Sudán del Sur: en marcha una campaña de vacunación del ganado a gran escala


Mantener a los animales vivos y sanos para luchar contra el hambre

Ganadero con sus vacas en Lulwuot, Sudán del Sur ©FAO/Albert Gonzalez Farran

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha lanzado la mayor campaña de vacunación de ganado realizada hasta ahora en Sudán del Sur, con el objetivo de proteger este año a más de 9 millones de animales y evitar brotes de enfermedades cada vez más frecuentes.

¿Por qué centrarse en el ganado?

Más del 65 por ciento de la población sursudanesa depende del ganado para sobrevivir. La leche, la carne y la sangre son fuentes esenciales de proteínas y otros nutrientes. Como dicen los campesinos aquí, “las vacas pueden ahuyentar el hambre”.

“Las vacas son muy importantes para mí. Las uso en las labores en mi granja y para poder fertilizarla. Mis hijos dependen de la leche. Si tenemos vacas suficientes, podemos vender alguna y comprar otros productos esenciales”, explica Kiir Mawein, un campesino de 30 años de Aweil, en el noroeste del país.

La única opción: la medicina con plantas silvestres

“Pero aquí tenemos muchas enfermedades. Uno de mis animales ha estado enfermo. Y aquí las enfermedades se propagan rápido; me temo que mis otros animales también enfermarán. Cuando le pasó a mi animal, utilicé algunas hierbas silvestres, porque aquí no hay medicamentos. Pero no ayudó. El animal perdió peso y ahora ha dejado de comer. Me temo que pronto morirá”, se lamenta Kiir.

Un niño ordeña su vaca ©FAO/Albert Gonzalez Farran. Trabajadores zoosanitarios de ámbito comunitario vacunan ganado en Aweil. ©FAO/Lieke Visser

Cuando los animales enferman en las áreas rurales, los ganaderos tienen dos opciones: tratarlos con remedios naturales, o desplazarse hasta la ciudad en busca de medicamentos veterinarios.

El viaje supone a menudo varios días. Con frecuencia no se encuentran los medicamentos o resultan muy caros. Y entonces, la mayoría de los ganaderos recurre al tratamiento con plantas.

“Aquí todos tenemos ganado -algunos unos pocos animales, otros miles- pero no hay servicios. Cuando los animales enferman, permanecen así. El año pasado, perdí 105 reses. Sabía qué enfermedades tenían, pero no tenía medicamentos”, recuerda Lual Deng Luol, un trabajador zoosanitario de ámbito comunitario capacitado por la FAO.

Vacunación en marcha

Kiir y otros ganaderos reúnen a sus animales y caminan hacia el centro de vacunación, a pocos kilómetros de su aldea.

En el centro, Lual y sus colegas están listos, equipados con vacunas y material para la vacunación proporcionados por la FAO.

El propietario lleva su ganado a un pasaje vallado donde los animales son vacunados.

Un joven ganadero prepara sus vacas para ser vacunadas en Aweil ©FAO/Lieke Visser

Uno por uno, los animales van pasando. Algunos se ven visiblemente desnutridos, débiles; otros no pueden vacunarse porque ya están enfermos. Un veterinario con experiencia los examina y, si es posible, los trata con los medicamentos disponibles en el centro.

“Sin la cadena de frío, no podemos hacer nuestro trabajo”

“Llevo siete años trabajando con la FAO. Primero, aprendí a vacunar a los animales. Luego, recibí más formación para poder reconocer y tratar enfermedades ... Es un trabajo duro”, explica Lual.

En los días de vacunación, Lual y sus colegas empiezan a las 6 de la mañana para localizar a los propietarios del ganado antes de que lleven sus animales a pastar y de que haga calor; el país experimenta altas temperaturas durante todo el año. El promedio es de 30° C, pero se puede llegar a 45° C durante los meses más calurosos.

“La mayoría de las veces nos desplazamos en vehículos, pero a veces tenemos que caminar. Llevamos la nevera portátil con nosotros. Hoy trajimos las vacunas en avión desde Juba. De Aweil, las transportamos hasta aquí en automóvil y las almacenamos en el único refrigerador en esta área. Sin la cadena de frío, no podemos hacer nuestro trabajo”, explica Lual.

La FAO ha capacitado a más de 1 000 trabajadores comunitarios de sanidad animal para realizar chequeos y vacunaciones de rutina. La cadena de frío permite almacenar más de siete vacunas diferentes para las enfermedades más comunes.

South Sudan: biggest livestock vaccination underway in the country’s greatest times of need

Esta iniciativa ha mejorado notablemente la prestación de servicios zoosanitarios, así como las vacunaciones preventivas y de emergencia.

La FAO trabaja también para devolver su plena capacidad el laboratorio de diagnóstico ganadero, con el apoyo del Gobierno de Japón. Así mejorará el diagnóstico de enfermedades en el laboratorio y se logrará que la respuesta sea más oportuna y eficiente.

Los próximos pasos

La FAO necesita con urgencia 13,1 millones de dólares EEUU para llevar a cabo su campaña de vacunación completa y responder al reciente brote de fiebre del Valle del Rift. Hasta la fecha, la FAO solo cuenta con fondos suficientes para un tercio de su campaña de vacunación, y aún no ha recibido fondos para su respuesta a la fiebre del Valle del Rift.

La fiebre del Valle del Rift -que puede transmitirse de los animales a los humanos-, representa una grave amenaza para la salud pública. Se necesitan recursos para contener su propagación y fortalecer los sistemas de alerta temprana y vigilancia.

Como parte de su campaña de vacunación -si los fondos lo permiten-, la FAO no solo cubrirá los costes de las vacunas y del tratamiento, también capacitará a más trabajadores de sanidad animal de ámbito comunitario; ayudará a mantener los centros de la cadena de frío existentes y establecerá otros nuevos en áreas remotas.

Esto último ayudaría a superar las principales dificultades para suministrar servicios y medicamentos veterinarios: las distancias, instalaciones limitadas de la cadena de frío, caminos de tierra que se vuelven inaccesibles durante el período de lluvias y falta de servicios zoosanitarios.

El trabajo de la FAO en Sudán del Sur es posible gracias al apoyo de: Canadá, Dinamarca, Estados Unidos Japón, Kuwait, Noruega, Países Bajos, Reino Unido, el Fondo Humanitario de Sudán del Sur, Suiza, el Banco Mundial y la Unión Europea

Más información

2. Zero hunger