1. Características, estructura y recursos del sector
    1. Resumen
    2. Historia y visión general
    3. Recursos humanos
    4. Distribución y características de los sistemas de cultivo
    5. Especies cultivadas
    6. Sistemas de cultivo
  2. Desempeño del sector
    1. Producción
    2. Mercado y comercio
    3. Contribución a la economía
  3. Promoción y manejo del sector
    1. Marco institucional
    2. Legislación y regulaciones
    3. Investigación aplicada, educación y capacitación
  1. Tendencias, asuntos y desarrollo
    1. Referencias
      1. Bibliografía
      2. Vínculos relacionados
    Características, estructura y recursos del sector
    Resumen
    La pesca y la acuicultura son asuntos de seguridad nacional y parte esencial del quehacer económico y social del país. Los estudios realizados por el Instituto Nacional de la Pesca muestran que del total de las pesquerías evaluadas, un 27 por ciento se encuentra en deterioro, un 53 por ciento en un máximo aprovechamiento y, solamente, un 20 por ciento tiene posibilidades de aumento de la producción. Considerando lo anterior, la acuicultura representa una alternativa real para ampliar la oferta alimentaria en el país, contribuyendo a la seguridad alimentaria, generación de divisas y crear fuentes permanentes de empleo, estimulando el desarrollo regional. La acuicultura participa en la producción pesquera nacional con poco más de 15,83 por ciento de la producción nacional. El crecimiento durante los últimos diez años de esta actividad presenta una tasa promedio de 3,44 por ciento. Para fortalecer y consolidar esta actividad, se requiere de promover la diversificación y tecnificación de la misma, orientándola a incrementar su eficiencia productiva; reducir los posibles impactos; diversificar las líneas de producción e incrementar la rentabilidad económica y social. Para lograr esto es necesaria la participación del sector productivo en los trabajos de investigación y desarrollo tecnológico sobre aspectos como sanidad, nutrición, genética y manejo ambiental. La problemática de la producción pesquera y acuícola de México, se encuentra asociada a las deficiencias estructurales, rezago social en la producción pesquera, limitaciones de carácter organizacional, tecnológico, de asistencia y de capacitación en el trabajo, así como en las posibilidades de crecimiento y desarrollo del sector en el marco de la concepción del desarrollo sustentable en el mediano y largo plazo. Los trabajos de acuicultura se han desarrollado en gran parte en aguas interiores, principalmente con peces y desde un enfoque de piscicultura de repoblación. Sin embargo, de los programas de desarrollo pesquero que han establecido objetivos concretos para impulsar el desarrollo de la acuicultura, aún persiste la carencia de apoyo para alcanzar las metas.
    En el año 2001, la acuicultura aportó aproximadamente un 12,93 por ciento de la producción pesquera total (521 957 toneladas). La Carta Nacional Pesquera cita que en México se cultiva un total de 61 especies, de las cuales 40 son nativas y 21 son de origen exótico habiendo sido introducidas al país. La infraestructura acuícola disponible en el país asciende a 1 963 unidades, las cuales se clasifican en cinco categorías: canales, corrales, estanques artesanales o revestidos, estructuras flotantes y charolas de fondo. Los promedios de producción en aguas interiores relacionados con la acuicultura de redoblamiento alcanzan el orden de los 120 a 150 kg/ha/año en sistemas de monocultivo, pero que pueden llegar a producir hasta 400 a 1 500 kg/ha/año bajo condiciones de policultivo.

    El perfil altitudinal de México generara una gran diversidad de condiciones climáticas y ecosistemas que contribuye al desarrollo de un sector acuícola muy diversificado. El ulterior desarrollo de la acuicultura en México dependerá de la aplicación exitosa de tecnologías eficientes y de procesos de innovación, modernización y reconversión productiva.
    Historia y visión general
    Al término del Siglo XX la acuicultura se constituye a nivel mundial en un mecanismo alterno para la producción de alimentos tanto en aguas continentales, como salobres y marinas. En México la piscicultura arranca a fines del siglo XIX ya que en el año 1883 el Estado instituyó la piscicultura cuando la Secretaría de Fomento giró instrucciones a Alfredo B. Lamotte para que se construyera un vivero de peces. Este vivero fue construido en Ocoyoacan Lerma Estado de México y se le dio el nombre de Vivero Nacional Chimalapan, que se inició con un lote de 500 000 huevos de trucha arco iris importados de Estados Unidos (Arredondo y Lozano, 1996).

    En México, la acuicultura nace como una actividad complementaria de apoyo social a las comunidades rurales, con lo cual se pretendía incrementar el consumo de proteína animal y mejorar así los niveles nutricionales de la población (Juárez-Palacios, 1987). Aunque esta actividad se ha diversificado más hacia peces dulce acuícolas también se lleva a cabo en especies marinas, ya que la piscicultura marina en México como en otros países, es una alternativa tecnológicamente viable ante la creciente demanda de alimentos de origen proteico para el consumo generalizado de la población humana (Avilés, 2000). En México la piscicultura Marina se inicia a finales de la década de los 80, cuando se realizan los estudios para la engorda del pámpano (Trachinotus paitiensis) en jaulas flotantes en Baja California Sur. A partir de 1989 la piscicultura marina empezó a desarrollarse de manera experimental, iniciándose básicamente con los estudios biológico-reproductivos de especies de alto valor comercial como la cabrilla, pargo, róbalo, huachinango, corvina, pámpano, totoaba y lenguado (Avilés, 2000).

    Desde sus inicios, la acuicultura ha trascendido por diferentes etapas de desarrollo y ha seguido tres vertientes principales, la acuicultura de fomento o la práctica de la actividad en pequeños cuerpos de agua y unidades de producción principalmente para autoconsumo y destinadas al cultivo de diferentes especies de tilapia y carpa; las pesquerías acuiculturales derivadas de la siembra sistemática en embalses de medianas y grandes dimensiones principalmente de carpa, tilapia, bagre y lobina, así como en las derivadas del manejo de existencias silvestres de crías de peces, postlarvas de langostino, ajolotes y similares; y los sistemas controlados principalmente de camarón, mojarra, trucha, atún, ostión y bagre practicada con fines de comercialización y demandas de grandes inversiones (Ramírez-Martínez y Sánchez, 1998).

    Actualmente en México, las estadísticas de producción en acuicultura disponibles corresponden al año 2011 (SAGARPA, Anuario Estadístico de Pesca 2011). El valor de la producción acuícola en el año 2011 (Cuadro 2) fue de 554 391 520 dólares EE.UU. con un volumen de 257 509 toneladas, donde las especies de mayor producción fueron: camarón con 108 971 toneladas con un valor de 352 796 449 dólares EE.UU., la mojarra con 68 438 toneladas alcanzo un valor de 84 837 069 dólares EE.UU. y el ostión con 42 591 toneladas obtuvo un valor de 17 241 164 dólares EE.UU. (1 dólar EE.UU. = 10,55 pesos) La producción generada por las pesquerías derivadas de la acuicultura (Cuadro 4), presento en el 2011 un volumen de 129 142 toneladas (peso vivo), en donde la mojarra (61 053 toneladas) y el ostión (41 794 toneladas) fueron las especies que presentaron mayor producción. En cuanto a los sistemas controlados el volumen fue de 133 713 toneladas (peso vivo), donde la especie de mayor producción fue el camarón con 109 815 toneladas (SAGARPA, 2011).
    Recursos humanos
    La acuicultura ha fomentado la creación de empleos, ya sea directos o indirectamente. De acuerdo al Anuario Estadístico de Pesca (SAGARPA, 2003) la población registrada en la captura y acuicultura cuenta con 271 431 personas, de las cuales 222 744 personas se dedican a la captura y pesquerías acuiculturales y 48 687 personas a sistemas controlados (cifras estimadas por el método del porcentaje medio).
    El Litoral del Pacifico (que abarca las entidades de: Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas) es el que cuenta con mayor número de personas (159 192), de las cuales 123 233 pertenecen a la captura y pesquerías acuiculturales, y 35 959 a sistemas controlados. El menor número de personas se registra en las entidades sin litoral (Aguascalientes, Coahuila, Chihuahua, Durango, Distrito Federal, Guanajuato, Hidalgo, México, Morelos, Nuevo León, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Tlaxcala y Zacatecas) con 15 903 de las cuales 8 913 personas se dedican a la captura y pesquerías acuiculturales y 6 991 a los sistemas controlados (SAGARPA, 2003). En cuanto al Litoral del Golfo y Caribe cuenta con 96 336 personas. En la captura y pesquerías acuiculturales existen 90 598 personas y 5 738 en sistemas controlados.
    Distribución y características de los sistemas de cultivo
    De acuerdo al Programa Rector de Pesca y Acuacultura 2008 (PRPA)la República Mexicana se divide en cinco regiones acuícolas, las cuales son: I Pacifico Norte, II Pacifico Sur, III Golfo de Mexico, IV Golfo - Caribe y V Centro (Programa Rector de Pesca ya Acuacultura 2008).

