FISHERY COUNTRY PROFILE

Food and Agriculture Organization of the United Nations

FID/CP/SLV

faologo.gif
Junio 2005

PROFIL DE LA PÊCHE PAR PAYS

Organisation des Nations Unies pour l'alimentation et l'agriculture

RESUMEN INFORMATIVO SOBRE
LA PESCA POR PAISES

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación

LA REPÚBLICA DE EL SALVADOR

 

DATOS SOCIO - ECONÓMICOS GENERALES

Caracterización geográfica

Superficie:

21 041 km²

Zona Económica Exclusiva

88 026 km²

Plataforma continental

29 000 km²

Longitud de la costa Pacífica

332 km

Número de cuerpos de agua continentales

52

Espejo de agua en lagos, lagunas, lagunetas y embalses

528 km²

Información socio-económica

Población nacional año 2005

6 875 000 personas

Distribución de la población

60% urbana; 40% rural

PNB 2003

$EE.UU. 14 940 millones

PNB agrícola (2003):

8.5%

Aporte de la pesca y la acuicultura al PIB nacional 2003

 0,3 %

Exportaciones totales 2003

$EE.UU. 3 136 millones

Importaciones totales 2003

$EE.UU. 5 763 millones

Principales productos de exportación

Café, azúcar, camarón, hilados, algodón, tejidos y maquilas elaboradas con materias primas extranjeras.

Sectores de mayor crecimiento – 2003

Agropecuario (incluye silvicultura y pesca), banca, seguros y comercio.

Índice de desempleo 2003

11,6%

Índice de inflación 2003

2,5%

Índice de pobreza 2003

22%

DATOS SOBRE EL SECTOR PESQUERO Y ACUÍCOLA:

Valor bruto de la producción pesquera 2003

 $EE.UU. 58 621 426

Valor de las exportaciones pesqueras 2003

$EE.UU. 33 382 000

Valor de las importaciones pesqueras 2003

$EE.UU. 10 040 000

Cantidad de plantas procesadoras 2003

39

Cantidad de empresas acuícolas 2003

47

Dimensión de la flota pesquera industrial 2003

73

Número de embarcaciones artesanales - 2003

4 922 marinas, 2 760 continentales

Aporte del sector pesquero y acuícola a la generación de empleo nacional

0,7%

Consumo per-cápita productos pesqueros 2003

3,36 kg./año

ESTRUCTURA Y CARACTERÍSTICAS DEL SECTOR

La actividad pesquera Salvadoreña se basa en recursos marinos de alto valor comercial y cultivos acuícolas, cuyos productos se ubican en el mercado externo y también surten la demanda nacional. La pesca continental es netamente artesanal y actualmente se encuentra en estudio su dinámica para formular nuevas políticas de ordenación. Por su parte, la pesca deportiva aún no es una actividad representativa y no se prevé que en el corto plazo adquiera una posición destacada.

El primero de julio/2005, los países del Istmo centroamericano, desde luego incluido El Salvador, pusieron en vigencia la “Política de Integración de Pesca y Acuicultura en el Istmo Centroamericano” cuyo objetivo general es: “Establecer un sistema regional común para aumentar la participación integrada de los países del Istmo Centroamericano y así contribuir al uso adecuado y sostenible de los recursos de la pesca y los productos de la acuicultura”.

Esta política permitirá a los países del área, armonizar sus acciones y alcanzar un mejor aprovechamiento de los recursos, así como su sostenibilidad.

