FAO>Pesca y Acuicultura
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agriculturapara un mundo sin hambre
EnglishFrançaisРусский
  1. Características, estructura y recursos del sector
    1. Resumen
    2. Historia y visión general
    3. Recursos humanos
    4. Distribución y características de los sistemas de cultivo
    5. Especies cultivadas
    6. Sistemas de cultivo
  2. Desempeño del sector
    1. Producción
    2. Mercado y comercio
    3. Contribución a la economía
  3. Promoción y manejo del sector
    1. Marco institucional
    2. Legislación y regulaciones
    3. Investigación aplicada, educación y capacitación
  1. Tendencias, asuntos y desarrollo
    1. Referencias
      1. Bibliografía
      2. Vínculos relacionados
    Características, estructura y recursos del sector
    Resumen
    Nicaragua inicia la acuicultura en la década de los 80, con acuicultura rural integrada. En la década de los 90, en un nuevo marco de economía de mercado y frente al auge de la actividad registrado a nivel mundial, inversionistas nacionales y extranjeros iniciaron el cultivo de camarón en la zona noroccidental de Nicaragua; lugar donde previamente se habían identificado 38 000 hectáreas de potencial para dicho cultivo.

    Desde esa fecha el cultivo de camarón ha ido creciendo constantemente hasta tener en el 2004 aproximadamente 10 330 ha en producción, de las cuales el 60 por ciento son producidas por empresarios de forma semi-intensiva y un 40 por ciento por cooperativas, las que producen mayormente de forma extensiva. Esta área ha generado 5 657 millones de Kilos de camarón para la exportación con un valor de 28 633 000 dólares (EE.UU.). El destino de la exportación es dirigido en un 53 por ciento hacia Estados Unidos, y 45 por ciento hacia la Unión Europea.

    El cultivo de la tilapia es incipiente todavía. Existe solamente una empresa que la cultiva en jaulas con sistema intensivo y siete empresas pequeñas en el centro del país que trabajan extensivamente.

    Existe una tendencia de crecimiento continuo del cultivo del camarón, una intensificación y expansión de la piscicultura y existen investigaciones para diversificar hacia otras especies.

    El Gobierno de Nicaragua consideró la acuicultura como una de la prioridades de desarrollo para mitigar la pobreza y generar crecimiento económico.
    Historia y visión general
    Tradicionalmente Nicaragua ha sido un país agrícola ganadero, con actividad de pesca extractiva en ambos océanos. En 1982 el Gobierno inicia un programa de agroacuicultura y de repoblamiento de embalses, actividad que se desarrolló durante toda la década de los 80. En esos años se trabajaba con tilapia del Nilo (Oreochromis niloticus) y tilapia aurea (Oreochromis aureus), guapote (Cichlasoma managuense), y se introdujo carpas al país. Sin embargo, el Gobierno a finales de los 80 decidió cerrar el programa piscícola y concentrar los esfuerzos en el cultivo de camarón, que parecía más promisorio.

    En 1988 se realizó con apoyo de FAO la primera aproximación evaluativa de los terrenos aptos para la actividad camaronera en la costa del Pacífico. Los resultados del estudio indicaron un área aproximada de 39 250 ha, de las cuales el 72 por ciento (28 150 ha) se concentran en el Estero Real cerca del Golfo de Fonseca; el resto se distribuye en terreno cercanos a los esteros de Aserradores, Padre Ramos y Río Tamarindo en la costa del Pacífico. Todos ellos en la zona noroccidental de Nicaragua. En el resto de la costa Pacífica existen áreas con potencial más pequeño. Estas cifras fueron verificadas en un segundo estudio realizado en 1992 y en 1994 con apoyo de PRADEPESCA.

    Durante la primera mitad de la década de los 80 hubo algunas iniciativas aisladas de cultivo extensivo de camarón en salineras y sistemas de encierro que fueron abandonados por la inestabilidad política y problemas técnicos. No fue sino hasta 1987 que algunas cooperativas manejaron 100 ha de estanquería rústica, incrementándose a partir de ese año el número de cooperativas y en 1990 ya manejaban un total de 1 000 ha logrando rendimientos de 112,5 Kilos por hectárea (Kg/ha) por año.