    La producción acuícola en México está actualmente representada por diversas especies de peces, moluscos y crustáceos, tanto nativos como introducidos. Los principales sistemas de producción, acuícola que se utilizan en el país son los siguientes:
    • Extensivo.
    • Semi-intensivo.
    • Intensivo.
    Las artes de cultivo usadas generalmente en México pueden agruparse de la siguiente forma:
    • Artes de Cultivo Terrestre.
    • Artes de Cultivo Acuáticos.
    Especies cultivadas
    La producción de acuicultura en México presenta una infraestructura según los requerimientos de cada especie

    EspecieNombre Científic
    Abulón colorado Haliotis rufescens
    Atún rojo del Atlántico Thunnus thynnus
    Bagre de canal Ictalurus punctatus
    Camarón patiblano Penaeus vannamei
    Carpa Cyprinus carpio
    Carpa china Ctenopharyngodon idellus
    Carpa plateada Hypophthalmichthys molitrix
    Carpa cabezona Hypophthalmichthys nobilis
    Carpa negra Mylopharyngodon piceus
    Catán Atractosteus spatula
    Cobia Rachycentron canadum
    Corvinón ocelado Sciaenops ocellatus
    Medregal rabo amarillo Seriola lalandi
    Lenguado de California Paralichthys californicus
    Langosta de agua dulce Cherax quadricarinatus
    Langostino de río Macrobrachium rosenbergii
    Ostión japonés Crassostrea gigas
    Ostra de Cortez Crassostrea corteziensis
    Gaspar Atractosteus tropicus
    Pescado blanco Chirostoma estor
    Pez de OrnatoCarassius auratus
    Poecilia reticulata
    Poecilia latipinna
    Poecilia velifera
    Pterophyllum scalare
    Trichogaster trichopterus
    Xiphophorus maculatus
    Brachydanio rerio
    Xiphophorus helleri
    Gymnocorymbus ternetzi
    Melanochromis johanni
    Hemigrammus caudovittatus
    Haplochromis fenestratus
    Astronotus ocellatus
    Capoeta titteya
    Colisa lalia
    Neolamprologus leleupi
    Hypostomus plecostomus
    Betta splendens
    Rana toro Rana catesbeiana
    Mojarra herbívora Tilapia rendalli
    Tilapia azul Oreochromis aureus
    Tilapia del Nilo Oreochromis niloticus
    Tilapia del Mozambique Oreochromis mossambicus
    Tilapia adolfi Oreochromis urolepis
    Trucha arco iris Oncorhynchus mykiss
    Fuente: Carta Nacional Acuícola, 2012

    a) Camarón
    Sistemas de cultivo: Extensivo, semi-intensivo, intensivo e hiper-intensivo. Dicha clasificación está acorde a la densidad y tecnificación (aireación, porcentaje de recambio de agua, entre otros) utilizada en la producción. El cultivo se desarrolla generalmente cerca de la línea de costa donde se encuentra esteros, lagunas costeras, bahías o bien escolleras, en zonas con una buena fuente de abastecimiento de agua. Se usan Estanques rústicos de tierra o forrados con geo-membrana de alta densidad, conocida como liner, cuyas dimensiones pueden variar entre 0,2 hasta 10 ha. Para el cultivo, la “Tasa de recambio de agua” (TRA, en porcentaje) depende del sistema utilizado: extensivo, 5 - 10 por ciento; semi-intensivo, 10 - 20 por ciento; intensivo, >20 por ciento.

    La densidad de siembra también va de acuerdo al sistema de cultivo; Extensivo: 4 - 10 PL/m²; semi-intensivo: 10 - 30 PL/m²; intensivo: 60 - 300 PL/m²; híper-intensivo: 300 - 450 PL/m². Para la siembra se usan organismos con en tamaño, PL12 - PL 15 el origen de la Postlarva es nacional y generalmente producida en laboratorios del Pacifico Mexicano.
    El tiempo de cultivo, estará enmarcado por la talla y capacidad de carga del sistema. En sistemas extensivos el periodo es de 6 meses promedio, para sistemas semi-intensivo, intensivo y hiper-intensivo se utilizan ciclos de 4 meses promedio, obteniendo organismos en la cosecha de 16, 20 y 24 g (CNA, 2012).

    b) Tilapia
    Sistemas de cultivo: Extensivo, intensivo y semi-intensivo. Esta clasificación depende de la densidad de siembra, suministro de alimento y tecnificación del sistema de cultivo (aireación, estanquería, recambio de agua, entre otros).
    Se cultiva, en zonas tropicales cercanas a una fuente de agua natural (ríos, embalses, lagos y lagunas). Las artes de cultivo son; estanques rústicos, tanques circulares de concreto o de geo-membrana y jaulas flotantes.

    En estos sistemas la densidad de siembra, varía en cada etapa del cultivo y el tipo de sistema:

    Etapa de cultivo Superficie de cultivo (m²) Densidad de siembra* (org./m²)
    Siembra 350 - 850 100-150
    Levante 450 -1500 20 – 50
    Engorda 1000 – 5000 10 – 30
    *Densidad de siembra en sistemas con aireación.

    El recambio de agua varía del 5 al 20 por ciento, según la etapa y sistema de cultivo y los organismos para la siembra tienen una talla de 1 - 5 g, el origen de la semilla es nacional. La duración promedio de los ciclos de cultivo es de ocho a nueve meses, con talla de cosecha de 300 a 350 g.

    c) Trucha
    Sistemas de cultivo: Extensivo, intensivo y semi-intensivo.
    Se cultiva tierra adentro en ríos o lagos con buena calidad de agua y oxigenación (>5 mg/l), usando, estanques rústicos, estanques rectangulares de concreto, tanques circulares de concreto o de geo-membrana y raceways o canales de corriente rápida.

    El flujo de agua para el cultivo varía, en función de la infraestructura, en raceways, mínimo de 90 l/s, con tres recambios por hora. En todos los casos el oxígeno disuelto en el agua no debe ser menor a 5 mg/l y dependiendo del tipo de estanquería, flujo de agua, altitud y oxígeno disuelto se pueden usar densidades de hasta de 20 - 25 kg/m² a 10 °C. Se estima que los productores pueden hacer hasta un ciclo por año con duración promedio de 7- 12 meses, dependiendo de las condiciones ambientales del cultivo y del manejo, cosechando organismos de 250 - 300 g (CNA, 2012).

    d) Atún
    La biotecnología es parcial, sólo se realiza la engorda de juveniles capturados del ambiente natural, en un sistema de cultivo intensivo.
    Se realiza en zona costera en áreas semi-protegidas de la acción directa de los vientos predominantes, con profundidades mayores a 25 m, libres de contaminantes y corrientes marinas de 10 a 20 cm/seg, usando jaulas flotantes de 40 – 50 m de diámetro y 15 – 20 m de caída.
    La densidad de siembra, está en función de la disponibilidad del recurso y del número de permisos y concesiones de acuacultura autorizados. Los juveniles para engorda, se capturan con red de cerco en aguas nacionales entre la latitud 22º y 32º norte. La temporada de captura es de mayo - agosto. Se siembran organismos mayores a los de 2 años de edad o 12 kg, el tiempo promedio de engorda es de 6 - 7 meses, cosechando organismos de 35 – 45 kg. En el territorio nacional existen varias especies utilizadas en la acuicultura, entre las cuales destacan el Abulón rojo, Atún Aleta Azul, Bagre de canal, Camarón Blanco del pacifico, Carpa, Langosta de Agua Dulce, Langostino Malayo Ostión Japonés, Peces de Ornato de agua dulce, Rana Toro, Tilapia y Trucha Arcoíris (CNA, 2012).
    Dentro de este contexto, las especies involucradas en actividades de acuicultura en México son descritas en la Carta Nacional Acuícola que comprenden peces, moluscos y crustáceos. El número de especies son 46, integradas por 34 especies de peces dulceacuícolas (6 nativas y28 introducidas), 5 especies de peces marinos (nativos), 3 de moluscos marinos y salobres (2 nativas y 1 introducida), 2 crustáceos dulceacuícolas (introducidas), 1 crustáceo marino (nativo) y 1 especies de anfibio (introducida) (Carta Nacional Acuícola, 2012). De acuerdo con el Anuario Estadístico de Pesca (2011), las principales especies cultivadas en ese orden son: camarón, mojarra, ostión, carpa, trucha, atún, bagre, charal, lobina y langostino.

    La necesidad de desarrollar tecnologías de cultivo específicas para las especies nativas está motivada por la expectativa de diversificación de las opciones acuiculturales en nuestro país, de crear una industria acuicultural propia que responda a las preferencias regionales de mercados ya existentes y que se oriente hacia la sustentabilidad de los cultivos y de los recursos silvestres, ante el riesgo de disminución de la diversidad por la introducción de especies exóticas, previniendo los efectos nocivos de esto y de los residuos generados por la actividad (Rojas y Mendoza, 2000).