Las estadísticas de producción del país en el período 2000 – 2003 son las siguientes:

Producción pesquera y acuícola de El Salvador (toneladas)

 

2000

2001

2002

2003

Pesca industrial

2 099

2 407

2 008

14 813

Pesca artesanal marina

4 566

5 044

12 007

11 038

Pesca artesanal continental

2 830

2 774

2 664

2 673

Acuicultura

260

395

782

1 130

Producción total

9 755

10 620

17 461

29 654

La pesca industrial

Hasta finales de los años 90 la pesquería del camarón y su fauna acompañante sustentaron la pesca industrial salvadoreña, sin embargo el estado de sobreexplotación, los efectos de los fenómenos naturales, la fuerte presión y algunas prácticas nocivas tales como la pesca en zonas estuarinas y con artes de pesca no permitidos han hecho que el recurso pierda posicionamiento además en el corto plazo no se notarán los efectos de las medidas de ordenación tales como la limitación al esfuerzo de la flota industrial en 1999 cuando se mantuvo abierto el acceso de la flota artesanal y la veda bimensual desde el 2002. Las principales especies objetivo son: camarón blanco (Litopenaeus vannamei, L. stylirostris y L. occidentalis); tití o camaroncillo (Trachipenaeus sp. y Xiphopenaeus riveti), camarón café y rojo (P. californiensis y P. brevirostris). A diciembre de 2004 había 87 motonaves autorizadas de las cuales operaban 47, sumadas a 3 600 embarcaciones artesanales. La fauna acompañante está compuesta por unas 155 especies de peces, crustáceos y moluscos.

En su lugar, la industria atunera es ahora la principal pesquería comercial y gracias a su aporte la producción industrial creció el 638% entre los años 2002 y 2003. En septiembre de 2003 se establecieron dos empresas españolas en el puerto de La Unión; una de ellas dedicada a la pesca (con dos barcos propios de bandera Salvadoreña de 1 400 y 1 800 toneladas de acarreo) y otra al procesamiento. Procesan lomos de atún que exportan a sus filiales en España donde elaboran productos de alto valor agregado, algunos de los cuales se importan luego en El Salvador para abastecer la demanda nacional. El auge de la pesquería de los pelágicos mayores comenzó luego de 1999; sus especies objetivo son: atún aleta amarilla, barrilete, patudo y tiburón. La flota autorizada del 2004 son 17 motonaves de las cuales sólo operan 10, además de 62 embarcaciones artesanales.

En 1979 se realizaron las primeras capturas comerciales de langostino (Pleuroncodes planipes), pero la actividad decreció en 1984 por diferentes razones; sin embargo a partir del 2002 la captura comercial del Langostino ha vuelto a tomar auge. Actualmente dos empresas, una de ellas localizada en el Puerto de la Unión y la otra en el Puerto de Acajutla exportan langostino a Europa y Estados Unidos. A finales del 2004 operaba una flota de 14 motonaves.

En el 2005 comenzó a regularse la pesquería del tiburón porque se detectó un incremento de los barcos taiwaneses que practican el “aleteo”, es decir mutilan los tiburones en el mar para cortarles las aletas que son altamente apetecidas en el mercado asiático. Por tal motivo, en marzo de 2005 CENDEPESCA prohibió esta práctica; cabe destacar que el tiburón y sus sub-productos representan el 7% de las exportaciones pesqueras del país.

La pesca artesanal marina

Tradicionalmente la pesca en pequeña escala la ejercen personas de bajos recursos que habitan en zonas costeras y ribereñas, que encuentran en ésta su principal fuente de ingresos y de seguridad alimentaria. El número de pescadores ha disminuido respecto a los que había a principios de los años 90, cuando muchos ex-combatientes del conflicto armado ingresaron al sector por falta de otras alternativas inmediatas, pero luego algunos regresaron a las actividades que usualmente ejercían antes de la guerra mientras otras personas migraron hacia Estados Unidos.

La pesca artesanal aporta un 50% de la producción pesquera total y se estima que el país tiene 13 000 pescadores marinos con 5 700 embarcaciones, además de 34 cooperativas y dos federaciones que aglutinan las cooperativas, siendo El Salvador uno de los países latinoamericanos donde los pescadores tienen mayor sentido de asociatividad, pese a algunas falencias que aún persisten.