    A partir de 1990, en un nuevo marco de economía de mercado, y frente al auge de la actividad registrado a nivel mundial, inversionistas nacionales y extranjeros se interesaron en la camaronicultura, llegando a solicitar concesiones de terrenos que suman actualmente 19 869 ha en el Estero Real, de las cuales 5 115 ha están en manos de cooperativas y 13 538 ha les pertenecen a empresas y personas naturales.

    A inicios de 1998 existían 8 299 ha en producción. Sin embargo en octubre, después de la tormenta tropical que azotó Nicaragua y especialmente del Huracán Mitch, las hectáreas en producción se redujeron en un 25 por ciento, lo que equivale a la pérdida en área de producción de 2 108 ha en ese año.

    Durante 1999 la camaronicultura tuvo un decrecimiento debido a los efectos del Mitch en año anterior y a la afectación del virus de la mancha blanca, que se presentó en ese año.

    Sin embargo, en el año 2001, la industria camaronera del país, demostró que variando un poco los sistemas de producción se podía continuar con rendimientos favorables. Ese año la industria hace paulatinamente cambios en sus sistemas para enfrentar técnica y económicamente la nueva situación. Las granjas semi-intensivas que sembraban usualmente entre 15 a 25 postlarvas por metro cuadrado, bajan significativamente sus tasas de siembra a no mayores de 10. Adicionalmente los recambios de agua que para esos sistemas estaban alrededor de 10 a 20 por ciento de recambio diario, se convierten en cero recambio de agua o solamente cuando es necesario. Algunas empresas comienzan a probar la utilización de aereadores y también incrementan y mejoran las filtraciones de agua. Todo este cambio se traduce en sobrevivencias mayores y mejores resultados productivos.

    Desde esa época ha continuado creciendo en hectareaje la industria camaronera, aunque ha habido una disminución de pequeños productores y una tendencia a concentrarse el área productiva en pocos grandes productores. Las razones de esto son diversas: el endeudamiento producido por el huracán Mith, la aparición de diversas enfermedades que exige niveles de tecnología y manejo, y los precios bajos de mercado.

    En 2004 había 10 335 ha en producción, correspondiendo el 60 por ciento (6 204 ha) de las tierras a empresas y el 40 por ciento (4 131 ha) restante a cooperativas. El 68 por ciento del área en producción es semi-intensiva, 17 por ciento extensiva y 15 por ciento artesanal.

    La producción camaronera ha venido incrementándose anualmente a excepción de año 98 a causa del Mitch, desde una producción de 415 000 kilos en 1990 a 5 696 475 kilos en el año 2004. Las cooperativas camaroneras que iniciaron la actividad representando el 100 por ciento de la producción a fines de los 80, y el 33 por ciento en 1995, en 2004 sólo representaron el 5 por ciento. El 53 por ciento de la producción se exportó hacia Estados Unidos y el 45 por ciento hacia La Unión Europea (España, Francia, Alemania, Inglaterra, Bélgica).
    Recursos humanos
    Según el Banco Central de Nicaragua, en el año 2000 el sector pesquero ocupó el décimo lugar como generador de empleo en relación con otras actividades.

    En ese año, el Centro de Investigación Pesqueras y Acuícolas de la Administración de Pesca y Acuicultura (CIPA/AdPesca), citó que 41 800 personas trabajaban en pesca y acuicultura, lo que significaba 250 800 personas dependiendo de esta actividad económica.

    En acuicultura la generación de empleo se estima en 23 500 personas; 15 000 trabajan directamente en las granjas camaroneras, 8 000 personas se dedican a la pesca de larva silvestre y 500 desarrollan actividades conexas.

    Las plantas de proceso generan 1 533 empleos directos, de los cuales 993 se ubican en el Caribe y 540 en el Pacífico.

    En el año 2002 se dispuso de una mejor base de cálculo como para realizar una evaluación más ajustada, sobre todo en el área de la acuicultura. Los resultados de ella indicaron que en ese año la actividad pesquera y acuícola generaron empleo a 30 875 personas, de ellas 19 741 trabajaban en la actividad pesquera: 1 972 en las plantas procesadoras, 2 216 trabajaba directamente en las embarcaciones industriales, 13 553 eran pescadores artesanales entre permanentes, temporales y de subsistencia y 2 000 personas se dedicaban a actividades conexas, principalmente en el área de servicios.
    Distribución y características de los sistemas de cultivo
    La actividad camaronera, se desarrolla en su totalidad en la zona noroccidental del país, en los departamentos de Chinandega y un porcentaje muy pequeño en el de León.

