INFORMACIÓN SOBRE LA ORDENACIÓN PESQUERA DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

Abril 2004

 


1. Puntos de desembarque.

En el litoral pacifico de Costa Rica, existen 5 principales puntos de desembarque de productos pesqueros y  muchos otros de menor tamaño en zonas circunvecinas a las anteriores. Los principales puntos de desembarque de norte a sur en el Pacífico son: Cuajiniquil, Playas del Coco, Puntarenas, Quepos y Golfito.

En el caribe hay básicamente dos sitios principales de desembarque de productos que son Barra del Colorado cerca de la frontera con Nicaragua y Puerto Limón.

En el siguiente mapa y señaladas con flechas ubicamos las principales áreas de desembarque de productos pesqueros del Pacifico y el Caribe costarricense.

2. Estrategias del sector pesquero.

 El sector pesquero costarricense ha sido identificado como un conjunto de actividades que contribuyen de una manera muy importante a la generación de proteína animal de alta calidad para el consumo humano en el país, como generador de productos de exportación que proveen divisas al país, como fuente generadora de empleo, generalmente en áreas deprimidas social y económicamente, contribuyendo así al desarrollo rural y al mantenimiento de la paz social.

Desde este punto de vista, las autoridades estatales han procurado el desarrollo sostenible de las actividades de pesca extractiva comercial y recreativa así como el desarrollo de la acuicultura como alternativa de producción de especies acuáticas de alto valor para el mercado nacional y para la exportación.

Actividades agrícolas como el cultivo del arroz, que se han visto afectadas por el proceso de globalización están siendo sustituidas por el cultivo de peces y camarones marinos en áreas cercanas a la costa.

El mantenimiento y fortalecimiento de la pesca artesanal en pequeña escala, ha sido prioridad para el estado aunque con muchas dificultades por la falta de una legislación moderna que permita el ordenamiento de las pesquerías, incluyendo por supuesto medidas de protección a los recursos que le dan sustento a éstas.

3. Métodos del sector pesquero.

 Es estado costarricense, por medio del Instituto Costarricense de Pesca y Acuacultura (INCOPESCA) como ente rector de la administración de los recursos pesqueros marinos y del desarrollo de la acuicultura ha creado un equipo interdisciplinario de profesionales que incluye biólogos pesqueros, asistentes, estadísticos que constantemente están generando e interpretando información estadística de capturas así como de las características biológicas de los especimenes capturados. Esta información  es utilizada por los administradores para la toma de decisiones sobre el manejo de las poblaciones.

Las pesquerías marinas mayormente analizadas en Costa Rica son la de especies demersales y pelágicas capturadas por la flota artesanal en pequeña escala, la del camarón capturada por la flota de arrastre y la de la sardina capturada por la flota bolichera. Las primeras dos pesquerías están sufriendo de importantes problemas de sobre pesca, no así la sardinera en donde la flota está compuesta por únicamente dos embarcaciones.

En el caso del atún pescado con redes de cerco dentro de la ZEE costarricense, las medidas de manejo se hacen  a través de la Comisión Interamericana del Atún Tropical como órgano intergubernamental que genera medidas de ordenación para los túnidos y especies afines en todo el Pacífico Oriental Tropical.

En el caso de la acuicultura, el INCOPOESCA hace uso de una serie de Centro Acuícolas construidos hace varios años por la Dirección General de Recursos Pesqueros, desde donde se produce semilla se hace investigación y se transfiere tecnologías para el cultivo de especies de aguas cálidas como la Tilapia o de aguas frías como la trucha.

Hasta la fecha se han hecho importantes esfuerzos  para el cultivo de especies marinas con el fin de generar nuevas fuentes de trabajo a las y los pescadores y sus familias, y reducir la presión de pesca sobre poblaciones naturales , pero todavía no hay proyectos comerciales importantes funcionando, con la excepción de cultivos de camarones, que por sus características normalmente están en manos de personas o cooperativas de mayores recursos económicos y no en manos de pescadores artesanales en pequeña escala.

La piscicultura en aguas continentales si se ha fortalecido como una fuente de producción de pescado que se consume en todo el país y que se exporta.

4. Instituciones de sector pesquero.

 El Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura,  es una institución autónoma del estado costarricense, rectora del manejo de los recursos pesqueros marinos y del desarrollo de la acuicultura. Esta institución que tiene personería jurídica propia, fue creada en el año 1994 mediante La Ley de Creación del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura.

El INCOPESCA es presidida por un Presidente Ejecutivo designado por el Presidente de la República directamente. Posee una Junta Directiva que es el órgano superior de la institución, cuyo Presidente es también el Presidente Ejecutivo de la institución.

El Organigrama Institucional se presenta a continuación:


Con el fin de brindar información institucional a pescadores y acuicultores, el INCOPESCA estableció la página en Internet www.mag.go.cr  Asimismo la información actualizada sobre mercadeo de productos pesqueros y acuícolas, puede ser consultada a través de la página web www.infoagro.go.cr

La protección de los recursos pesqueros continentales de acuerdo a la Ley de Conservación de la Vida Silvestre  es responsabilidad del Ministerio de Ambiente y Energía.

