Los bosques y la agricultura familiar

Los bosques, los árboles en las explotaciones agrícolas y las comunidades forestales están vinculados a la agricultura familiar de muchas maneras.

El Comité Forestal (COFO 22) se reúne esta semana (23-27 de junio) en la sede de la FAO. Al hilo del Año Internacional de la Agricultura Familiar 2014 (AIAF), el tema de los bosques y la agricultura familiar es uno de los principales asuntos del programa de este año. El Año Internacional de la Agricultura Familiar ofrece la oportunidad de poner de relieve todas las actividades agrícolas familiares y a pequeña escala. Entre ellas, las relacionadas con las comunidades forestales, los propietarios de pequeños bosques, así como los agricultores familiares, y el importante papel que desempeñan en el desarrollo sostenible.

Las coincidencias entre la agricultura familiar y los bosques son importantes. Una gran proporción de las personas que dependen de los bosques del mundo, entre las que se encuentran los pueblos indígenas, comunidades forestales locales, pequeños agricultores, propietarios de bosques, pequeños productores forestales y agrícolas y empresarios, son agricultores familiares.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE ESTA COMBINACIÓN ÚNICA?

Los bosques y los sistemas agrícolas que dependen de ellos son cruciales para la seguridad alimentaria y la nutrición, suministran combustible para cocinar y aportan suplementos nutritivos para la alimentación de la población rural. Los recursos forestales y agrícolas no sólo producen alimentos, sino que también generan combustible y energía; forraje y materiales de construcción; retienen agua y recargan los acuíferos; contribuyen a la polinización; controlan las plagas y producen abono verde.

Las comunidades forestales, los propietarios de bosques familiares y los agricultores familiares conocen sus tierras y recursos en profundidad. Una combinación de prácticas agroforestales, pesqueras y de cría de ganado nuevas y tradicionales demuestra su potencial para aumentar sustancialmente la productividad en parcelas de tierra más pequeñas. Combinando los productos del bosque y el campo, los agricultores familiares se ahorran los costes derivados de la compra de leña, materiales de construcción esenciales, aperos de labranza, etc. promocionando la utilización sostenible de los recursos naturales. Al mismo tiempo, esta combinación de bosques y explotaciones agrícolas permite a los agricultores familiares recolectar, procesar y comercializar una gama más amplia de productos, que van desde la madera a una gran variedad de productos forestales no madereros.

Además, muchos de estos sistemas complejos que combinan bosques y explotaciones familiares juegan un papel en el cambio climático. Son “climáticamente inteligentes”, con una capacidad inherente para reducir la vulnerabilidad y mejorar la resiliencia al cambio climático.

Los bosques familiares desempeñan también un papel fundamental en las economías mundiales: han sido importantes en el desarrollo de diversos países del Norte y, en China, actualmente hay más de 100 millones de propietarios de bosques familiares como resultado de la reforma de tenencia forestal a gran escala.

LOS DESAFÍOS

Sin embargo, las comunidades forestales, los propietarios de pequeños bosques y agricultores familiares de todo el mundo también se enfrentan a diversos desafíos. Entre ellos se incluyen:

Amenazas de conversión de la tierra , falta de derechos claros de tenencia y entornos normativos confusos - Las comunidades forestales, propietarios de pequeños bosques y agricultores familiares suelen enfrentarse a las amenazas derivadas de proyectos industriales a gran escala. Esta situación se ve agravada por la falta de una tenencia clara de los territorios, bosques, tierras comunales y explotaciones agrícolas, así como a políticas confusas y a veces contradictorias.

Acceso a los mercados, precios justos y falta de crédito - Aquéllos que no están involucrados en la industria maderera suelen tener dificultades para acceder a los mercados y a precios justos. Además, los agricultores y las comunidades forestales carecen del apoyo financiero y acceso a servicios de desarrollo empresarial que les permitirían crecer. También sufren la competencia de la industria forestal a gran escala.

Migración urbana y cuestiones de género – Las mujeres desempeñan un papel clave en la agricultura familiar y en muchas actividades relacionadas con los bosques. Sin embargo, suelen enfrentarse a obstáculos adicionales. Con el aumento de la migración urbana, sobre todo de jóvenes varones, las explotaciones agrícolas a menudo carecen de suficiente mano de obra y luchan por mejorar las perspectivas para la próxima generación.

TRABAJAR JUNTOS POR EL FUTURO DE LOS BOSQUES Y LAS EXPLOTACIONES AGRÍCOLAS

Uno de los objetivos del AIAF es intensificar las alianzas y el diálogo en el amplio y variado sector de las actividades agrícolas familiares y en pequeña escala. Esta cooperación ya existe en la FAO a través de los Objetivos Estratégicos que promueven la colaboración entre departamentos. Sin embargo, los vínculos entre la silvicultura y la agricultura familiar deben ser fortalecidos y respaldados a todos los niveles, desde los agricultores familiares a las grandes federaciones internacionales. Esto puede lograrse mediante:

  • Fortalecimiento de las organizaciones de productores agrícolas y forestales para aumentar el intercambio de conocimientos y participar en la promoción de políticas, así como compartir los costes de las medidas esenciales de protección social como el seguro médico, etc.
  • Mejora del acceso a la financiación, la información y los servicios para ayudar a los beneficiarios a alcanzar la sostenibilidad económica, social y medioambiental.
  • Creación de entornos propicios para promover reformas legales y políticas que aborden los desafíos a los que se enfrentan agricultores y comunidades forestales.

Información sobre el Mecanismo para Bosques y Fincas (FFF, por sus siglas en inglés)

Lea el documento completo sobre Bosques y Agricultura Familiar

25/06/2014