INFORMACIÓN SOBRE LA ORDENACIÓN PESQUERA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

Enero de 2001



LOCALIZACIÓN DE LOS PRINCIPALES LUGARES DE DESEMBARQUE

DESEMBARQUES TOTALES POR PUERTO

CIFRAS EN TONELADAS

PUERTOS

AÑO 1999

PROMEDIO

1997/ 1999

% S/PROM

1997/1999

%

S/1999

MAR DEL PLATA

303.825,6

364.040,1

31,47%

30,00%

MADRYN

290.821,3

291.064,6

25,16%

28,71%

PUERTO DESEADO

119.829,2

131.967,6

11,41%

11,83%

USHUAIA

106.369,6

111.935,3

9,68%

10,50%

PUNTA QUILLA

47.123,7

71.298,2

6,16%

4,65%

COMODORO RIVADAVIA

47.323,2

66.711,6

5,77%

4,67%

NECOCHEA/QUEQUEN

41.367,7

41.323,8

3,57%

4,08%

BAHIA BLANCA

11.446,4

19.831,1

1,71%

1,13%

SAN JULIAN

1.801,8

17.327,9

1,50%

0,18%

SAN ANTONIO ESTE

6.520,0

11.115,9

0,96%

0,64%

RAWSON

7.675,7

10.732,7

0,93%

0,76%

SAN ANTONIO OESTE

9.741,3

8.169,5

0,71%

0,96%

CALETA OLIVIA

13.685,2

4.804,4

0,42%

1,35%

CAMARONES

2.998,2

2.648,9

0,23%

0,30%

CALETA CORDOVA

1.834,7

2.105,0

0,18%

0,18%

GRAL.LAVALLE

469,2

0,04%

0,00%

SANTA CRUZ

324,2

0,03%

0,00%

PTOS EXTRANJEROS

240,5

0,02%

0,00%

PTO DE BUENOS AIRES

396,0

184,2

0,02%

0,04%

PUNTA LARA

167,5

0,01%

0,00%

S. CLEMENTE DEL TUYU

97,3

0,01%

0,00%

ALMANZA

44,6

17,3

0,00%

0,00%

ROSALES

2,3

0,00%

0,00%

OTROS PUERTOS

338,5

0,03%

0,00%

TOTAL

1.012.804,2

1.156.917,5

100,00%

100,00%

La actividad pesquera en la República Argentina se desarrolla principalmente en dos puertos: Mar del Plata y Puerto Madryn, que en conjunto concentran el 59% de los desembarques de la pesca marítima en el último año (el 56,6% en el último trienio). La mayor parte de la flota pesquera fresquera arrastrera (bottom ice trawlers) que desembarca pescado fresco acondicionado en hielo y de la flota costera (small scale) se localiza en Mar del Plata, donde además se ubican la mayor parte de las plantas procesadoras de pescados en tierra, tanto de procesamiento de filetes y otros productos pesqueros enfriados o congelados, como salazón de anchoita (anchoas en salmuera y filetes de anchoa en aceite), sardinas argentinas (anchoita) en aceite y salsas diversas u otras conservas de pescado.

Puerto Madryn es asiento de la mayor parte de la flota de buques arrastreros procesadores congeladores (freezer trawlers), con existencia de un número respetable de plantas procesadoras en tierra y depósitos frigoríficos. En este último puerto desembarcan también buques fresqueros arrastreros que abastecen a dichas plantas.

Fig. 1. Localización de los puertos pesqueros argentinos

Utilizacin de las capturas

Puerto Deseado y Ushuahia participan cada uno con alrededor del 10% de los desembarques, en su mayoría congelado a bordo. En Puerto Deseado existen plantas de procesamiento de pescados y depósitos frigoríficos y en Ushuaia tienen su asiento principalmente la flota de buques arrastrero congeladores que elaboran surimi a bordo.

En Punta Quilla se desembarca o transborda la producción de los buques especializados en la captura de calamar, denominados poteros (jiggers), que descargan calamar entero o vainas de calamar congelados. La participación de este puerto en el total de productos pesqueros desembarcados es de alrededor del 5%.

Comodoro Rivadavia es un puerto que viene acrecentando su participación en los últimos años habiendo alcanzado porcentajes que rondan el 5%, provenientes de buques fresqueros de altura (ice trawlers), y embarcaciones de la flota costera principalmente.

El complejo portuario Quequén-Necochea, a 130 Km por carretera de Mar del Plata, sigue en orden de importancia, con una participación del orden de 4%. Operan en él, principalmente buques arrastreros congeladores (freezer trawlers) siendo el cuarto puerto en orden de importancia en cuanto a los desembarques de este tipo de buques.

ORDENACIÓN PESQUERA

Panorama del sector (objetivos generales y estrategia)

  • Objetivos generales enunciados en la Ley Federal de Pesca (N 24.922)

  • Máximo desarrollo de la actividad pesquera compatible con el aprovechamiento racional de los recursos vivos marinos

  • Protección efectiva de los intereses nacionales relacionados con la pesca

  • Promoción de la sustentabilidad de la actividad pesquera, fomentando la conservación a largo plazo de los recursos, favoreciendo el desarrollo de procesos industriales ambientalmente apropiados que promuevan la obtención del máximo valor agregado y el mayor empleo de mano de obra argentina.

  • Panorama general de la estrategia del gobierno, haciendo referencia a los principales sistemas de ordenación.

En un contexto económico general recesivo y un mercado interno con escaso consumo de productos pesqueros, con el principal recurso pesquero en riesgo de colapso por sobrepesca y sobreinversión en flota pesquera y en presencia de pesquerías multiespecíficas, a corto plazo se hace necesario reducir la actividad de la flota, orientando parte de ella hacia otras especies alternativas.

La Autoridad de Aplicación ha optado por privilegiar en el corto plazo la operación de la flota fresquera tradicional para mantener la ocupación o reducir la desocupación en las plantas elaboradoras en tierra, a través de un mayor aprovechamiento de la escasa materia prima existente mediante la elaboración de productos con mayor grado de procesamiento y más mano de obra incorporada.

Desde el punto de vista de la conservación del recurso, se está privilegiando la ocupación de mano de obra, sin descuidar la necesaria protección de la sustentabilidad del recurso natural, la reconversión industrial y la re-orientación de la actividad pesquera hacia algunas especies que aún admiten un mayor grado de explotación, tales como la merluza de cola o hoki (Macruronus magellanicus), la anchoíta (Engraulis anchoita) y con ciertas reservas el calamar.

La autoridad de Aplicación Argentina cuenta con la experiencia adquirida en más de dos décadas de investigación en recursos marinos del Instituto de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), que cuenta con un destacado staff profesional y tres buques de investigación. En este sentido el INIDEP viene recomendando año tras año las cifras de Captura Máxima Permisible (TAC) de las diversas especies de interés comercial para su fijación por la Autoridad de Aplicación y calificando la situación de los recursos pesqueros en cuanto a la relación existente entre el grado de explotación que sobre los mismos se ejerce y las posibilidades que su biomasa y demás condiciones naturales admite. Así, se consideran sobreexplotados la merluza común (Merluccius hubbsi) y austral (Merluccius australis), la polaca (Micromesistius australis), la merluza negra (Dissostichus eleginoides), la corvina (Micropogonias furnieri), el besugo (Pagrus pagrus) y la pescadilla de red (Cynoscion guatucupa).

Desde hace aproximadamente 20 años se vienen fijando anualmente las capturas máximas permisibles (TAC) de las especies de interés comercial. Sin embargo en los últimos años las capturas de algunos de los principales recursos (entre ellos la merluza común) han superado ampliamente las TAC fijadas.

Una complejidad existente para el manejo de las pesquerías se refiere principalmente a la existencia de diversas jurisdicciones en el área de distribución de la mayoría de los recursos pesqueros nacionales: nacional, provincial, Zona Común de Pesca (Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo), Zona de Exclusión impuesta por el Reino Unido de Gran Bretaña alrededor de las Islas Malvinas, Región del Tratado Antártico (CAMELAR), Zona Adyacente a la ZEE.

En la Zona Común de Pesca del Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo pueden pescar los buques de bandera argentina y uruguaya. Las medidas de ordenación son adoptadas por consenso en el seno de la Comisión Mixta prevista por el Tratado, integrada por representantes de la República Argentina y de la República Oriental del Uruguay. La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación y el INIDEP participan con un representante cada uno en esta Comisión.

La República Argentina participa en las reuniones del CAMELAR en lo que se refiere a la conservación y explotación de los recursos pesqueros en la zona del Tratado.

La Zona de Exclusión impuesta por el Reino Unido de Gran Bretaña en torno a las Islas Malvinas, impide a los buques de bandera nacional operar en esa área. Por su parte el otorgamiento de licencias de pesca a buques de terceras banderas, algunos de los cuales operan furtivamente en la ZEE argentina, implica la necesidad de mayores controles para evitar esas actividades ilegales que afectan los recursos nacionales.