La actividad se desarrolla en zonas estuarinas y mar abierto en un área de 8 000 km² desde la costa, con embarcaciones de 18 a 25 pies de eslora y motor fuera de borda; los aparejos utilizados son: redes de enmalle, atarrayas y palangres. Sus principales recursos objetivo son: los camarones costeros y su fauna acompañante, pargo, róbalo, corvina, macarela, tiburón cuya captura aumentó desde 1999 y conchas o curiles (Anadara sp.) que extraen manualmente las mujeres y los niños.

Ha habido una seria disminución de los recursos pesqueros costeros, no sólo por la sobreexplotación sino también por fenómenos naturales como el huracán Mitch de 1998, los terremotos de enero 13 y febrero 13 del 2001, así como los frecuentes movimientos telúricos que al parecer han modificado la dinámica de los recursos. Los pescadores tienen la hipótesis que luego de los terremotos del 2001, la fauna marina se alejó de la costa porque cambió la plataforma marina.

La pesca continental

No es muy diferente de la pesca marina, salvo que los pescadores tienden más a trabajar independientemente y sus ingresos por ventas son menores porque tienen mayor dependencia de los intermediarios respecto a los pescadores marinos. El cuerpo de agua más productivo es el Embalse artificial de Cerro Grande, donde todavía hay abundantes capturas pese a que sus principales recursos están sobreexplotados. Se han adelantado pocas investigaciones biológico-pesqueras y hay problemas de contaminación, lo cual implica que los peces están contaminados aunque dentro de límites permisibles.

Datos del 2005 estiman que a la pesca continental están vinculadas 13 266 personas de 166 comunidades que trabajan en 35 cuerpos de agua dulce con 3 290 botes, 1 735 lanchas, 802 pangas y 12 balsas. Como artes de pesca utilizan redes agalleras, chinchorros, trampas, anzuelos y atarrayas.

En siete países centroamericanos (Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá) se está ejecutando por tres años y desde junio de 2004 el Plan Regional de Pesca y Acuicultura Continental – PREPAC apoyado por la Organización del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano – OSPESCA, el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria – OIRSA, los ministerios responsables de la pesca y acuicultura en cada país y la República de China. Su objetivo es estudiar los cuerpos de agua para formular un plan regional de manejo con fines de aprovechamiento sostenible en pesca continental y piscicultura de agua dulce.

La acuicultura

Desde los años 80 el cultivo de camarón marino (Litopenaeus vannamei y L. stylirostris) ha sido el más representativo y hasta 1998 tuvo un acelerado desarrollo, se estimaba el potencial en 4,000 hectáreas (este dato tiene como fuente una publicación de PRADEPESCA que no esta incluida en la bibliografía la cita es Currie, David 1995 Ordenación y Desarrollo del cultivo del cultivo del camarón marino. 32 pag. PRADEPESCA) e incluso se exportaba semilla a Honduras, Guatemala y Nicaragua; las larvas del medio natural se utilizaban para sembrarlas en las fincas; sin embargo en octubre de ese año El Salvador sufrió los efectos del huracán Mitch que afectó gravemente estos cultivos y desaceleró sus posibilidades de expansión.

Desde el 2003 se ha deprimido aún más la camaronicultura; ya no hay producción de larvas, sólo un 10% de los productores industriales importa semilla desde Guatemala y los medianos acuicultores dependen del laboratorio de maduración de CENDEPESCA. El sector sufre la enfermedad de la Mancha Blanca y no hay laboratorios de análisis patológico, así que tienen mínima capacidad de respuesta a los virus. Ya no hay exportaciones y sus productos se venden al mercado nacional; esta problemática inició por el Mitch cuando el camarón escapó de las fincas e infectó algunas poblaciones marinas, crisis que también sufrieron Guatemala y Honduras.

