INFORMACIÓN SOBRE LA ORDENACIÓN PESQUERA DEL REINO DE ESPAÑA

Junio de 2002



1. Localización de los principales lugares de desembarque

España es un país eminentemente marítimo, asentado en una península y dos archipiélagos, cuya fachada norte y sudoeste se abre al Océano Atlántico y la costa este y sudeste al Mar Mediterráneo.

Los productos pesqueros son un aporte fundamental de proteínas a la dieta alimenticia de la Península Ibérica, dieta mediterránea. Su elevada demanda desde tiempos remotos, puso de manifiesto la insuficiencia de la producción pesquera del caladero nacional y propició el desarrollo de pesquerías en aguas exteriores y caladeros lejanos.

En función del caladero en el que actúa, la flota pesquera española se puede clasificar en flota de gran altura, altura, costera y artesanal. La flota de gran altura está constituida por buques congeladores que faenan en caladeros internacionales muy alejados de las costas españolas y que suelen hacer mareas de larga duración. Ello determina, que en la mayor parte de los casos, sus desembarques no se realicen directamente en puerto español, sino en otros países o mediante transbordos a buques mercantes. Si bien, buena parte de las capturas tienen como destino el mercado español.

En el caso de la flota de altura, que faena en aguas más alejadas de la costa o en países cercanos y cuyas mareas pueden oscilar desde 3 días a 3 semanas, se constata una tendencia a realizar algunos desembarques en otros países. Así, por ejemplo, la flota que faena en caladeros del Gran Sol realiza desembarques en puertos del Reino Unido, Irlanda o Francia, la que faena en aguas de Portugal lo hace en puertos de ese país, etc. Pero, también en este caso, la mayor parte de las capturas son comercializadas en territorio español.

Por el contrario, las flotas costera o de bajura y artesanal, realizan la totalidad de sus desembarcos en puertos españoles y, generalmente, en los puertos más cercanos del caladero en el que habitualmente pescan.

Existen un total de 280 puertos pesqueros en el litoral español y 174 lonjas o puntos de primera venta de pescado que se sitúan a veces dentro del propio ámbito portuario o muy cerca de este. En el Cuadro adjunto, se indican los puertos pesqueros de mayor relevancia por volumen de desembarques, para cada área, tanto del Atlántico como del Mediterráneo.

DESEMBARCOS AÑO 2001

 

 

OCÉANO ATLÁNTICO

 

 

Puertos Cantábrico Noroeste

Peso (t.)

COMUNIDAD AUTÓNOMA

 

VIGO

67,415

GALICIA

 

ONDARROA

26,437

PAIS VASCO

 

CANGAS

24,338

GALICIA

 

LA CORUÑA

19,479

GALICIA

 

BURELA

16,949

GALICIA

 

MARIN

16,612

GALICIA

 

STA. EUGENIA RIVEIRA

12,928

GALICIA

 

SANTOÑA

12,763

CANTABRIA

 

CILLERO

12,734

GALICIA

 

BERMEO

11,930

PAIS VASCO

 

GUETARIA

10,704

PAIS VASCO

 

AVILES

9,285

ASTURIAS

 

PASAJES

8,638

PAIS VASCO

 

GIJON

7,607

ASTURIAS

Puertos Suratlántica

 

 

 

CADIZ

7,757

ANDALUCÍA

 

BARBATE

6,496

ANDALUCÍA

 

PUNTA UMBRÍA

5,604

ANDALUCÍA

 

ISLA CRISTINA

3,378

ANDALUCÍA

 

SANLUCAR DE BARRAMEDA

1,986

ANDALUCÍA

 

PUERTO DE SANTA MARIA

1,544

ANDALUCÍA

Puertos Canarias

 

 

 

LAS PALMAS

6,500

CANARIAS

 

STA CRUZ TENERIFE

3,544

CANARIAS

 

ARRECIFE DE LANZAROTE

1,243

CANARIAS

 

LOS CRISTIANOS

246

CANARIAS

MAR MEDITERRÁNEO

 

 

Puertos Mediterráneo

 

 

 

CASTELLON

6,300

VALENCIA

 

ALMERÍA

5,576

ANDALUCÍA

 

ROSES

3,857

CATALUÑA

 