    Aunque en México la introducción de organismos acuáticos ha sido realizada durante décadas, solo en ciertos casos los resultados se han traducido en beneficios. La pérdida de especies nativas se ha visto en el río Tunal en Durango, donde a raíz de la introducción de especies no nativas como Cyprinus carpio, Carassius auratus, Lepomis macrochirus y Micropterus salmoides, se perdieron 7 especies nativas en tan sólo 15 años. Otro aspecto a considerar con la introducción de especies exóticas, es la transmisión de parásitos importados representado riesgos sanitarios de las especies endémicas, como es el caso de Bothriocephalus acheilognathi (cestodo) parásito introducido junto con la carpa herbívora, procedente de la República popular China y que ha sido reportada en algunas especies nativas (Arredondo y Lozano, 2003).
    Con el propósito de mejorar la calidad de la producción en especies acuícolas, se utilizan diferentes métodos, en el que se destaca el mejoramiento genético, donde se pueden obtener grandes ventajas. Con las especies mejoradas genéticamente se puede obtener altos rendimientos ya que son organismos con cualidades cada vez más idóneas para asegurar la viabilidad de los cultivos, el propósito de este método es obtener características como: rápido crecimiento, bajo índice de reproducción, resistencia a enfermedades y óptima conversión alimenticia.
    Sistemas de cultivo
    La producción acuícola que se ha practicado en México puede dividirse en:
    • Acuicultura de Repoblación
      Implica las acciones de siembra de ainomorfos y la posterior cosecha en diversos cuerpos de agua tales como lagos, lagunas costeras, embalses y ríos. El rendimiento es variable y depende básicamente de la productividad natural de los cuerpos de agua. En términos generales suele variar de menos de 100 a 800 kg/ha al año (Arredondo y Lozano, 2003). La tilapia y la carpa, explotadas fundamentalmente en los grandes embalses. La importancia de la piscicultura en embalses radica en el hecho de que representa la opción productiva de menor costo para proveer amplios volúmenes de producto al mercado interno (FAO, 1993).
    • Acuicultura de Subsistencia (Rural)
      Se aprovechan diversos cuerpos de agua de pequeño tamaño como bordos y jagüeyes, que pueden ser temporales y permanentes y que reciben el nombre de estanques habilitados (Arredondo y Lozano, 2003). El rendimiento Acuícola es variable y suele ser de 100 a más de 400 kg/ha al año, aunque con el uso de policultivos es posible obtener rendimientos superiores a la 2 toneladas por hectárea al año. La acuicultura rural, que la definimos como aquella que se practica a nivel de subsistencia o semi comercial, comenzó a realizarse en nuestro país hace más de 20 años (Arredondo y Lozano, 2003). Las especies representativas son la tilapia y la carpa, que se destinan principalmente al autoconsumo (FAO, 1993).
    • Acuicultura Comercial o Industrial
      En estos sistemas se pretende alcanzar un incremento notable del rendimiento acuícola, utilizando para esto aportes de energía externa tales como la fertilización, los alimentos balanceados o bien ambos a la vez. Es posible mediante este sistema obtener mayores cosechas que por ejemplo en nuestro país fluctúan entre 1,5 toneladas por hectárea al año en estanques rústicos de tierra, hasta 25 toneladas por hectárea al año en canales de corriente rápida. En algunos casos se utiliza el policultivo como una estrategia para aumentar la producción y entre los más conocidos se tiene la combinación de carpas chinas, europeas y tilapia con langostino (Arredondo y Lozano, 2003).
    Niveles de Intensidad

    Acuicultura Extensiva: cultivo en embalses con mínima intervención humana después de la siembra, el objetivo de la acuicultura extensiva es el de sembrar o repoblar organismos acuáticos en embalses donde no los hay o hayan desaparecido o disminuido las poblaciones naturales o introducidas debido a problemas de contaminación o depredación. El hombre sólo interviene en la siembra de los organismos, sin tener que ver con otros factores hasta el momento de la captura (Rodríguez y Maldonado, 1996). La inversión en este caso es baja y no se requiere de personal calificado, pero sus rendimientos son bajos (Arredondo y Lozano, 2003). Cortés (1977) menciona que existen 23 cuerpos de agua que son los más grandes del país, con algunos medianos y pequeños que sostienen pesquerías importantes. En esta categoría se ubica la llamada acuicultura de repoblamiento, la cual aporta a las estadísticas pesqueras aproximadamente 100 000 toneladas anuales, que se consumen casi exclusivamente en el país.

    Acuicultura Semi intensiva: cultivo en estanques, corrales y cuerpos de agua como bordos temporales o permanentes, jagüeyes, represas, canales de riego y otros, se desarrolla en diferentes instalaciones . Se caracteriza por la falta de control que sobre el ambiente ejerce el acuicultor, quien sólo interviene en los aspectos alimenticio y reproductivo.
    Se sitúa de acuerdo con las fuentes alimenticias que en este caso son promovidas por la fertilización orgánica o inorgánica, aunque también se puede adicionar alimento con la intención de completar la dieta con productos vegetales o de otro tipo con menos del 10 por ciento de contenido proteico.

    Acuicultura Intensiva: cultivo en sistemas controlados, estanques, jaulas, canales de corriente rápida o sistemas de recirculación y reacondicionamiento del agua,. Por sus características el control de las condiciones de agua, la alimentación y la sanidad es estricta (PRPA, 2008). En este tipo de sistema los organismos son alimentados con alimento balanceado que puede ser complementado con alimento vivo. En la acuicultura intensiva, el acuicultor puede tener todos los factores ambientales controlados tales como: temperatura, iluminación, oxígeno disuelto, pH; factores bióticos: densidad, alimentación y salinidad, entre otros, que influyen en el desarrollo, crecimiento y reproducción de los organismos (Rodríguez y Maldonado, 1996).

    Las artes de cultivo usadas generalmente en México pueden agruparse de la siguiente forma:
    • Artes de Cultivo Terrestre: Son aquellas instalaciones construidas sobre tierra firme para fines acuícolas. Los estanques y tanques constituyen los sistemas más comunes, pudiendo variar desde pequeños, rudimentarios hasta los tecnificados con sistemas de aireación y equipos de alimentación por gravedad.
    • Artes de Cultivo Acuáticos: Son aquellos cultivos que se instalan en algún cuerpo de agua (embalse, rio, estero o mar abierto), habitualmente en costas protegidas o aguas interiores., tales como las jaulas flotantes estructuras cerradas que permanecen suspendidas en la superficie del agua.
    Desempeño del sector
    Producción
    La producción total de larvas, semilla y alevines ascendió a 6 943 millones de organismos en 2011 como resultado de la actividad acuícola (SAGARPA, 2011).
    En 2011 existen 9 216 unidades de producción acuícola en el país. En 1998, del total de empresas registradas en el padrón de acuicultura, un 58 por ciento de las empresas estaban dedicadas a la producción y 12 por ciento eran proveedores de equipos, instrumentos y alimentos (SEMARNAP, 1995).

    La producción acuícola se incrementó de manera continua durante el periodo de 1980 - 1990, habiéndose detenido y retrocedido ligeramente durante el periodo de 1990 - 2000. Desde 1990, las estaciones acuícolas y piscícolas gubernamentales han carecido de fondos para su operación, así como de la infraestructura requerida para la expansión del sector. Entre 1989 y 1993, la producción ostrícola se redujo en un 50 por ciento como resultado de la reducción en la demanda debido a los brotes de cólera ocurridos durante 1991 - 1992 en la costa del Golfo de México (principal zona productora de ostión en la que se genera un 91 por ciento de la producción total nacional).

    La pesca y acuacultura contribuyen de manera importante para el logro de la seguridad alimentaria de los mexicanos, mediante el abasto de pescados y mariscos para satisfacer la creciente demanda interna, donde el consumo per cápita es de 12,8 kilogramos anuales 4. Además, son un importante medio de subsistencia para más de 290 mil familias de pescadores en todo el país. En 2011, la producción acuícola y pesquera fue de 1,6 millones de toneladas de peso vivo, 2,5 por ciento superior a la obtenida en 2010, esto debido a las mayores capturas de sardina, que representa el 41 por ciento de la producción nacional; además del aumento en la captura y cultivo de camarón. (SAGARPA, 2012)

    El gráfico abajo muestra la producción acuícola total en México según las estádisticas FAO:

    :
    :
    Mercado y comercio
    El comportamiento histórico del consumo nacional aparente, (producción total más el volumen de las importaciones menos exportaciones) durante el periodo de 1954-2011. El consumo nacional aparente mostró una tendencia creciente uniforme de 1954 a 1978. A partir de 1978 hasta 1980 se da un incremento sobresaliente con una tasa de crecimiento promedio anual de 26,5 por ciento. En 1984 se observa un decremento en la producción atribuible, posiblemente, a la crisis económica de 1982. Posterior a este año la producción muestra una tendencia errática, pero creciente, hasta 1991 y 1998 donde la producción vuelve a disminuir. Esta disminución puede ser causa de factores ambientales o económicos, pero no se sabe con certeza, sin embargo, la tendencia en los volúmenes de producción se ha venido incrementando a una tasa promedio anual de 1,92 por ciento de 1998 al 2011, con un consumo aparente en el último año de 1 350 987 toneladas. Las exportaciones e importaciones han crecido a partir principalmente a mediados de la década de los años ochenta, donde se da una mayor apertura a los mercados internacionales, se observa, el crecimiento de las exportaciones hasta 1989 con una caída en 1994 que posteriormente se recuperó hasta 1996, con una caída en 1998, manteniéndose prácticamente constante hasta el año 2006 y creciendo nuevamente hasta el 2011 con 371 491 toneladas.

    Las importaciones se observa un crecimiento paulatino desde el año de 1988 con crecimientos y disminuciones hasta el año 2011, sin embargo, la tendencia es positiva alcanzando en el año 2011 un volumen de 215 299 toneladas.

    El consumo humano directo (CHD) representa el 74,4 por ciento de la producción nacional en el 2011, es decir, 1 122 600 toneladas en peso desembarcado. la participación de las principales especies que se comercializan para CHD como parte del consumo aparente. Las principales especies que se consumen son: 1) escama (28 por ciento), 2) sardina y macarela (18 por ciento), 3) camarón (15 por ciento), 4) túnidos (13 por ciento) y 5) mojarra (7 por ciento).

    Los grandes mercados nacionales de productos acuícolas son La Viga, La Nueva Viga ubicados en el Distrito Federal, y el mercado de Zapopan ubicado en Zapopan, Guadalajara. También podemos encontrar productos acuícolas en Centros Comerciales tales como son: WalMart, Sams Club, Superama y Aurrera.

