FAO>Pesca y Acuicultura
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agriculturapara un mundo sin hambre
EnglishFrançaisРусский
  1. Características, estructura y recursos del sector
    1. Resumen
    2. Historia y visión general
    3. Recursos humanos
    4. Distribución y características de los sistemas de cultivo
    5. Especies cultivadas
    6. Sistemas de cultivo
  2. Desempeño del sector
    1. Producción
    2. Mercado y comercio
    3. Contribución a la economía
  3. Promoción y manejo del sector
    1. Marco institucional
    2. Legislación y regulaciones
    3. Investigación aplicada, educación y capacitación
  1. Tendencias, asuntos y desarrollo
    1. Referencias
      1. Bibliografía
      2. Vínculos relacionados
    Características, estructura y recursos del sector
    Resumen
    La acuicultura en las Filipinas tiene una larga historia que involucra varias especias y prácticas de cultivo en diversos ecosistemas. La mayor parte de la producción proviene del cultivo de algas, sabalote, tilapia, camarón, carpas, ostiones y mejillón. La acuicultura contribuye de manera significativa a la seguridad alimentaria del país, a la generación de empleo y de ingresos de divisas. La acuicultura está creciendo más rápidamente que las capturas pesqueras. Sin embargo, la posición global de las Filipinas en la producción acuícola ha caído constantemente desde el 4º lugar en 1985 hasta el 12º actualmente. Las Filipinas contribuyen solamente en poco más del 1 por ciento a la producción de peces cultivados, comparado con un 5 por ciento anteriormente.

    El crecimiento futuro de la acuicultura filipina no podrá ser sustentado a menos que se desarrollen nuevos mercados, se fortalezca la competitividad de mercado y se reduzcan los riesgos asociados al cultivo. En esta era de comercio y competencia internacional, la industria acuícola filipina necesita planear e implementar un programa de desarrollo y gestión con una perspectiva global. El gobierno filipino y el sector privado están en proceso de preparar un plan de desarrollo para la pesca nacional que incluya la acuicultura.
    Historia y visión general
    La acuicultura en las Filipinas tiene una larga historia, que involucra ima gran diversidad de especies y sistemas de cultivo.

    Es comúnmente aceptado que en los primeros estanques de agua dulce se cultivaba sabalote, utilizando alevines que llegaban naturalmente con las mareas. Durante mucho tiempo, la acuicultura filipina equivalía al cultivo de sabalote, particularmente en estanques de agua salobre, dependiendo completamente de alimentos naturales. A principios de la década de los 70, el cultivo de sabalote se expandió para incluir el cultivo en rediles de bambú y red en el seno de Laguna de Bay, el mayor lago de agua dulce. En los años 90s el cultivo del sabalote en corrales se extendió hacia las bahías y esteros, particularmente en el área del Golfo de Lingaven. El cultivo de sabalote pronto se extendió a jaulas de red, las cuales eran fijadas o flotaban tanto en agua dulce como marina. El cultivo de sabalote en jaulas dependía de y se aceleró con el desarrollo y mercadeo de alimentos comerciales (Yap, 1999).
    El camarón siempre ha sido un cultivo incidental en estanques de cultivo del sabalote en agua salobre. Debido a una campaña publicitaria a mediados de los 70, el camarón tigre negro se popularizó en Japón. A título de prueba, se exportaron 450 kg de camarón tigre negro a Japón en 1975. Antes de los 80, el cultivo de camarón había progresado un poco en las Filipinas, pero el crecimiento real en la producción comenzó a mediados de la década, cuando las familias acomodadas en la provincia de Negros empezaron a transformar sus plantaciones de caña de azúcar. Veían el camarón como una alternativa más rentable al azúcar. El camarón se convirtió en el principal producto marino de exportación, generando ingresos en 1992 de aproximadamente 300 millones de dólares EE. UU. Sin embargo, las enfermedades a principios de los 90 causaron una significativa disminución en la producción.