VINAROZ

3,754

VALENCIA

 

ADRA

3,553

ANDALUCÍA

 

BARCELONA

2,288

CATALUÑA

 

ESTEPONA

2,273

ANDALUCÍA

 

ALTEA

1,948

VALENCIA

 

MÁLAGA

1,944

ANDALUCÍA

 

VILLAJOYOSA

1,744

VALENCIA

 

TARRAGONA

1,726

CATALUÑA

 

SANTA POLA

1,635

VALENCIA

 

AMETLLA DE MAR

1,596

CATALUÑA

 

ALICANTE

1,554

VALENCIA

Puertos Baleares

 

 

 

PALMA DE MALLORCA

381

BALEARES

 

ANDRAITX

355

BALEARES

 

IBIZA

194

BALEARES

 

SOLLER

161

BALEARES

 

CALA-RATJADA

140

BALEARES

Datos de gestión provisionales elaborados a partir de Notas de Venta y Declaraciones de desembarque.

2. Ordenación Pesquera

El artículo 149.1 de la Constitución Española en sus apartados 19 y 13 establece que es competencia exclusiva del Estado la regulación de la pesca marítima y la normativa básica de ordenación del sector pesquero y de comercialización de los productos pesqueros. Las Comunidades Autónomas tienen competencia sobre la pesca que se realiza en aguas interiores, el marisqueo y la acuicultura, y en materia de ordenación del sector pesquero y de comercialización de los productos pesqueros, en desarrollo y ejecución del marco unitario.

Este marco viene determinado por la Ley 3/2001, de 26 de marzo, Ley de Pesca Marítima del Estado.

2.1 Objetivos Generales

  • Velar por la explotación equilibrada y responsable de los recursos pesqueros, favoreciendo su desarrollo sostenible y adoptar las medidas precisas para proteger, conservar y regenerar dichos recursos y sus ecosistemas.

  • Mejorar las condiciones en que se realizan las actividades pesqueras y el nivel de vida de los pescadores.

  • Adaptar el esfuerzo de la flota a la situación de los recursos pesqueros.

  • Potenciar el desarrollo de empresas competitivas y económicamente viables en el sector pesquero, facilitando su adaptación a los mercados.

  • Fomentar la mejora de las estructuras productivas de los sectores extractivo, comercializador y transformador, mejorando el aprovechamiento e incrementando el valor añadido de los productos pesqueros.

  • Promover la formación continuada de los profesionales del sector pesquero.

  • Fomentar el asociacionismo en el sector pesquero.

  • Promover medidas compensatorias de los desequilibrios económicos y sociales que puedan producirse en las regiones dependientes de la pesca.

  • Asegurar el abastecimiento y fomentar el consumo de los productos pesqueros que contribuya a la conservación de los recursos.

  • Fomentar el comercio responsable de los productos pesqueros que contribuya a la conservación de los recursos.

  • Mejorar la calidad de los productos, la transparencia del mercado y la información del consumidor.

  • Fomentar la investigación oceanográfica y pesquera.
Estos objetivos se corresponden con lo establecido por la Política Pesquera Común de la Unión Europea.

2.2 Sistema nacional de ordenación de pesquerías

El acceso a los recursos pesqueros está limitado a los buques incluidos en el Censo de Buques de Pesca Marítima, que son los únicos que pueden ser autorizados a ejercer la pesca o faenas auxiliares de pesca.

Para ser despachado por la Capitanía Marítima de un puerto para la pesca, los barcos deben contar preceptivamente con la autorización correspondiente. Todo buque autorizado a ejercer la pesca, debe llevar a bordo una licencia de pesca que recoge los datos relativos a su titular, características técnicas del buque, zona de pesca o caladero, modalidad de pesca y período de vigencia de la licencia. Cuando la situación de los recursos lo permite se puede autorizar un cambio temporal de las condiciones para el ejercicio de la actividad, lo que se recoge de forma expresa en la autorización o licencia de pesca. Cuando las características específicas de una pesquería aconsejen medidas adicionales de conservación, el ejercicio de la actividad pesquera está condicionado a la expedición de un Permiso especial de pesca que contiene los datos de la licencia y, además, las especies autorizadas. Por otro lado, el Permiso temporal de pesca (PTP) debe ser utilizado por todos los buques que faenan fuera de aguas de soberanía o jurisdicción española.