En cuanto a las decisiones de ordenación en el resto de la ZEE argentina, en el área de 12 millas desde la costa, incluyendo los grandes golfos de San Jorge (que administran conjuntamente las Provincias del Chubut y de Santa Cruz) y de San Matías (en el cual tienen jurisdicción las Provincias del Chubut y de Río Negro, pero que es explotado actualmente por pescadores de esta última), la Ley Federal de Pesca le asigna esa potestad a cada uno de los Estados Provinciales dentro de sus respectivas jurisdicciones (Ver Fig. 1, la línea azul delimita la jurisdicción que corresponde a las provincias). Fuera de las 12 millas, las medidas de ordenación deben ser aprobadas por el Consejo Federal Pesquero, quien además tiene jurisdicción en el área de jurisdicción provincial cuando se trate de recursos migratorios entre la jurisdicción nacional y la provincial. Sin embargo en estos casos, puesto que tratan de evitar la intromisión de otras autoridades en sus áreas marítimas, lo usual es que las provincias acepten dictar ellas mismas las medidas decididas en el seno del Consejo Federal Pesquero y que, de otra forma, éste les impondría. No obstante, en la práctica, las provincias tienden a tomar sus propias decisiones dentro de sus jurisdicciones al margen de lo que se decida en el Consejo.

Descripción de los principales sistemas de ordenación de las pesquerías importantes y de la acuicultura

Sin lugar a dudas, la pesquería más importante de la República Argentina es la de la merluza ya que es objetivo de la mayoría de los buques de la flota pesquera nacional. Solamente las embarcaciones menores de la flota costera de la Provincia de Buenos Aires (Mar del Plata, Quequén y Bahía Blanca) y de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur no tienen acceso a este recurso. Tampoco lo tienen, obviamente los buques poteros (jiggers). El resto de la flota nacional, o tiene permiso para esta especie o pugna por tenerlo, con los conflictos derivados de la carencia de permiso. Los buques tangoneros, especializados en la pesca de langostino, capturan merluza común como pesca incidental.

Desde finales de la década de los setenta está restringida la aprobación de proyectos que incluyan a la merluza común como especie objetivo y los permisos otorgados lo han sido excluyendo esta especie y únicamente se admitía la incorporación de buques para reemplazar a otros con permiso de pesca vigente para esta especie.

Vale decir, que el manejo de la merluza común y de las demás especies que se encuentran en su área de distribución se ha venido realizando hasta fines de la década de los 80 mediante la limitación del ingreso de buques pesqueros a la matrícula nacional en forma principal, mediante la restricción en el otorgamiento de permisos de pesca. El mismo criterio se aplicó para el resto de las especies consideradas suficientemente explotadas.

El punto inicial de la ordenación es la fijación anual de la Captura Máxima Permisible (CMP o TAC), por parte del Consejo Federal Pesquero, teniendo en cuenta las recomendaciones del INIDEP. Luego, se establecen las diversas medidas para adecuar la explotación a esa CMP.

En la actualidad, existen conjuntos de regulaciones que comprenden a las especies que se encuentran en el mismo área de distribución que la especie objetivo. Así se tienen regulaciones para la pesca de arrastre, orientadas a la protección del recurso merluza común (Merluccius hubbsi), para la pesca de langostino con tangones, para la pesca del calamar, para la pesca de merluza negra (Dissostichus eleginoides), para la operación de barcos elaboradores de surimi y para la explotación de la vieira patagónica.

Por último debe mencionarse que la Ley Federal de Pesca, promulgada en enero de 1998, establece como método de distribución de las capturas máximas permisibles el sistema de Cuotas Individuales de Captura Transferibles para aquellas especies que así lo decida el Consejo Federal Pesquero (CFP). La distribución inicial se efectuará teniendo en cuenta diversos parámetros (mano de obra empleada, inversiones realizadas, capturas históricas de la especie, producción de la especie y falta de antecedentes de infracciones), cuya ponderación también deberá establecer el CFP. A la fecha, no se ha decidido que especies someter al sistema de ITQ, ni la ponderación que se asignará a cada uno de los parámetros mencionados.

Pesquería de arrastre orientada a la merluza común (Merluccius hubbsi) y especies acompañantes

En la actualidad, este recurso esta sobreexplotado, por cuanto en los últimos años los desembarques de merluza común han superado por amplios márgenes las CMP fijadas. Asimismo, muchas de las especies acompañantes de la merluza común, por tratarse de una pesquería multiespecífica, están o sobreexplotadas o en el límite de sus posibilidades de explotación, o no admiten una mayor explotación al no disponerse en la actualidad de una tecnología de captura que permita explotarlas sin afectar a la merluza común.

Las principales especies que se pescan conjuntamente con la merluza son: abadejo (Genypterus blacodes), calamar (Illex argentinus), bacalao austral (Salilota australis), lenguado, mero, salmón de mar, etc.

La flota arrastrera, para afectar menos a la merluza común, está dirigiendo en mayor medida sus capturas a la merluza de cola (Macruronus magellanicus), conjuntamente con la cual se pescan las mismas especies que cuando la especie objetivo es la merluza común.

Con motivo de la situación de riesgo mencionada de la merluza común, ha sido necesario limitar la actividad extractiva y se han dictado Leyes y Decretos declarando la emergencia pesquera.

Estas normas asignan prioridad en la distribución de las capturas a aquellas flotas que generan más trabajo en plantas en tierra, razón por la cual las regulaciones emitidas en su consecuencia han limitado la operación de los buques congeladores y factoría, los cuales deben operar al sur del paralelo de 48 Sur y permanecer en puerto 120 horas entre viajes de pesca. Estos buques solamente pueden capturar merluza común como especie incidental (máximo 10% del total de las capturas en cada viaje). En caso de superar ese porcentaje deben permanecer en puerto durante 40 días antes del siguiente viaje. En todos los casos deben descargar sus capturas de merluza común como tronco congelado para su posterior reprocesamiento en plantas habilitadas en tierra.

Los buques fresqueros de altura que desembarquen mas de un 10% de merluza con respecto al total de especies deberán permanecer en puerto durante 48 a 96 horas según su capacidad de bodega. Las embarcaciones de menos de 21 metros de eslora con puerto base al sur del paralelo 42 S están exceptuadas de esta obligación de permanecer en puerto.

En 1999 operaron en esta pesquería 108 buques de la flota de altura tradicional (ice trawlers) con una eslora de 25 a 63 metros, con bodegas refrigeradas, equipamiento de navegación y detección, que utilizan en su totalidad redes de arrastre y proveen de pescado entero sin eviscerar acondicionado en cajones con hielo a las plantas que procesan en tierra. La flota de procesadores congeladores, con esloras de 30 a 70 mts., que incide en esta pesquería puede subdividirse de acuerdo al sistema de pesca utilizado o el proceso que realizan a bordo, en arrastreros (freezer trawlers) y tangoneros (shrimpers). En 1999, operaron 68 de la primera categoría y 48 tangoneros más otros 13 que lo hicieron parte del año como tangoneros y parte como arrastreros merluceros. La flota costera también operó sobre esta especie (en la Provincia de Buenos Aires sólo las embarcaciones más grandes pueden llegar al área de distribución de la merluza), capturando poco más de 50.000 tons en 1999.

La norma vigente distribuye la captura máxima permisible entre los distintos usuarios: flota costera que opera en el litoral patagónico, flota fresquera, flota tangonera y flota arrastrera congeladora, privilegiando a las dos primeras y otorgando un cupo limitado, como captura incidental, a las dos últimas.

Existen para esta especie, asimismo, otras regulaciones que vienen de vieja data la mayoría de ellas, tales como vedas temporo-espaciales, que se han ido ampliando en duración y superficie, para proteger zonas de desove y de abundancia de juveniles (actualmente esta área abarca algo mas de 12 rectángulos, de 1 grado de lado cada uno); tamaño mínimo de luz de malla de red; prohibición de descartar capturas en el mar. La flota tangonera, tiene la obligación de usar una red especial denominada DISELA II, desarrollada por el INIDEP para disminuir la captura de merluza conjuntamente con la especie objetivo. No se otorgan permisos nuevos para merluza, desde los primeros años de la década pasada y sólo se admite la transferencia de permisos entre barcos de similar capacidad de pesca. No obstante esto último, la capacidad de captura de la flota merlucera se ha incrementado significativamente durante la última década.

Al norte del paralelo de 41 de latitud sur, existe una amplia zona, denominada Zona Común de Pesca, que se extiende dentro de las ZEE argentina y uruguaya en dos sectores de circunferencia de 200 millas de radio, con centros en las bocas del Río de la Plata (ver Fig. 2), y que es administrada por la Comisión Técnica Mixta del Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo (CTM). En esta zona pueden operar indistintamente las flotas de bandera argentina y uruguaya, pero en la misma el recurso merluza común está prácticamente agotado y ambos países no han podido ponerse de acuerdo aún en cuanto a la distribución de cupos entre las respectivas flotas. La CTM ha establecido zonas de veda para la pesca de esta especie.