    La tilapia mozambiqueña (Oreochromis mossambicus) fue introducida al país desde Tailandia en 1950. En esa década y la siguiente no fue bien recibida por los consumidores, debido a su color oscuro, pequeño tamaño e imagen pobre (Guerrero, 1994). A principios de los 70, la introducción de la tilapia del Nilo (Oreochromis niloticus), una especie de color claro, promovió la imagen de la tilapia y fomentó su producción comercial. Para fines de los 70 y principios de los 80, la producción comercial de tilapia había avanzado debido al desarrollo de tecnologías para el cultivo de la tilapia del Nilo en jaulas de red flotantes con alimentos artificiales. Las nuevas tecnologías fueron transferidas al sector privado para su evaluación. 1988 fue un año clave (Yapp, 1999) durante el cual el Centro Internacional para la Gestión de Recursos Acuáticos Vivos (ICLARM), comenzó un programa para desarrollar una cepa mejorada de tilapia para acuicultura sostenible a bajo costo, con financiamiento del Banco Asiático para el Desarrollo (ADB) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el cual dió como resultado la producción de Tilapias Cultivadas Genéticamente Mejoradas (GIFT). Los otros colaboradores en el Proyecto GIFT fueron el Buró de Pesca y Recursos Acuáticos (BFAR), la Universidad Central del Estado de Luzón (CLSU) y el Instituto Noruego para la Investigación en Acuicultura (AKVAFORSK). Ese mismo año, la Agencia Británica para el Desarrollo de Ultramar (ODA) también fundó el proyecto Manipulación Genética para de Tilapia Mejorada (GMIT). Ambos proyectos se llevaron a cabo en el campus de CLSU.

    La carpa común (Cyrpinus carpio) fue introducida en las Filipinas desde Hong Kong in 1915. Otras especies de carpa fueron introducidas después. Su cultivo tanto en corrales de peces como en jaulas comenzó en la segunda mitad de los 80. El gobierno filipino ha intentado promover el cultivo de carpas estableciendo criaderos en varias regiones. Sin embargo, estos no se popularizan por la relativamente baja aceptación entre los consumidores. Muchos filipinos no encuentran la carpa sabrosa, pero la carpa cabezona (Aristichthys nobilis) se ha convertido en la especie dominante en los criaderos de Laguna Lake (Yap, 2002a).

    Las algas del género Caulerpa se comen frescas en diversas partes del país. C. lentillifera fue la primera especie cultivada de manera comercial en estanques de agua salobre en la Isla de Mactan a principios de los 50 (Yap, 1999). En respuesta a la fuerte demanda mundial de carragenina fitocoloide, el cultivo de Eucheuma se desarrolló en la década de los 60. El Buró de la División de Investigación Pesquera llevó a cabo cultivos experimentales en la Isla de Mindoro y otros lugares. Tras el éxito inicial, se establecieron parcelas familiares en las islas de Tapaan, Isasi y Sulu, y posteriormente en Sitangkai, Isla de Sibutu. Los cultivos se intensificaron en 1973 cuando se descubrió un cultivo mutante, el cual podía doblar su volumen cada 20 días, y el género se conoció como la variedad “tambalang”. El éxito del cultivo de Eucheuma en las Filipinas catapultó al país hacia el productor más grande del mundo del alga carragenofita (Yap, 1999). El alga roja Gracilaria también se come en Filipinas, pero es utilizada principalmente como fuente de agar. Su cultivo comercial en estanques de agua salobre comenzó probablemente tras el éxito del cultivo de Eucheuma en 1973.

    El cultivo de ostión comenzó desde 1931, cuando se estableció una granja ostionera en Hinigiran, Negros Occidental, la cual utilizaba el método de cultivo por dispersión. La práctica se ha expandido a varias regiones del país, incluyendo Mindanao. El cultivo de mejillón comenzó en 1955 cuando la estación de cultivo de ostiones de BFAR en Binakayan, Cavite instaló una granja piloto de mejillón (Yap, 1999).
    Recursos humanos
    De acuerdo con el Censo de Pesca de 2002 de la Oficina Nacional de Estadísticas, había un total de 226 195 de opearios acuícolas trabajando en: estanques de piscicultura (126 894), cultivo de algas (73 549), operación de corrales de peces (5 325), cultivo de ostiones (3 041), cultivo de mejillón (2 422) y otros (14 964). Los líderes de la industria de algas estiman que casi 180 000 familias dependen directamente de este cultivo. No hay información disponible sobre género y empleo en el sector acuícola, pero las mujeres forman parte integral de las actividades de producción y de post-cosecha. Los diversos sistemas de crecimiento y cosecha requieren trabajo especializado y personal técnico. Hay varios vínculos importantes con los diferentes sectores que proveen los insumos: producción/recolección y comercio de crías y alevines de peces, suministro de fertilizantes y químicos, materiales de construcción e ingredientes alimenticios, y manufactura de alimentos, transporte y almacenamiento. Mucha gente trabaja en los sectores asociados: procesamiento post-cosecha, transporte y almacenamiento, mercadeo y financiamiento. Hay personal altamente calificado que se dedica a la investigación, desarrollo y extensión. Los pocos estudios disponibles sobre algunos sistemas de cultivo forman alguna imagen de los recursos humanos en la acuicultura.