La flota pesquera se encuentra definida en censos específicos, unas veces en razón del caladero y otras, en razón de la modalidad pesquera, en base a criterios de habitualidad en la pesquería y de idoneidad del buque.

Para la conservación y mejora de los recursos pesqueros se establecen las siguientes medidas de regulación:

  • Limitación de las capturas: El sistema de TAC y cuotas establecido en la PCP es de aplicación directa a los barcos españoles que capturan especies sometidas al mismo.

  • También en algunas pesquerías, se han establecido limitaciones al esfuerzo de pesca, mediante la limitación del número de buques, o del tiempo de actividad pesquera, pudiendo llegar al cierre de la pesquería.

En ambos casos, cuando las posibilidades de pesca están limitadas o bien por cuotas o por limitación del tiempo de pesca, resulta necesario repartir las disponibilidades entre los barcos autorizados a ejercer la pesquería. En ese caso, el reparto se realiza en base a los siguientes criterios:

  • Actividad pesquera desarrollada históricamente por el buque, medida en volumen de capturas, esfuerzo de pesca, tiempo de pesca o presencia en la zona de pesca.

  • Características técnicas del buque.

  • Los demás parámetros del buque, así como que disponga de otras posibilidades de pesca, que optimicen la actividad del conjunto de la flota.

  • Posibilidades de empleo que acredite el titular del buque y condiciones socio-laborales de los trabajadores.

2.3 Medidas Técnicas

  • Las artes de pesca deberán estar expresamente autorizadas para las especies objetivo o accesorias, así como para las zonas, períodos de pesca o los fondos autorizados.

  • La talla mínima o peso mínimo de las especies que pueden ser capturadas está establecida por la PPC en la mayor parte de los casos.

  • Las vedas, o prohibiciones al ejercicio de la actividad pesquera o de la captura de determinadas especies, se establecen en fondos mínimos, zonas o períodos. En ese caso, se delimita la zona, las artes permitidas y el tiempo de vigencia de la veda o su revisión temporal, en función de su eficacia.

  • Los Planes de pesca es otra medida de uso habitual por razones de conservación o de mercado.

La actividad pesquera es supervisada mediante una serie de medidas de control:

  • Control vía satélite: Mediante los sistemas de posicionamiento GPS e Inmarsat-C, el Centro de Seguimiento en Madrid controla la actividad de todos los buques, actualmente 1.686, que llevan incorporada las "Cajas Azules". Estos equipos móviles del sistema, comunican de forma periódica entradas y salidas de caladero, estancia en los mismos, cambio de zona de pesca, capturas, salida y llegada a puerto, etc. Todos los buques que pescan fuera de aguas españolas están obligados a utilizarlas y también los buques del caladero nacional que superen los 20 m. de eslora entre perpendiculares.

  • Diario de pesca: Libro a bordo en el que el capitán del buque debe reflejar los detalles de la actividad pesquera, es el Diario de a bordo de la Unión Europea. Los buques de menos de 10 m. de eslora están eximidos de llevarlo a bordo:

  • Declaración de capturas: Los buques que pescan especies sometidas a cuotas están obligados a entregar la declaración de capturas en cada desembarco.

  • Declaración de desembarque: Documento del Diario de Pesca que presenta el capitán del buque en el puerto de desembarque, el cual indica para cada especie la cantidad desembarcada y la zona de pesca. Esta información debe llegar a la autoridad nacional, cualquiera que sea el puerto de desembarque.

  • Declaración de transbordo: Idem información anterior para cada transbordo realizado.

Con carácter complementario, existen medidas de protección y regeneración de los recursos pesqueros:

  • Reservas marinas: Existen un total de 17, de las que 9 son de gestión a nivel nacional, que están completamente reguladas con el objetivo de la regeneración de los recursos.

  • Zonas de acondicionamiento marino: Se han instalado hasta la fecha un total de 12 arrecifes artificiales con el fin de la protección y reproducción de los recursos pesqueros.