Este Ministerio ha conformado un Sistema  Nacional de Áreas de Conservación en 11 diferentes partes del país dirigidas por un Director Nacional que depende directamente del Ministro de Ambiente y Energía. Cada Área de Conservación tiene a su vez un director.

Las diferentes áreas de conservación emiten licencias de pesca deportiva a costarricenses y extranjeros. Existen límites de piezas y períodos de vedas para las diferentes especies durante los períodos de reproducción. La pesca con fines comerciales está prohibida por ley excepto en áreas específicas en donde las lagunas que se forman durante la época lluviosa se secan completamente en la época seca. En estos sitios el MINAE brinda permisos especiales para que los peces que quedan atrapados en estos sitios sin salida puedan ser aprovechados por personas de escasos recursos económicos vecinas de estos sitios.

Información en Internet está disponible a través de la página web  www.sinac.go.cr

5. Marcos jurídicos generales.

La administración de los recursos pesqueros marinos costarricenses está basada en varias leyes, reglamentos, decretos ejecutivos y acuerdos de la Junta Directiva del INCOPESCA. La Ley de Caza y Pesca Marítimas de 1948 es l a principal ley en la cual esta basada los sistemas de ordenación de los recursos pesqueros costarricenses. Una debilidad fundamental de este marco jurídico es que la Sala Constitucional declaró inconstitucional el Articulo 30 que versa sobre sanciones, por lo que en año 1998 se presento un Proyecto de Ley modificando sustancialmente la ley antes citada. Este Proyecto de Ley todavía se encuentra en la corriente legislativa.

En la Ley 6267 conocida como Ley Ferreto y en la Ley de Creación del INCOPESCA se regula todo lo referente a la venta de licencias para la pesca del atún con redes de cerco a naves extranjeras. La legislación pesquera costarricense prohíbe el otorgamiento de licencias a naves extranjeras para la participación en  cualquier otro tipo de pesquería.

Mediante la promulgación de decretos ejecutivos que son firmados por el Presidente de la República y  el Ministro de Agricultura, como rector del sector agropecuario y de acuerdos de Junta Directiva del INCOPESCA se establecen regulaciones especificas para el manejo de las pesquerías tales como cantidad y tamaño de las naves permitidas en una pesquería, potencia de los motores, prohibiciones espacio-temporales para la pesca, limitaciones en el uso de artes y sistemas de pesca etc. Un ejemplo de importancia de regulaciones pesqueras emitidas mediante decreto ejecutivo es el caso del uso exclusivo del  Mar Territorial en el Caribe para la flota artesanal en pequeña escala.

En 1998 Costa Rica, por Acuerdo de la Junta Directiva del INCOPESCA, adoptó el Código de Conducta Responsable de la FAO. Tal adopción se llevó al más alto rango del Poder Ejecutivo mediante el Decreto Ejecutivo correspondiente.

En 1999, Costa Rica mediante ley  ratificó el Acuerdo Internacional de Conservación de Delfines.

En Diciembre del 2000 la Asamblea Legislativa aprobó la adhesión de Costa Rica al Acuerdo sobre la Aplicación de las Disposiciones de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar relativas a la Conservación y Ordenación de las Poblaciones de Peces Transzonales y Altamente Migratorias.

En Costa Rica existen en las zonas costero-marinas, varias áreas protegidas tales como parques nacionales o refugios de vida silvestre que fueron establecidos tanto para la protección de especies terrestres como marinas. Estas áreas de conservación están bajo la responsabilidad del MINAE, y se rigen principalmente por la Ley de Parques Nacionales, Ley de Conservación de la Vida Silvestre y  por la Ley de Biodiversidad.

En cuanto a la pesca continental que también esta bajo el dominio del MINAE, la Ley de Conservación de la Vida Silvestre es el principal marco jurídico, para el aprovechamiento y conservación de estos recursos.

6.  Presentación de los sistemas de ordenación pesquera.   

a. Elementos de determinación de la ordenación pesquera.

En Costa Rica existen principalmente seis tipos de pesquerías de las cuales cuatro son de índole comercial y dos son pesquerías artesanales en pequeña escala y de estas ultimas la más importante se encuentra en el Pacifico y la de menor tamaño en el Caribe. En la diferentes pesquerías existen diversos grados de ordenación.

La falta de una legislación pesquera moderna que contenga mecanismos para hacer cumplir judicialmente las regulaciones o medidas de ordenamiento, sin duda constituye una gran debilidad que se traduce en serios problemas del manejo delas pesquerías que está causando la sobreexplotación de muchas especies marinas. Para efectos prácticos se mencionan a continuación los principales mecanismos de ordenamiento para cada pesquería.