    De acuerdo con una evaluación de 1995 de la industria del cultivo del sabalote (Dureza, 1995), los piscicultores más tradicionales de sabalote no estaban conscientes de las prácticas apropiadas de cultivo. Sin embargo, los piscicultores más progresistas progresistas y educados están dispuestos a explorar nuevas tecnologías para mejorar la producción y ganancias. Emplean sistemas de cultivo semi-intensivo e intensivo, y algunos incluso practican la reproducción del sabalote. La mayoría de los técnicos en crianza no tienen las habilidades y conocimientos necesarios para llevar a cabo tal actividad. Quienes están involucrados en el procesamiento de sabalote no poseen conocimientos adecuados sobre cómo producir y transformar productos con valor agregado.

    Un estudio de 1996 sobre los piscicultores de tilapia muestra que los granjeros tenían una edad promedio de 47 años. Los operadores de granjas pequeñas (menos de 4,43 ha) son en promedio más jóvenes (44 años), con un alto porcentaje entre 30 y 40 años. Los operadores de granjas grandes (al menos 4,43 ha) son mayores (51 años). El promedio de años completos de escolaridad de los operarios de granjas pequeñas y grandes es de 10 y 11 años, respectivamente. Cerca del 41 por ciento de los operadores grandes y 47 por ciento de los operadores pequeños tienen un título universitario.

    La gran rentabilidad del cultivo de tilapia se debe en parte al alto nivel de la eficiencia técnica de sus operadores. El nivel promedio es de 83 por ciento. Los granjeros más grandes son más eficientes (88 por ciento) que los pequeños (79 por ciento), y esto está vinculado con su nivel más alto de educación (Dey et al., 2000b). De acuerdo con un estudio de 1994 sobre los operadores de criaderos de tilapia, el promedio de educación formal es de 10 años. Varios operadores han terminado la universidad (41 por ciento) y solo unos cuantos no tienen educación formal (5 por ciento). La mayoría de los operadores son también dueños (92 por ciento) con algunos arrendatarios (3 por ciento) e inquilinos (5 por ciento). Tienen en promedio 10 años de experiencia. Cerca del 79 por ciento de los operadores consideran la operación de los criaderos de tilapia como su ocupación principal, con 56 por ciento y 23 por ciento respectivamente involucrados de tiempo complete y parcial (Bimbao et al., 2000).

    Un estudio de 2001 sobre los operadores del cultivo de camarón (Penaeus monodon) en estanques de agua salobre en Pampanga (donde se produce 40 por ciento del camarón) mostró que una gran mayoría (84 por ciento) consideran el cultivo de peces como su principal actividad profesional. El nivel educativo es relativamente bajo. Dos terceras partes de los operadores sólo han recibido educación primaria, y sólo el 12 por ciento han ido a la universidad (Irz y McKenzie, 2002).
    Distribución y características de los sistemas de cultivo
    En 2002, el área total de cultivo en producción de sabalote fue de 281 727 ha. Las cinco principales provincias productoras fueron Balucan, Pangasinan, Capiz, Iliolo y Negros Occidental.

    La mayor parte de la producción de sabalote provenía de estanques de agua salobre (84,37 por ciento) y el resto de corrales marinos (3,91 por ciento), jaulas marinas (3,62 por ciento), corrales de agua dulce (3,56 por ciento), rediles de peces de agua salobre (1,89 por ciento), jaulas de agua salobre (1,40 por ciento), jaulas de agua dulce (1,23 por ciento) y estanques de agua dulce (0,01 por ciento).

    El área total cultivada en 2002 en cuanto a producción camaronera fue de 77 172 ha. Las cinco principales provincias productoras en 2002 fueron Pampanga, Zamboanga Sur/Sibugay, Lanao del norte, Bataan y Bohol.