    Los precios de los productos acuícolas pueden variar a través de la cadena de comercialización, esto es propiciado por la intervención de los intermediarios en que se ven envueltos los productores, ven condicionada la compra de su producto a las características que convengan al comprador, propiciando una situación claramente identificada, en la que el piscicultor vende barato su producto y el comprador lo vende más caro al mercado.

    Los instrumentos legales que existen en México relativas a garantizar la calidad de los productos pesquero y acuícolas son las siguientes:
    • NOM-051-SCFI-1994. garantizar el etiquetado de los alimentos y bebidas no alcohólicas (nacionales o extranjeros) comercializados en el país en envases cerrados de cualquier tipo, incorpore la información comercial necesaria para que los consumidores puedan tomar una adecuada decisión de compra.
    • NMX-FF-102-SCFI-2011 es relativa al abulón fresco congelado.
    • NMX-FF-085-SCFI-2011 estipula las características y aspectos comerciales y sanitarios aplicables al producto de langosta viva, para que sea apto para consumo humano y no constituya un riesgo para la salud.
    • NMX-F-362-S-SCFI-2011, establece el procedimiento para determinar las bases volátiles totales en los productos de la pesca y se aplicaría únicamente a los productos pesqueros que se comercializan en territorio nacional.
    • NMX-F-530-SCFI-2011 también quedará vigente y establece las especificaciones mínimas de calidad y aspectos comerciales que debe cumplir el producto denominado entremés SURTIDO del mar enlatado, para garantizar que sea apto para el consumo.
    • NMX-f-540-scfi-2011. Productos de la pesca - determinación del estado de frescura método de prueba.
    • NMX-FF-056-SCFI-2011. productos de la pesca – molúscos – especies comestibles de importancia comercial – .nomenclatura.
    • NMX-F-550-SCFI-2011 productos de la pesca - trucha fresca. refrigerada – especificaciones).
    • NMX-F-546-SCFI-2011. productos de la pesca - contenido de pescado en productos empanizados congelados - método de prueba.
    • NMX-F-554-SCFI-2011 fija las especificaciones mínimas de calidad y aspectos comerciales aplicables al producto denominado caracol tipo abulón enlatado y garantizar que es inocuo y apto para su consumo.
    • NMX-F-558-SCFI-1999. productos de la pesca - manejo de tunidos a bordo de embarcaciones pesqueras mayores – especificaciones.
    • NMX-F-547-SCFI-2011. productos de la pesca - sólidos totales en productos marinos - método grávimetrico – método de prueba.
    • NMX-FF-001/2-SCFI-2011 que tiene por objetivo establecer las especificaciones nacionales y aspectos comerciales de calidad que deben cumplir las diferentes especies de ostión en concha vivo y pulpa envasada-refrigerada, para garantizar que es inocuo y apto para su consumo.
    Entre los productos acuáticos que se importan a México se encuentran: atún, camarón, tilapia, salmón, derivados de algas, etc. En cuanto a las importaciones, México adquirió tilapia con un 22 por ciento, procedente principalmente de China, Honduras y Estados Unidos; resaltando que de China como principal proveedor de tilapia congelada. Otro grupo de productos relevantes en las importaciones mexicanas, fue el camarón con una participación del 16 por ciento en le valor total de las importaciones.

    Los principales productos importados a México destinados a la acuicultura son: peces ornamentales, plantas vivas acuáticas incluidos sus bulbos y sus partes para acuacultura, reproductores y larvas de ostión para acuacultura, huevas fecundadas, semillas, larvas y embriones de especies acuáticas, para acuacultura además de corales e invertebrados (SAGARPA, 2011. Los principales países importadores son Estados Unidos de América, Colombia y Chile.

    Actualmente México exporta productos a Estados Unidos, Corea del Sur, Japón, España, Taiwán, entre otros países. Desafortunadamente no se cuenta con datos exactos de cuáles son los productos provenientes de acuicultura, los datos proporcionados por la SAGARPA engloban tanto pesca como acuicultura.

    La principal especie de exportación que produce México, es el camarón, la cual aportó el 31 por ciento del valor total, siendo Estados Unidos el principal destino, demandando el producto en su presentación de congelado y descabezado. Este año, la langosta se sitúa en la segunda posición de las principales especies exportadas por México seguida por el Atún y similares con un 9 por ciento y 8 por ciento respectivamente.

    El gobierno mexicano ha instituido diversos programas de apoyo a los sectores pesquero y acuícola. Bancomext brinda apoyo financiero para todas las etapas de la exportación. En el transcurso del año 2011, las exportaciones ascendieron a 1 049 millones de dólares con 371 mil toneladas de pescados y mariscos en diversas presentaciones; mientras que la importación de productos pesqueros alcanzo un valor de 679 millones de dólares y un volumen de 215 mil toneladas de producto logrando con esto un saldo positivo de 370 millones de dólares. (SAGARPA, 2011)
    Contribución a la economía
    Es necesario establecer primeramente que no existe un rubro en las cuentas nacionales asignado al Producto Interno Bruto (PIB) del sector pesquero. Esta deficiencia de estadística provoca que no se poda calcular el PIB pesquero, por lo que se calculó el Valor Bruto de la Producción Pesquera (VBPP) a nivel nacional considerando los Censos Económicos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) utilizando las clases industriales 311304, congelación y empaque de pescados y mariscos frescos y 311305, preparación y envasado de conservas de pescados y mariscos. A estos valores se les agregó el valor total de la captura en pesca y acuacultura de los anuarios de pesca y una estimación del valor de venta en fresco.

    El VBPP a precios constantes ha tenido variaciones durante el periodo de 1987 al 2011. Las caídas son recurrentes una observándose tendencia de 1987 hasta el 2001 y una recuperación del 2003 hasta el 2010. Las caídas en el VBPP se dieron en los años de 1988 (6,43 por ciento), 1990 (4,96 por ciento), 1991 (11.53 por ciento), 1995 (8.24 por ciento), 1996 (7.75 por ciento), 1996 (7.07 por ciento), 1998 (12,27 por ciento) y la mayor caída se dio en el 2001 con 20,87 por ciento. Para el año 2011 el VBPP se estimó en alrededor de 29 mil 752 millones de pesos.

    La tasa más alta se observa en 1997 con 15,61 por ciento después de diferentes variaciones y una caída hasta el 2001 se recupera en 2002 con 8,04 por ciento, nuevamente tiene una caída en el 2005 y se recupera al año siguiente con 11,62 por ciento y la última tasa de importancia fue en el 2010 con 7,14 por ciento.
    v El sector es variable por factores naturales (Fenómeno del Niño y la Niña) y condiciones de mercado (por ejemplo efectos negativos en el consumidor, como la epidemia del cólera en Perú a principios de los años 1990s que se atribuyó falsamente al consumo de productos pesqueros. Durante el periodo del 2003 al 2010 el sector pesquero ha tenido tasas de crecimiento positivas, reflejando cierta estabilidad, sin embargo para el año 2011 nuevamente tuvo una tasa negativa de 11,31 por ciento.

    La participación del sector pesquero (incluye sector primario y secundario) respecto al PIB Nacional, ha disminuido desde el año 1987 de pasar 1,14 por ciento al 0,37 por ciento en el 2001, se recupera en los siguientes años representando el VBPP el 0,38 por ciento respecto al PIB Nacional en el 2011. (Actualización del Programa Rector Nacional de Pesca y Acuacultura en México, 2011 - APRNPAM, 2011).
    Promoción y manejo del sector
    Marco institucional
    Desde el año 2001, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) ha estado a cargo de la administración de la legislación pesquera y acuícola. Conforme a la Ley, las funciones y responsabilidades de la SAGARPA, incluyen, entre otras, la demarcación de zonas aptas para la acuicultura, la reglamentación de la introducción de especies y la promoción del desarrollo de la acuicultura (ver Reglamento: Título tercero, Capítulo I). La SAGARPA está constituida por diversas oficinas y entidades administrativas. Su estructura queda definida en el Reglamento Interior de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

    La Comisión Nacional de acuicultura y Pesca (CONAPESCA), siendo un ente administrativo de la SAGARPA fue creada en el 2001 y tiene bajo su responsabilidad la administración, coordinación y desarrollo de políticas en relación al uso y explotación sustentable de los recursos pesqueros y acuícolas. La Comisión cuenta con el apoyo del Instituto Nacional de Pesca (INP) el cual también es un órgano desconcentrado de la SAGARPA responsable de la investigación científica y tecnológica y de brindar asesoría en materia de la conservación, repoblación, promoción, cultivo y el desarrollo de especies acuáticas. A través del INP se ha desarrollado oun nuevo instrumento para la administración pesquera, la Carta Nacional Pesquera, que constituye un inventario actualizado anualmente y sumariar todos los recursos pesqueros disponibles en los cuerpos de agua federales.

    Dentro de las funciones que tiene la CONAPESCA se encuentran: administrar con calidad y transparencia, el aprovechamiento sostenible de los recursos pesqueros y acuícolas; fomentar el desarrollo de la cadena de producción, distribución y consumo en apoyo al desarrollo integral de los agentes productivos del sector y contribuir a mejorar la alimentación de los Mexicanos.

    Dentro de la SAGARPA opera el Instituto Nacional de la Pesca (INP), órgano desconcentrado encargado de generar la información técnica y científica que sirve de sustento para la toma de decisiones de la administración pesquera y acuícola nacional. Es el INP quien identifica y realiza, a través de sus Centros Regionales de Investigación Pesquera (CRIP) líneas de investigación en el sector acuícola.