  1. Pesquería de Atún con redes de cerco por naves extranjeras.

Costa Rica no posee una flota propia de naves cerqueras atuneras por lo que ha desarrollado un sistema de venta de licencias. Mediante este sistema naves de varios países operan fuera del Mar Territorial siguiendo las regulaciones adoptadas por los países dentro de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), sobre todo en cuanto a conservación de delfines se refiere y a los sistemas de veda. En el año 2002 faenaron en esta pesquería 24 embarcaciones que descargaron 24000 TM de atún principalmente aleta amarilla. La mayoría del producto capturado por las naves extranjeras se desembarca en Costa Rica y es utilizado en su casi totalidad para la producción de lomos precocidos congelados que son exportados y para conservas de consumo local y de exportación.

 El INCOPESCA ha prohibido por acuerdo de Junta Directiva, expresamente a estas naves, la utilización de objetos flotantes artificiales denominados comúnmente “plantados”, por ser este un sistema de pesca que afecta seriamente a otras especies tales como dorados, tiburones pelágicos y atunes juveniles. Las naves extranjeras que deseen pescar con licencia de Costa Rica, en su zona económica exclusiva deberán participar en los programas de conservación de la CIAT.

Como se dijo anteriormente la Ley 6267 conocida como Ley Ferreto y la Ley de Creación del INCOPESCA establecen las condiciones y los cánones para  el otorgamiento de licencias en esta pesquería.

La capacidad de acarreo en esta pesquería se encuentra limitada a nivel de la CIAT, asimismo se han prohibido los descartes y se han establecido períodos de veda que varían año con año dependiendo del nivel de capturas de toda la flota que pesca en el Océano Pacífico Oriental Tropical. La capacidad máxima de acarreo de las naves individualmente también se ha limitado.

La información estadística y científica de esta pesquería es recolectada por observadores que viajan a bordo de las naves de mayor tamaño que pescan sobre delfines, debidamente acreditados por la CIAT y por algunos gobiernos que tienen programas específicos para ese efecto.

Esta es sin lugar a dudas una de las pesquerías con  los mejores sistemas de ordenación a nivel mundial.

  1. Pesquería de grandes pelágicos con la flota palangrera.

Costa Rica ha desarrollado una importante flota palangrera que consta de 588 naves que opera dependiendo del tamaño de las embarcaciones en el Mar Territorial, en la Zona económica exclusiva y fuera de esta que desembarcaron en el 2002 17,310 TM.  La capacidad de acarreo de esta flota palangrera se encuentra limitada desde hace varios años y la eslora máxima permisible de las naves es de 24 metros. Las embarcaciones más pequeñas de esta flota tienen unos 9 metros de eslora..

Los recursos pesqueros objeto de esta pesquería son principalmente atunes, Pez Espada, marlin, Pez Vela, tiburones así como el Dorado. Esta ultima especie es capturada por palangreros pequeños y medianos que operan principalmente dentro de la zona económica exclusiva de Costa Rica.

La Comisión Interamericana del Atún Tropical ha iniciado el proceso de recolección de información estadística de desembarcos de esta pesquería a nivel de los diferentes países de la región con el fin de establecer a mediano plazo programas regionales de manejo. Es evidente que los recursos atuneros que captura esta flota son los mismos  en los cuales se basa la flota de cerco, por lo que se busca que las medidas de ordenación sean tomadas integralmente para las dos flotas.

En el caso de los tiburones, Costa Rica es uno de los pocos países a nivel mundial que ha prohibido lo que comúnmente se conoce como aleteo, exigiendo a la flota el desembarque de las aletas y los vástagos correspondientes. Este sistema se ha implementado con la participación de biólogos regentes nombrados por el Colegio de Biólogos de Costa Rica así como por  inspectores del INCOPESCA.

La administración sostenible de especies afines a los atunes como los picudos, debe ser una prioridad a corto plazo ya que estas especies son también utilizadas en pesquerías deportivas o recreativas que generan importantes sumas de divisas a varios países de la región.

Par reducir las controversias que se han venido presentando entre la pesca con palangre y la recreativa en cuanto a la utilización de los picudos se refiere, especialmente con el Pez Vela, la administración pesquera costarricense a iniciado un proceso de concertación con ambos grupos para el establecimiento de un sistema de áreas reservadas para la pesca deportiva en épocas definidas.

Es fundamental que este proceso continúe y que se logre el cometido final, ya que cada día al haber mayor demanda por productos como el Pez Vela, que antes prácticamente no se consumía y que por ende tenía un bajo precio, la presión de pesca aumentará, al direccionarse la captura hacia esta especie que es muy abundante en ciertas partes del Pacífico Costarricense en determinadas épocas del año. Un aumento incontrolado de las capturas de Pez Vela podría afectar a relativamente corto plazo, la pesca recreativa con el consecuente perjuicio económico para el país.