Otras especies objeto de cultivo son la tilapia (Oreochromis sp.), camarón de agua dulce (Macrobrachium roserbergii), carpa (Cyprinus carpio) y guapote (Cichlasoma sp.). La promoción de la piscicultura de agua dulce comenzó en los años 90, una vez culminó el conflicto bélico. Hasta el 2002 su desarrollo era muy limitado, se empleaban los sistemas de estanques de tierra y jaulas flotantes y sus productos se destinaban al mercado nacional, pero en ese año se instaló al norte del país una empresa salvadoreña que introdujo tecnología israelí, desarrolla cultivos súper-intensivos y exporta sus productos a Estados Unidos. Los demás piscicultores son pequeños comerciantes y productores de subsistencia que venden pescado fresco entero y están diseminados a lo largo del país, además de catorce proyectos de tilapia en jaulas flotantes.

La pesca deportiva

Aunque la pesca deportiva está reglamentada, no es una actividad representativa en El Salvador y por consiguiente no hay información sobre su evolución ni registros estadísticos, pero al igual que otros países de la región, tiene potencial para desarrollar la actividad pues en sus aguas hay recursos como el picudo, pez vela, marlín y dorado, que son algunas de las especies objetivo de la pesca deportiva.

UTILIZACIÓN DE LAS CAPTURAS

Del total de la producción pesquera y acuícola generada por El Salvador, sólo el 0,4% es para uso industrial, 0,2% es semilla para acuicultura, lo que implica que el 99,4% es para consumo humano. Desde la perspectiva de las importaciones, 61% son productos para uso industrial y piensos para cultivos acuícolas, 37% son para consumo humano y 2% son organismos hidrobiológicos para consumo.

Considerando que el 42% de la producción es exportable, se infiere que la demanda nacional se surte en un 86% de productos nacionales y 14% de las importaciones, tal como se refleja en el siguiente cuadro:

Datos del año 2003, en toneladas

 

Producción

Exportaciones

Importaciones

Suministro Total

Suministro por habitante (kg./año)

Pescado para alimentación

29 477,3

12 435,0

2 884,0

19 926,3

3,36

Pescado para pienso y otros fines

118,7

0

4 697,0

 

 

Peces vivos (ornamen-tales y para cría)


58,0

5

156

 

 

 

NOTA: La población total del 2003 son 6 800 000 personas y la potencialmente consumidora se ubica entre los 4 y 65 años de edad, que representa un 85% del total nacional.

Mercados de destino de los productos pesqueros

En el 2003, los principales productos de exportación fueron: atún (39%), camarón (30%), langostino chileno (13%), pescado (10%), tiburón y sus derivados (7%) y otros (1%). Los países donde se vendió el 98,6% de ellos son: Estados Unidos, España, Inglaterra, China, México, Taiwán y Venezuela.

Por su parte, las importaciones del 2003 estuvieron representadas por: alimento para peces y camarones (61%), conservas (30%), camarón (4%), pescado (3%), crustáceos y moluscos (1%), tiburón, derivados y otros (1%), productos provenientes de los países centroamericanos, Estados Unidos, Canadá, España, Dinamarca, Filipinas, India, Japón, Islandia, Indonesia, Taiwán, Perú y Venezuela, entre otros.

Función económica de las pesquerías en la economía nacional

Si bien la actividad pesquera y la acuicultura no han sido representativas en el contexto de la economía nacional ni dentro de los indicadores de generación de empleo, si son de alto impacto para las comunidades y puertos donde se desarrolla; sin embargo se prevé que tenga una tendencia ascendente gracias al acelerado crecimiento de la industria atunera y de la pesca palangrera que ha traído consigo el desarrollo del puerto de La Unión y la generación de nuevas divisas; ello lo demuestra el hecho que entre los años 2002 y 2003 las exportaciones pesqueras aumentaron un 70% representados en $EE.UU 13 994 756 adicionales respecto al año inmediatamente anterior, a lo que también han contribuido en menor escala las exportaciones de langostino chileno.