    La SAGARPA desarrolló el Programa Sectorial de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, que entre otros temas, aborda la explotación sustentable de los recursos pesqueros y acuícolas y la promoción de la rentabilidad económica y social del sector pesquero y acuícola. El Programa también pretende actualizar y promover las medidas legales aplicables a las actividades pesqueras y acuícolas.
    Legislación y regulaciones
    La Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables (2007, enmienda del 2012) y el Reglamento de la Ley de Pesca (1999, enmienda del 2004) son los instrumentos legislativos que rigen sobre la conservación, preservación, explotación y administración de la flora y fauna acuáticas. Las Normas Oficiales Mexicanas (NOM), propician la implementación de la Ley de Pesca mediante la especificación de los requisitos estipulados en relación a la ejecución de actividades pesqueras y acuícolas. Generalmente, las NOM´s son disposiciones jurídicas que permiten el desarrollo armónico de la acuicultura y son propuestas por diversas Secretarías de Estado en correspondencia con su competencia jurisdiccional y emitidas por el Ejecutivo Federal.

    Reglamento de la Ley de Pesca: Dentro del Reglamento de la Ley de pesca, en el titulo tercero que hace referencia a la acuicultura, en el capítulo I (Artículos 101 al 105), menciona las disposiciones generales de la acuicultura. El capítulo II se refiere a la acuicultura comercial, especificando en el Artículo 107 y 108 las concesiones para este tipo de acuicultura en aguas de jurisdicción federal y los respectivos requisitos. En el capítulo III se hace referencia a la acuicultura de fomento (Artículos 114-119), donde se especifican los requerimientos para la concesión de permisos para dicha acuicultura. Dentro del capítulo IV (Artículos 120-124) se menciona la acuicultura didáctica y sus respectivas autorizaciones para llevarla a cabo. Con respecto a la introducción de especies vivas en cuerpos de agua de jurisdicción federal, el capítulo V (Artículos 125-127) detalla la información que debe contener la solicitud para tramitar dicho proceso. El capítulo VI (Artículos 128-136) es el referente a la Sanidad Acuícola. Este apartado se refiere a la presentación de Certificados de Sanidad para la introducción de especies vivos de la flora y fauna acuáticos, que será expedido por la autoridad competente del país de origen. Así mismo las especies introducidas a las normas de cuarentenas y al termino de las mismas, para su disposición final, será necesario obtener un certificado de Sanidad Acuícola expedido por la Secretaría (Ley de Pesca y su Reglamento, 2001).

    Instrumentos de Política ambiental en acuicultura: En contraste con la acuicultura de tipo comercial, la acuicultura de pequeña escala no ha mostrado impactos graves de tipo ambiental. Sin embargo, a continuación se muestran las generalidades de la política ambiental y de ordenamiento ecológico que atañen a cualquier actividad, incluida en la acuicultura.

    Con el fin de proveer a los productores del medio rural de beneficios para el aprovechamiento sustentable de sus recurso naturales, es necesario hacer énfasis en que la normatividad vigente aplicada a la expedición de permisos y concesiones acuícolas no representa un obstáculo para instalar sus unidades de producción, más bien significa un elemento que les permite alcanzar los siguientes objetivos:
    • mpulsar un desarrollo que sea compatible con las aptitudes y capacidades de cada región.
    • Aprovechar de manera plena y sustentable los recursos naturales, como una condición básica para la superación de la pobreza.
    • Cuidar el ambiente y los recursos naturales a partir de un efectivo cumplimiento de las leyes.
    Actualmente cuenta con el Anteproyecto del Reglamento de la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables 2011. El presente ordenamiento tiene por objeto reglamentar la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables. Su aplicación corresponde al Ejecutivo Federal, por conducto de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, a través de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, con excepción de aquellos casos en que sea mediante el Instituto Nacional de Pesca o el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria.

    Ordenamiento Ecológico: De acuerdo a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) el ordenamiento ecológico es “El proceso de planeación dirigido a evaluar y programar el uso del suelo y el manejo de los recursos naturales en el territorio nacional y las zonas sobre las que la nación ejerce su soberanía y jurisdicción, para preservar y restaurar el equilibrio ecológico y proteger al ambiente. Este proceso comprende las siguientes etapas: evaluación o diagnóstico ambiental, planificación ambiental, y gestión o manejo ambiental (Ramírez-Martínez y Sánchez, 1998b).

    Las políticas de ordenamiento ecológico son: de protección, conservación, aprovechamiento y restauración. Los estudios de ordenamiento ecológico se desarrollan en áreas de atención prioritaria, definida por sus características de alta diversidad, pobreza extrema, alto grado de deterioro, o con alto potencial de recursos naturales y socioeconómico, son el marco para impulsar acciones públicas encaminadas a la preservación de los recursos naturales y el desarrollo sustentable, es decir, facilitan la identificación de las áreas donde la acuicultura puede desarrollarse en armonía con otras actividades. Asimismo, promueve la regularización de unidades productivas, a efecto de lograr el conocimiento exacto de su distribución y evitar así aglomeraciones que provoquen efectos negativos sobre los ecosistemas e, incluso, sobre ellas mismas (Álvarez, 2000).

    Evaluación del Impacto Ambiental: De acuerdo a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) la evaluación del Impacto Ambiental es definida como un mecanismo técnico-administrativo que permite identificar y prevenir los efectos ambientales adversos asociados a la realización de un proyecto de la actividad pública o privada que pueda provocar desequilibrio ecológico o rebasar los límites y condiciones señaladas en los reglamentos y en las normas técnicas ecológicas (Ramírez-Martínez y Sánchez, 1998b).

    Bioseguridad: de acuerdo a la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, tiene por objeto regular las actividades de utilización confinada, liberación experimental, liberación en programa piloto, liberación comercial, comercialización, importación y exportación de organismos genéticamente modificados, con el fin de prevenir, evitar o reducir los posibles riesgos que estas actividades pudieran ocasionar a la salud humana o al medio ambiente y a la diversidad biológica o a la sanidad animal, vegetal y acuícola.(DOF 18-03-2005)

    Normas Oficiales Mexicanas: En el marco de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización y de la Ley de Pesca y su Reglamento, a partir de 1993, mediante la instalación del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Pesca Responsable, se han elaborado las siguientes disposiciones jurídicas que permiten el desarrollo armónico de la acuicultura, de las cuales están vigentes las siguientes:
    • NOM-002-PESC-1993. Para ordenar el aprovechamiento de las especies de camarón en aguas de jurisdicción federal de los Estados Unidos Mexicanos.
    • NOM-005-PESC-1993. Para regular el aprovechamiento de las poblaciones de las distintas especies de abulón, en aguas de jurisdicción federal de la península de Baja California.
    • NOM-009-PESC-1993. Establece el procedimiento para determinar las épocas y zonas de veda para la captura de las diferentes especies de la flora y fauna acuáticas, en aguas de jurisdicción federal de los Estados Unidos Mexicanos.
    • NOM-010-PESC-1993. Que establece los requisitos sanitarios para la importación de organismos acuáticos vivos en cualquiera de sus fases de desarrollo, destinados a la acuicultura u ornato, en el territorio nacional.
    • OM-011-PESC-1993. Regula la aplicación de cuarentenas a efecto de evitar la introducción de enfermedades certificables y notificables en la importación de organismos acuáticos.
    • NOM-031-SSA1-1993. Establece las especificaciones sanitarias de los moluscos bivalvos frescos-refrigerados y congelados.
    • NOM-032-SSA1-1993. Establece las especificaciones sanitarias de los moluscos bivalvos en conserva.
    • NOM-017-PESC-1994. Para regular las actividades de pesca deportivo recreativo en las aguas de jurisdicción federal de los Estados Unidos Mexicanos.
    • NOM-128-SSA1-96. Bienes y Servicios. Que establece la aplicación de un sistema de análisis de riesgos y control de puntos críticos ARCPC (en ingles HACCP) en la planta industrial procesadora de productos de la Pesca.
    • NOM-030-PESC-2000. Requisitos para determinar la presencia de enfermedades virales de crustáceos acuáticos vivos, muertos, sus productos o subproductos en cualquier presentación y artemia (Artemia spp), para su introducción al territorio nacional y su movilización en el mismo.
    • NOM-059-ECOL-2001. Protección ambiental. Especies nativas de México de flora y fauna silvestre – categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio en lista de especies en riesgo.
    • NOM-EM-05-PESC-2002. Establece los requisitos y medidas para prevenir y controlar la dispersión de enfermedades de alto impacto y para el uso y aplicación de antibióticos en la camaronicultura nacional (Carta Nacional Pesquera 2004).
    • NOM-242-SSA1-2009. Establece los requisitos sanitarios para: las áreas de captura de moluscos bivalvos; los establecimientos que procesan productos de la pesca frescos, refrigerados, congelados y procesados, incluyendo las embarcaciones de pesca y recolección, así como las especificaciones sanitarias.
    • NOM-251-SSA1-2009. Establece los requisitos mínimos de buenas prácticas de higiene que deben observarse en el proceso de alimentos, bebidas o suplementos alimenticios y sus materias primas a fin de evitar su contaminación a lo largo de su proceso.
    Para más información en la legislación de la acuicultura en México haga un clic aquí:
    Visión general de la legislación acuícola nacional - México
    Investigación aplicada, educación y capacitación
    A nivel gubernamental se fijan prioridades de investigación recurriendo a varias estrategias como son: convocatorias a foros, disposición de las Redes Nacionales de Investigación en acuicultura (camarón, tilapia, trucha, peces marinos etc.), se organizan reuniones nacionales como congresos, se realizan comisiones donde se entrevistan tanto a productores como a investigadores, agencias de financiamiento (FIMA); con toda la información recabada se realizan líneas prioritarias de investigación en acuicultura, que darán seguimiento la Institución correspondiente, en este caso es la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y a su vez el Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) a través de la Dirección General Adjunta de Investigación en Acuacultura (DGAIA).