  1. Pesquería del camarón con barcos con redes de arrastre por el fondo en el pacífico.

Esta pesquería que es multiespecífica, sobre todo en cuanto a la composición de la fauna de acompañamiento se refiere y se  produce en casi todo el litoral con la excepción de áreas de Parques Nacionales y otras zonas protegidas al arrastre, como la parte interna del Golfo de Nicoya, se encuentra sobre explotada, situación que ha empeorado en los últimos años.

La flota arrastrera de camarón fue limitada por decreto ejecutivo, a un total de 72 naves que incluyen naves con permisos para la pesca de camarón de aguas someras y naves para la captura de camarón de profundidad. De estas 72 naves con permiso para faenar solamente operan un promedio de unas 65 embarcaciones, cifra que posiblemente se esté reduciendo rápidamente por los problemas financieros que se están presentando en la actividad debido a la disminución de los recursos camaroneros y al constante aumento de los costos del combustible para la operación de las naves.

Durante algunos años, por acuerdo de Junta Directiva del INCOPESCA, las naves camaroneras de arrastre no podían operar durante algunos meses en la parte media del Golfo de Nicoya.. A diferencia de otros países centroamericanos, la administración pesquera costarricense no ha establecido vedas totales en todo el litoral durante periodos determinados.

Existen recomendaciones de tipo científico para reducir la capacidad de flota en esta pesquería, sin embargo dichas recomendaciones no se han podido llevar a la práctica.

Los barcos que pescan camarón de aguas someras están sujetos al uso de dispositivos de exclusión de tortugas no así los que pescan camarón de profundidad.

El INCOPESCA posee estadísticas de desembarques de esta flota que indican reducciones importantes en las capturas de camarón, no así en los desembarques de todas las especies capturadas lo que podría interpretarse, como un direccionamiento del esfuerzo hacia la captura de peces que no necesariamente son parte de la fauna de acompañamiento lo que ha provocado serias discrepancias con el subsector de pescadores artesanales en pequeña escala. En el año 2002 las descargas de camarón y fauna de acompañamiento fueron de 5,569 TM.

  1. Pesquería de sardina con embarcaciones bolicheras.

En la pesquería de sardina participan en la actualidad solamente dos barcos y la emisión de nuevas licencias esta limitada por acuerdo de Junta Directiva. En el 2002 estos dos barcos desembarcaron 3,110 TM. de producto. Es factible que a corto plazo se ponga a operar una tercera embarcación con fines de investigación para determinar si se brinda una nueva licencia de pesca comercial.

La pesquería de la sardina ocurre muy cerca de la costa sobre todo en la parte externa y media del Golfo de Nicoya aunque se ha determinado que existen recursos en la zona norte y la zona sur del país en donde hoy en día no se pesca en gran escala excepto con pequeñas embarcaciones artesanales que usan el producto para carnada. Esta pesquería no ha estado sujeta a vedas. El INCOPESCA posee registros estadísticos de desembarque de varios años de esta pesquería que indican una relativa estabilidad, después de que en la década de los 70 se produjo una reducción drástica de las poblaciones, producto de un exceso de capacidad pesquera en aquel entonces. Al colapsar la pesquería muchos de los barcos dejaron de faenar.

  1. Pesquería de especies demersales y pelágicas costeras por parte de la flota artesanal en pequeña escala del pacifico.

Esta pesquería multiespecífica y de enorme biodiversidad es la de mayor importancia social, ya que involucra a mas de 4000 participantes directos con unas 2421 embarcaciones que desembarcaron 3,177 TM en el año 2002.

En los últimos años la presión de pesca en esta pesquería ha aumentado considerablemente, producto de migraciones externas e internas de personas desocupadas por la mala situación económica de países vecinos y por cambios estructurales del país que produjeron una crisis en el sector agropecuario.

Las poblaciones de peces, moluscos y crustáceos, objeto de esta pesquería están en su gran mayoría, en niveles máximos de explotación o sobre explotados. Las regulaciones de ordenamiento que se han tomado en esta pesquería, sobre todo en el establecimiento de vedas y de artes de pesca permisibles no han tenido el efecto deseado al haberse declarado inconstitucional el articulo 30 de la Ley de Pesca y Caza Marítima, que tiene que ver con sanciones. Este problema se ha tratado de subsanar mediante la presentación de una nuevo proyecto de ley que ha permanecido en la Asamblea Legislativa, más de seis años sin ser aprobado.  La pesca ilegal en periodos de veda y con artes de pesca prohibido es muy frecuente en esta pesquería sin que el INCOPESCA o el Servicio Nacional de Guardacostas del Ministerio de Gobernación y Seguridad Pública encargada por fallo de la Sala Constitucional de hacer cumplir las regulaciones pesqueras, puedan hacer mucho al respecto. Este enorme vacío legal esta causando que cada día un mayor numero de pescadores ilegales entren a la pesquería con el evidente perjuicio para los recursos pesqueros que ya están en serios problemas.. El Golfo de Nicoya es el sitio de mayor conflicto por la cantidad de pescadores que ahí opera legal e ilegalmente.