  • Zonas de repoblación marina: En base a un informe científico previo, se llevan a cabo liberaciones controladas de especies a fin de favorecer la regeneración de especies de interés pesquero, en zonas determinadas en las cuales e establecen medidas específicas tanto para la pesca como para otras actividades acuáticas.

2.4 Otras actividades pesqueras

La pesca del coral se lleva a cabo tanto en aguas interiores, gestionada por las CC.AA., como en aguas exteriores, gestionada por la Administración del Estado, mediante la expedición de autorizaciones individuales. Se trata de una actividad bastante limitada, para la que se establecen zonas protegidas, fondos protegidos, control de desembarque, transporte y comercialización del coral pescado.

La utilización de almadrabas, arte tradicional en la captura de túnidos, también está bastante restringido, así existen 2 en aguas exteriores y 5 en aguas interiores, capturan atún rojo, bonito y melva fundamentalmente.

Por otro lado, se encuentra regulada la pesca recreativa, la cual debe respetar, en todo caso, las medidas de conservación establecidas para la pesca profesional, se precisa de una licencia especial para aguas exteriores y según la especie, existe limitación de capturas por persona, barco y día. Por su parte las CC.AA. también lo regulan en sus respectivos ámbitos de aguas interiores.

La actividad de la Acuicultura o cultivo de peces está sometida a una regulación estricta que abarca un complejo procedimiento administrativo para obtener la concesión o autorización de la puesta en marcha. Estos trámites dependen de las Comunidades Autónomas y difieren tanto de unas a otras, como de que se trate de un establecimiento acuícola para pesca continental o de un establecimiento acuícola marino, según esté ubicado el mismo en zonas de dominio privado o en zonas de dominio público marítimo-terrestre. En la fase de post-producción también las CC.AA., además de los controles técnico-sanitarios, de medio ambiente, etc., realizan controles de que tanto lo que se produce, como su cuantía se correspondan con lo formalmente autorizado.


3. Descripción de los principales sistemas de ordenación de las pesquerías más significativas

3.1 Pesquerías de gran altura sobre grandes pelágicos

Se trata de dos pesquerías claramente diferenciadas: los atuneros cerqueros congeladores que capturan túnidos tropicales, rabil, patudo y listado fundamentalmente, y palangreros de superficie congeladores que dirigen su actividad al pez espada y especies afines. Ambas flotas se encuentran sometidas a las medidas de conservación y control establecidas por los Organismos Regionales de Pesca y los países ribereños en cuyas aguas faenan al amparo de los Acuerdos de Pesca suscritos por la Unión Europea. Las medidas de carácter general aplicables para todas las áreas son:

  • Permiso Temporal de Pesca (PTP).

  • Dispositivos de seguimiento vía satélite.

  • Comunicaciones a la SGPM de capturas mensuales, desembarques y transbordos.

  • Control de tallas mínimas en desembarcos en puerto español, bien sea el propio buque pesquero o buque mercante.

La flota atunera en el Océano Pacífico Oriental se atiene a las siguientes medidas adicionales:

  • Cumplimiento de las normas del Acuerdo del Programa Internacional de Conservación de Delfines (APICD), entre ellas 100% observadores de la CIAT (Comisión Interamericana del Atún Tropical).

  • Veda en la pesca del rabil o atún de aleta amarilla a partir del volumen de capturas establecido.

  • Veda en la captura de atún patudo con objetos flotantes.

Mientras que en el Océano Atlántico, área regulada por la ICCAT, Comisión Internacional del Océano Atlántico, durante la veda en el Golfo de Guinea, que consiste en la prohibición de pescar túnidos tropicales con objetos flotantes de 1º de noviembre a 31 de enero, se instalan a bordo observadores nacionales.

Por lo que se refiere a la segunda flota, existe un Censo especial de buques palangreros de superficie para caladeros internacionales, que se publica periódicamente, si bien, su actividad se regula mediante 4 Planes de Pesca anuales: para el Pacífico Oriental, el Océano Indico, el Atlántico al norte del paralelo 5º norte y al sur de este paralelo. La regulación de la pesca del pez espada en el Atlántico establece el control del esfuerzo de pesca, mediante el Plan de pesca anual y se realiza un reparto anual de la cuota de pez espada del Atlántico entre las Asociaciones de Armadores de Buques de Pesca.
Finalmente, dos tipos de medidas específicas de esta flota que recientemente han entrado en vigor:

  • en aplicación del Acuerdo regional sobre la conservación de albatros y petreles, firmado por España, esta flota está sometida a medidas que regulan las condiciones de empleo del arte de pesca para evitar daños a las aves marinas, O.M. 1127 de 13 de mayo de 2002.