    Las instituciones públicas juegan un papel muy importante dentro de la enseñanza, investigación y cultura. En el caso de la investigación en acuicultura su papel principal es el desarrollar tecnologías que permitan aumentar la biomasa de la acuicultura. Para obtener un buen desarrollo dentro de la acuicultura es necesario contar con la participación activa de los productores, lo que no se ha logrado por completo ya que solo existe una mínima cantidad de grupos de productores dispuestos a trabajar en coordinación con las instituciones e investigadores.

    Para dar a conocer los avances de la acuicultura en cuanto a investigación, estos conocimientos se transmiten por medio de manuales, publicaciones, conferencias, talleres y estancias de capacitación etc.

    El siguiente Cuadro muestra las principales Instituciones que llevan a cabo investigación sobre el Sector de acuicultura. Con respecto a Instituciones que imparten niveles de Postgrados de Maestría y Doctorado en acuicultura se encuentra el Instituto Tecnológico del Mar No. 1 de Veracruz, el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR), el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE). En el caso del Instituto Tecnológico del Mar de Nayarit imparte la carrera de Biología con especialidad en acuicultura.

    Principales Instituciones que realizan Investigación en acuicultura
    NIVEL UNIVERSIDADES O CENTROS DE INVESTIGACIÓN
    Universidad Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-Xochimilco y UAM- Iztapalapa)
    Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
    Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL)
    Universidad Autónoma de Campeche (UAC)
    Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT)
    Universidad Autónoma de Baja California (UABC)
    Universidad del Mar de Oaxaca (UMAR)
    Universidad de Sonora (UNISON)
    Universidad de Occidente (UDO)
    Universidad Autónoma de Baja California Sur
    Universidad Autónoma de Yucatán
    Instituto Tecnológico del Mar No. 1 de Veracruz
    Instituto Tecnológico del Mar No. 6 de Nayarit
    Instituto Tecnológico de Monterrey
    Centros de Investigación Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD)
    CIAD Mazatlán y Hermosillo
    Centro de Ciencias de Sinaloa (CCS)
    Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR)
    Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE)
    Fuente: Boletín del Programa Nacional de Sanidad Acuícola. Instituciones. Boletín de las Instituciones de la Red de Diagnóstico y Sanidad Acuícola. y Álvarez et al., 2000
    Tendencias, asuntos y desarrollo
    Primordialmente la acuicultura dulceacuícola es la que se ha desarrollado y se tienen algunos casos de cultivo de especies de agua marina y salobres. En México destaca un mayor desarrollo del cultivo de las especies exóticas en comparación con las especies nativas. En forma radical el cultivo de crustáceos, particularmente de camarón ocupa un lugar importante, debido a la importancia en términos del volumen económico que este recurso representa para la región del Noroeste del Pacífico Mexicano. El cultivo de camarón representa el cultivo más tecnificado siendo además un producto con calidad de exportación (Álvarez y Avilés, 1995).

    La actividad acuícola ha tenido un avance en cuanto al área de moluscos, se cuenta con la tecnología completa para el cultivo de, abulón y ostión y otras especies con las que se esta realizando innovación tecnológica para lograr el desarrollo de biotécnicas para su cultivo, tal es el caso de la almeja de sifón (Panoea spp.) (CNA, 2012). En cuanto al grupo de peces más cultivados, con mayor éxito se tiene a las tilapias, de las cuales prácticamente han sido diseminadas en una amplia variedad de embalses y cuerpos de agua de las diferentes regiones del país, estableciéndose pesquerías importantes derivadas de esta actividad acuícola, y es una especie que representa más del 60 por ciento de cultivo en los centros acuícolas y productores del sector.

    La acuicultura representa una fuente adicional de proteína, contribuye a la seguridad alimentaria, a la generación de divisas, el fomento al desarrollo regional y a la creación de nuevas fuentes de empleo y a la reducción de la presión sobre los recursos naturales, particularmente en áreas costeras.

    La acuicultura representa poco más del 15 por ciento de la producción pesquera total, aunque se estima que posee un potencial para alcanzar hasta un 40 por ciento de dicha producción. Sin embargo, su desarrollo a la fecha ha sido lento como resultado de una serie de factores, entre los que destacan:
    • Políticas sectoriales de desarrollo mal enfocadas.
    • Cambios sucesivos gubernamentales y de las instituciones involucradas.
    • Carencia de información.
    • Uso inadecuado de conocimientos básicos científicos y tecnológicos.
    • Carencia de disponibilidad de recursos para el desarrollo.
    • Carencia de un marco legal adecuado que garantice la tenencia legal de la tierra y que facilite el suministro de servicios y atención por parte de los bancos y otras instituciones financieras, particularmente en las zonas.
    A pesar de su contribución positiva a la sociedad y a la economía, el desarrollo de la acuicultura en México aún no alcanza su pleno potencial para incrementar la producción en forma sostenida. México posee un gran potencial para la satisfacción de su seguridad alimentaria y el desarrollo rural, tanto a nivel local como regional, mediante la generación de alimento para autoconsumo y para la comercialización de los excedentes, así como aprovechando su vasta diversidad y disponibilidad de zonas hidrológicas en todo el país. Su crecimiento deberá ser propiciado tomando en consideración el impacto que podría ejercer sobre el ambiente. Se deberá brindar especial atención a ciertas estrategias globales y lineamientos tales como el Código de Conducta para la Pesca Responsable de la FAO, en cuyo Artículo 9 se cita la imperiosa necesidad de encontrar mecanismos alternativos de producción para preservar los recursos naturales nativos (FAO, 1995).

    Además, la diversidad del perfil altitudinal de México, crea una variedad de condiciones climáticas y ecosistemas que permiten el desarrollo de un sector acuícola diversificado. En el Programa Sectorial de Pesca y Acuacultura 2001 – 2006 se establece que para aprovechar las zonas con potencial para desarrollar acuacultura, se llevarán a cabo en coordinación con los gobiernos estatales, el ordenamiento de zonas costeras de los principales estados productores como: Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Tamaulipas, Veracruz, Nayarit, Guerrero y Oaxaca; las cuales por sus características y condiciones para la producción pesquera requieren de este modelo de manejo técnico. Asimismo, se realizarán cartas acuícolas estatales en aguas interiores. Estos documentos permitirán disponer de los elementos necesarios para promover el desarrollo de la acuacultura en concordancia con otras actividades productivas, generando así elemento para atraer inversiones en áreas rezagadas económica y socialmente.

    Para fortalecer y consolidar esta actividad, se promoverá la diversificación y tecnificación de la acuacultura, la cual estará orientada a incrementar su eficiencia productiva, reducir posibles impactos, diversificar líneas de producción e incrementar la rentabilidad económica y social. Los productos de la acuicultura deben satisfacer estándares internacionales, no solo en relación a la protección ambiental de los recursos naturales, sino del procesamiento post-cosecha y de su manejo. El logro y mantenimiento de tales estándares implica un significativo incremento en los costos de producción, y en ciertos casos inhiben el potencial de mercado de estos productos.

    La contribución de la acuicultura en el desarrollo económico y social dependerá de una planificación adecuada de ésta actividad en el contexto del manejo del ambiente. En particular, preocupa la utilización descontrolada de los recursos hídricos continentales y la degradación acelerada de la zona costera (Álvarez, 1996).

    En el apoyo a la acuicultura rural en México se cuenta con el Programa Nacional de Apoyo a la acuicultura Rural, la instrumentación del proyecto, a través de la siembra de organismos, permitirá un beneficio económico directo en los grupos o comunidades participantes, al favorecer la adopción de la acuacultura como una actividad productiva sostenible en su universo de trabajo y la obtención de alimento alto contenido proteico como lo es la carne de pescado. Se promoverá la capacitación, transferencia de tecnologías, instalación o rehabilitación de infraestructura a través de asistencia técnica para incrementar la base productiva, así como el aprovechamiento integral de la infraestructura y el recurso acuático en las regiones rurales (SAGARPA, 200).

    En cuestión de sanidad acuícola, el desarrollo y crecimiento de la acuacultura tecnificada, con el consecuente incremento en los niveles de intensificación de los cultivos, se enfrenta a los riesgos cada vez mayores de incidencia y dispersión de enfermedades, en las poblaciones acuáticas cultivadas. Especialmente los problemas de enfermedades virales y otros agentes causales de enfermedad que no son susceptibles de eliminar, sino tan sólo, en el mejor de los casos, de controlar, representan la mayor amenaza a los cultivos dada su rapidez de acción, de dispersión y el alto grado de afectación.

    Se ha establecido el Sistema de Información de Resultados de Diagnóstico de la Red de Laboratorios (SIRED), que tiene como uno de sus objetivos informar a la CONAPESCA y SENASICA sobre los resultados positivos de enfermedades de alto riesgo en la acuicultura nacional. Así mismo están constituidos Comités de Sanidad Acuícola, que son organismos auxiliares para la prevención, diagnóstico y control de enfermedades en acuicultura y realizan campañas en materia de sanidad (SAGARPA, 2004). Actualmente se cuenta con 17 Comités de Sanidad Acuícola pertenecientes a los estados de Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Estado de México, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Puebla y Veracruz.