La búsqueda de nuevas fuentes de trabajo como alternativa a la pesca es urgente y pareciera que el ecoturismo constituiría una importante salida al problema, ya que el Golfo de Nicoya tiene grandes bellezas escénicas y un enorme valor ecológico por sus características de humedal con más de 17,000 hectáreas de manglares de altísima biodiversidad que podrían ser utilizadas para llevar turistas nacionales y extranjeros, inclusive aquellos que llegan al Puerto de Puntarenas en los grandes cruceros.

  1. Pesquería de especies demersales y pelágicas costeras por parte de la flota artesanal en pequeña escala del Caribe.

Esta pequeña pesquería es multiespecífica pero en mucho menor grado a la que se da en el Pacífico y esta restringida al Mar Territorial sobre todo en la zona estrictamente cercana a la costa. De las especies objeto de esta pesquería, la de mayor valor económico es la langosta espinosa cuyas características migratorias hacen que sus capturas sean muy poco predecibles, dependiendo de su explotación en países como Nicaragua y Honduras. Esta especie ha sufrido importantes reducciones poblacionales y desafortunadamente, aunque mucho se ha hablado de un manejo conjunto, a la fecha no se ha podido establecer un programa regional de ordenación y manejo en donde participen todos los países que la aprovechan.

Un grupo de especies de gran importancia en el Caribe lo constituyen los róbalos, siendo uno de los más importantes el denominado como Calva, que entra del mar por los ríos de la parte norte del Caribe Costarricense , básicamente por las desembocaduras de los ríos Parismina, Tortuguero y en mayor abundancia por el río Colorado que es parte del delta del río San Juan. Esta especie que también es de suma importancia en las pesquerías deportivas sobre todo en Barra del Colorado ha sufrido una gran presión de pesca por pescadores artesanales que ponen redes de enmalle en las desembocaduras de los ríos. Para tratar de normar esta situación, el INCOPESCA ha establecido áreas de restricción para la colocación de dichas redes de enmalle, pero constantemente se presentan violaciones a dicha normativa. Aquí de nuevo, la falta de una legislación  que permita sancionar  a los infractores está produciendo importantes daños poblacionales a este recurso que también es aprovechado como alimento por los habitantes de todo la cuenca del Río San Juan y otros ríos. Esta especie también es pescada comercialmente en la desembocadura del río San Juan y aun en las partes superiores de este río cerca del Lago de Nicaragua.

En el año 2002 se realizó un primer esfuerzo para el establecimiento de un plan de administración  conjunta de este importantísimo recurso con Nicaragua, pero tampoco se ha podido suscribir el convenio pertinente.

Una sobre pesca de esta especie sería sumamente grave para la pesca deportiva o recreativa de esa zona que se estima genera 6.25 millones de dólares al país y muchos empleos en esa parte del Caribe.

Las lagunas costeras del Caribe en donde se produce la pesquería deportiva han sufrido esporádicamente el efecto de contaminaciones causadas por agroquímicos con el efecto para miles de peces y otros organismos acuáticos que mueren cuando se producen estos eventos que pueden ser producto de accidentes de aplicación en la actividad agrícola o por mano criminal.

Otras especies que se capturan en el Caribe lo constituyen los pargos, los tiburones, la macarela, el “Kingfish  y algunas especies de camarones peneidos esta últimas pescadas con pequeñas redes de arrastre por el fondo desde botes artesanales con motores fuera de borda

El numero de participantes en esta pesquería es de 684 que faenaron en 228 embarcaciones tipo bote o cayuco y que en el 2002 desembarcaron  alrededor de 622.4 TM.

b. Panorama general de las poblaciones explotadas o las pesquerías que se ordenan con arreglo al sistema.

En el acápite a se ha mencionado con bastante detalle como se encuentran las diferentes pesquerías marinas aprovechadas por la flota costarricense y la flota extranjera que opera mediante licencia en la zona económica exclusiva del pacífico de Costa Rica. Es importante recalcar que la pesca de atún con redes de cerco en todo el Océano Pacifico Oriental Tropical esta regulada intensamente no solamente por las recomendaciones emanadas por el equipo científico de la CIAT y adoptados por los gobiernos miembros y participantes de en los programas de conservación de este organismo regional. Las poblaciones de túnidos objeto de las pesquería en la zona económica exclusiva costarricense especialmente el atún aleta amarilla y el barrilete están en buenas condiciones, sin embargo es evidente que la productividad de pesca de los barcos cerqueros en mayor que la de los barcos palangreros por lo que muchos de estos salen de la zona económica exclusiva costarricense a distancias mayores a las 2000 millas con el fin de lograr mayores capturas.

En cuanto a las poblaciones de especies a fines a los atunes como lo son los picudos, es poco lo que se conoce sobre el estado de estas, por lo que la Comisión Interamericana del Atún Tropical esta haciendo esfuerzos para generar y mejorar la recolección de estadísticas a nivel regional. En países como Costa Rica existe una creciente competencia entre la flota palangrera y la flota de pesca recreativa por los picudos, ya que el precio de estos ha ido subiendo rápidamente, por lo que los pescadores recreativos argumentan que se esta direccionando los esfuerzos hacia la captura de estas especies, incluyendo la de menor precio de mercado como el pez vela.

