Los agricultores en El Salvador adaptan sus medios de vida a la nueva realidad de la COVID-19


El cultivo de vegetales satisface nuevas demandas durante la pandemia

Con los restaurantes y eventos cancelados, Juan Carlos pasó de criar conejos y codornices a cultivar vegetales, una habilidad que aprendió el año pasado gracias a la FAO, y que ahora sirve a un nuevo propósito durante la pandemia. ©FAO/Karla Velasquez

13/05/2020

Juan Carlos Rivera vive en el Corredor Seco de El Salvador, un área donde las altas temperaturas, las bajas precipitaciones y las sequías habituales plantean retos constantes para su vida diaria. Es un agricultor que vende conejos y codornices, pero con el inicio de la pandemia de COVID-19, él y sus socios en "Las Casitas", una red de pequeños productores, han tenido problemas para comercializar sus productos.

En lugar de darse por vencidos, se han adaptado a esta nueva realidad y ahora también están vendiendo verduras, como tomates, chile verde, ejotes (habichuelas verdes), mostaza, espinacas, rábanos y pepinos. "Solíamos vender la mayor parte de la carne de conejo y codorniz a los restaurantes de la zona. Ahora se han cerrado debido a medidas gubernamentales para evitar la propagación del virus, pero hemos visto en la producción de verduras una oportunidad para seguir adelante. Esta pandemia no nos detendrá. Continuaremos produciendo alimentos ", explicó Juan Carlos. 

La ciudad donde vive Juan Carlos, Las Casitas, en el municipio de Alegría, se encuentra a 142 kilómetros de la capital, San Salvador. Su padre era agricultor y Juan Carlos creció en una granja, pero no estaba interesado en esa vida y se fue a estudiar en la universidad en la capital. Trabajó durante varios años como gerente de una bodega, pero luego regresó a Alegría y fue entonces cuando el bichito lo picó: conoció a una mujer que criaba conejos y decidió comprarle una pareja criadera.

Sus primeros conejos no sobrevivieron. “Pero tienes que persistir, dije en mi mente. Seguí trabajando, construí algunas jaulas. Compré cinco conejos y nacieron las primeras camadas ”, recuerda. Para 2018, se había asociado con varios productores locales para formar la red de Las Casitas, pero luego de la pandemia, los restaurantes cerraron y ya no podía depender solo de sus conejos.

Afortunadamente, el año pasado, Juan Carlos había recibido asistencia técnica y suministros de la FAO para producir verduras. Ahora está aplicando ese conocimiento para diversificar su producción frente a la pandemia.

Juan Carlos y otros miembros de la red de productores de Las Casitas reciben pedidos por teléfono y entregan sus tomates, chile verde, ejotes (habichuelas verdes), mostaza, espinacas, rábanos y pepinos a sus clientes. ©FAO/Karla Velásquez

Con la ayuda de sus socios en Las Casitas, continúa criando conejos, codornices y pollos, pero ahora también se ayudan mutuamente a producir vegetales: "Cada uno tiene su propia parcela, pero todos nos ayudamos mutuamente a preparar la tierra, extrayendo semillas y sembrando como la FAO nos ha enseñado. También coordinamos la venta de los productos ", dice Juan Carlos. 

Comercializan las verduras dentro de su comunidad, reciben pedidos por teléfono todos los días y se organizan para dejar los productos en las casas de sus vecinos. Cuando hacen las entregas, cumplen con los requisitos de protección utilizando máscaras, guantes y desinfectando sus manos con alcohol en gel. 

La FAO ha continuado brindando apoyo a Juan Carlos y otros agricultores en el Corredor Seco de El Salvador en medio de la pandemia, brindándoles asistencia técnica para aumentar su producción de alimentos y poder satisfacer las demandas de productos de su comunidad.

Juan Carlos con su esposa e hija. Al utilizar otras habilidades que había aprendido y adaptar sus medios de vida ha podido mantener sus ingresos durante esta crisis. ©FAO/Karla Velásquez

Ahora que se acerca el invierno, Juan Carlos está haciendo preparativos para producir tomates en un invernadero improvisado con los materiales que la FAO ha proporcionado, como materiales de construcción, semillas y otros insumos agrícolas.

Además, la FAO, en coordinación con el municipio y el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA), brindará asistencia a Juan Carlos y al grupo de productores de Las Casitas para que puedan producir nuevas variedades de vegetales y así continuar apoyando la seguridad alimentaria de su comunidad. 

“Gracias a Dios podemos vender verduras a la comunidad. Como productores de verduras, nos hemos dado cuenta de que somos fundamentales para el suministro local de alimentos. La gente ahora es más consciente que nunca de la importancia de producir nuestra propia comida localmente”.

En este momento de crisis, con los cambios en las compras y las restricciones de movimiento, los medios de vida de los productores de alimentos y los pequeños agricultores son particularmente vulnerables. La FAO está apoyando a las comunidades rurales para que se adapten a estas nuevas realidades, ayudando a salvaguardar sus medios de vida. Si bien la protección de la salud de todas las personas es primordial, debemos continuar garantizando la seguridad alimentaria de las comunidades y apoyar los flujos de ingresos para que las familias vulnerables superen estos tiempos difíciles.


Enlaces relacionados

2. Zero hunger, 8. Decent work and economic growth, 15. Life on land