  • En aplicación del "Plan Internacional de Acción para la Protección de los Tiburones" de la FAO, se establecen determinadas condiciones a las capturas de tiburones en la O.M. 1126 de 13 de mayo de 2002.

3.2 Flota bacaladera y arrastrero congeladora en el Atlántico Norte

Se trata de dos flotas técnicamente diferenciadas. La bacaladera ha reducido drásticamente su actividad desde hace varios años, en razón de la situación del recurso. La otra flota dirige su actividad al fletán negro, gallineta, camarón y otras especies no reguladas. Las medidas de ordenación están establecidas por NAFO, Organización de Pesquerías del Atlántico Noroeste, por NEAFC, Organización de Pesquerías del Atlántico Nordeste, por la Unión Europea y también a nivel nacional y son las siguientes:

  • Censo de flota bacaladera que se revisa y publica anualmente.

  • Censo de flota arrastrero congeladora.

  • Reparto de las cuotas de pesca entre Asociaciones de Armadores de ambas flotas que se publica anualmente.

  • PTP.

  • Dispositivos de seguimiento por satélite.

  • Comunicaciones "hail" de entradas, salidas y cambio de zona estadística en NAFO.

  • Comunicaciones "hail" para especies reguladas en NEAFC.

  • Observadores independientes NAFO, gestionados por la Comisión Europea.

  • Observadores científicos nacionales en NEAFC.

  • Declaraciones de capturas mensuales, de desembarcos y transbordos cuando se producen, en NAFO. Declaración de capturas, semanal para especies reguladas y mensual para especies no reguladas en NEAFC.

  • Medidas técnicas de mallas mínimas de las redes, tallas mínimas de las especies y porcentajes máximos de capturas accesorias (bycatch).

  • Inspecciones NAFO en el caladero. Inspecciones en caladero NEAFC realizadas desde un buque de la Armada. Inspecciones de Noruega en sus aguas.

  • Inspecciones y control de descargas en puerto.

3.3 Flota de altura y gran altura pescando en aguas de terceros países

Se trata de buques con las siguientes modalidades de pesca: atuneros-cañeros, arrastreros, palangreros y artesanales con diversas artes. Todos ellos llevan PTP, a excepción de los arrastreros que llevan autorización dado que suelen compaginar los caladeros de varios países con ZEE contiguas, además de la licencia de pesca que entran a recoger a puerto. Llevan dispositivos de control vía satélite y realizan comunicaciones de entrada y salida de caladero. Declaraciones mensuales de captura que se remiten al país trimestralmente.

3.4 Arrastreros congeladores pescando en aguas internacionales del Atlántico sur o del Antártico

Estos buques cuentan con PTP, con dispositivos de control vía satélite y están obligados a cumplimentar trimestralmente la declaración de capturas. En el caso de los que faenan en la Antártida tienen una cobertura de observadores científicos del 100%, están obligados a comunicar cada 5 días las capturas, y a aplicar las demás medidas de conservación y control establecidas por CCMLAR.

3.5 Flota de altura

Se trata de dos flotas diferenciadas, en razón del caladero. La primera está constituida por arrastreros y palangreros de fondo de más de 100 TRB, si bien ocasionalmente algún palangrero ha cambiado la modalidad de pesca a redes de enmalle de fondo, en particular volanta. Esta flota faena exclusivamente en aguas de las zonas CIEM: VI, VII y VIII a, b, d,e, fuera de aguas españolas, pescando especies demersales: merluza, rape, gallo, cigala, abadejo, etc. La segunda flota está compuesta por arrastreros que pescan las mismas especies en zona IX, aguas de Portugal. Las medidas aplicables son:

  • Anualmente se publica el censo de buques, empresas y Asociaciones de Armadores con indicación de los derechos de acceso y esfuerzo pesquero por zonas.

  • Autorizaciones mensuales de pesca para cada buque.