    La actividad piscícola está distribuida en la zona central norte, departamentos de Estelí, Matagalpa, Managua, Masaya, Granada, Matagalpa, Jinotega, Estelí y Madriz. Estas unidades son muy pequeñas y de carácter familiar. La mayor unidad de producción piscícola es de tilapia en jaulas en el lago de Nicaragua.

    Especies cultivadas
    La especie de mayor producción es el camarón patiblanco (Penaeus vannamei), en un 95 por ciento, el restante 5 por ciento es de camarón azul (Penaeus stylirostris). En el caso de la piscicultura es tilapia del Nilo (Oreochromis niloticus) en un 95 por ciento y un 5 por ciento de tilapia aurea (Oreochromis aureus).

    No existen especies mejoradas genéticamente. En el caso del camarón son especies endémicas las que se cultivan. A inicios de la actividad camaronera la gran mayoría del camarón cultivado provenía de larvas silvestres, pescadas en el medio natural. Esta tendencia fue disminuyendo por diversas razones, sobre todo las enfermedades y la disminución del área de producción de las cooperativas, de manera que actualmente la cantidad de larva silvestre ha disminuido considerablemente a un 20 por ciento o 15 por ciento de su totalidad.

    En el caso de piscicultura, la tilapia fue introducida al mismo tiempo que en toda Centroamérica a finales de los años 50. Posterior a esta fecha otras variedades fueron introducidas en los años 80. Existen dos productores de alevines en el país que proveen los alevines para el cultivo.
    Sistemas de cultivo
    En el caso de la piscicultura, el 90 por ciento de los productores lo son de áreas pequeñas con modalidad semi-intensiva. Sólo se conoce un proyecto de cultivo extensivo y un proyecto de cultivo intensivo de cultivo en jaulas.

    Actualmente existen 10 335 ha en producción, de las cuales 1 498 ha son manejadas bajo sistemas totalmente artesanales, 1 775 ha bajo sistemas extensivos, 7 024 ha con sistemas semi-intensivos y 38 ha bajo el sistema intensivo. Por otra parte, las cooperativas manejan 4 131 ha (40 por ciento) del total del área en producción y las empresas y personas naturales 6 204 ha (60 por ciento).

    Cultivo artesanal: Cultivo en grandes estanques, generalmente con una sola compuerta de entrada y salida de agua. Sin bombeo, se llena con marea y se siembra a menos de 3 por metro cuadrado. No se aplica alimento ni ningún otro aditivo.

    Cultivo extensivo: Cultivo en estanques más diseñados, bomba para mantener niveles de agua. Se siembra larvas de origen silvestre a menos de 10 pl por metro cuadrado. Se puede dar alimentación pero no completa.
    Desempeño del sector
    Producción
    La Producción promedio actual de las granjas camaroneras artesanales es de 63 kilos de camarón entero/ha/ciclo de 3 meses de cultivo, pudiendo efectuar solamente un ciclo por año.

    Las granjas que operaron bajo modalidad extensiva tuvieron rendimientos promedios de 166,5 kg de camarón entero/ha/ciclo, realizando un solo ciclo por año; y las semi-intensivas, este año mostraron un promedio de 752 Kg/ha/año, trabajando en la mayoría de los casos dos ciclos. El rendimiento promedio del país ha venido incrementándose todos los años, obteniendo en 2004 un 12 por ciento de aumento.

    El gráfico abajo muestra la producción acuícola total en Nicaragua según las estádisticas FAO:
    Chart 

    Producción de la acuicultura reportada de Nicaragua (a partir de 1950)
    (FAO Fishery Statistic)

    (Fuente: Estadística Pesquera de la FAO, Producción en Acuicultura)

    Mercado y comercio
    En piscicultura la cantidad de tilapia que se produce, va mayormente a la exportación.
    Las especies producidas en la acuicultura son inminentemente especies para la exportación, aunque un porcentaje mínimo es vendido localmente, sobre todo cuando no reúne las condiciones para la exportación. Estas especies son camarón patiblanco (Penaeus vannamei) y camarón azul (Penaeus stylirostris), tilapia del Nilo (Oreochromis niloticus) y tilapia aurea (Oreochromis aureus).