    Toda la producción de camarón proviene de estanques de agua salobre.

    La producción de tilapia en 2002 cubrió un área total de 30 221 ha. Las cinco principales provincias productoras de tilapia fueron Pampanga, Batangas, Bulacan, Laguna y Sultan Kudarat. La mayor parte de la producción provino de estanques de agua dulce (53,88 por ciento) y el resto de jaulas de agua dulce (37,85 por ciento), estanques de agua salobre (6,75 por ciento), rediles de agua dulce (1,40 por ciento), jaulas de agua salobre (0,06 por ciento), rediles de agua salobre (0,04 por ciento) y jaulas marinas (0,01 por ciento).

    En 2002 el área total cultivada en producción de carpa fue de 3 519 ha. Las cinco principales provincias productoras fueron Rizal, Lanao del Norte, Metro Manila, Pampanga y Bukidnon.

    La mayor parte de la producción provino de rediles de agua dulce (96,31 por ciento) y el resto de jaulas de agua dulce (2,50 por ciento) y estanques de agua dulce (1,19 por ciento).

    En 2001 las cinco principales provincias productoras fueron Tawi-tawi, Sulu, Palawan, Zamboanga City y Bohol. El área total de cultivo de alga fue de 21 281 ha. Toda la producción de alga provino de aguas costeras.

    En 2002 toda la producción de ostión y mejillón provino de aguas costeras.

    La mayoría de los estanques en las Filipinas son estanques de agua salobre (239 323 ha), los cuales han sido desarrollados en zonas pantanosas de manglares. La tierra es un bien escaso en las Filipinas, por lo que no es común convertir buenas tierras agrícolas en estanques piscícolas, ya que esto reduciría el valor de mercado de las tierras (Yap, 1999). Mientras que gran parte de la tierra arable del país ya se utiliza para la agricultura, grandes áreas, especialmente las aguas marinas, siguen sub-utilizadas con respecto a la acuicultura. Con más de 17 460 km de costa, 246 063 ha de pantanos de manglar, 200 000 ha de lagos, 31 000 ha de ríos y 19 000 ha reservas, las Filipinas posee uno de los más extensos recursos acuáticos del mundo. Con la intensificación de la producción en estanques y el aumento en el uso de aguas costeras para jaulas y rediles acuícolas, hay una demanda creciente para alimentos, no así para fertilizantes. El suministro de la mayoría de los alimentos disponibles localmente es muy limitado. El problema se ve intensificado por la disponibilidad temporal y los desastres naturales. La industria continua dependiendo del uso de materias primas importadas, tales como harina de pescado y harina y aceite de soya (Cruz, 1997).
    Especies cultivadas
    Las especies acuícolas cultivadas incluyen sabalote (Chanos chanos), tilapia del Nilo (Oreochromis niloticus ), tilapia mozambiqueña (Oreochromis mossambicus), carpa común (Cyprinus carpio ), carpa cabezona (Aristichthys nobilis ) y otras, bagre terrestre (Clarias batrachus), bagre africano (Clarias gariepinus), cabeza de serpiente (Channa striata), gourami gigante (Osphronemus gouramy), perca gigante o barramundi (Lates calcarifer ), cabrilla (Epinephelus spp.), sigano manchado (Siganus guttatus), sigano culebra (Siganus vermiculatus), pingo manchado (Scatophagus argus), camarón tigre gigante(Penaeus monodon), otros camarones peneidos: camarón blanco de la India (Penaeus Indicus), camarón banana (Penaeus merguiensis), camarón grasiento greasyback shrimp (Metapenaeus ensis), cangrejo del lodo (Scylla serrata, Scylla oceanica), langostino gigante de río (Macrobrachium rosenbergii ), langosta (Panulirus spp.), ostión (Crassostrea iredalei, Saccostrea spp.), mejillón verde (Perna viridis), abalón (Haliotis asinine), y algas (Eucheuma spp., Gracilaria spp., Caulerpa spp.).

    Las siete principales especies acuícolas en las Filipinas son:
    • Alga (principalmente Kappaphycus y Eucheuma spp.).
    • Sabalote (Chanos chanos ).
    • Tilapia (especialmente del Nilo Oreochromis niloticus ).
    • Camarón (principalmente camarón tigre gigante Penaeus monodon ).
    • Carpa (principalmente carpa cabezona Aristichthys nobilis ).
    • Ostión (Crassostrea iredalei ).
    • Mejillón verde (Perna viridis ).

