¡Está vivo! El suelo es mucho más de lo que piensas


La biodiversidad del suelo es la base de la vida humana

Los suelos salvan vidas de varias formas. ¡Cuidémoslos como se merecen! ©Africa Studio/shutterstock.com

22/09/2020

Cuando realizamos nuestras rutinas diarias, la mayoría de nosotros no somos conscientes de que bajo nuestros pies se encuentra una comunidad extraordinariamente diversa de plantas, animales y microbios que componen nuestros suelos. Los suelos son algo más que “tierra”; son una importante reserva de biodiversidad mundial, que apoya la agricultura y la seguridad alimentaria, regula las emisiones de gases de efecto invernadero y promueve la salud de las plantas, los animales y los seres humanos. Sin ellos, nuestro mundo no sería el mismo.

Hemos dado por descontado a los suelos durante mucho tiempo. ¡Mantengamos vivo el suelo y protejamos su biodiversidad!

Estas son solo algunas de las razones por las que debemos tomar medidas:

Los suelos son una reserva de biodiversidad.

Los suelos albergan comunidades subterráneas. ¡Hay más organismos vivos en una cucharada de suelo que personas en la Tierra! Un suelo saludable y biodiverso incluye vertebrados, invertebrados, virus, bacterias, hongos, líquenes y plantas que proporcionan múltiples funciones y servicios ecosistémicos que benefician a todos y a todo. De hecho, ¡los suelos albergan más del 25 % de la biodiversidad de nuestro planeta! Esta comunidad diversa de organismos vivos dentro de ellos mantiene los suelos sanos y fértiles. Todo el mundo de criaturas en el suelo alimenta y protege a las plantas y ellas, a su vez, nutren el suelo.

La biodiversidad del suelo es esencial para nuestra alimentación.

Los suelos son esenciales para nuestros sistemas alimentarios. De hecho, se estima que el 95 % de nuestros alimentos se producen directa o indirectamente en nuestros suelos.

Los suelos sanos y biodiversos nos permiten cultivar una variedad de hortalizas y plantas necesarias para una buena nutrición humana. Los organismos en el suelo permiten a las plantas absorber los nutrientes. La nutrición depende de la disponibilidad y el equilibrio de los nutrientes en las partes comestibles de las plantas, lo que depende de la presencia de estos en el suelo. Por lo tanto, cuanto más biodiverso es el suelo, más nutritivos son nuestros alimentos.

Izquierda: el 95 por ciento de nuestros alimentos se producen directa o indirectamente en nuestros suelos! © FAO/Alessandra Benedetti. A la derecha: La biodiversidad del suelo es crítica para el desarrollo de antibióticos que nos mantienen saludables. ©Jarun Ontakrai/shutterstock.com

La biodiversidad del suelo es necesaria para nuestra salud.

La biodiversidad del suelo es una fuente importante de los recursos químicos y genéticos necesarios para elaborar nuevas medicinas. Los microorganismos del suelo se utilizan para producir antibióticos. Por ejemplo, la penicilina, uno de los antibióticos más utilizados en todo el mundo, proviene originalmente de un pequeño hongo que vive en el suelo. La investigación sobre suelos sanos puede ayudarnos a comprender mejor no solo el papel de los microorganismos en los ecosistemas, sino también cómo pueden utilizarse para mejorar la inocuidad alimentaria y mantener las plagas y enfermedades bajo control. Diversos estudios también muestran que la exposición de los niños a los microorganismos presentes en suelos sanos puede mejorar su resistencia a las enfermedades y prevenir problemas de salud como las alergias, el asma, las enfermedades autoinmunes y la depresión.

La biodiversidad del suelo nos ayuda a respirar y a luchar contra el cambio climático.

Los organismos del suelo tienen la capacidad de descomponer o limpiar ciertos tipos de contaminación. Por ejemplo, pueden descomponer algunos contaminantes orgánicos y convertirlos en sustancias no tóxicas.

Es más, los suelos son una parte esencial del ciclo del carbono. Los suelos sanos proporcionan el mayor almacén de carbono en la Tierra. Pueden ayudar a regular la calidad del aire y las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la fijación de carbono, que limpia el aire para que podamos respirar.

Necesitamos mantener los suelos sanos y diversos.

La biodiversidad del suelo está amenazada. Algunas prácticas agrícolas insostenibles, como la labranza y el uso indebido de productos agroquímicos, los efectos del cambio climático y la contaminación del suelo son solo algunas de las cosas que pueden tener consecuencias adversas para la salud y la biodiversidad de los suelos.

El cambio del uso de la tierra, las prácticas insostenibles de gestión de los suelos, el sellado superficial, la contaminación y el aumento en la frecuencia de incendios pueden dañar la biodiversidad del suelo y sus funciones de manera irreparable. Algunos ecosistemas pueden no recuperarse nunca. Debemos centrarnos en la preservación de nuestros suelos antes de que se llegue a ese punto.

Todos podemos contribuir a mantener sanos los suelos limitando nuestros desechos. El reciclaje y la eliminación adecuada de la basura puede minimizar la contaminación del suelo y proteger su biodiversidad. © Roman Milavin / shutterstock.com

Podemos ayudar a proteger la biodiversidad del suelo.

La gestión sostenible de los suelos, adaptada al tipo de suelo y su uso, es una parte integral de la protección de la biodiversidad del suelo.

Algunas de estas prácticas son simples, por ejemplo, evitar la eliminación de vegetación de la cubierta del suelo, mantener la diversidad de cultivos, evitar los monocultivos, compostar y usar refugios naturales, como setos, para ayudar a prevenir los efectos erosivos del viento y el agua en campos grandes.

Otros son más complejos. La rotación de cultivos o la agrosilvicultura, por ejemplo, pueden mitigar el cambio climático al reducir las emisiones y almacenar carbono en la biomasa vegetal y los suelos.

Todos podemos desempeñar un papel y proteger la biodiversidad del suelo creando conciencia y abogando por la educación sobre la biodiversidad del suelo, gestionando los recursos de suelos de manera sostenible, apoyando la biodiversidad del suelo y la investigación de la sostenibilidad, invirtiendo en innovación y rechazando, reduciendo, reutilizando y reciclando materiales antes de enviarlos a un vertedero.

Mediante su Alianza mundial sobre los suelos, la FAO está aumentando la conciencia también gracias a un concurso de fotografías y vídeos que destaca el tema del Día Mundial del Suelo (5 de diciembre) de este año: ¡Mantengamos vivo el suelo y protejamos su biodiversidad! En noviembre de 2020, la FAO presentará un nuevo informe mundial acerca del estado de los conocimientos sobre la biodiversidad del suelo, las amenazas a esta y sus soluciones.


Dependemos en gran medida de los suelos para todo lo que hacemos. Son la base de la alimentación, los piensos y el combustible y ocupan un lugar central en muchos ecosistemas. Luchar contra la pérdida de la biodiversidad del suelo es fundamental para la seguridad alimentaria mundial y para el logro de más de la mitad de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los suelos son un recurso natural sumamente valioso, pero debemos recordar que también son finitos. Esto significa que cuando el suelo se degrada, no es recuperable en el plazo de una vida humana. La sostenibilidad es clave. Comencemos a hacer de la salud del suelo y la biodiversidad una prioridad.

Más información

3. Good health and well-being, 13. Climate action, 15. Life on land