  • Dada la drástica reducción de las cuotas de pesca, a partir del año 2001 se repartieron entre las empresas según los derechos de pesca acumulados por cada una de ellas, en base al número de barcos desguazados en el pasado y a la habitualidad en el caladero.

  • Desde el año 1.996 esta flota está sometida a un control del esfuerzo pesquero, en base al cual tienen que enviar el informe de esfuerzo automáticamente, por medio de la "caja azul", indicando las entradas y salidas de cada zona, la captura conservada a bordo y puerto al que van a desembarcar, tanto a las autoridades nacionales como a las del país en cuyas aguas faena.

  • Mallas mínimas de las redes, tallas mínimas de las especies, zona de especial control en el Box irlandés que implica lista previa semanal de buques que van a faenar en este área.

  • Medidas de control especial de la merluza: Se establecen los puertos donde pueden realizarse los desembarques superiores a 500 kg. de merluza, Orden Ministerial de 24 de julio de 2001, a fin de inspeccionar dichos desembarques.

  • Declaración de capturas y desembarques en cada marea.

3.6 Flota del Caladero Nacional

Las modalidades de pesca reguladas, con sus censos de buques correspondientes que se publican anualmente, son las siguientes:

Para todo el Caladero Nacional:
- Palangre de Superficie

Para el Cantábrico y Noroeste:
- Cerco
- Arrastre de fondo
- Palangre de fondo
- Rasco
- Volanta
- Artes menores (artes de enmalle, aparejos de anzuelo y trampas)

Para el Golfo de Cádiz:
- Cerco
- Arrastre de fondo
- Artes menores

Para Canarias:

- Cerco
- Artes menores

Para el Mediterráneo:
- Cerco
- Cerco para la captura de atún rojo
- Arrastre de fondo
- Palangre de fondo
- Artes Menores
- Palangre de superficie (específico para este caladero)

Las limitaciones establecidas en el marco de la Unión Europea de las capturas mediante TAC y cuotas y del esfuerzo de pesca son de aplicación a todas las aguas del Caladero Nacional, a excepción del Mediterráneo y Canarias. Existen medidas específicas establecidas en la U.E. para evitar la captura de juveniles con cualquier arte de pesca. Se autorizan cambios temporales de modalidad de pesca, por períodos no superiores a 6 meses, con objeto de flexibilizar el sistema de control directo del esfuerzo de pesca en función de la situación de los recursos. Los barcos para poder faenar deben contar con la perceptiva autorización y los que tienen más de 20 m. de eslora entre perpendiculares están obligados a llevar "caja azul" que es el dispositivo de control vía satélite.

Las pesquerías reguladas más importantes son:

  • Arrastre: Está prohibido el uso de sistemas de gran apertura vertical, arrastre pelágico o semipelágico, y capturar sardina, boquerón y atún. También, faenar en fondos inferiores a 100 m. en el Cantábrico-Noroeste o a 50m. en el Mediterráneo, Golfo de Cádiz o Canarias, o dentro de las 6 millas. Está prohibida la captura de góbidos en una amplia zona del Mediterráneo. Existe un descanso preceptivo semanal de 2 días y diversas zonas de veda. La malla mínima general en el Cantábrico es de 80 mm. y en las demás zonas 40 mm. Tanto en el Cantábrico como en las demás zonas existen diversas zonas de veda que con carácter temporal se van implantando. En el Mediterráneo existen censos específicos y planes de pesca para las zonas de Ibiza-Formentera y Alborán, además de vedas temporales con el fin de reducir el esfuerzo pesquero. En el Cantábrico se hace un Plan de Pesca anual y por dentro de las 12 millas se ha prohibido el arrastre con "tren de bolos".

  • Cerco: Los buques deberán tener como mínimo 20 TRB, las mallas no deberán ser inferiores a 14 mm., la longitud de las artes no será superior a 450 m., a excepción de la zona comprendida entre la frontera con Francia y el Cabo de Gata que será inferior a 300 m., la altura de los artes de cerco no superará los 80 m., el número máximo de bombillas por buque es de 12 y la intensidad lumínica no podrá superar los 500 watios por bombilla. En el Mediterráneo está prohibido faenar en fondos de menos de 35 m. Hay una regulación específica para la pesca de boquerón en el Golfo de León y un censo de cerqueros para la pesca del atún rojo en el Mediterráneo. Para el Golfo de Cádiz se realiza un Plan Especial de Pesca. Se establecen vedas temporales en el Mediterráneo con el fin de reducir el esfuerzo de pesca. Cabría destacar como una pesquería de primavera muy importante en el Cantábrico la denominada "Costera de la anchoa".

