Cambio climático, cambio de vida


La historia de Laxmi Sunar

©Chris Steele-Perkins/Magnum Photos for FAO

20/11/2017

Laxmi Sunar quiere dar a su hija la mejor educación posible para que pueda tener un futuro prometedor. Este es el sueño de Laxmi, el sueño que todas las madres tienen para sus hijos. Sin embargo, hoy la principal preocupación de Laxmi es que su familia tenga suficiente para comer.

“En estos últimos cinco años, los cambios del clima nos han afectado mucho. La lluvia es imprevisible. La niebla y el granizo han dañado los cultivos”, explica. "El rendimiento de nuestros cultivos es mucho menor y no tenemos suficiente comida”.

Laxmi a veces pasa hambre para que su hija pueda comer.

©Chris Steele-Perkins/Magnum Photos for FAO

Con la variación de los patrones del clima y sus efectos a veces extremos, el cambio climático afecta de forma severa a Nepal. El limitado acceso a nuevos métodos o tecnologías agrícolas agrava la situación de las familias de pequeños agricultores, que afrontan la escasez de cultivos saltándose comidas, pidiendo dinero prestado a altas tasas de interés o, en muchas ocasiones, migrando.

“Mi esposo tiene una gran familia. Para ayudar a todos tuvo que ir al extranjero a buscar trabajo. Pensó que ir a otro país para ganar dinero me haría feliz”, señala Laxmi.

Con la esperanza de que migrar para buscar un trabajo les ayudaría a mejorar sus vidas, el esposo de Laxmi solicitó un préstamo para emprender el viaje. Ahora, la mayor parte del dinero que envía se destina a pagar esa deuda.

“No gana mucho en el extranjero. Si no pagamos los intereses a tiempo, el prestamista nos impone el equivalente al doble de los intereses”.

A pesar de este esfuerzo y cuatro años después, sus vidas no han mejorado. Laxmi se ocupa de la tierra, del ganado y de su hija pequeña.

“Mi día a día es muy duro, pero necesito hacer todo esto para sobrevivir”, afirma.

©Chris Steele-Perkins/Magnum Photos for FAO

"Soñaba con enviar a mi hija a una buena escuela".

La FAO ha puesto en marcha un proyecto en Nepal para ayudar a los agricultores a adaptar su agricultura a las realidades del cambio climático. Después de que un coordinador de la FAO llegara a su pueblo, Laxmi siente que tiene alguna esperanza de mejorar la productividad de su tierra.

“Si cultivamos nuestras propias verduras, no tenemos que comprarlas”, afirma. “Los ahorros se pueden usar para pagar la educación de nuestra hija”.

Laxmi es una de los casi 3 000 agricultores que están aprendiendo nuevas formas de cultivo y cuidado del ganado que pueden compensar algunos de los efectos del cambio climático.

A través de este proyecto, agricultores como Laxmi están probando diferentes variedades de cultivos y utilizando nuevos métodos para determinar las mejores variedades para cultivar en sus tierras. También están aprendiendo cuándo y cómo alimentar a sus animales.


Con este proyecto, La adaptación al cambio climático en la agricultura, la FAO y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) están ayudando a cientos de mujeres agricultoras como Laxmi a mejorar sus rendimientos e ingresos.

Al invertir en los medios de subsistencia de las personas, la FAO contribuye a que la migración sea una opción.

5. Gender equality, 8. Decent work and economic growth, 13. Climate action