Los esfuerzos que Costa Rica esta haciendo para establecer zonas exclusivas para la pesca deportiva no son suficientes para garantizar esta actividad, que genera sumas millonarias de dólares al país ya que existe la tendencia de que estas especies altamente migratorias sean sujetas a crecientes esfuerzos de pesca en toda la región, sobre todo por el movimiento de flotas de aguas distantes que se esta produciendo. Para lograr entonces una pesquería sostenible de estos recursos, es importante el establecimiento de planes regionales de manejo, dentro del marco de la CIAT.

En el caso de las poblaciones de tiburones también existe muy poca información aunque la CIAT también esta tratando de recolectar más datos estadísticos y biológicos. Aquí también el movimiento hacia Centroamérica de flota de aguas lejanas, con sus costumbres de “aleteo”, pueden provocar serios daños a las poblaciones de tiburones. Costa Rica ya ha adoptado medidas prohibiendo esta practica de pesca irresponsable pero lamentablemente esta medida tiene poco efecto si no es adoptada regionalmente.

En el caso de las pesquerías de camarón en el pacífico, estas se encuentran sobre explotadas, situación que ha empeorado con el incremento de capturas por parte de la flota artesanal en pequeña escala, utilizando artes legales e ilegales de pesca.

En el caso de la sardina como se ha dicho, existe un cierta estabilidad poblacional ya que solamente faenan en este momento dos embarcaciones. Las poblaciones de peces, moluscos y crustáceos, capturadas por la flota artesanal en pequeña escala en el pacífico se encuentran en su mayoría en niveles máximos de explotación y muchas de ellas cobre explotadas, quizás con pocas excepciones como es el caso de la jaiba o cangrejo azul que tiene un importante potencial para su extracción de acuerdo a estudios realizados por la Universidad Nacional. En el caso de los peces de arrecife todo pareciera indicar que gracias a las restricciones para captura y comercialización emitidas por el INCOPESCA, las poblaciones parecen tener estabilidad.

En el Caribe al menos hay dos poblaciones que parecen tener serios problemas, producto de la sobre pesca. La primera la constituye la calva, que es un róbalo de mediano tamaño, cuya administración debe de hacerse en forma bilateral con Nicaragua y la de la langosta espinosa cuyo manejo debe de hacerse definitivamente de manera regional con la participación de varios países centroamericanos.

Las poblaciones de camarones objeto de la pesquería artesanal en pequeña escala, parecieran tener cierta estabilidad ya que es estacional y el esfuerzo pesquero pareciera ser no muy alto todavía. Históricamente las capturas totales del Caribe han venido creciendo aunque lentamente,  debido a las características de una plataforma continental sumamente angosta y  a la prohibición de pesca en áreas de parques nacionales. Es claro que esta tendencia de aumento en las capturas acabará muy pronto. Se vislumbra que algunas de las embarcaciones que pescan en la zona costera serán sustituidas por naves con mayor eslora para aprovechar los grandes pelágicos hoy día, prácticamente no utilizados en la ZEE.

c. Descripción de metas y objetivos que el gobierno se propone lograr.

Desde que la Sala Constitucional declaro inconstitucional el Articulo N° 30 de la Ley de Pesca Y Caza Marítimas de 1948, el Gobierno de Costa Rica tomo la iniciativa de preparar un nuevo proyecto de Ley de Pesca que fue presentado a la Asamblea Legislativa en noviembre de 1998. tal proyecto contiene diferencias significativas con la legislación vigente que le permite al estado mejorar los sistemas de ordenamiento de los recursos pesqueros marinos costarricenses. Desafortunadamente el proyecto hoy día todavía se encuentra en la corriente legislativa y la no aprobación oportuna de este ha dificultado severamente la aplicación de todas las normativas pesqueras, producto de investigaciones científicas.

El INCOPESCA como ente rector de la administración de los recursos pesqueros marinos ha hecho los mayores esfuerzos para que dicho proyecto de ley se convierta en ley de la republica. La imposibilidad de establecer sanciones con la excepción de que cuando estas ocurren en áreas de parques nacionales, ha fomentado en forma acelerada la pesca ilegal sobre todo de los recursos pesqueros costeros que ya de por si estaban sometidos a una alta presión de pesca.

El INCOPESCA y el Servicio Nacional de Guardacostas han continuado su labor de vigilancia conjunta para el cumplimiento de las normativas pesqueras vigentes, sin embargo los tribunales de justicia no tiene los elementos legales para sancionar a los infractores.

El INCOPESCA continua con la recolección de información biológica y la generación de estadísticas de capturas para la toma de decisiones en cuanto al manejo de los recursos pesqueros marítimos se refiere.