    En el Programa Sectorial de Pesca y Acuacultura 2001 – 2006 también se establecen una serie de aspectos a considerar en materia de sanidad acuícola con miras a contribuir al desarrollo de la actividad de manera ordenada, estas son:
    • Llevar a cabo una labor de prevención, diagnóstico y control de enfermedades en las granjas acuícolas para disminuir los riesgos de introducción y dispersión de enfermedades y las pérdidas por mortalidad, a través de esquemas de bioseguridad.
    • Elaborar y promover por parte en los acuicultores, Manuales de Buenas Prácticas de Manejo para especies como ostión, camarón, atún, trucha y tilapia.
    • Establecer la política de no sembrar postlarva del medio natural, fomentando el desarrollo de laboratorios y promocionando la tecnología de ciclos cerrados de cultivo.
    • La coordinación de empresas en colaboración con las instituciones de investigación y docencia nos permitirá actualizar constantemente las nuevas técnicas para coordinar esfuerzos para la prevención, diagnóstico y control de enfermedades en la acuacultura.
    • Fortalecer y ampliar la cobertura de la infraestructura de la Red de Laboratorios de Sanidad Acuícola bajo el esquema de colaboración con Universidades y Centros de Investigación del país, o mediante la acreditación de terceros.
    • Promoverá el establecimiento de Comités de Sanidad Acuícola a nivel regional con la participación de los gobiernos estatales, investigadores, productores acuícolas y productores de insumos para la acuacultura.
    • Fomentar y dar seguimiento al uso y fabricación de alimentos balanceados y no convencionales (artemia, gusano de sangre, algas, cladóceros etc.) de alta calidad para la acuacultura a efecto de optimizar el crecimiento de los ejemplares en cultivo.
    • Coordinar con el Servicio Nacional de Sanidad Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) el seguimiento a la inspección y vigilancia del cumplimiento de las normas elaboradas y aprobadas en el marco del Comité Consultivo Nacional de Normalización para la Pesca Responsable.
    • Instrumentar el Programa de Apoyo a la Acuacultura Rural (PRONAR), a través del cual se promoverá principalmente el desarrollo acuícola en las áreas marginadas de los estados.
    • Celebrar convenios entre gobiernos estatales, municipales, participación de productores y gobierno federal, con recursos concurrentes para su integración a actividades productivas novedosas, de baja inversión y adecuada rentabilidad.
    En la actualidad la SAGARPA cuenta con una serie de programas que atienden a los diferentes eslabones de la cadena productiva de acuacultura, estos son regidos por las Reglas de Operación, las cuales anualmente son renovadas a fin de dar cumplir con las necesidades que el sector requiere, para esto se toma en cuenta que los recursos gubernamentales destinados al sector agropecuario, acuícola y pesquero deberán de ser utilizados de una manera más eficiente para atender la problemática en la que está inmerso el sector, en virtud de que los productores enfrentan limitantes por bajos niveles de capitalización de sus unidades económicas rurales, bajos ingresos, bajas capacidades técnicas-administrativas, vulnerabilidad de riesgos financieros, de mercado, sanitarios y de desastres naturales; así como deterioro de los recursos naturales para la producción primaria.

    Los programas y relacionados con la actividad acuícola son los siguientes:
    • Programa de Apoyo a la Inversión en Equipamiento e Infraestructura, con los componentes:
      Pesca: Consiste en incrementar la capitalización de las unidades económicas pesqueras y acuícolas a través del apoyo subsidiario a la inversión en bienes de capital estratégicos para equipamiento e infraestructura, para la realización de sus actividades de producción primaria, conservación, distribución y agregación de valor. Electrificación para Granjas Acuícolas; Consiste en incrementar la capitalización de las unidades económicas, dedicadas a la acuacultura, integradas a parques acuícolas, a través de infraestructura eléctrica y el equipamiento eléctrico necesario para su operación con visión de sostenibilidad y de respeto al medio ambiente.
      Infraestructura Pesquera y Acuícola: Consiste en generar las obras de infraestructura pesquera y acuícola; así como su equipamiento que contribuyan a incrementar la capitalización de las unidades económicas; y coadyuven a mejorar el manejo sustentable de la producción pesquera y acuícola, el acopio y su conservación, garantizar la seguridad en las maniobras de atraque y desembarque, así como la rehabilitación de las áreas de pesca, y la instalación de arrecifes artificiales.
      Recursos Genéticos (agrícolas, pecuarios y acuícolas): El objetivo específico es fomentar la conservación, caracterización, evaluación, validación, mejoramiento, manejo, reproducción y aprovechamiento sustentable de la riqueza genética agrícola microbiana, pecuaria y acuícola existente en el país. En particular, aquéllas de importancia biológica o económica para la producción de alimentos, fibras y combustibles, entre otros bienes.
    • Programa PROCAMPO Productivo, con los componentes:
      Diésel Marino: Consiste en ampliar el margen de operación de los productores pesqueros y acuícolas mediante una cuota energética a precios de estímulo.
      Gasolina Ribereña: Consiste en ampliar el margen de operación de los productores pesqueros y acuícolas mediante una cuota energética a precios de estímulo.
    • Programa de Prevención y Manejo de Riesgos, con los componentes:
      Atención a Desastres Naturales en el Sector Agropecuario y Pesquero (Fondo de Apoyo Rural por Contingencias Climatológicas): El objetivo específico es que el sector rural cuente con apoyos ante afectaciones por desastres naturales relevantes en las actividades agropecuarias, acuícola y pesquera
      Sanidades: Contribuir a preservar y mejorar las condiciones sanitarias y de inocuidad agroalimentaria del país, a través de proyectos de campañas fitozoosanitarias, acuícolas y pesqueras; acciones de sistemas de reducción de riesgos de contaminación, vigilancia epidemiológica e inspección en la movilización.
    • Programa de Desarrollo de Capacidades, Innovación Tecnológica y Extensionismo Rural, con los componentes:
      Apoyos para la Integración de Proyectos (incluye apoyos a Organizaciones Sociales, Elaboración e Integración de Proyectos y Sistemas Producto): El objetivo específico es mejorar el desempeño de las organizaciones sociales y de los Comités Sistema Producto Nacionales, Regionales y Estatales, como mecanismos de planeación, comunicación y concertación permanente, entre los actores económicos y que participen en la instrumentación de políticas, planes y programas de desarrollo rural.
      Desarrollo de Capacidades y Extensionismo Rural (incluye Capacitación Integral a productores, jóvenes y mujeres rurales): El objetivo es fomentar el desarrollo de capacidades de los productores, sus organizaciones, las familias rurales, otros actores que realizan oficios en el medio rural, así como las instituciones especializadas en la capacitación e investigación agropecuaria, acuícola y pesquera, en el marco del Servicio Nacional de Capacitación y Asistencia Técnica Rural Integral (SENACATRI) que facilite el acceso al conocimiento, información y uso de tecnologías modernas; su interacción con sus socios estratégicos en investigación, educación, agronegocios y el mercado; y el desarrollo de sus propias habilidades y prácticas técnicas, organizacionales y gerenciales, para detonar el desarrollo de un campo justo, productivo, rentable, sustentable y garante de la seguridad alimentaria.
      Innovación y Transferencia de Tecnología: A traves de este se pretende, fomentar y apoyar la ejecución de proyectos de investigación, validación y transferencia de tecnología, en las actividades del sector agrícola, pecuario, pesquero y acuícola, a través de instituciones de Investigación, educativas, asociaciones o sociedades civiles cuyo objeto social sea la investigación, innovación y transferencia de tecnología que permitan aumentar de manera sustentable la productividad de los bienes y servicios asociados a dichos sectores. Asi como fortalecer la operación y gestión de: las Instancias Ejecutoras en la operación de Proyectos de Impacto Regional o Nacional e Instituciones o asociaciones en Proyectos de Operación a Nivel Estatal, para la supervisión y seguimiento de los proyectos de investigación, validación y/o transferencia de tecnología y desarrollo de tecnología.
    • Programa de Sustentabilidad de los Recursos Naturales, con los componentes:
      Bioenergía y Fuentes Alternativas: El objetivo específico es contribuir a la producción de biocombustibles, biofertilizantes, abonos orgánicos y al uso eficiente y sustentable de la energía en los procesos productivos, y el uso de energías renovables.
      Conservación y Uso Sustentable de Suelo y Agua (COUSSA): El objetivo específico es contribuir a la conservación, uso y manejo sustentable de suelo, agua y vegetación utilizados en la producción agropecuaria mediante el pago de apoyos y servicios que permitan a los productores rurales desarrollar proyectos integrales que consideren el cálculo, diseño y ejecución de obras y prácticas para un aprovechamiento adecuado de sus recursos, garantizando así su conservación y beneficio futuro en favor de las nuevas generaciones de productores rurales.
      Ordenamiento Pesquero y Acuícola: Consiste en generar instrumentos de política pública que apoyen la regulación y administración de las actividades pesqueras y acuícola, induciendo el aprovechamiento sustentable de los recursos pesqueros y acuícolas, mediante proyectos de ordenamiento pesquero ribereño y por recurso estratégico y ordenamiento acuícola.
    • Proyectos Estratégicos, comprendiendo:
      Trópico Húmedo: El objetivo específico es impulsar y fomentar la inversión social y privada en las zonas del trópico húmedo y sub-húmedo del territorio nacional, a través del otorgamiento de apoyos para mejorar la viabilidad financiera de proyectos de cultivos y actividades con potencial y mercado , preferentemente bajo un esquema de desarrollo de proveedores, generando polos de desarrollo; para coadyuvar a nivelar el desarrollo de las zonas tropicales con el resto del país; así como, dar el soporte técnico en desarrollo de capacidades, innovación tecnológica y extensionismo rural para fortalecer la competitividad de los productores
      En el marco del Componente de Infraestructura Pesquera y Acuícola, en 2011 se contó con un presupuesto federal de 212 millones de pesos, lo que representó un incremento real de 182 por ciento con respecto a los 116 millones de pesos invertidos en 2010.
      En 2011 se ejerció un presupuesto de 563 millones de pesos, para la ejecución de 3 mil 351 proyectos de infraestructura, maquinaria y equipo, en beneficio de 12 mil 239 productores. Para 2012, se cuenta con un presupuesto programado de 273 millones de pesos, para ejecutar 1 mil 918 proyectos de inversión en maquinaria y equipo e infraestructura, en beneficio de 12 mil productores y sus familias. Al mes de julio de 2012 se han destinado a los estados 54 millones de pesos para la ejecución de 583 proyectos para equipamiento e infraestructura acuícola y pesquera que beneficiarán a más de 2 mil 900 productores y sus familias. En el periodo de 2007 a julio de 2012 los recursos federales ascendieron a 2 mil 417 millones de pesos, con lo que se ha apoyado a más de 92 mil pescadores y acuacultores con la realización de más de 16 mil proyectos productivos para maquinaria y equipo e infraestructura.

