Activistas del Hambre Cero


Cómo el hambre, las enfermedades y las dificultades inspiraron a cuatro activistas para defender su causa con energía

“El desperdicio de alimentos es una falta de respeto hacia el tiempo y dinero, los campesinos, animales y toda la energía y los recursos utilizados“, asegura Selina Juul, del movimiento Stop Wasting Food (“Detener el desperdicio alimentario”) en Dinamarca. ©Andreas Mikkel Hansen

16/10/2018

Todos tenemos un papel que desempeñar para lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible de lograr el Hambre Cero para 2030, y cada uno de nosotros puede contribuir a este objetivo de diferentes maneras. Podemos aprender a producir más con menos recursos, encontrar maneras de reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, adoptar dietas más sanas y sostenibles, e instar a otras personas, países e instituciones a que también pongan algo de su parte. 

Les presentamos cuatro ejemplos de personas de diferentes esferas sociales, que han hallado la forma de utilizar su capacidad profesional para apoyar los esfuerzos para lograr el Hambre Cero. 

Cuando Selina Juul era una adolescente en su Moscú natal, la escasez de alimentos en la Rusia postsoviética hacía difícil que las familias pudieran conseguir comida. Hoy, como profesional de la comunicación en Dinamarca, Juul insta a los consumidores, distribuidores de alimentos y a los responsables de la formulación de políticas a reducir el desperdicio de alimentos, promoviendo su intercambio. 

Juul, elegida como Joven Líder Europea en 2018 y fundadora del movimiento Stop Wasting Food en Dinamarca es miembro de la Plataforma de la UE sobre pérdida y desperdicio de alimentos. También es bloguera, ofrece charlas TED, ejerce presión sobre los responsables de formular políticas y dialoga con organizaciones como la FAO para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de eliminar el hambre y reducir a la mitad el desperdicio de alimentos para 2030. 

“Gracias a nuestra labor, en los últimos seis años, los consumidores daneses han reducido el desperdicio de alimentos en 14 000 toneladas”, subraya Juul. Siguiendo una iniciativa suya, en el verano de 2018, el gobierno danés acordó establecer un centro de reflexión (think tank) sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos. 

Al igual que Juul, Darine el Khatib utiliza su experiencia como profesional de los medios de comunicación con sede en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, para defender la reducción del desperdicio de alimentos, el intercambio de excedentes alimentarios y la educación nutricional para familias vulnerables con el fin de mejorar sus opciones alimentarias y su salud en general. 

El Khatib, natural del Líbano, es además Embajadora Especial de Buena Voluntad de la FAO para el Hambre Cero en el Cercano Oriente y África del Norte. Incluso antes de sumarse al esfuerzo de la FAO, ya lanzó una campaña contra el hambre en el popular canal de TV sobre cocina Fatafeat de Oriente Medio. 

“Me asocié con bancos de alimentos en Egipto y Sudán y organizaciones sin fines de lucro en el Líbano”, dice El Khatib. “Utilizamos alimentos empaquetados como aceite, lentejas, arroz y pasta, que pueden conservarse mucho tiempo, y fuimos a zonas desfavorecidas en Sudán, Egipto y el Líbano y a campos de refugiados sirios en el Líbano”. 

La campaña Fatafeat sensibilizó además a las escuelas y los hogares sobre la nutrición asequible y la necesidad de respetar nuestros alimentos. El Khatib produce además videos en las redes sociales para mostrar cómo todos podemos ayudar a lograr el Hambre Cero haciendo pequeños cambios en nuestra vida diaria, como consumir alimentos sobrantes, reciclar y ahorrar energía.  

Izda: Darine El Khatib, profesional de los medios de comunicación, Embajadora Especial de Buena Voluntad de la FAO para Hambre Cero en el Cercano Oriente y África del Norte. © FAO/ Hesham Sowera. Derecha: el senador Guido Girardi de Chile, médico de profesión. ©Carlo Perla

Cuando el gobierno chileno decidió hacer frente a las crecientes tasas de obesidad, aprobó una ley redactada por el senador Guido Girardi. Girardi es médico de profesión, por lo que se trata de alguien especialmente indicado para elaborar una ley sobre las consecuencias de la obesidad en la salud. La nueva legislación fue diseñada para mejorar la nutrición infantil y reducir de forma general el consumo de los alimentos procesados en el país. 

Como médico, Girardi entiende los riesgos de enfermedades asociadas con la obesidad, como hipertensión, diabetes, ataque cardíaco, derrame cerebral y cáncer. La ley chilena, que entró en vigor en 2016, regula el etiquetado, publicidad y venta de alimentos procesados destinados a los niños. 

“Las grandes empresas alimentarias deben entender el cambio en el paradigma nutricional actual impulsado por la sociedad civil”, señala Girardi.

Francis Anno Ekiru, oficial de campo de la FAO en Kenya, ayuda a las familias rurales a producir más con menos. ©FAO/Sven G. Simonsen

Francis Anno Ekiru creció en Turkana, una árida extensión de tierra en el norte de Kenya más atrasada que el resto del país en materia de seguridad alimentaria, bienestar económico y alfabetización. Ahora usa su experiencia como oficial de campo de la FAO para ayudar a la gente de Turkana a producir más alimentos y otros productos agrícolas con menos recursos. 

Turkana tiene frontera con Sudán del Sur, Uganda y Etiopía. Padece frecuentes condiciones de sequía y alberga también uno de los mayores campos de refugiados del mundo. 

“Queremos contribuir a un contexto en el que los agricultores y pastores produzcan no solo alimentos suficientes para sus familias, sino también excedentes que generen un rendimiento económico”, dice Ekiru, de 40 años. “Esto contribuye a una mayor diversidad en su nutrición y mejor salud. Y así pueden pagar otros servicios, como educación y atención médica“, añade. 

Ekiru ayuda a los campesinos y comunidades pastoriles a mejorar sus técnicas agrícolas y de cría de ganado, y a crear huertos con semillas, herramientas y capacitación provistas por la FAO. También les enseña cómo mejorar su potencial de mercado produciendo y procesando una mayor variedad de alimentos y productos agrícolas no comestibles para la venta. 

Al ponerse en contacto con agricultores, consumidores, minoristas y con los responsables de la formulación de políticas, estos activistas han empoderado a otras personas para  actuar y ser parte del objetivo global de lograr el Hambre Cero.


2. Zero hunger