Ya se comentó más arriba que la política pesquera la establece el Consejo Federal Pesquero, conformado por representantes del Gobierno Nacional y de los Gobiernos de las cinco provincias con litoral marítimo. En cuanto al objetivo prioritario para esta especie, si bien está aún en discusión, parece existir consenso en que debe privilegiarse el mantenimiento de la ocupación, principalmente en las plantas en tierra, pero teniendo en cuenta las recomendaciones del INIDEP en cuanto a evitar el colapso de la especie, para lo cual la CMP se determina dentro de los niveles de riesgo máximo recomendados por el INIDEP. Paralelamente, será necesario disminuir el esfuerzo pesquero, reduciendo días de operación tal como ya se ha dispuesto, eliminando flota y derivando parte de ella hacia otras especies tales como la merluza de cola.

Para el control de la operación de los arrastreros, se ha implementado un esquema en el que participan el Area de Control e Inspección de la Dirección Nacional de Pesca y Acuicultura (DNPA), la Prefectura Nacional Argentina (PNA) que es la policía marítima y de frontera fluvial, la Armada Nacional (ARA) y los Gobiernos Provinciales. Los inspectores de la DNPA efectúan control de descargas verificando especies, tallas y volúmenes y controlan la luz de malla previo a la zarpada, mientras que los inspectores de a bordo verifican que no se descarte pescado en alta mar, que se utilicen redes reglamentarias, zona de operaciones, y en general el cumplimiento de las normas pesqueras en el mar. La PNA colabora con la DNPA, proporcionando información sobre ubicación de buques en el mar y de zarpadas y arribos, obligando a regresar a puerto a los infractores, y toda otra tarea de policía. La Armada Argentina, detecta y trae a puerto buques de terceras banderas pescando ilegalmente. Las provincias colaboran con inspectores en los respectivos puertos de desembarque, controlando las normas provinciales y las nacionales. La DNPA cuenta además con un sistema de control satelital (MONPESAT) que permite monitorear en forma permanente la ubicación y velocidad de los buques que tienen instalado el dispositivo y registrar los resultados de esta actividad.

El INIDEP brinda el apoyo científico para la administración de los recursos pesqueros. En particular, en el caso de la merluza común, realiza campañas de investigación con sus buques de investigación para determinar el estado del recurso natural. Además embarca observadores para efectuar muestreos a bordo de los buques de la flota pesquera.

Los armadores están obligados a reportar al cabo de cada viaje las capturas por especie y cuadrado estadístico de un grado de lado a la DNPA y otro parte de capturas lance por lance al INIDEP. Asimismo, deben reportar cada 72 horas las capturas de merluza común realizadas, lo cual permite contar con estadísticas de captura de esta especie con una demora máxima de 4 a 7 días.

Como especie en riesgo de colapso, se han eliminado los reintegros impositivos a las exportaciones de productos sobre la base de merluza. No existen otros beneficios fiscales para esta especie.

Figura 2. Plataforma argentina y Zona Común de Pesca Argentino-Uruguaya (ZCP)

Pesquería del langostino (Pleoticus muelleri)

Si bien esta pesquería no es de gran volumen, representa un valor económico significativo. En este sentido, el objetivo que se persigue es el mayor aprovechamiento posible de la misma, compatible con la conservación de este recurso y de los que constituyen su fauna acompañante, alguno de los cuales (la merluza común) está en riesgo de colapso. De esta manera, se contribuye en forma paralela al objetivo de proporcionar ocupación a personal embarcado y de plantas en tierra, además de la ocupación indirecta generada por la pesquería.

La actividad pesquera la realizan 48 buques tangoneros congeladores, arrastreros que operan con dos redes en forma paralela. A éstos deben sumarse otros 13 arrastreros merluceros que colocan tangones para pescar langostino en forma temporaria.

El tipo de red que utilizaba esta flota capturaba como by-catch cantidades significativas de merluza común y de otras especies próximas a la costa, las que en su gran mayoría eran descartadas. Ello debido a que la luz de malla de la red langostinera es reducida. El INIDEP ha desarrollado una red especial denominada DISELA II, de uso obligatorio para esta flota, ya que permite el escape de gran cantidad de ejemplares de merluza, reduciendo así el descarte y la pesca de juveniles de esta especie.

Los buques tangoneros operan principalmente en el Golfo de San Jorge, donde se verifican las mayores capturas, y también en áreas próximas, descargando la producción en los puertos de Deseado, Madryn, Caleta Olivia y Comodoro Rivadavia.

En el ámbito nacional, no se otorgan permisos de pesca nuevos para esta especie, salvo por reemplazo de buques originados en razones de fuerza mayor. Los buques con permiso de pesca para esta especie no pueden tener eslora de más de 40 mts., potencia de motor principal superior a 2.000 HP, no pueden pescar más de 400 tons anuales de langostino cada uno, no pueden desembarcar tallas inferiores a 70 piezas por Kg, ni rotos en un porcentaje superior al 20% del total (Res. 1113/88). Por otra parte los buques tangoneros no pueden efectuar arrastres de más de 1 hora, la velocidad de arrastre no puede ser superior a 3,5 nudos, la altura máxima de los portones de arrastre y la apertura vertical máxima de la boca de la red no puede ser superior a 1,5 mts y no pueden pescar desde la puesta hasta la salida del sol.

El área de distribución de la especie se encuentra en su gran mayoría dentro del Golfo de San Jorge, cuya jurisdicción corresponde a las provincias del Chubut y de Santa Cruz, que es manejada por la Comisión Conjunta del Golfo de San Jorge, integrada por representantes de ambas provincias. En tal sentido, existen normas provinciales de manejo de la especie, consistentes en vedas móviles según la situación del efectivo en cada momento, complementada por las normas establecidas en el orden nacional.

Puede afirmarse que, siendo una fuente de ingresos de significación para ambas provincias, que cobran derechos por la explotación de esta especie, el manejo de la misma es adecuado y contempla los intereses de los diversos usuarios.

Con respecto a las capturas incidentales de merluza, los buques langostineros tienen la obligatoriedad de utilizar la red denominada DISELA II, que como ya se dijo permite la liberación de gran cantidad de ejemplares de merluza. La Nación por su parte, según lo decidido por el Consejo Federal Pesquero, ha otorgado a esta flota un cupo de 1.500 tons de merluza, como especie incidental, entre el 1 de mayo y el 31 de diciembre del 2000, y establecido que dicha pesca incidental no puede superar el 10% en cada viaje de pesca, en caso contrario deberá cambiarse de zona.

El control del cumplimiento de las normas lo verifican en tierra inspectores provinciales y también de la Dirección Nacional de Pesca y Acuicultura, que además embarca inspectores en los buques tangoneros. Se han extremado los controles durante este año para evitar la pesca de merluza común como by catch. Por su parte, el INIDEP colabora embarcando inspectores en alguno de los barcos seleccionados al azar, para tomar muestras y datos que permitan monitorear el estado del recurso pesquero y las capturas incidentales.

La Prefectura Nacional Argentina, colabora en las tareas de control del mismo modo ya comentado para el caso de la merluza. La DNPyA, controla además la posición permanente de los buques que tienen instalado el dispositivo para el control satelital (MONPESAT).

Como la explotación tiene un buen nivel de rentabilidad, y puesto que además afecta a la merluza común y otras especies de costa, se han eliminado los reintegros impositivos que se otorgaban a las exportaciones de los productos derivados de la misma.

Pesquería del calamar (Illex argentinus)

El objetivo perseguido con esta pesquería fue y sigue siendo el mayor aprovechamiento posible de los recursos naturales compatible con la normal renovación de los mismos, para brindar ocupación de mano de obra y la generación de ingresos. Actualmente se está asignando prioridad a la ocupación, al mantenimiento de la actividad de la flota arrastrera y a la conservación de los recursos que, como la merluza, pueden constituir la fauna acompañante del calamar.

Desde principios de la década de los 90, no se otorgan nuevos permisos para la pesca del calamar a menos que se utilicen poteras (jigging machines) para su captura y solamente pueden utilizar red de arrastre para capturar calamar los buques que tienen permiso para pescar merluza común. Ello para evitar que los buques arrastreros que no tienen permiso de pesca para merluza, la pesquen como by-catch del calamar. Actualmente, se tiende a promover que los buques con permiso de pesca para merluza se orienten hacia el calamar y otras especies excedentarias para disminuir las capturas de la especie en riesgo de colapso.

Dicho de otra forma, todos los buques pesqueros con permiso para merluza común, pueden pescar calamar con red de arrastre. Además de esta flota, solamente pueden pescar calamar los buques denominados poteros (jiggers), que por el arte de pesca que utilizan sólo capturan calamar.