    En el 2004, el 100 por ciento de la exportación de tilapia fue hacia el mercado de Estados Unidos, así como el 53 por ciento de la exportación de camarón cultivado, el resto (47 por ciento) fue exportado hacia la Unión Europea (España, Francia, Alemania, Inglaterra y Bélgica).

    Para el mercado norteamericano, usualmente se exporta colas de camarón congelado en presentaciones de cajas de cinco libras y a su vez masters de 40 libras (1 libra = 0,456 Kg). Al mercado europeo se exporta camarón entero congelado en presentaciones varias, sin embargo la más común es la caja de dos kilos.

    El país se ha caracterizado por bajo consumo interno de mariscos, aunque en los últimos años ha mostrado un ligero aumento. El año 2000 el consumo per cápita fue de 1,35Kg/año por habitante y en 2002 se reporta un consumo de 2,5 kilos, proviniendo en la inmensa mayoría de la pesca artesanal y fundamentalmente pescado en presentaciones entero fresco o congelado.

    La distribución del producto se hace por medio de intermediarios y algunos centros de acopio, aunque también se puede encontrar en mercados populares, supermercados, marisquerías y restaurantes.

    El Ministerio de Fomento Industria y Comercio (MIFIC) a través de la Dirección General de Competencias y Transparencias de los Mercados, del que depende la Dirección de Tecnología Normalización y Metrología es la entidad responsable del Sistema Nacional de la Calidad (Normalización, Acreditación, Certificación, Metrología). En Nicaragua no existen agencias certificadoras nacionales. En el año 2003 se desarrolló un proceso de discusión para la elaboración de las Normas Técnicas Obligatorias Nicaragüenses que ordenan y regulan tanto la producción vegetal orgánica certificada, como la producción animal orgánica certificada.
    Contribución a la economía
    En el caso de la camaronicultura, existen 62 granjas camaroneras pertenecientes a cooperativas; se caracterizan por ser en su mayoría de personas locales, de muy bajos ingresos, de muy baja escolaridad, baja tecnificación y producciones también bajas. Su cosecha es vendida localmente a la planta de proceso, la que la exporta posteriormente. Los ingresos derivados de la actividad mantienen como promedio a trece familias por cada cooperativa y cada familia tiene un promedio de siete personas en la zona, por lo que podemos contabilizar que un promedio de 5 642 personas de la zona dependen de la camaronicultura de subsistencia.

    Adicionalmente, las 81 empresas existentes contratan personal local para trabajar en sus granjas, generando empleo en zonas donde no existe ninguna otra actividad económica. También la camaronicultura genera empleos indirectos en toda la línea de producción, ya que existen alrededor de 3 500 pescadores de larvas de camarón (larveros), quienes son cabezas de familia. Según datos registrados esta actividad ha generado en 2002 empleo a 11 054 personas.

    En la piscicultura la generación de empleo todavía no se reporta en los índices del país por no ser significativa, ya que se calcula en cerca de 200 personas las empleadas para esta actividad de forma directa.

    En la zona noroccidental de Nicaragua, donde se desarrolla el cultivo de camarón, ha habido un crecimiento poblacional y un ligero aumento en el nivel de vida de la zona, sobre todo por la generación de empleos en una zona donde no hay otra actividad productiva.

    La ingesta en la alimentación de pescado proviene de la pesca artesanal, a la que también se dedican; no así de la camaronicultura.
    Promoción y manejo del sector
    Marco institucional
    En 1980, se creó el Instituto Nicaragüense de la Pesca (INPESCA), como ente autónomo del Estado. Se establece que es el organismo rector de la industria pesquera, y lo autoriza a organizar empresas, asociaciones y cooperativas de producción.

    El Decreto Nº 356, de 1988, creó la Corporación Nicaragüense de la Pesca, sucesora legal de Instituto Nicaragüense de la Pesca.

    En febrero de 1993, por Decreto Nº 16-93, se transfieren las funciones de la Corporación Nicaragüense de la Pesca al Ministerio de Economía y Desarrollo (MEDE) y al Instituto de Recursos Naturales (IRENA), creándose la Dirección de Promoción y Desarrollo Pesquero en el MEDE y el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura en el IRENA. El MEDE es la instancia que tendrá la facultad de otorgar concesiones de áreas para el cultivo y explotación de determinadas especies.