Los principales puertos donde está asentada la actividad pesquera a nivel industrial y artesanal son: La Unión (departamento de La Unión), El Triunfo (Usulatán), Acajutla (Sonsonate) y La Libertad. Es necesario resaltar que los pescadores artesanales, los acuicultores rurales y las mujeres dedicadas al procesamiento y comercialización de productos pesqueros no están incluidos dentro de los indicadores nacionales de empleo que reportan al sector pesquero como aportante del 0,7% de fuentes de trabajo.

La demanda

La demanda nacional se surte de la pesca artesanal, la fauna acompañante del camarón y las importaciones de pescados y mariscos congelados y en conserva, pues los productos de mayor valor comercial son objeto de exportación.

Los salvadoreños de los estratos económicos medios y bajos tienen una escasa tradición de consumo de productos pesqueros y altas prevenciones sobre su frescura, debido a la falta de campañas de promoción al consumo y campañas de mejoramiento de la calidad en la manipulación y procesamiento por parte de los pescadores, además del limitado conocimiento sobre otras formas de preparar el pescado diferentes al frito y asado. Pese a esto se prevé un crecimiento paulatino del consumo per-cápita basado en conservas y otros productos de alto valor agregado que ofrece el mercado, tal como lo demuestran las importaciones y como se puede observar en las estanterías de los supermercados.

La vida útil del pescado fresco o enhielado es bastante corta, porque los compradores que suelen acudir a plazas de mercado prefieren comprar el pescado entero y sin escamar ya que consideran que el eviscerado es de menor calidad; por el contrario quienes compran en supermercados encuentran productos eviscerados o en postas. Ello demuestra la urgente necesidad de educar a la población sobre el manejo de los productos, pues un pescado eviscerado, fresco y enhielado puede durar dos a tres días, mientras la vida útil del pescado entero no supera 24 horas y difícilmente estos productos se venden en su totalidad al cabo de un día de capturarse.

También se acostumbra procesar pescado seco-salado, especialmente con la proporción del pescado fresco que no pudo venderse oportunamente; su mayor estacionalidad de ventas es la época de Cuaresma y Semana Santa, aunque también es tradicional entre la población de menores ingresos. Pese a que muchos pescadores se han capacitado en el procesamiento de productos de alto valor agregado, no suelen hacerlo porque los consumidores prefieren el pescado fresco en lugar de ahumados, embutidos, e incluso filetes y postas, lo que reduce sus posibilidades de incrementar los ingresos por ventas.

La oferta

La calidad en el procesamiento de productos pesqueros y acuícolas difiere entre los de origen industrial y artesanal. Aquellos elaborados en plantas procesadoras que venden al exterior e interior del país cumplen en gran medida las exigencias de calidad cada vez más estrictas de los mercados. En particular, las empresas exportadoras están obligadas a implantar Buenas Prácticas de Manufactura – BPM y certificar el cumplimiento del “Sistema de Análisis de Riesgos y Control de Puntos Críticos, HACCP”.

Por el contrario, los productos de origen artesanal siempre han tenido un precario manejo y no suele observarse la aplicación de estándares de calidad. Productos de alto valor comercial provenientes de la pesca marina tales como el camarón, tiburón, atún y otros pelágicos mayores, los venden a comerciantes y empresarios que los procesan como parte de su producción industrial y que en una alta proporción exportan.

Los productos de menor valor los venden directamente a comerciantes, consumidores y una parte la reservan para su propio consumo; durante los últimos años se ha notado una creciente participación de la mujer en el procesamiento y comercialización de pescados y mariscos, así como en la instalación de restaurantes especializados en comida de mar ubicados en puertos de tradición pesquera y de afluencia turística tales como La Libertad, San Luís la Herradura, Acajutla, El Triunfo y La Unión.