Durante 1999 operaron 49 buques poteros de bandera nacional y 57 poteros extranjeros charteados por empresas nacionales. Esta flota desembarcó sus capturas en los puertos de Madryn, Punta Quilla, Mar del Plata, Deseado, Caleta Olivia, Necochea y Comodoro Rivadavia. En el año 2000 el número de buques poteros extranjeros que operaron en la ZEE con licencia nacional fue de 52.

El INIDEP, monitorea permanentemente la situación del calamar, a través del embarco de observadores y la recepción de un parte de pesca semanal. Basado en estos datos, determina las modificaciones que sería recomendable introducir al esquema de vedas temporo-espaciales establecidas por la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, para la preservación de esta especie.

Cada año se determina la cantidad de barcos poteros que podrán operar de acuerdo a la situación inicial del recurso, y por el excedente que no pueda pescar la flota nacional, se autoriza a jiggers extranjeros a operar en la ZEE argentina, bajo diversas modalidades y el pago de un cánon de pesca.

Hasta este año, la licencia por el excedente se otorgaba a empresas nacionales, las que podían utilizar buques de bandera extranjera a los cuales se le otorgaba la bandera argentina para poder operar, y considerando que las capturas eran productos nacionales. Durante el año 2000, la licencia la debió gestionar una empresa argentina que hubiera celebrado un contrato de aprovisionamiento a planta de no menos del 6% de las capturas, pero la licencia se otorgó en forma de cupo máximo de pesca, mediante el pago de un cánon, directamente al buque extranjero, el que mantuvo su bandera de origen. El producto, excepto el 6% mencionado, pudo ser transbordado como extranjero a mercante.

El control de la pesquería se realiza mediante el embarco de inspectores de la DNPyA en los barcos tanto arrastreros como poteros. Inspectores de la DNPyA y también de las provincias efectúan el control de las descargas. Los buques de bandera extranjera no pueden operar sin inspector a bordo y por cada descarga se realiza una inspección y se labra un acta que permite determinar en forma fehaciente el cumplimiento de la obligatoriedad de aprovisionamiento a planta y la cantidad de producto transbordado a mercante. La Prefectura ejerce sus funciones de policía marítima y colabora con las Autoridades de Aplicación, no permitiendo la zarpada de buques que no puedan hacerlo u ordenando el regreso a puerto de los buques señalados por dicha Autoridad de Aplicación. La Armada de la República Argentina, controla que no ingresen a la ZEE buques no autorizados y apresa y trae a puerto a aquéllos que lo hagan.

Pesquería de la merluza negra ( Dissostichus eleginoides)

El objetivo primordial para esta pesquería es la conservación del recurso natural, considerado sobrexplotado, cuya captura debió suspenderse varios años al haberse alcanzado la CMP (TAC). La República Argentina como signataria de la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) y miembro de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR) ha adoptado la Medida de Conservación N 170/XVIII, referida a la documentación de capturas para la merluza negra (Res SAGPyA n 177/00).

La SAGPyA ha dictado diversas medidas regulando la explotación de esta especie. Entre ellas la prohibición de utilizar artes de pesca distintos del palangre (Res. 377/95), el tamaño mínimo de anzuelo de 3,5 cm (según código 08 CCAMLR). Asimismo, el CFP o la SAGPyA por decisión del CFP establece anualmente la CMP (TAC) para esta especie, teniendo en cuenta las recomendaciones del INIDEP. Obviamente, no se otorgan permisos nuevos para la captura de esta especie.

El INIDEP destaca observadores a bordo de los buques autorizados a pescar merluza negra para recoger información biológica referida a este recurso.

Por su parte, la DNPyA embarca inspectores para verificar el cumplimiento de las normas pesqueras y sus inspectores en muelle verifican los desembarques. Estos barcos tienen la obligación de contar con el dispositivo para el control satelital (MONPESAT), que permite seguir el derrotero del barco y su velocidad. La Prefectura Nacional Argentina y la Armada de la República Argentina vigilan para evitar la pesca furtiva por parte de terceras banderas no autorizadas y controlan la salida fuera de la ZEE y el regreso a la misma por parte de los buques de bandera nacional.

Pesquería de arrastre para la elaboración de surimi; polaca (Micromesistius australis)

La polaca se considera sobre-explotada y por tal razón el objetivo para la especie es la preservación de la misma. Por esta razón está cerrada la posibilidad de obtener nuevos permisos de pesca para esta especie o para la elaboración de surimi a bordo.

Anualmente se fija la CMP (TAC) de esta especie de acuerdo a las recomendaciones del INIDEP.

Los buques factoría, de hasta 100 mts, de eslora o algo más aún en algún caso, que procesan surimi operan exclusivamente desde Ushuaia y capturan principalmente polaca. También capturan merluza de cola y en menor medida merluza austral y merluza negra, especies que procesan en forma de filetes o eviscerados sin cabeza congelados, ya que no está permitido procesar estas especies como surimi. Estos buques, 5 en total, tienen prohibido pescar al norte del paralelo de 47 30 de latitud sur, limitación que se impuso en su momento para proteger la merluza común.

El control de esta flota se realiza del mismo modo detallado para las pesquerías tratadas con anterioridad. No existen subsidios ni reintegros de impuestos al momento de exportar la producción de esta pesquería. Solo se devuelven impuestos en el caso de la producción de kani kama, que haya sido elaborado en tierra.

Pesquería de la merluza de cola (Macruronus magellanicus)

Esta pesquería comenzó a ser explotada por los barcos surimeros mencionados en el punto anterior. Actualmente se considera a esta especie insuficientemente explotada y por tal motivo, los armadores de la flota arrastrera, ante la emergencia de la merluza común, están comenzando a incursionar en el aprovechamiento de la misma.

El objetivo para esta pesquería, a corto plazo, es el de brindar una alternativa de explotación a la flota expulsada de la pesquería de la merluza común, para mantener la ocupación de mano de obra en plantas elaboradoras. La dificultad radicará en que todos los actuales barcos de la flota nacional están en capacidad legal de pescar esta especie, al no tenerla expresamente restringida. Además, el rendimiento máximo sostenible de este recurso no será suficiente para sustituir a la merluza común en los planes de explotación. Por otra parte, los barcos que la vienen pescando desde hace varios años, pretenderán hacer valer ese derecho frente a los que recién ahora empezarían a explotarla.

Todavía no existen normas específicas para esta pesquería, siendo de aplicación las normas generales, sobre tamaño de luz de malla de red, restricciones a la pesca en el área de distribución de la merluza común (Merluccius hubbsi), en la cual no pueden operar buques arrastreros que no tengan permiso para la especie sobreexplotada mencionada. Valen para esta pesquería lo ya dicho en materia de control para otras pesquerías.

Pesquería de pequeña y mediana escala (pesca costera)

Es objetivo de la política pesquera nacional promocionar el desarrollo de esta pesquería, en la medida que no afecte los recursos pesqueros, teniendo en cuenta la ocupación que brinda tanto en personal embarcado como en plantas elaboradoras en tierra.

De hecho, la mayoría de las normas restrictivas en cuanto a operación de flota no rigen para las embarcaciones de rada o ría (la de la Provincia de Buenos Aires, por su autonomía, no tienen acceso al caladero de la merluza común), o para las de hasta 21 metros de eslora con asiento en puertos de la Patagonia. Estas últimas, tienen un cupo asignado de 3.500 tons de merluza común para los dos últimos cuatrimestres del corriente año.

La flota artesanal es considerada especialmente por la Ley Federal de Pesca N 24.922. Así, al momento de distribuir cuotas individuales de captura, el Consejo Federal Pesquero deberá reservar un porcentaje de la CMP para ser utilizado por esta flota. Por ahora, la idea sería otorgarles un cupo global y reservarles una zona donde pueda operar esta flota en forma exclusiva, de forma que la flota arrastrera no se dedique a pescar especies cuya área de distribución se encuentre cercana a las costas

Para este tipo de flota no existen normas de control especiales en el ámbito nacional, siendo de aplicación la normativa general. Tienen obligación de contar con permiso de pesca nacional y estar inscriptos en los registros que lleva la DNPyA. Dado que actúan en áreas de jurisdicción provincial, la operación es regulada por cada provincia.

Por el tamaño de las embarcaciones, no embarcan inspectores. Tampoco observadores del INIDEP, salvo en casos especiales. No tienen instalado el dispositivo de control satelital (MONPESAT).

Pesquería de la vieira patagónica (Zygochlamys patagonica)

El objetivo para esta pesquería es lograr su máximo aprovechamiento compatible con la conservación de la especie, ocupando mano de obra nacional.