    Por último, en 1993, la Ley 290, Ley de Organización, Competencias y Procedimientos del Poder Ejecutivo, reforma las funciones y atribuciones del Decreto 16-93 y se las asigna a la Administración Nacional de Pesca y Acuicultura (AdPesca). Esta misma Ley le asigna al Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (MIFIC) la facultad de administrar el uso y explotación de los recursos naturales del Estado mediante la aplicación del régimen de concesiones y licencias vigentes, siendo la entidad responsable de tramitar las solicitudes la Dirección General de Recursos Naturales (Reglamento de Ley 290). Las concesiones, licencias y demás derechos de acceso a los recursos naturales del dominio del Estado son otorgados mediante Acuerdo Ministerial emitido por el Ministro del MIFIC.

    De acuerdo a la Ley Nº 290 de junio de 1998 la entidad rectora de la actividad pesquera en el país es el Ministerio de Fomento Industria y Comercio a través de su dirección de Administración Nacional de Pesca y Acuicultura (ADPESCA), la que ejerce las atribuciones y funciones que las leyes en materia de explotación racional de los recursos pesqueros y acuícolas le confiere. Su competencia se extiende a todo el territorio nacional incluyendo la Zona Pesquera Nacional.
    Legislación y regulaciones
    Acceso a terrenos
    La Ley 217, Ley General del Medio Ambiente y los Recursos Naturales, establece que el Estado se reserva la propiedad de las playas marítimas, fluviales y lacustres y los terrenos salitrosos (Art. 72).

    El Acuerdo Ministerial 14-99 del MIFIC establece que la forma de adquirir los derechos de acceso a los terrenos y aguas nacionales para desarrollos acuícolas será por medio de una Concesión de Acuicultura, la cual tendrá una duración de 20 años. La concesión se emitirá por medio de un Acuerdo Ministerial, en el cual se especifica su titular, el término de su vigencia, el número de hectáreas otorgadas, la descripción del lote expresado en coordenadas UTM, el sistema de cultivo a emplearse, así como los deberes y derechos básicos que se deriven de las mismas con base en las Leyes.

    Posteriormente, en el Acuerdo Ministerial Nº 030-2001 del MIFIC se establecen los Procedimientos Administrativos para el Otorgamiento de Concesiones de Acuicultura. En este Acuerdo se indica que los interesados en realizar una Cesión de Derecho de una Concesión de Acuicultura deberán obtener previamente una autorización escrita de la Dirección General de Recursos Naturales (DGRN), la cual deberá incorporarse en la Escritura Pública de Cesión. Se establece asimismo que sólo se reconocerán las cesiones de derechos que hayan ocurrido antes de la entrada en vigencia del Acuerdo 30-2001.

    Además, establece las obligaciones a que quedarán sujetos los concesionarios y fija como canon en concepto de derechos superficial la suma de 30 dólares EE.UU. anuales por hectárea otorgada.

    La sanidad acuícola es competencia del Ministerio Agropecuario y Forestal (MAGFOR) de la Dirección de Salud Animal.

    Legislación ambiental

    Manglares
    La Ley General del Medio Ambiente y los Recursos Naturales, Ley 217, establece que se requerirá un permiso especial del Ministeiro del Ambiente y los Recursos Naturales de Nicaragua (MARENA) para el aprovechamiento sostenible de los manglares y otras vegetaciones en las ensenadas, caletas y franjas costeras. En el Reglamento de la Ley 217, se define que las personas naturales o jurídicas, públicas o privadas que tengan interés en ejecutar actividades productivas que impliquen intervención del ecosistema de manglares, humedales y sus espacios y recursos asociados, deberán previamente solicitar permiso especial de uso ante MARENA, presentando el perfil del proyecto y las acciones de mitigación o investigación a ejecutar.

    Por último, MARENA ha dictado la Resolución Ministerial 26-2002, Procedimientos Administrativos y Requisitos para el Otorgamiento del Permiso Especial de Uso de Manglares, Humedales y Recursos Asociados. La Resolución es aplicable a todas las personas naturales y jurídicas nacionales y extranjeras que requieran ejercer actividades de cualquier tipo en áreas cubiertas de manglares, humedales y ambientes asociados, siempre y cuando no se encuentre en la lista taxativa del artículo cinco del Decreto 45-94, Reglamento de Permiso y Evaluación del Impacto Ambiental.