AREAS DE INVESTIGACIÓN

El Centro de Desarrollo de la Pesca y la Acuicultura – CENDEPESCA es la autoridad pesquera nacional encargada de la investigación y ordenamiento de la actividad a nivel nacional. A pesar de la falta de suficiente presupuesto, personal especializado y recursos técnicos para llevar adelante diversas investigaciones que requiere el sector para su desarrollo y diseño de medidas de ordenación, para el 2005 se están llevando a cabo algunas de primordial importancia mediante alianzas estratégicas, así:

  • Con el concurso de los industriales y pescadores artesanales dependientes de la pesquería del camarón, desde el año 2000 se está evaluando el comportamiento del recurso. Esta investigación sirvió de base para fijar la veda bimensual desde el 2002 y el monitoreo pre y post-veda se ha continuado ejecutando desde entonces.

  • En el marco del Programa PREPAC/OSPESCA durante el 2005 se conformó el Comité Regional de Pesquerías, al cual pertenecen los siete países centroamericanos miembros. En primera instancia se evaluarán las pesquerías del camarón y del atún con el fin de formular medidas de ordenación conjuntas entre los países de la región que comparten estos recursos.

  • Desde junio de 2004 y durante tres años, el Programa PREPAC/OSPESCA también está adelantando en El Salvador y otros países de la región, investigaciones biológico-pesqueras, ambientales y socio-económicas con el fin de desarrollar y ordenar la pesca continental y la piscicultura de agua dulce.

  • Mediante asistencia técnica de la FAO se están adelantando actividades tendientes a desarrollar las directrices de los Planes de Acción Internacional de: tiburones y la ordenación de la capacidad pesquera.

  • Con el apoyo de la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional – JICA, desde el año 2003 se está llevando a cabo una investigación para diversificar la acuicultura marina con conchas y ostras; debido a que aún no se han obtenido los resultados deseados, la investigación se extendió desde el 2005.

  • También con el apoyo de la JICA y la Embajada del Japón, se han instalado dos cuerpos de arrecifes artificiales para repoblar la flora y fauna de las aguas marinas en el municipio de San Marcelino (San Luís la Herradura) y en la Barra de Santiago, cerca de la frontera con Guatemala.

  • La JICA ha trabajado en el país en diversos proyectos de investigación, ordenación y fomento de la pesca artesanal marina, tales como el estudio sobre el desarrollo de la pesca artesanal adelantado entre septiembre del 2000 y julio del 2002.

  • La Misión China ha estado presente en el país desde hace más de 20 años para apoyar diversos proyectos de investigación en camaronicultura y su respectiva producción de semilla.

ASISTENCIA TÉCNICA INTERNACIONAL

El Salvador ha contado con el apoyo de diversos organismos de cooperación técnica internacional durante los últimos años. Tal como se mencionó en el numeral anterior, algunas investigaciones y recomendaciones de ordenación se están llevando a cabo con el apoyo de estas entidades. De hecho, debido a que el presupuesto nacional de CENDEPESCA es limitado, la mayoría de proyectos de inversión se han desarrollado gracias a la asistencia internacional. En tal sentido, los organismos que actualmente apoyan al país son: JICA, FAO, Programa PREPAC/OSPESCA y la Misión China.

TENDENCIAS FUTURAS

La sobreexplotación del camarón y la disminución en las poblaciones de algunos recursos costeros ha venido obligando al sector pesquero industrial y artesanal a diversificarse; por su parte, la reciente industria atunera se consolidará siempre y cuando se continúe aprovechando el recurso de manera sustentable y se siga promoviendo el desarrollo de los mercados nacionales e internacionales.

De otro lado, la acuicultura mantendrá una tendencia creciente con los cultivos de tilapia para los cuales ya se está incorporando tecnología súper-intensiva, en tanto la camaronicultura podrá sostenerse o crecer conviviendo con la enfermedad de la Mancha Blanca. La pesca continental también puede tener un positivo futuro como resultado de los trabajos de investigación que se están adelantando.