  • Palangre de fondo: Existen unas medidas de ordenación para el Cantábrico-Noroeste y otras para el Mediterráneo, en cuanto a la longitud del palangre, número de anzuelos, tamaño mínimos de éstos, distancias entre barcos, formas de calado, etc. En ambas áreas hay zonas reservadas para el ejercicio de la pesca dirigida a la merluza con este arte u otros de anzuelo o volanta.

  • Palangre de superficie: Existe un censo para todo el Caladero y otro específico para el Mediterráneo, en ambas zonas se regula la longitud del palangre, el número y tamaño de los anzuelos, el balizamiento, etc. Mientras que en el Atlántico la regulación se refiere a las especies: palometa, pez espada y marrajo, en el Mediterráneo se amplía a los túnidos: melva, bonito, bacoreta y atún blanco, con una veda para el atún rojo de 1º de junio a 31 de julio.

  • Pesquería de túnidos en el Atlántico Norte: Se trata de una actividad muy importante de una gran parte de la flota del Cantábrico-Noroeste, Golfo de Cádiz y Canarias, toda ella del Caladero Nacional, coloquialmente denominada "Costera del bonito", en la que se pesca atún blanco. Se utilizan dos artes de pesca tradicionales: curricán y cebo vivo. Está regulada mediante un plan de pesca anual desde el año 1.998, aunque es a partir del año 2001 que existe una cuota sobre esta especie.

  • Otros artes de pesca: Existe una normativa muy amplia sobre todo tipo de artes: Volanta, artes menores, otros artes (rasco, arte claro, voracera, redes costa, mosca, betillas,etc). Cabría destacar que está prohibido utilizar redes de enmalle a la deriva en todas las aguas.

  • Pesquería de especies pelágicas: Para estas especies, sardina, caballa, jurel y anchoa, se regula cada año el volumen de capturas y desembarques diarios con el fin de adecuar el abastecimiento del mercado.

3.7 Barcos de terceros países

La legislación nacional ha recogido las normas establecidas a nivel internacional y de la Unión Europea para asegurar la pesca y el comercio responsable de los productos pesqueros. Existe normativa al respecto desde el año 1.982. No obstante, con la entrada en vigor del Real Decreto 1797/99, de 26 de noviembre de 1999, sobre el control de las operaciones de pesca de buques de terceros países en aguas bajo soberanía o jurisdicción española, se ha puesto en marcha desde el uno de enero de 2000, un sistema de autorizaciones de desembarque, transbordo y transformación, de productos de la pesca de terceros países en aguas españolas, que se aplica tanto a barcos mercantes como a pesqueros con bandera de tercer país.

Cualquier buque con bandera de tercer país que pretenda desembarcar, transbordar, o transformar pescado en puertos o aguas españolas, previamente debe solicitar autorización a la Secretaria General de Pesca Marítima. Esta autorización puede concederse, con requerimiento de inspección previa, en el caso de que las especies que se vayan a desembarcar, estén sometidas a la regulación de alguna Organización Regional o Subregional de Pesca. Durante la inspección se constata si estas especies han sido pescadas de acuerdo con las normas de conservación establecidas por dicha organización. Por lo que este sistema de control es también un buen instrumento para luchar contra la pesca ilegal y banderas de conveniencia que perjudican a las flotas que operan respetando las medidas de conservación establecidas.

Los puertos más importantes de entrada de pescado, procedente de terceros países son los puertos de Las Palmas de Gran Canaria y los puertos gallegos de Vigo, Marín y Santa Eugenia de Ribeira.