    Estudio de Impacto Ambiental
    La Ley del Ambiente y los Recursos Naturales, aprobada en 1996, menciona en uno de sus artículos que las camaroneras necesitan, previo a su construcción, un Estudio de Impacto Ambiental, el cual deberá de ser sometido al Ministerio del Ambiente para su aprobación. Existe también el Reglamento 45-94, "Reglamento de Permisos y Evaluación de Impactos Ambientales", que es su Art. 5º determina la obligatoriedad del Estudio de Impacto Ambiental para granjas camaroneras.

    La Ley Básica para regulación y control de plaguicidas, sustancias tóxicas peligrosas y similares, regula y controla el uso de sustancias en el ambiente.

    Legislación de pesca

    Hasta 2004, la actividad se regía con la Ley de los Recursos Naturales de 1968 y Decretos Ministeriales emitidos en la última década.

    El 2 de junio de 2004 fue aprobada por el Congreso Nacional la primera Ley de Pesca y Acuicultura, la cual fue publicada el 27 de diciembre del mismo año. El Reglamento de la misma fue publicado el 25 de febrero del año 2005.

    Incentivos fiscales

    La industria camaronera, como actividad productiva dedicada mayoritariamente a la exportación, está sujeta a una serie de instrumentos legales que definen los incentivos fiscales a los que puede acceder.

    En términos generales los productores de camarón tienen derecho a:
    • Exoneración de los impuestos y derechos que gravan las importaciones de maquinarias necesarias para la producción, repuestos para las mismas, materias primas, artículos semielaborados, insumos y materiales de empaque o envases de los productos que hayan que exportarse.
    • Exoneración del Impuesto General de Ventas para las compras de insumos o materias primas nacionales que haga la empresa para producir los bienes exportables.
    • Acceso a las divisas generadas con las exportaciones, para emplearlas en el pago de importaciones de acuerdo a los mecanismos del Banco Central.
    • Reintegro tributario del 1,5 por ciento de las exportaciones sobre valor "Libre a Bordo" (FOB).
    • Suspensión y devolución del Impuesto Específico de Consumo (IEC) para combustibles equivalente a 0,03 dólares EE.UU. por kilo exportado.
    Plan de Arbitrios Municipales

    El Plan de Arbitrio Municipal, Decreto Nº 445 de 1989, establece el pago de una matrícula, equivalente al 1 por ciento del capital invertido y no gravado por otro impuesto municipal, para la apertura de una nueva actividad, negocio o establecimiento (Art. 6). Las nuevas edificaciones y mejoras de las antiguas pagarán, previo a su ejecución, el equivalente al 1 por ciento de su costo (Art. 20).

    Así mismo, establece que toda persona natural o jurídica que habitual o esporádicamente se dedique a la venta de bienes, pagará un impuesto municipal del 2 por ciento sobre el monto de los ingresos brutos obtenidos por las ventas (Art. 11). Este impuesto se paga al Municipio en donde se ha producido la venta (Art. 14).

    La ley Nº 257, de justicia tributaria y comercial, de junio de 1997, establece una disminución de la tasa o porcentaje general del impuesto municipal sobre ingresos del 2 por ciento, conforme al calendario siguiente:
    • A partir del primero de enero de 1989al 1,5 por ciento.
    • A partir del primero de enero de 2000al 1,0 por ciento
    La Ley 257 dispone, además, que el impuesto será cobrado a partir del primero de enero de 1998, en el municipio donde se efectué la enajenación física de los bienes de la prestación de los servicios gravados, y no en el municipio donde se emita la factura.

    Otras disposiciones

    El cultivo de camarones está sujeto a lo establecido en la Norma Técnica Sanitaria para la Importación y Movilización de Organismos Acuáticos en el Territorio Nacional. En la misma se dan las pautas para la importación de larvas vivas, la alimentación de los camarones durante su cultivo y el sistema de alerta ante la aparición de enfermedades como síndrome de mancha blanca, síndrome de taura y virus de la cabeza amarilla. También se proporciona una lista de productos veterinarios prohibidos y restringidos en Nicaragua.
    Investigación aplicada, educación y capacitación
    Cuando se inició industria no existía ninguna institución o centro que capacitara formal o informalmente respecto de la actividad acuícola. A medida que la industria creció las universidades nacionales han ido haciendo esfuerzos para brindar capacitación tanto a profesionales de ciencias afines como a productores de cooperativas. Es así como la Universidad Centroamericana (UCA), la Universidad Agraria de Nicaragua (UNA) la Universidad de Ave María y la Universidad Nacional Autónoma de León, la Universidad de Bluffields (BICU), todas ellas brindan materias relacionadas con la acuicultura.