Con excepción de pesca deportiva el INCOPESCA ha establecido una política de no otorgar más licencias a la flota artesanal en pequeña escala, a la flota camaronera, a la flota sardinera así como a la flota palangrera. El número de licencias que se brinda a la flota atunera con redes de cerco que pesca en la zona económica exclusiva de Costa Rica se mantiene bastante constante año con año. En el año 2001 el INCOPESCA otorgó dos licencias de pesca de atún con redes de cerco a una empresa nacional pero estas no han sido utilizadas a la fecha, por lo que el atún que utilizan las plantas conserveras proviene en su mayoría de barcos extranjeros que pescan en aguas costarricenses bajo sistema de licencias.

A nivel del manejo regional de los recursos pesqueros, Costa Rica ha continuado su participación dentro de entes como la Comisión Interamericana del Atún Tropical. La información científica generada dentro de este organismo ha sido utilizada por el INCOPESCA en la toma de decisiones, siempre buscando la protección del ecosistema marino como un todo y dentro de este concepto y a manera de ejemplo prohibió la pesca de atún sobre objetos flotantes artificiales por la mortalidad que en este sistema de pesca produce a muchas especies de enorme importancia económica y ecológica.

d. Descripción de medidas y acuerdos institucionales aplicados para administrar el sistema
.

La administración pesquera costarricense cuenta con una serie de medidas de ordenación que      incluyen desde medidas técnicas hasta controles de los insumos. Dentro de las medidas técnicas se establecen periódicamente épocas de veda sobre todo para los recursos pesqueros demersales y pelágicos que son utilizados por la flota artesanal en pequeña escala. Estas vedas se establecen prioritariamente en la parte interna del Golfo de Nicoya, principalmente durante los periodos de reproducción. Dentro de este estuario se han delimitado zonas en donde ciertas artes de pesca no son permitidas y la luz de las redes de enmalle están claramente determinadas. En el caso de la flota camaronera de arrastre el INCOPESCA ha establecido que las naves que pescan camarones de aguas someras deben de portar y utilizar el dispositivo de exclusión de tortugas. Estas naves tampoco pueden faenar en la parte interna del Golfo de Nicoya y en el Golfo Dulce.

En el Caribe Costarricense la administración pesquera ha establecido que las primeras 12 millas de mar territorial se destinen únicamente para la pesca artesanal en pequeña escala, lo anterior basado en investigaciones realizadas por barcos de investigación de la FAO que indicaron que los recursos pesqueros de esa zona no aguantarían una pesca comercial con barcos semi-industriales o de mayor tamaño.

El Ministerio de Ambiente y Energía ha establecido en áreas claves varios parques nacionales en donde la pesca comercial esta prohibida y la artesanal severamente restringida. Estas áreas de conservación contribuyen a la  ordenación de las especies marinas.

En el caso de la flota palangrera existen limitaciones en cuanto a el tamaño de las embarcaciones que no pueden ser mayores de 24 metros. A esta pesquería se le han impuesto también disposiciones que prohíbe la corta de las aletas de los tiburones y el desperdicio de los vástagos. El control de lo anterior se hace con la participación de biólogos del Colegio de Biólogos de Costa Rica y de inspectores del INCOPESCA.  

A nivel de la región centroamericana, Costa Rica posee una administración pesquera bastante avanzada con una amplia cantidad de medidas de ordenación como se han descrito anteriormente. Estos mecanismos de ordenación están plasmados en leyes, decretos ejecutivos y acuerdos de la Junta Directiva del INCOPESCA. El grado de consecución de metas y objetivos esta siendo seriamente afectado por la falta de una legislación pesquera que incluya sanciones a los que pesquen fuera de las normativas vigentes. Las sanciones que el INCOPESCA puede aplicar en estos casos son en la actualidad únicamente de tipo administrativo, lo que evidentemente no es suficiente para detener la pesa ilegal.

e. Acuerdos institucionales relacionados con la base jurídica de la ordenación.
 

Un pronunciamiento de la Sala Constitucional indico que los inspectores del departamento de protección y registro del INCOPESCA no tienen carácter de autoridad de policía por lo que el trabajo de estos funcionarios se vio sumamente restringido. Dicho dictamen reflejo que es el Servicio Nacional de Guardacostas del Ministerio de Gobernación y Seguridad Pública, el que tiene la responsabilidad de hacer cumplir las disposiciones sobre el aprovechamiento de los recursos pesqueros marinos. Cuando se dio este fallo el INCOPESCA estableció un convenio con el Servicio Nacional de Guardacostas para que se pudiese establecer programas conjuntos de vigilancia utilizando las embarcaciones y el personal de ambos entes.

En tratándose de pesca en áreas de parques nacionales el Ministerio de Ambiente y Energía por sí solo o con la ayuda del Servicio Nacional de Guardacostas y la Fuerza Pública son los responsables de efectuar las labores de vigilancia. Recientemente la pesca ilegal en áreas de parques nacionales fue caracterizada como piratería por un tribunal de la ciudad de Puntarenas, lo que evidentemente servirá para reducir esta clase de delito.