La SAGPyA, ha dictado diversas normas regulando la explotación de esta especie y ha asignado la totalidad de la CMP en los bancos actualmente en explotación a dos empresas que operan cada una con dos barcos congeladores que producen callos de viera congelado a bordo (una empresa está operando con un solo barco). La CMP se distribuye de la siguiente forma: Inicialmente se asigna a cada una de las dos empresas el 35% de la CMP fijada para el año de que se trata. El 30% restante, se distribuye entre las dos empresas por partes iguales, a su solicitud, una vez utilizado el primer tramo. Si una empresa previera no utilizar su 15%, en todo o en parte, y la otra previera necesitar un porcentaje mayor, a la primera se le asignará el total solicitado y a la segunda se le asignará su 15% más la porción que no habrá de utilizar la primera. Asimismo, se establece una talla mínima, debiendo los ejemplares de talla inferior ser devueltos al mar; debe embarcarse un observador del INIDEP para relevar información necesaria para monitorear la situación del recurso, y los armadores deben ceder uno de sus barcos para efectuar una campaña anual de investigación por parte del INIDEP o financiar dicha campaña a realizar con un buque de investigación del INIDEP.

El INIDEP efectúa un monitoreo constante de la evolución del stock y aconseja todos los años las CMP a fijar, las que son establecidas por el CFP o por la SAGYP de acuerdo a lo que el CFP decida.

Se han determinado dos áreas de manejo para esta especie: una al norte del paralelo de 39 de latitud sur y otra al sur del citado paralelo. La primer área se encuentra en jurisdicción de la Zona Común de Pesca del Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo, razón por la cual las medidas de ordenación de la misma deben ser emitidas por la Comisión Técnica Mixta, conformada por representantes de la República Argentina y de la República Oriental del Uruguay, que a la fecha no ha dictado ninguna norma al respecto.

Con respecto al área de manejo al sur del paralelo de 39 de latitud sur, el CFP o la SAGPyA, de acuerdo a lo que decida el CFP, establece la CMP anual para la especie.

El control de esta flota se realiza del mismo modo detallado para otras pesquerías tratadas con anterioridad.

Pesquerías en aguas interiores y acuicultura

La actividad pesquera en aguas interiores es del tipo artesanal. La misma se lleva a cabo principalmente en la cuenca hidrográfica del Río de la Plata y en áreas lacustres. La mayor actividad se registra en los ríos Paraná, Uruguay, Paraguay y de la Plata. Los principales lugares de desembarque son Rosario, Victoria, Diamante, Santa Fe, Corrientes, y Beriso.

El sábalo, el surubí, el patí, el pejerrey, el armado y la boga son las principales especies explotadas en la zona fluvial. En el área lacustre es el pejerrey.

También tiene importancia la pesca deportiva del surubí y el dorado en el río Paraná y de la trucha arco iris en los ríos y lagos del sur.

Como país de organización federal, la pesca en aguas interiores es responsabilidad de los estados provinciales y son ellos quienes regulan las distintas actividades, tanto comerciales como deportivas, dentro de sus respectivas jurisdicciones. En algunos casos se asigna cierta prioridad a la pesca deportiva y son famosos los certámenes de pesca que se organizan.

En el orden internacional, se han conformado la Comisión Mixta Argentino-Paraguaya y la Comisión Mixta Argentino-Uruguaya para tratar temas de pesca en los ríos comunes con estos países. Asimismo, la Comisión Administradora del Río de la Plata, conformada por representantes de Argentina y Uruguay, en el marco del Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo, regula la pesca en el Río de la Plata.

En cuanto a la acuicultura, el grado de desarrollo es aún bajo, con una producción estimada de 1.300 tons en 1999. El principal cultivo es el de la trucha arco iris (truchicultura), que representa un 95% del total. Le sigue en orden de importancia el cultivo de camarón de agua dulce (unas 22 tons en 1998), seguido de otras producciones tales como langosta australiana, tilapia nilótica, pacú y mejillón. Hasta 1991 la producción fue de carácter artesanal, especialmente en el sur del país. Luego de la construcción del embalse de Alicurá sobre el río Limay en el sur del país, la producción aumentó rápidamente siendo este tipo de cultivo, realizado en jaulas, de alta calidad. La responsabilidad de esta actividad es también de las provincias y son ellas quienes deben regular la misma. No obstante la única ley provincial que por el momento trata acerca de la acuicultura es la de la Provincia de Buenos Aires. Existen además normas en el orden nacional en cuanto a la regulación de especies hidrobiológicas y sus productos para la acuicultura, como así también para regular la exportación y el tráfico interprovincial de organismos vivos, con el objeto de impedir el ingreso de especies exóticas que puedan producir impactos ecológicos negativos.

Arreglos institucionales

Ya se han mencionado más arriba la mayoría de las partes interesadas en la política, el desarrollo y la ordenación de la actividad pesquera. La participación de las mismas en el orden nacional y provincial se verifica a través de reuniones periódicas del Consejo Federal Pesquero, de los miembros del mismo con sus respectivos representados, de las autoridades nacionales con las provinciales, de las autoridades nacionales o provinciales con las cámaras empresarias, centros, asociaciones de pescadores, sindicatos de trabajadores en tierra y a bordo, ONG, institutos de investigación pesquera, etc. En el ámbito del Consejo Federal Pesquero existe una Comisión Asesora integrada por representantes de las distintas asociaciones gremiales empresarias y de trabajadores de la actividad pesquera, que se reúne para discutir y lograr acuerdos acerca de temas de interés vinculados con las funciones del Consejo y proponer dichos acuerdos para la decisión del mismo. Esta Comisión es el lugar adecuado para consensuar la política pesquera y las medidas que en su consecuencia sean necesarias.

El control e inspección de las actividades pesqueras es ejercido en primer lugar por la Dirección Nacional de Pesca y Acuicultura y por las Autoridades de las Provincias en materia pesquera, a través de sus inspectores a bordo y en los muelles de desembarque (algunas provincias destacan también inspectores en plantas procesadoras), a efectos de determinar el cumplimiento de las normas nacionales y provinciales en sus respectivas jurisdicciones. La Prefectura Nacional Argentina (PNA), dependiente del Ministerio del Interior, es la policía marítima, registra y otorga la matrícula y el pabellón nacional a los buques pesqueros de común acuerdo con la SAGPyA y colabora con la DNPyA en el control de entradas y salidas de buques a puerto, impide la salida de los que no pueden hacerlo y ordena el regreso a puerto de aquéllos que deban hacerlo a solicitud de la SAGPyA y colabora con la DNPyA en los abordajes e inspecciones en el mar. La Armada de la República Argentina (ARA), vigila la incursión en la ZEE de buques pesqueros extranjeros no autorizados de acuerdo a la legislación vigente y captura y trae a puerto a los que operen ilegalmente en la ZEE nacional. La Ley Federal de Pesca prevé un porcentaje del Fondo Nacional de la Pesca para la financiación de las operaciones de control que efectúan la PNA y la ARA. El Servicio Nacional de Sanidad Animal y Calidad Agroalimentaria efectúa inspecciones en buques y plantas a efectos de garantizar las condiciones bromatológicas y de calidad de la producción pesquera, emite los certificados correspondientes para el tráfico interno y para la exportación y brinda información referida a aspectos relacionados con la elaboración de productos pesqueros.

La República Argentina participa en diversos foros y comisiones internacionales relacionadas con la ordenación, protección y el desarrollo de los recursos pesqueros, siendo las principales:

Comisión Técnica Mixta del Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo (entre Argentina y Uruguay)

Comisión Administradora del Río de la Plata CARP

Comisión Administradora del Río Uruguay CARU

Comisión Mixta Argentino-Paraguaya

Comisión de Pesca del Atlántico Sur

Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos CCRVMA (CCAMLR)

CIAT

BREVE DESCRIPCIÓN DE LAS PRINCIPALES REGULACIONES PESQUERAS

La descripción de las principales regulaciones pesqueras se provee en un punto anterior referido a la ordenación de las pesquerías más relevantes. Aquí se mencionan simplemente cuales son las normas que contienen esas regulaciones.

Ley Federal de Pesca N 24.922, promulgada por Decreto del 6 de enero de 1998: Establece los objetivos básicos para el sector pesquero; el dominio y jurisdicción nacional y provinciales de los recursos pesqueros; el ámbito de aplicación de la ley; la Autoridad de Aplicación y sus funciones; la creación del Consejo Federal Pesquero y sus funciones. En otros capítulos trata acerca de la Investigación de los recursos pesqueros; de su conservación, protección y administración; del régimen de pesca; de las excepciones a la reserva de pabellón nacional y de los tratados internacionales de pesca; de las tripulaciones; del registro de la pesca; del Fondo Nacional Pesquero y del régimen de infracciones y sanciones;

Decreto N 748 del 14 de julio de 1999 Reglamentario de la Ley Federal de Pesca.