4. Inversiones en la pesca

En el ámbito de la Unión Europea es el Instrumento Financiero de Orientación de la Pesca, IFOP, el que apoya las inversiones estructurales en el sector pesquero: flota, acuicultura, industria de transformación, comercialización, puertos, medidas socioeconómicas, etc. Se llevan a cabo Programas Operativos para un período determinado de años, el último abarca el período 2000/06, para Regiones determinadas, según su nivel de desarrollo económico. En el caso de España, existen dos tipos de Regiones: Objetivo 1 y Resto, en las primeras se aplica un porcentaje de ayuda superior.

A título de ejemplo, en los dos primeros años de este último Programa, años 2000 y 2001 en España las inversiones en el sector pesquero alcanzaron 508,27 millones de dólares de EE.UU. Han sido financiadas en un 53.78% por el IFOP y el 19,2% por fondos nacionales, 11,6% del Estado y 7,6% de las CC.AA. La mayor parte de los fondos han sido destinados a la reestructuración de la flota y medidas socioeconómicas de acompañamiento y al desarrollo y modernización de equipamiento de puertos.

5. Proyección de la oferta y de la demanda

La tendencia de la oferta es clara y sostenida desde la década de los años ochenta. La producción nacional ha ido decreciendo de manera progresiva, tanto en razón a la pérdida de caladeros como al alto nivel de explotación de los caladeros tradicionales. Si bien, a lo largo de estos años se han venido diversificando las pesquerías, desarrollando nuevas y buscando un aprovechamiento máximo de las capturas, no ha sido posible compensar la reducción de la actividad pesquera y, consecuentemente, de la producción nacional.

La acuicultura que ha tenido un fuerte desarrollo parece que en estos años ha tocado techo, tanto debido a razones de carácter medioambiental, como a razones de mercado, si bien mantiene un nivel de producción sostenido. No obstante, está en preparación una estrategia coordinada con el fin de solventar las dificultades encontradas y alcanzar así las expectativas que "a priori" presenta este subsector.

La industria transformadora ha mantenido un desarrollo creciente de su producción en los últimos años, en buena medida en base al abastecimiento procedente del mercado internacional y se espera que esa tendencia siga en aumento.

Por otro lado, se constata la tendencia creciente de la oferta procedente de la importación, si bien buena parte de ella procede de Empresas Conjuntas y Sociedades Mixtas en las que participan empresas españolas en terceros países.

En cuanto al consumo, parece mantenerse estable en los últimos años en torno a los 40 kg./habitante/año como cifra de consumo aparente. Mientras que los datos del "Panel de consumo alimentario" que es una encuesta anual a las familias lo sitúan alrededor de los 30 kg. Esta diferencia puede ser explicada por la incidencia del turismo en el mismo. En consecuencia, es de prever que la demanda del consumo se mantendrá o tendrá un ligero crecimiento en los próximos años, en función de la evolución general de la economía.

6. Estructura Orgánica de las Autoridades Pesqueras a nivel nacional



En cada CC.AA. con litoral, existe una Unidad Administrativa con su estructura orgánica propia, para la gestión del sector pesquero correspondiente:

  • Direcció General de Pesca Marítima, Generalitat de Catalunya

  • Consellería de Agricultura, Pesca y Alimentación, Generalitat Valenciana

  • Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente, Región de Murcia

  • Direcció General de Pesca, Illes Balears

  • Consejería de Agricultura y Pesca, Andalucía

  • Viceconsejería de Pesca, Canarias

  • Consellería de Pesca e Asuntos Marítimos, Xunta de Galicia

  • Consejería de Medio Rural y Pesca, Principado de Asturias

  • Consejería de Ganadería, Agricultura y Pesca de Cantabria

  • Departamento de Agricultura y Pesca, País Vasco

El Consejo Nacional Pesquero es el órgano de coordinación integrado por la Administración del Estado y las CC.AA., se reúne periódicamente en las Conferencias Sectoriales de Pesca.

Por otro lado, el Comité Consultivo del Sector Pesquero en el que participan representantes del sector pesquero y de la Administración del Estado, realiza labores de asesoramiento.

La investigación científica y el asesoramiento técnico es llevado a cabo por el Instituto Español de Oceanografía, I.E.O., dependiente del Ministerio de Ciencia y Tecnología que, a su vez, cuenta con otros Institutos que trabajan en coordinación con el I.E.O. en temas de investigación oceanográfica y pesquera, así como con los Centros dependientes de las Comunidades Autónomas.