    Sin embargo, la Universidad Centroamericana (UCA) tiene el Centro de Investigaciones de Ecosistemas Acuáticos (CIDEA), que cuenta con un equipo profesional, y que desde hace diez años se dedica a la capacitación, transferencia de tecnología e investigación en acuicultura. Este Centro trabaja en coordinación con la industria camaronera y piscícola, quienes cooperan activamente en las líneas de trabajo e investigación a desarrollar y también en su financiamiento.

    Adicionalmente, dicho Centro cuenta con laboratorios especializados en patología (microbiología, diagnóstico molecular, histología), calidad de agua (físico-química y microbiológica), plancton (fitoplancton y zooplancton), bromatología y una unidad de sistema de Información geográfica, donde están geo-referenciadas cinco años de monitoreo de calidad de agua, las granjas camaroneras, usos de suelo, situación de manglares, etc.

    También cuentan con una granja de investigación a través de un convenio ínter institucional ADPESCA/UCA-CIDEA, ubicada en Puerto Morazán. Se tiene 75 ha de espejo de agua. Esta granja tiene un Centro de Capacitación en la zona, donde se efectúan seminarios regulares dirigidos principalmente a las cooperativas y estudiantes de todas las universidades. Se cuenta adicionalmente con dormitorios, comedor y oficina en la granja.

    El CIDEA también cuenta con una granja experimental de producción de alevines de tilapia en Mateare, Departamento de Managua, donde se construye una granja acuícola experimental en agua dulce También tiene un centro en la zona sur del país: San Carlos, donde se da apoyo a la pesquería.
    Tendencias, asuntos y desarrollo
    El desarrollo de la camaronicultura tuvo muchas expectativas a inicios de los años 90, no obstante el año 1998, por el Huracán Mitch, muchos pequeños productores y cooperativas camaroneras vieron afectadas gravemente sus instalaciones e infraestructura, perdiendo adicionalmente su producción. Este fenómeno natural fue un ultimátum para muchos de ellos, quienes se endeudaron y no han podido salir de una mala situación financiera. Al año siguiente entró el virus de Mancha Blanca, creando en algunas granjas pérdidas considerables y debilitando aún más la situación financiera de ellas. En años posteriores el precio descendente del camarón ha ido poco a poco sacando de la industria a los pequeños productores y cooperativas y consolidando las granjas con mejor infraestructura, sólido respaldo financiero y grandes áreas de producción.

    Adicionalmente la estrategia y métodos de producción han ido variando a través del tiempo, con una tendencia a la intensificación del cultivo, cero recambio de aguas, y últimamente el uso de pre criaderos.
    Referencias
    Bibliografía
    Adpesca.2004 . Ministerio de Industria, Fomento y Comercio. Anuario Pesquero y Acuícola de Nicaragua.
    Adpesca/MIFIC. 2002 . Ficha Técnica Pesquera.
    Cato, James, Otwell, Steven, Saborio, Agnes. 2003 . Nicaragua's Shrimp Subsector: Developing a Production Capacity and Export market during rapidily changing worl wide safety and quality regulations.
    CIDEA, UCA. 2002 . Monitoreo del Estero Real. Nicaragua.
    Estadísticas Banco Central de Nicaragua. 2003 . Indicadores Económicos.
    Ministerio Agrícola Forestal. 2003 . Agricultura Orgánica de Nicaragua.
    Ministerio de Industria, Fomento y Comercio. 2004 . Curso de entrenamiento para evaluadores de Certificación de Productos. Oficina Nacional de Acreditación.
    Ministerio de Industria, Fomento y Comercio. Base de datos de la Dirección de Recursos Naturales.
    Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales. 2001 . Impacto de Cambios Climáticos en Nicaragua.
    Ministerio del Ambiente. 2003 . Estado del Ambiente en Nicaragua.
    Saborío, A. 2001 . Situación de la camarinocultura en Nicaragua.
    Saborío, A. 2002 . Situación de la camarinocultura en Nicaragua.
    Saborío, A. 2003 . La Acuicultura en Nicaragua.
    Vínculos relacionados
     
    Powered by FIGIS