Decreto de Necesidad y Urgencia N 189 del 30 de diciembre de 1999 (tiene fuerza de ley) Declara la emergencia pesquera del recurso merluza común (Merluccius hubbsi) y asigna al Secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación la facultad de adoptar las normas que sean necesarias para regular o prohibir la pesca de dicha especie, teniendo en cuenta la preservación del recurso y, subsidiariamente, las consecuencias sociales que pudieran derivarse

Resolución SAGPyA N 265 del 9 de junio del 2000. Establece una veda permanente para la operación de buques con red de arrastre en una amplia área de la ZEE nacional (para proteger la merluza común).

Resolución SAGPyA N 327 del 30 de junio del 2000. Establece un régimen de emergencia para la explotación de la merluza común. Determina una captura máxima permisible de 35.000 tons para esta especie entre el 1 de mayo y el 31 de diciembre del 2000.

Resolución del Consejo Federal Pesquero N 1 del 14 de junio del 2000: Fija las capturas máximas permisibles de las diferentes especies durante el año 2000.

Res. SAGyP N 377 del 27 de junio de 1995: Condiciones para la pesca de merluza negra (Dissostichus eleginoides).

Res SAGyP N 1113 del 27 de diciembre de 1988: Establece condiciones que deben reunir los buques para mantener sus permisos de pesca para langostino.

Res SAGPyA N 209 del 27 de abril de 1998: Ratifica condiciones para la pesca de langostino (Pleoticus muelleri).

Res. SAGPyA N 973 del 15 de diciembre de 1997: Establece un régimen de vedas para la captura de calamar (Illex argentinus).

Res. SAGyP N 959 del 5 de octubre de 1992. Establece que no se aprobarán nuevos proyectos para la pesca de calamar que contemplen artes de pesca distintos de la potera (jigging machines). Solamente podrán seguir utilizando red de arrastre los buques que tengan permiso de pesca para la especie merluza común (Merluccius hubbsi).

Resolución SAGPyA N 829 del 7 de diciembre de 1999. Establece un plan de manejo para la viera patagónica.

Res. SEIM (Secretaría de Estado de Intereses Marítimos) N 132 del 9 de marzo de 1983. Establece un régimen de pesca para la centolla (Lithodes antarcticus).

Estas normas (las posteriores a 1989) pueden ser consultadas en la página de internet del Ministerio de Economía:

(http://infoleg.mecon.gov.ar/cnsnorm1.htm)

'INVERSIONES/SUBSIDIOS EN LA PESCA

Si bien ya no existen en la actualidad, ha habido diversos regímenes que subsidiaron o promocionaron las actividades industriales entre las cuales se incluyó a la actividad pesquera en la región patagónica. Asimismo, existieron leyes de promoción de la actividad pesquera (ley 17500 y Ley 19000) que contemplaron desgravaciones impositivas para la importación de barcos pesqueros, desgravaciones impositivas para la inversión en plantas en tierra y buques y también desgravaciones impositivas durante los primeros años posteriores a la puesta en marcha de los emprendimientos; subsidios a la industria naval nacional para la construcción de buques pesqueros; reintegros impositivos a la exportación de productos pesqueros, entre los principales. Ninguno de estos regímenes está hoy vigente y solamente se reintegra a la exportación de productos pesqueros (de especies insuficientemente explotadas) elaborados en plantas en tierra, diversos impuestos previamente pagados por las empresas (entre ellos el impuesto al valor agregado).

En el país ha habido un fuerte proceso de inversión en plantas en tierra y en buques, proceso que comienza en forma significativa a fines de la década de los años 60, que se acelera en los años 70 y que en la década de los 90 adquiere tal magnitud que a la fecha existe una sobreinversión en flota pesquera, que cuenta con una capacidad de pesca de merluza que sobrepasa el millón trescientas mil toneladas de esta especie, mientras que la captura máxima permisible nunca superó las 400 mil toneladas.

Una medida de este esfuerzo de inversión en el sector pesquero, puede brindarlo la cantidad de buques pesqueros (725 barcos) que actualmente cuentan con permiso de pesca para las diversas especies existentes en la ZEE, a saber:

Embarcaciones de rada o ría: 161

Buques Costeros (media altura) 168

Buques Fresqueros de altura: 122

Buques Procesadores Congeladores y Factorías 274

Total 725

Asimismo, la cantidad de plantas habilitadas en el orden nacional, aptas para la elaboración y exportación de productos pesqueros a los mercados más exigentes (muchas de ellas aprobadas por la UE y que cumplen con las normas HACCP). Discriminadas por proceso, las plantas procesadoras de pescados y mariscos habilitadas son:

Fileteado de pescado y procesamiento de moluscos 158

Conservería 14

Salazón de anchoas 25

Harina y aceite de pescado 6

A las cuales deben agregarse las plantas a bordo de los 274 buques congeladores y factorías.

PROYECCIÓN DE LA OFERTA Y LA DEMANDA

De acuerdo a las estimaciones, durante el año 1999 la oferta de pescados y mariscos para el mercado interno nacional fue de alrededor de 370 mil toneladas en términos de captura, de las cuales alrededor de un tercio provino de importaciones (unas 130 mil toneladas en términos de capturas). Mientras tanto los desembarques de las flotas nacionales fueron de un poco más de 1 millón de toneladas, de las cuales se exportaron unas 762 mil toneladas.

La demanda interna crece a un ritmo lento, aun cuando es superior al crecimiento de la población. Esta situación se debe a la combinación de un hábito muy arraigado de consumo de carnes rojas en forma preferente y una lenta sustitución hacia carnes blancas (pollo principalmente) y pastas. El consumo de productos pesqueros viene creciendo principalmente con motivo de una mayor oferta de los mismos en el mercado interno en mejores condiciones de calidad e higiene como respuesta a una mayor demanda originada en recomendaciones médicas para reducir el colesterol o la obesidad de una parte importante de la población de los centros urbanos más importantes, a la proliferación de cadenas de supermercados e hipermercados con sectores destinados a la exhibición y venta de productos frescos y congelados de buena calidad y presentación, a la difusión del freezer y el horno de microondas en los hogares de clase media.

Si para el año 2025 el consumo per cápita se mantuviera en 10 Kg, con una población estimada de 47 millones, serían necesarios casi 500 mil toneladas en términos de pescado entero, que habrá que satisfacer con producción local o con importaciones. Se espera que para ese entonces esté recuperado el caladero de la merluza común en virtud de adecuadas medidas de conservación y administración del mismo y que las mejoras en los procesos productivos permitan un mejor aprovechamiento de la materia prima. Es dable esperar para el 2025 una captura de alrededor de 1,5 millones de toneladas, con lo cual habrá que colocar en el mercado externo aproximadamente 1 millón de toneladas, más el equivalente, en pescado entero; del total importado. Para ello será necesario completar las inversiones necesarias para que la totalidad de la producción nacional satisfaga los requerimientos de calidad del mercado internacional. Asimismo, se espera un mayor aprovechamiento de la materia prima y una mejor utilización de la misma, produciendo productos con mayor valor agregado para alcanzar el objetivo de maximizar la ocupación de mano de obra en el sector. Deberá lograrse la eliminación de restricciones arancelarias y no arancelarias que los mercados compradores aplican actualmente a la importación de este tipo de productos.

ESTRUCTURA ORGÁNICA (ORGANIGRAMA) DE LAS AUTORIDADES PESQUERAS A NIVEL NACIONAL

La Ley Federal de Pesca N 24.922 creaba una Secretaría de Pesca, lo cual fue vetado por el Poder Ejecutivo Nacional, estableciendo en cambio por Decreto 214/98 que la Autoridad de Aplicación de la Ley sería la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación dependiente del Ministerio de Economía de la Nación. Posteriormente por Decreto N 20 del 13.12.99 se elimina la SUBSECRETARIA DE PESCA, por lo cual sus competencias pasan a la Subsecretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, dependiente de la Secretaría del mismo nombre. La nueva estructura orgánica de la Secretaría aún no ha sido aprobada razón por lo cual la Dirección Nacional de Pesca y Acuicultura, que es su organismo técnico específico, está funcionando mediante una organización de emergencia que se detalla en la página siguiente.

La Ley Federal de Pesca crea asimismo el Consejo Federal Pesquero, integrado por un representante de cada una de las cinco provincias con litoral marítimo y cinco representantes del Poder Ejecutivo Nacional: el Secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación; un representante del Ministerio de Relaciones Exteriores; un representante de la Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable y dos representantes más designados por el Poder Ejecutivo Nacional. Las decisiones se adoptan por mayoría de sus miembros presentes, requiriéndose un quórum de 6 miembros para poder reunirse.

El Consejo Federal Pesquero tiene, entre las principales, las siguientes funciones:

  • Establecer la política pesquera nacional y la política de investigación pesquera

Planificar el desarrollo pesquero nacional

Establecer la Captura Máxima Permisible por especie, teniendo en cuenta el RMS de cada una de ellas, según los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP).