    En 2002 el alga constituyó el 66,9 por ciento del total de la producción acuícola. El resto fue sabalote (17,3 por ciento), tilapia (9,1 por ciento), camarón (2,65 por ciento), carpa (1,36 por ciento), ostión (0,94 por ciento), mejillón (0,87 por ciento) y otros (0,88 por ciento) (Buró de Estadísticas Agrícolas, 2004). Las algas, el camarón tigre gigante, el sabalote, ostiones y mejillón son endémicas al país, mientras que la tilapia y la carpa cabezona fueron introducidas.

    El cultivo del alga Eucheuma comenzó en los 60 en respuesta a una fuerte demanda mundial de carragenina fitocoloidal. El cultivo de sabalote comenzó hace siglos, y el camarón tigre gigante era un cultivo secundario cuyo cultivo comercial comenzó en los 80 en respuesta a la demanda exportadora, principalmente japonesa. La producción de algas y sabalote crece cada año, mientras que la producción del camarón decayó a mediados de los 90 por enfermedades, y desde entonces no se ha recuperado.

    La tilapia fue introducida al país en 1950 (O. mossambicus desde Tailandia), seguida de la introducción de otras especies. La tilapia modificada genéticamente, tales como GIFT (Tilapia de Cultivo Mejorada Genéticamente) y GMT (Tilapia Genéticamente Masculina), las cuales han sido desarrolladas en las Filipinas, contribuyen de manera significativa a la producción de peces en el país.
    Sistemas de cultivo
    La acuicultura en las Filipinas se lleva a cabo en diversos ecosistemas (agua dulce, agua salobre y marina) utilizando diversos sistemas de cultivo con distintos niveles de intensidad. Por ejemplo, el sabalote se cultiva en estanques de agua salobre, rediles pesqueros en lagos de agua dulce, rediles en bahías poco profundas, jaulas fijas o flotantes en lagos, y jaulas marinas. Probablemente no haya otra especie acuática que se produzca en una gama más amplia de medios y sistemas de cultivo.

    El nivel de desarrollo de la acuicultura en las Filipinas varía de una especie a otra. Va de tecnología prácticamente nula para el pingo manchado a manipulación genética para la tilapia del Nilo. Dentro de la misma especie, el sistema de cultivo varía de estanques excavados en tierra bajo cultivos extensivos produciendo solo 500 kg por hectárea hasta jaulas marinas intensivas que producen hasta 50 000 kg en un area de no más de 300 m2; tale es el caso del sabalote (Yap, 1999). La mayor parte de la producción de sabalote proviene de estanques de agua salobre.

    El cultivo de camarón utiliza varios sistemas, los cuales son afectados por el clima, el capital disponible, la ubicación, las fuentes de agua, mercado para los productos y la disponibilidad y costo de los insumos. El cultivo de camarón sigue los sistemas tradicionales: semi-intensivo e intensivo (Corre, 1995).

    La mayor parte de la producción de tilapia proviene de estanques y jaulas de agua dulce. En el monocultivo semi-intensivo de la tilapia del Nilo en estanques excavados en tierra con un metro de profundidad (0,25–1 ha), se estabulan los alevines (0,25–0,5 g) a razón de 3 a 5 organismos/m2. La fertilización/alimentación genera rendimientos de 4–8 ton/ha/cultivo cada tres o cuatro meses, obteniendo peces de entre 150 y 250 g de peso en la cosecha (Guerrero, 2002). En jaulas flotantes de 100 m2, los alevines de tilapia del Nilo (1,6 g) se estabulan en promedio a 67/m2 y son criados por cinco meses con alimentación artificial. Se obtiene un rendimiento promedio de 540 kg/jaula/ciclo y el peso individual de los peces es de 175 g (Dey et al., 2000).

    La mayor parte de las carpas producidas recientemente son carpas cabezonas en los rediles de agua dulce de Laguna Lake, el lago más grande del país. La carpa cabezona no requiere alimentos caros y se puede obtener una gran producción en un área pequeña (Yap, 2002).