Perspectivas de desarrollo

Algunos aspectos que en particular muestran posibilidades de desarrollo son:

  • La incursión de algunos pescadores costeros en pesca de altura a causa de las bajas capturas dentro de las primeras ocho millas náuticas y gracias a las posibilidades de financiación creadas en el 2003 a través del Fideicomiso PESCAR.

  • El desarrollo de la captura de peces pelágicos con palangres, pues una importante proporción de la flota arrastrera de camarón deberá reconvertirse hacia esta pesquería o hacia el camarón de aguas profundas.

  • El desarrollo del cultivo de tilapia con perspectiva de exportación para lo cual se están implantando cultivos súper-intensivos con tecnología israelí.

  • La recuperación de algunas poblaciones marinas costeras mediante la instalación de nuevos arrecifes artificiales. Esta alternativa ha sido solicitada por diversas comunidades de pescadores artesanales.

No sólo el sector pesquero sino también toda la economía nacional tendrá positivas perspectivas para mejorar la comercialización ya que actualmente se está programando la construcción del “Canal seco de Cutuco” entre dicho puerto en el departamento de La Unión y Puerto Cortés en Honduras, que unirá el Pacífico desde El Salvador con el Caribe en Honduras; esta será una súper-autopista de carga y se constituirá en una excelente alternativa respecto al Canal de Panamá. La primera piedra se colocó en enero de 2005 y está programada su inauguración para el año 2015.

Limitantes

Las limitantes más destacadas que al 2005 enfrenta el sector son las siguientes:

  • Por sus condiciones geográficas, El Salvador ha sufrido los efectos de diversos fenómenos naturales tales como huracanes y terremotos que han afectado el normal desarrollo de la pesca y acuicultura, que son difíciles de pronosticar y/o de tener una capacidad de respuesta suficiente para prevenir los daños.

  • Para que los pescadores en pequeña escala tengan éxito en sus iniciativas de incursionar en la pesca de altura, requieren capacitación, asistencia técnica y dotación en equipos de navegación para así lograr no sólo rentables capturas sino también mejorar las condiciones de seguridad en el mar.

  • Los efectos de las medidas de ordenación sobre la pesquería del camarón podrían ser más efectivas si se eliminan nocivas prácticas de captura tales como el uso de aparejos prohibidos, la pesca dentro de las primeras tres millas náuticas y en las zonas de reproducción.

  • La limitada eficiencia en las labores de control de vigilancia hace que la promulgación de las medidas de manejo sea insuficiente para ordenar el sector, proteger la renovabilidad y la recuperación de los recursos pesqueros de mayor interés.

  • El Fideicomiso PESCAR es una alternativa de financiación creada por el Gobierno Nacional con una porción del impuesto a la gasolina para grupos de pescadores artesanales que desean ejecutar proyectos de reconversión tecnológica, capacitación, seguridad social y mejoramiento de infraestructura pesquera. Debido a que los pescadores continentales tienen menor nivel de organización respecto a sus colegas marinos, sus posibilidades de acceder al Fideicomiso son muy limitadas y por consiguiente no cuentan con las mismas oportunidades de desarrollo.

  • La insuficiente cantidad de recursos financieros y técnicos, así como de personal especializado en diversas disciplinas, limita la capacidad para realizar investigaciones biológico-pesqueras, socio-económicas y ambientales en pesca y acuicultura tendientes tanto a desarrollar como a ordenar el sector.

BIBLIOGRAFÍA

  • CENDEPESCA. Boletín de estadísticas pesqueras y acuícolas. Año 2002 (volumen 29) y 2003 (volumen 30). El Salvador.

  • FAO. “Evolución de la pesca en pequeña escala y aspectos de ordenación en cinco países seleccionados de América Latina: El Salvador, Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador. Período 1997 – 2005”. Versión preliminar. Por: Claudia Stella Beltrán T., consultora. 2005.

  • FAO. “Resumen informativo sobre la pesca por países – El Salvador”. Página Web: www.fao.org