      En 2011 se asignaron 20 millones de pesos para el Programa de Vinculación Productiva en su vertiente de Desarrollo Tecnológico, formalizándose 10 convenios para proyectos de innovación tecnológica, los cuales permiten consolidar la reproducción de diversas especies de peces con métodos más eficientes de cultivo. Dichos convenios se llevan a cabo con productores, empresas y centros de investigación y precursores de modelos tecnológicos, para la tecnificación de la reproducción, repoblamiento y engorda de tilapia; reproducción masiva de crías de pargo y totoaba y la producción de alimentos específicos para especies marinas a escala piloto e industrial.

      Estos trabajos permitirán en el mediano plazo, ampliar la variedad de especies y productos acuícolas disponibles en los mercados; así como incursionar en la maricultura para incrementar la oferta de productos del mar cultivados.

      Para 2012, se cuenta con un presupuesto de 20 millones de pesos para la realización de ocho proyectos para el desarrollo, adquisición y aplicación de nuevas tecnologías en el cultivo de diversas especies principalmente marinas. Al mes de julio, se llevan a cabo siete proyectos por un monto de 17 millones de pesos para especies como pargo, robalo, basa y tilapia.
      Asimismo, se continúa atendiendo el fortalecimiento de los embalses a través de la producción intensiva de tilapia mediante la tecnificación de la producción de crías y su engorda en jaulas en la región norte de Sinaloa y la validación de modelos de producción y estudios de evaluación de riesgos para el bagre asiático en Yucatán.

      En el periodo de 2007 a julio de 2012 con una inversión de 97 millones de pesos se firmaron 51 convenios para el desarrollo y diversificación de las tecnologías y especies para su uso en pesca y acuacultura, con énfasis en la maricultura. Las vertientes principales incluyen: producción de crías, juveniles y semillas; adaptación de tecnologías para engorda y el mejoramiento genético; producción de alimentos balanceados específicos para cultivos marinos y, diversificación de los procesos de producción de organismos acuáticos y subproductos. Cabe mencionar que, las principales especies objetivo son: el lenguado de california, totoaba, cabrilla sardinera, jurel, botete y pargo, crustáceos, moluscos y otros invertebrados marinos como camarón, abulón, almeja generosa, pulpo y pepino de mar, así como peces de agua dulce, particularmente bagre, carpa, tilapia y trucha. (SAGARPA, 2012)
      El desarrollo interior de la acuicultura en México dependerá del éxito en la aplicación de tecnologías eficientes así como en procesos innovativos, de modernización y reconversión.
      Aunque en fechas recientes se han realizado numerosos proyectos por parte de instituciones académicas con el objetivo de desarrollar tecnologías para el cultivo de especies nativas, aún subsiste la imperiosa necesidad de establecer un mecanismo de coordinación nacional que se beneficie de la capacidad disponible en materia de investigación y de infraestructura, de tal forma que se obtengan resultados contundentes en el desarrollo de tecnologías para el cultivo de especies nativas.
    Referencias
    Bibliografía
    Álvarez, T.P, y S. Avilés. 1995. Hacia una camaronicultura sustentable. Presentado en Tercer Congreso Nacional de Acuicultura de Ecuador. Guayaquil, Ecuador Nov. 1995.
    Álvarez, T.P. 1996. Análisis de la problemática de la producción e investigación acuícola en aguas continentales en México. Memorias de la segunda reunión de la red nacional de investigadores para acuicultura en aguas continentales. REDACUI, Pátzcuaro, Mich. Instituto Nacional de la Pesca.
    Álvarez, T.P. 2000. Marco Institucional del Desarrollo Acuícola en México. En: Álvarez-Torres, M. Ramírez-Flores, L.M. Torres-Rodríguez y A. Díaz de León-Corral (Eds). Estado de Salud de la Acuacultura, 2000. INP.
    Álvarez, P., Hernández, M., Díaz, C., Romero, E., Lyle, L.. 2000. Cultivo de camarón. Cap. XVI. En: Álvarez-Torres, M. Ramírez-Flores, L.M. Torres-Rodríguez y A. Díaz de León-Corral (Eds). Estado de Salud de la Acuacultura, 2000. INP.
    Arredondo, J.L y Lozano, S. 1996. Fundamentos en Acuicultura. México. pp. 1-23.
    Arredondo, J.L y Lozano, S.L. 2003. La acuicultura en México. Universidad Autónoma Metropolitana - Iztapalapa. México. 266 pp.
    Avilés, A. 2000. Cultivo de Peces Marinos. Cap. XV. En: Álvarez-Torres, M. Ramírez-Flores, L.M. Torres-Rodríguez y A. Díaz de León-Corral (Eds). Estado de Salud de la Acuacultura, 2000. INP.
    Boletín del Programa Nacional de Sanidad Acuícola. 2001. Instituciones. Boletín de las Instituciones de la Red de Diagnóstico y Sanidad Acuícola. 1(13):1-10.
    Camacho, E., Luna, C., Moreno, M.A. 2000. Guía para el cultivo de tilapia. Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca. 136 pp.
    Carta Nacional Acuicola. 2012. Diario Oficial de la Federación.
    Cortés, R.I, Cadena, E. Peña, R. Juárez. 1977. II Avance del inventario Nacional de Cuerpos de Agua Epicontinentales, Rendimiento Potencial e importancia para la Acuacultura. Departamento de Pesca. Dirección de Acuacultura / FIDEA. 133 pp.
    Edwards, P. 1997. Sustainable food production through aquaculture. Aquaculture Asia. 2(1):4.
    FAO. 1993. Diagnóstico sobre el estado de la acuicultura en América Latina y el Caribe, Síntesis Regional. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.
    FAO. 1995. Code of Conduct for Responsible FisheriesFood and Agriculture Organization of the United Nations, Rome. 41 pp.
    Hernández, A., y Peña, M.B. 1992. Rendimiento piscícola en dos bordos semi - permanentes en el estado de Morelos, México. Hidrobiológica 3: 11-23.
    Juárez-Palacios, R.R. 1987. La acuicultura en México, importancia social y económica. En: Desarrollo pesquero mexicano 1986-1987. Secretaría de Pesca. México. Lll:219-232.
    Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables Reglamento de la Ley de Pesca. 2001. Edición realizada para la Cámara de Diputados. Comisión de Pesca.
    Plan Nacional de Desarrollo. Programa Sectorial de Agricultura, Ganadería, Desarrollo rural, Pesca y alimentación 2001-2006. Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y alimentación.
    Ramírez-Martínez, C. y Sánchez. V. 1998a. Una propuesta de Diversificación Productiva en el Uso del Agua a través de la Acuacultura. Subsecretaría de Pesca. Dirección General de Acuacultura. México.
    Ramírez-Martínez, C. y Sánchez. V. 1998b. Como las normas y regulaciones existentes se pueden convertir en aliados de los productores. Simposio "La Acuacultura Sustentable en México: Presente y Futuro" dentro de la XXXIV Reunión Nacional de Investigación Pecuaria, Querétaro 1998, 27 de octubre de 1998.
    Rodríguez, M. Y Maldonado. 1996. La Acuicultura en México, Bases conceptuales y Principios. Oceanología.
    Rojas, P. y Mendoza. R. 2000. Capitulo XXIII. El Cultivo de Especies Nativas en México. Ed. Álvarez-Torres, M. Ramírez-Flores, L.M. Torres-Rodríguez y A. Díaz de León-Corral. Estado de Salud de la Acuacultura, 2000. INP.
    SAGARPA 2012. 6° Informe de Labores. Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación. 1 de Agosto de 2012.
    SAGARPA 2011. Anuario Estadístico de Pesca 2011. Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.
    SAGARPA 2004. Cuarto Informe de Labores 2004. Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.
    SAGARPA 2008. Programa Rector Nacional de Pesca y Acuacultura Gobierno de México, Poder Ejecutivo Federal. Sosa, F., Colín, A., Torres, L.M., Hernández, M. 2000. Trucha. Cap. IX. En: Álvarez-Torres, M. Ramírez-Flores, L.M. Torres-Rodríguez y A. Díaz de León-Corral (Eds). Estado de Salud de la Acuacultura, 2000. INP.
    Vínculos relacionados
     
    Powered by FIGIS