    El cultivo de ostión y mejillón se lleva a cabo en aguas costeras abiertas. Los métodos más comunes para el cultivo de ostión son de fondo o en suspensión en estacas o palos o colgado ya sea de parrilla o de balsas flotantes. El método de estacas es el más utilizado. En términos de productividad, el método colgante es el más productivo, seguido del estacado, y luego el de fondo. Estos dos últimos métodos se usan en áreas poco profundas (entre mareas), mientras que el suspendido se usa en áreas más profundas (Gallardo, 2001).

    Para la producción de algas, los métodos de cultivo se pueden clasificar en dos: cultivo en aguas poco profundas y cultivo en aguas profundas. Los métodos de estacas o de fondo se usan en aguas poco profundas. Los métodos de una sola línea, balsas y telas de araña se usan en aguas profundas. El cultivo en aguas poco profundas es el más sencillo y barato para comenzar. Sin embargo, es susceptible a la “enfermedad del hielo” y a depredación por pequeños peces pelágicos. El cultivo en aguas profundas significa una mayor capacidad y rendimiento productivos, y un valor más alto para las especies de algas producidas. Una desventaja es que se requiere un mayor capital inicial.
    Desempeño del sector
    Producción
    De acuerdo con el Buró de Estadísticas Agrícolas, la producción total de acuicultura en el 2002 fue de 1 338 178 ton con un valor de 2 264 880 000 dólares EE. UU. (1 dólares EE. UU.= P 50). Los volúmenes de producción de las principales especies fueron:
    Especies principales Producción (ton)
    Alga 894 857
    Sabalote 232 161
    Tilapia 122 390
    Camarón 35 493
    Carpa 18 151
    Ostión 12 569
    Mejillón 11 646
    Otros 10 908
    - -
    Total 1 338 175
    Fuente: Buró de Estadísticas Agrícolas, 2002

    En 2002 la producción promedio de sabalote proveniente de estantes, corrales y jaulas de agua salobre fueron de 0,71 ton/ha, 56,19 ton/ha y 171,37 ton/ha, respectivamente. El camarón proveniente de estanques de agua salobre tuvo una producción promedio de 0,46 ton/ha. La tilapia de estanques y jaulas de agua dulce resultó en una producción promedio de 3,37 ton/ha y 18,34 ton/ha, respectivamente. La carpa de rediles, jaulas y estanques de agua dulce produjo en promedio 5,44 ton/ha, 2,52 ton/ha y 1,72 ton/ha. El alga de aguas costeras abiertas produjo un promedio de 42,05 ton/ha.

    El gráfico abajo muestra la producción acuícola total en Filipinas según las estádisticas FAO:
     

    Producción de la acuicultura reportada en Filipinas (a partir de 1950)
    (FAO Fishery Statistic)

    Mercado y comercio
    En general, hay cuatro tipos de intermediarios involucrados en el mercadeo de los productos acuícolas en el país: comercializadores, mayoristas, medio-mayoristas y minoristas. Manila es el mayor Mercado para los productos acuícolas. Un elevado porcentaje de productos de las tres principales regiones productoras de las islas de Luzón, Visayas y Mindanao se canalizan a través de los comercializadores. En el proceso, ocurre un notable intercambio en el mismo nivel del canal de comercialización, particularmente entre los comercializadores, mayoristas y menudistas, lo que da como resultado un elevado precio final para los productos de la acuicultura, generalmente inalcanzable para los consumidores urbanos de menores recursos, inclusive entre los habitantes de Manila (Olalo, 2001).

    Los productores de sabalote generalmente venden su producción a un comercializador con un margen de ganancia de un 5 por ciento, incluyendo el sobreprecio y los costos de comercialización. El comercializador vende a los mayoristas con un margen del 10 por ciento. Los mayoristas distribuyen a los “viajeros” y estos a los menudistas in los mercados de pescado fresco. Tanto los mayoristas como los “viajeros” obtienen un margen del 15 por ciento (BFAR, 2004a). La cadena de abasto es también similar en el caso de la tilapia (BFAR, 2004b).