  • Establecer las cuotas de captura anual por buque, por especie, por zona de pesca y por tipo de flota

  • Aprobar los permisos de pesca comercial y experimental

  • Establecer derechos de extracción y fijar cánones por el ejercicio de la pesca

  • Reglamentar el ejercicio de la pesca artesanal estableciendo una reserva de cuota de pesca de las diferentes especies para ser asignadas a este sector.

A la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación le acuerda las siguientes funciones en lo que se refiere a ordenación y control, políticas y planificación pesqueras:

  • Conducir y ejecutar la política pesquera nacional, regulando la explotación, fiscalización e investigación.

  • Conducir y ejecutar los objetivos y requerimientos relativos a las investigaciones científicas y técnicas de los recursos pesqueros.

  • Fiscalizar las capturas máximas permisibles por especie, establecidas por el Consejo Federal Pesquero (CFP).

  • Calcular los excedentes disponibles y establecer, previa aprobación por el CFP, las restricciones en cuanto a áreas o épocas de veda.

  • Establecer, previa aprobación del CFP, los requisitos y condiciones que deben cumplir los buques y empresas pesqueras para desarrollar la actividad pesquera.

  • Establecer los métodos y técnicas de captura, los equipos y artes de pesca de uso prohibido, con el asesoramiento del INIDEP y de acuerdo con la política establecida por el CFP.

  • Elaborar y desarrollar sistemas de estadística de la actividad pesquera

  • Establecer e implementar los sistemas de control necesarios y suficientes de modo de determinar fehacientemente las capturas.

El Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), es un ente autárquico dependiente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación. Tiene por funciones centralizar toda la investigación que se realiza en el país en materia de recursos pesqueros, coordinando con los institutos y centros de investigación provinciales la realización de las investigaciones pertinentes. Es, en cuanto a la situación de los recursos pesqueros y su biología, el asesor natural de la Secretaría y, a través de ella, del Consejo Federal Pesquero, para la fundamentación de las decisiones y de la normativa en materia de ordenación de las pesquerías. Dispone para el cumplimiento de sus funciones de una dotación de personal científico y técnico de primer nivel y tres modernos buques de investigación pesquera convenientemente equipados.

La Dirección Nacional de Pesca y Acuicultura, dependiente de la Subsecretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, organizada provisoriamente de acuerdo al esquema brindado en la página que antecede, es el organismo técnico que tiene por funciones asesorar a la Autoridad de Aplicación en todo lo concerniente con la planificación y desarrollo de las pesquerías, la ordenación de las mismas, la formulación de la normativa, llevar los registros de buques y personas dedicadas a la actividad pesquera, controlar el cumplimiento de las normas pesqueras, tramitar los sumarios por infracciones a las mismas y proponer las sanciones que correspondan, llevar las estadísticas del sector, etc. Todo ello de acuerdo a la política establecida por el Consejo Federal Pesquero y las directivas de la Autoridad Pesquera.

El personal dedicado a tareas vinculadas con la actividad pesquera en el orden nacional, según la entidad de la cual depende es el siguiente:

Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación:

Secretario*, Jefe de Gabinete de Asesores*, Asesor en Asuntos Pesqueros, Asesor en Asuntos Internacionales

Subsecretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación:

Subsecretario*

Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero:

25 Doctores en Ciencias Biológicas o Naturales

69 Licenciados en Ciencias Biológicas o Naturales

5 Ingenieros

3 Abogados

3 Contadores

2 Licenciados en Economía

2 Veterinarios

44 Técnicos científicos

45 Administrativos

64 Tripulantes de los buques de investigación (incluye capitanes y oficiales)

Dirección Nacional de Pesca y Acuicultura:

Interventor y 6 administrativos

Area de Ordenación y Desarrollo Pesquero: 2 Economistas, 1 Auxiliar Técnico, 1 Administrativo. En la Unidad de Estadísticas: 1 Ingeniero en Sistemas, 2 programadores, 5 data entries en Sede Central y 1 o 2 data entries más en cada Distrito (éstos a tiempo parcial)

Area de Registros y Permisos: 6 personas (incluyendo el jefe)

Area de Control e Inspección:

En sede central: 1 licenciado en sistemas navales, 1 Coordinador de Distritos, 1 Ingeniero Electrónico (sistema de control satelital), 3 técnicos en control satelital, 17 administrativos

En el campo: 6 Jefes de Distrito, 48 inspectores en tierra, 300 inspectores a bordo (contratados por viaje), 15 administrativos

Area de Acuicultura: 1 Biólogo, 3 Licenciados en Acuicultura, 3 administrativos

Area de Apoyo Institucional y Legal: 9 Abogados y 8 auxiliares

Consejo Federal Pesquero: Presidente, 4 Consejeros por el Poder Ejecutivo Nacional, 5 Consejeros Provinciales (1 por cada Provincia con litoral marítimo), Secretaria del Consejo, Asesor Legal, 1 Licenciado en Relaciones Internacionales y 2 auxiliares administrativos

* Dedicado en forma parcial a temas pesqueros

LISTA DE LAS PRINCIPALES INSTITUCIONES ENCARGADAS DE LA ORDENACIÓN PESQUERA, ASÍ COMO DE LAS PRINCIPALES PARTES INTERESADAS EN LA PESCA

A.- Instituciones Nacionales relacionadas con la ordenación, el control y la investigación pesquera:

Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación.

Av. Paseo Colón 982

(1063), Capital Federal

Tel.: (54 11) 4349-5000   

http://www.sagpya.mecon.gov.ar

Secretaría de Desarrollo Sustentable y Política Ambiental

San Martín 459 1 Piso

(1004), Capital Federal

Tel.: (54 11) 4348-8200 

Consejo Federal Pesquero  

Av. Paseo Colón 922, Oficina 102,

1063 Capital Federal

Tel.: (54 11) 4349-2361/ 64

Fax: (54 11) 4349-2364 

E-mail: lprado@sagyp.mecon.gov.ar

http://www.sagpya.mecon.gov.ar/pesca/pesca.htm

Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) 

Paseo Victoria Ocampo 1 Escollera Norte

(7600) Mar del Plata

Tel.: (54 223) 4862586

Fax: (54 223) 4861830

E-mail:inidep@inidep.edu.ar

http://www.inidep.edu.ar

Dirección Nacional de Pesca y Acuicultura

Av. Paseo Colón 982 1 Piso Of. 75

(1063), Capital Federal

Tel.: (54 11) 4349-2558/2594

Fax: (54 11) 4349-2597  

E-mail: marbra@sagyp.mecon.gov.ar

http://sagpya.mecon.gov.ar/pesca/pesca.htm

Para consultar normas: http://infoleg.mecon.gov.ar/cnsnorm1.htm

Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA)   

Av. Paseo Colón 367

(1063) Capital Federal

Tel.: (54 11) 4345-4110 / 4112 ó 4331-6041 / 4 

Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia"  

Av. Angel Gallardo 470

(1405) Capital Federal

Tel.: (54 11) 49825243   

Consejo Federal de Inversiones

http://www.cfired.org.ar

B.- Instituciones provinciales relacionadas con la ordenación, el control y la investigación pesquera

B.a. Provincia de Buenos Aires:

Subsecretaría de Actividades Pesqueras de la Provincia de Buenos Aires

Torre 1 Calle 12 y 51 7 Piso

(1900), La Plata

Tel.: (54 221) 429-5336

Fax: (54 221) 429-5354

E-mail:subseprn@maa.gba.gov.ar

Dirección Provincial de Pesca e Intereses Marítimos

Torre 1 Calle 12 y 51 8 Piso

(1900), La Plata

Tel.: (54 221) 429-5315

Dirección Provincial de Recursos Naturales

Torre 1 Calle 12 y 51

(1900), La Plata,

Tel.: (54 221) 429-5319

Dirección de Desarrollo Pesquero

Torre 1 Calle 12 y 51 8 Piso

(1900), La Plata

Tel.: (54 221) 429-5320  

Dirección de Fiscalización Pesquera

Torre 1 Calle 12 y 51 8 Piso

(1900), La Plata

Tel.: (54 221) 429-5315  

B.b. Provincia de Río Negro:

Secretaría de Estado de la Producción

E-mail: (secprod@impsat1.com.ar)

Dirección de Pesca

Belgrano 540 1 Piso

(8500), Viedma

Tel.: (54 2920) 420326/424888/422607  

Dirección General de Desarrollo del Litoral Marítimo

Belgrano 540

(8500), Viedma

Tel.: (54 2920) 423808  

Instituto de Biología Marina y Pesquera "Alte. Storni"  

Av. Costanera s/n

(8520), San Antonio Oeste

Tel.: (54 2934) 421002/430764  

E-mail: Ostra@impsat1.com.ar

Comisión Nacional para el Desarrollo de la Patagonia

Ministerio de Economía  

Belgrano 540 1 Piso

(8500), Viedma

Tel.: (54 2920) 423061

Corporación de Desarrollo Económico Portuario

Alsina 349

(8500), Viedma, Río Negro

Tel.: (54 2934) 492023 492030

Fax: (54 2920) 425200 

B.c. Provincia del Chubut:

Subsecretaría de Intereses Marítimos y Pesca Continental

E-mail: aquarawson@infovia.com.ar

Dirección General de Intereses Marítimos y Pesca Continental

Avda. 9 de Julio 280

(9103), Rawson

Tel: (54 2965) 481699/481609 INT.209

E-mail: aquarawson@infovia.com.ar

Dirección de Protección Ambiental

Avda. 9 de Julio 280

(9103), Rawson

Tel: (54 2965) 481699/481609 int. 271  

CENPAT (Centro Nacional Patagónico)  

Boulevard Brown s/n P.O.Box 128

(9120), Puerto Madryn

Tel.: (54 2965) 451375  

E-mail:pascual@cenpat.edu.ar

B.d. Provincia de Santa Cruz:

Subsecretaría de Pesca y Actividades Portuarias

El Cano 210

(9400), Río Gallegos

Tel.: (54 2966) 422748/420543

Fax: (54 2966) 425713 

E-mail: subsepesca@internet.siscotel.com

Dirección de Contralor de Actividades Pesqueras

El Cano 210

(9400), Río Gallegos, Santa Cruz

Tel.: (54 2966) 420543/422748  

B.e. Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur:

Subsecretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano

Avda. San Martín 450 P.B.

(9410), Ushuaia

Tel.: (54 2901) 421370 421161  

E-mail: tdf-epesca@impsat1.com.ar

CADIC (Centro Austral de Investigaciones Científicas)  

Av. Malvinas Argentinas s/n Ruta Nacional N 3

(9410), Barrio La Misión, Camino Lapataia, Ushuaia

Tel.: (54 2901) 422310  

PARTES INTERESADAS DEL SECTOR PRIVADO

CÁMARAS, CENTROS, ASOCIACIONES, SINDICATOS DE TRABAJADORES, ONG, ETC.

ASOCIACIÓN DE EMBARCACIONES DE PESCA COSTERA

AV F ENTRE A Y G BANQUINA PUERTO

(7600)-MAR DEL PLATA

TEL. (54 223) 4890077

CÁMARA ARGENTINA DE INDUSTRIALES DEL PESCADO

(nuclea empresas conserveras y de salazón)

ESPIGON N 1 BANQUINA DE PESCADORES

(7600)-MAR DEL PLATA

TEL.: (54 223) 4800638/4800991

E-MAIL: cainpesc@statics.com.ar

CÁMARA ARGENTINA DE PROCESADORES DE PESCADO

(agrupa empresas de fileteado y congelado en tierra)

L.N. ALEM 3251

(7600)-MAR DEL PLATA

TEL.: (54 223) 4861402/4518148

E-MAIL: caarmpro@satlink.com

CÁMARA ARGENTINA LANGOSTINERA PATAGÓNICA (CALAPA)

(agrupa empresas armadoras de buques tangoneros)

TUCUMÁN 540 PISO 13 "F"

(1049)-CAPITAL FEDERAL.

TEL.: (54 11) 4394-1766/4322-3535-FAX: 4328-5046

E-MAIL: calapa@elsitio.net

CÁMARA DE ARMADORES DE BUQUES PESQUEROS DE ALTURA

(nuclea armadores de buques arrastreros fresqueros ice trawlers)

L.N. ALEM 3251

(7600)-MAR DEL PLATA

TEL.: (54 223) 4861402/4518148

E-MAIL: caarmpro@satlink.com

CÁMARA DE ARMADORES DE PESQUEROS CONGELADORES DE LA ARGENTINA (CAPECA)

TUCUMÁN 731 PISO 3 "E"

(1049)-CAPITAL FEDERAL

TEL.: (54 11) 4325-5275/4322-1031

FAX: (54 11) 4328-3982

E-MAIL: capeca@satlink.com

CÁMARA DE ARMADORES DE POTEROS DE LA ARGENTINA

25 DE MAYO 460 2 PISO

(1002)-CAPITAL FEDERAL.

TEL.: (54 11) 4315-7624-FAX: 4315-0066

E-MAIL: fredini@roch.pccp.com.ar

CAMARA DE PESCA COSTERA Y ARTESANAL DE TIERRA DEL FUEGO

B CENTANARIO CASA 37

(9410)-USHUAIA

TEL.: (54 2901)-431804

CÁMARA PATAGÓNICA DE INDUSTRIAS PESQUERAS (CAPIP)

(agrupa armadores y plantas de la Patagonia)

SAN MARTÍN 292 PISO 1

(9120)-PUERTO MADRYN

TEL.: (54 2965) 472464/454916 ; en Bs. As.: (54 11) 4331-5311/5778/4351-3919

Fax: (54 2965) 472464 

E-MAIL: capip@cpsarg.com.ar

CONSEJO DE EMPRESAS PESQUERAS ARGENTINAS (CEPA)

(agrupa empresas que tienen a la vez buques congeladores, fresqueros y plantas procesadoras en tierra)

ALBERTI 445 TORRE LUNA PISO 6 "C"

(7600)-MAR DEL PLATA

TEL.: (54 223) 4863922/23

E-MAIL: cepa@copetel.com.ar

COOPERATIVA MARPLATENSE DE PESCA E INDUSTRIALIZACION Ltda. (COOMARPES)

(sus asociados son propietarios de buques de rada o ría o costeros, la cooperativa cuenta con planta de procesado, congelado y cámaras frigoríficas, planta de harina de pescado, conservería y salazón)

Banquina de Pescadores

(7600) Puerto de Mar del Plata

E-mail: coomarpe@rcc.com.ar

SOCIEDAD DE PATRONES PESCADORES

(agrupa propietarios de buques de pesca costera)

DÁRSENA DE PESCADORES

(7600)-MAR DEL PLATA

TEL.: (54 223) 4800326

UNIÓN DE INTERESES PESQUEROS ARGENTINOS (U.D.I.P.A.)

(agrupa empresas armadoras de buques fresqueros)

MAGALLANES 3136 PISO 1 OF B

(7600)-MAR DEL PLATA

TEL.: (54 223) 4804658/481-8657

E-MAIL: contesi@argente.com.ar

CAMARA DE EMPRESAS PROCESADORAS Y PESQUERAS FRESQUERAS (CAEPPEFRE)

ALFREDO LLAMES MASSINI N 3702

(9000)-COMODORO RIVADAVIA

TEL.: (54 297) 4469728/4482178

E-mail: pesqgolfo@arnet.com.ar

ASOCIACION ARGENTINA DE CAPITANES, PILOTOS Y PATRONES DE PESCA

EDISON 275

(7600)-MAR DEL PLATA

TEL.: (54 223) 4809739

E-MAIL: ospesca@cybertech.com.ar

CENTRO DE CAPITANES DE ULTRAMAR Y OFICIALES DE LA MARINA MERCANTE

BOLIVAR 382 10 PISO

(1066)-CAPITAL FEDERAL.

TEL.: (54 11) 4300-9700/03

FAX: (54 11) 4300 9704

E-MAIL: ultramar@voyager.com.ar

CENTRO DE JEFES Y OFICIALES NAVALES DE RADIOCOMUNICACIONES

24 DE NOVIEMBRE 645/643

(1224)-CAPITAL FEDERAL

TEL.: (54 11) 4932-8079 ó 4931-5178

CENTRO DE PATRONES FLUVIALES DE PESCA Y DE CABOTAJE MARITIMO

PASEO COLON 1145/49 1 PISO

(1063)-CAPITAL FEDERAL

TEL.: (54 11) 4361-9118/9891

E-MAIL: cpatrones@infovia.com.ar

SINDICATO DE ELECTRICISTAS Y ELECTRONICISTAS NAVALES

CHACABUCO 1545

C.P. (1140)-CAPITAL FEDERAL

TEL.: (54 11) 4300-2030/2480

SINDICATO DE OBREROS MARITIMOS UNIDOS (S.OM.U.)

PERU 1667

(1041)-CAPITAL FEDERAL

TEL.: (54 11) 4300-7852/65 Ó 4371-3499

FAX: (54 11) 4300-7852

SINDICATO OBRERO DE LA INDUSTRIA DEL PESCADO

12 DE OCTUBRE 4445

(7600)-MAR DEL PLATA

TEL.: (54 223) 48 05296/0529/801581

CEDEPESCA CENTRO EN DEFENSA DE LA PESCA NACIONAL

Figueroa Alcorta 418,

7600 MAR DEL PLATA

TEL.: (54 223) 472-5391

E-mail: cdpesca@argenet.com.ar

http://http://www.cedepesca.org.ar

GREENPEACE

Mansilla 3426

1425 Capital Federal

TEL.: (54 11) 4962-0404

E-mail: gpargent@dialb.greenpeace.org