido fundamental el apoyo español al Fondo de Distribución de Beneficios de la Estrategia de Financiación, permitiendo financiar proyectos con comunidades locales de agricultores que trabajan en pro de la conservación de los cultivos alimentarios más básicos como el arroz, la patata y los frijoles.

España presta apoyo a un proyecto para facilitar la ejecución del Programa Plurianual de Trabajo de la Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura, el único órgano intergubernamental, formado por más de 170 países, dedicado específicamente a toda biodiversidad de relevancia para el desarrollo rural y la lucha contra el hambre. Este proyecto permite el desarrollo de políticas sectoriales sobre los recursos genéticos para la agricultura y la alimentación a nivel internacional; el fortalecimiento de la capacidad del sector para participar en el desarrollo y ejecución de políticas globales intersectoriales relevantes y el desarrollo de asociaciones y mecanismos de cooperación estratégica para la conservación y utilización sostenible de los recursos genéticos para la alimentación y la agricultura.

España colabora con la FAO en la aplicación del Derecho a la Alimentación con el objetivo de crear una política global en materia de seguridad alimentaria. El derecho a una alimentación adecuada es un derecho humano, inherente a toda persona, a tener acceso, de manera regular, permanente y libre, sea directamente, sea mediante compra en dinero, a una alimentación cuantitativa y cualitativamente adecuada y suficiente, que corresponda a las tradiciones culturales de la población a que pertenece el consumidor y que garantice una vida psíquica y física, individual y colectiva, libre de angustias, satisfactoria y digna.

En el año 2008 los precios de los alimentos aumentaron un 76% respecto a 2006. Los países en desarrollo se han visto inmersos en una crisis alimentaria y financiera, que han empujado a 115 millones de personas al hambre. En respuesta a esta situación, la FAO, con el apoyo de España, ha lanzado la Iniciativa Relativa al Aumento del Precio de los Alimentos, con el objetivo de incrementar la producción facilitando el acceso de pequeños agricultores a agua, semillas y fertilizantes.

La FAO también cuenta con el apoyo español en un proyecto de lucha contra la desertificación en Ecuador, Mauritania y Marruecos. El objetivo del proyecto es aliviar la pobreza y luchar contra la desertificación mediante la gestión integrada de cuencas hidrográficas de las tierras áridas y semiáridas mediante un enfoque integrado por el que se reforzará el sistema hidrográfico y asistirá a los productores locales en el desarrollo de una  producción orientada al mercado.

España también apoya otras iniciativas globales dentro de la FAO, como por ejemplo, un proyecto para reforzar la calidad de las cadenas de distribución alimentaria mediante la identificación y gestión de potenciales riesgos que puedan conducir a una situación de crisis alimentaria o el programa “Delivering as One” que promueve la reforma de Naciones Unidas con el objetivo acelerar los esfuerzos para aumentar la coherencia y la eficacia de las operaciones en el campo.