    Las algas y el camarón son los principales productos acuícolas de exportación. Las algas se exportan bajo dos presentaciones: en crudo y como carragenina. En el año 2002, el país exportó 32 098 toneladas de alga cruda valorada en 34 135 000 dólares EE. UU. y 7 928 ton de carragenina valorada en 38 618 000 dólares EE. UU. Los principales compradores de alga cruda en 2002 fueron Francia (21,3 por ciento), la República de Corea (16,4 por ciento), China (14 por ciento), Hong Kong (12,2 por ciento) y el Reino Unido (12,1 por ciento). Los principales compradores de carragenina fueron Dinamarca (20,1 por ciento), el Reino Unido (15,4 percent), Francia (12,1 por ciento), Canadá (7,8 por ciento) y los Estados Unidos (7,8 por ciento) (BAS, 2004e). En 2002 el camarón se exportó principalmente fresco/enhielado/congelado (98 por ciento) a Japón (53 por ciento), la República de Corea (20 por ciento) y los Estados Unidos (9 por ciento) (BAS, 2004b).

    Para poder promover la competitividad global, el Buró de Inversiones (BOI) promueve el sello de origin para determinados productos acuícolas de Filipinas, tales como el camarón, el sabalote y la tilapia. Bajo un Memorando de Entendimiento entre el gobierno y las asociaciones industriales, solamente son acreditados aquellos productores que cumplan con los estándares internacionales con la finalidad de proteger la integridad del sello de calidad.
    Contribución a la economía
    Aproximadamente un 18 por ciento del abasto de pescado proviene de la acuicultura. El sabalote y la tilapia representan el grueso de la producción acuícola. De 1998 a 2002, la producción de sabalote y tilapia registraron un crecimiento anual promedio del 11,7 por ciento, comparado al 2,6 por ciento de las pesquerías. En 2002, la producción combinada de sabalote y tilapia fue de 364 289 toneladas que representaron un 8 o 9 por ciento del total del consumo de carne animal. Los prospectos para incrementar la producción de la acuicultura son por lo tanto enormes. En los últimos cinco años, la abundante producción de la acuicultura ha permitido que el pescado cultivado resulte más accesible a la población en comparación con el pescado silvestre. A lo largo de una década, los precios del sabalote y de la tilapia se incrementaron a razón de un 3,4 por ciento y 1,7 por ciento, respectivamente en comparación con un incremento del 7,3 por ciento del pelágico menor macarela alicorta Decapterus macrosoma (Cruz, 2004).

    De acuerdo al BFAR, 258 480 personas han sido empleadas en la acuicultura desde 1987. La industria estima que la generación de empleo ha sido aún mayor. Tan solo, en la industria de las algas, la Asociación Industrial de Algas de las Filipinas (SIAP) considera que en 2002, 1 017 925 personas fueron empleadas en el cultivo de algas (Monzales, 2003).

    En 2002, la SIAP reportó ingresos por exportación de 138 438 853 dólares EE. UU. El cultivo de las algas no requiere una alta inversion, pero en cambio el margen de utilidad sí es alto. El rendimiento de una granja con superficie de una hectárea, puede producer hasta 48 toneladas (peso húmedo) en dos meses (Guerrero, 2003).

    Aparte del cultivo de algas, el cultivo de ostión y mejillón también puede ser una fuente de sustento para comunidades costeras. A pesar de no ser la fuente principal, puede contribuir de manera significativa al ingreso y alimentación de los hogares. Las mujeres y los niños también pueden participar (Gallardo, 2001). Se reporta una producción de ostión de 5 000 kg/ha en seis o siete meses. Utilizando redes de nylon, una granja de mejillón de una hectárea en la Bahía de Manila puede producir 180 ton en cuatro meses (Guerrero, 2003). El cultivo de algas, así como el de ostión y mejillón, también son reconocidos como “amigables al medio ambiente”.

    Así, la acuicultura puede contribuir de manera significativa a la seguridad alimentaria, al empleo y a la generación de divisas. Sin embargo, las prácticas acuícolas no sostenibles pueden causar serios problemas ecológicos y socioeconómicos. Los problemas asociados con las operaciones de rediles pesqueros en Laguna Lake y operaciones de jaulas pesqueras en Sampaloc Lake son sólo ejemplos prominentes del pasado reciente (Santiago, 2001). En cuanto al cultivo en jaulas/rediles marinos, un desastre más reciente, en 2002, en Bolinao, Pangasinan, fue el primer episodio grave en aguas costeras en las Filipinas, en el cual perecieron miles de kilogramos de sabalote. Las pérdidas para los operadores y pescadores costeros se estimaron en cerca de 10 000 dólares EE. UU. (San Diego-McGlone, 2003).
    Promoción y manejo del sector
    Marco institucional
    El BFAR, bajo el Departamento de Agricultura (DA) es la agencia nacional responsable del desarrollo, conservación, gestión, protección y utilización de los recursos pesqueros, de acuerdo con el Código de Pesca de las Filipinas de 1998. El BFAR opera hoy en día a través de oficinas regionales a lo largo y ancho del país.