En los últimos años la administración pesquera costarricense ha establecido mecanismos de dialogo con las partes interesadas antes de la adopción de decisiones. Ejemplo de lo anterior son las conversaciones que el INCOPESCA inició buscando consenso entre los pescadores deportivos y comerciales para el establecimiento de áreas específicas para la pesca deportiva. En este mismo  orden de ideas las reuniones entre el INCOPESCA y los pescadores artesanales en pequeña escala del Golfo de Nicoya se producen con frecuencia para el establecimiento de las vedas.

Las decisiones tomadas con respecto al aleteo de los tiburones fueron antecedidas por reuniones con diversos grupos de pescadores tratando siempre de buscar una consenso, aunque la responsabilidad ulterior cuando este no se da es del INCOPESCA.

La información para la toma de decisiones sobre procesos de ordenación se genera a través del Departamento de Investigaciones Pesqueras en donde participan un selecto grupo de biólogos pesqueros. La información sobre capturas es recolectada a nivel de los diferentes puestos de desembarque por personal de los centros y oficinas regionales del INCOPESCA y enviada vía modem hasta el Departamento del Estadística Pesquera en donde es procesada y suministrada a la Dirección Técnica y a la Presidencia Ejecutiva para la eventual toma de decisiones de la Junta Directiva de la institución.

7. Inversiones y subvenciones en la pesca.
 

En general los costos de  financiación de la ordenación de la pesca es cubierta por el gobierno a través del INCOPESCA, Servicio Nacional de Guardacostas y Ministerio de Ambiente y Energía. Algunas instituciones de educación superior estatal aportan fondos, sobre todo para investigación y ayudas de servicio comunitario con sus propios fondos o fondos provenientes de proyectos específicos con entidades de cooperación internacional o gobiernos amigos. Los costos provenientes del INCOPESCA son dirigidos a rubros tales como investigación y desarrollo, supervisón y observancia así como la gestión cotidiana, el Ministerio de Gobernación y Seguridad Pública cubre costos en el área de supervisión y observancia.

La legislación costarricense le permite al INCOPESCA recuperar parcialmente los costos asociados a la gestión de los recursos pesqueros mediante el cobro de las licencias concedidas a los participantes  en las determinada pesquería, cobro de licencias concedidas a los participantes en otras pesquerías de la misma categoría del sector como por ejemplo comercial, deportiva y artesanal, cobro de licencias concebidas a los participantes en otras pesquerías de otros sectores como por ejemplo cobro de la pesca deportiva para financiar la pesca comercial o viceversa.

La legislación costarricense también le permite al INCOPESCA efectuar un cobro por litro de combustible que la flota utilice a precio preferencial y los fondos recaudados se utilizan básicamente para la compra de equipos y materiales para la misma administración y vigilancia del buen uso de estos combustibles. Los equipos tales como embarcaciones y vehículos adquiridos con estos fondos también son utilizados en labores de vigilancia y cumplimiento de las regulaciones pesqueras.

8. Proyección de la oferta y la demanda.

De acuerdo a los resultados de las prospecciones pesqueras que se han efectuado en los últimos diez años, es sumamente difícil pensar que puedan llegar a utilizarse nuevos recursos hoy en día no explotados con muy pocas excepciones tales como el Calamar Gigante que pareciera ser un recurso que podría explotarse comercialmente y algunos peces de profundidad hoy día poco utilizados así como poblaciones de cangrejos azules ( Jaibas ) en el Golfo de Nicoya.

El incremento de los desembarques pesqueros totales que ha venido en un lento ascenso, gracias al aporte de la flota palangrera, tendería a estabilizarse en un futuro no muy lejano, ya que los recursos atuneros que son el principal objetivo de esta flota están en niveles máximos de explotación por la actividad de la flota atunera de cerco. En la actualidad las campañas de pesca de la flota palangrera de altura son más extensas que hace unos cinco años.

Algunas especies que hasta hace poco tenían poco valor económico tal como el Pez Vela y que por ende eran poco explotadas hoy día han aumentado de precio por lo que es posible que se produzca un incremento de capturas con el evidente riesgo para las poblaciones y con el efecto negativo para la pesca deportiva que utiliza este mismo recurso en una forma más sostenible al liberarse los ejemplares capturados.

El consumo per capita de productos pesqueros de los costarricenses ha ido en aumento aún con las alzas de precios que han experimentado, y es evidente que el poco más de un millón de turistas que visitan Costa Rica por año producirán un déficit entre oferta y demanda que difícilmente podría ser cubierto por la pesca extractiva. La acuicultura de especies de alto valor y calidad como la tilapia podría ser una importante alternativa no solo para el consumo interno sino también para la exportación, ya que el país todavía cuenta con áreas y recursos hídricos para expandir esta actividad. Fácilmente el país esta en capacidad de producir más de 50,000 TM de tilapia en un período menor a los 10 años.