    El Código de Gobierno Local de 1991 y el Código de Pesca transfieren la supervisión gubernamental, así como el otorgamiento de licencias para todo tipo de acuicultura a las Unidades de Gobierno Local (LGUs). La única función de licencias que queda bajo el BFAR en cuanto a la acuicultura es la autorización de Acuerdos de Alquiler de Estanques dentro de tierras públicas.

    Como parte del programa gubernamental de otorgamiento de poderes a los pescadores, se crearon Consejos para la Gestión de Recursos Pesqueros y Acuícolas (FARMCs) a nivel nacional y en los municipios costeros. Estos consejos asesoran al gobierno nacional y a los LGUs sobre políticas pesqueras y su planeación.

    Cada vez más, el gobierno está involucrando a organizaciones no gubernamentales, así como a organizaciones populares (POs) sobre gestión pesquera compartida. Varias de las ONGs involucradas con la pesca pertenecen a la asociación de ONGs a favor de la Reforma Pesquera (NFR). Varias POs pertenecen a Kilusang Mangingisda (KM) y a Pambansang Alyansa y mga Mangingisda en Pamunuan ng Organisasyon (PAMPANO).

    La participación del sector empresarial en el desarrollo y gestión de la industria acuícola no ha sido institucionalizada o fortalecida. Existen varias organizaciones involucradas en la acuicultura, pero las más activas son el Consejo de Pesca y Acuicultura de las Filipinas (FABP), la Sociedad Acuícola Filipina/Sociedad de Ingenieros Acuícolas de las Fililpinas (PAS/SAEP), la Asociación de Productores de Alimentos Acuícolas, Inc. (APAFMI), PHILSHRIMP, PHILFRY y Philippine Tilapia Inc. (PTI).
    Legislación y regulaciones
    El Código Medioambiental Filipino de 1988 provee las bases para todas las medidas relativas al medio ambiente filipino, incluyendo la gestión para la calidad del aire, agua, uso de la tierra, recursos naturales y desechos. El Código, al ser un instrumento marco, provee un capítulo sobre pesca y recursos acuáticos, y requiere que el gobierno establezca un sistema para su explotación racional. El Código Filipino de Pesca de 1998 establece el desarrollo, gestión, conservación y uso de los recursos pesqueros y acuáticos. El Código integra todas las leyes relevantes a estos tópicos. El Capítulo II, Artículo III (Secciones 45–57) del Código trata de la acuicultura. El Reglamento de 1998 provee los procedimientos y lineamientos para la implementación del Código. El Código también se implementa por varias Órdenes Administrativas de Pesca (FAOs) sobre temas específicos.

    El Código de Pesca recae en la jurisdicción del Departamento de Agricultura. Dentro del Departamento, el Subsecretario de Pesca y Recursos Acuáticos es responsable del diseño y formulación de políticas y estándares, así como de supervisar las actividades. El Buró de Pesca y Recursos Acuícolas (BFAR) es la agencia encargada de la gestión y desarrollo de pesca y recursos acuáticos. El Código también crea un Instituto Nacional para la Investigación y Desarrollo de la Pesca (NFRDI), el cual funge como brazo derecho en investigación del BFAR. Las funciones del BFAR quedan ampliamente definidas e incluyen - inter alia - la preparación e implementación del Plan de Desarrollo de la Industria Nacional Pesquera, la puesta en vigor de leyes y reglamentos (excepto sobre aguas municipales) y el monitoreo y regulación de importación y exportación de productos pesqueros y acuícolas, así como de empresas procesadoras de pescado.

    El Código de Pesca también establece los Consejos de Gestión de Pesca y Recursos Acuáticos (FARMCs) en varios niveles: nacional (NFARMC), municipal o urbano (M/CFARMC), y bahías, golfos, lagos, ríos y presas limitadas por dos o más municipios o ciudades, llamados FARMC Integrados (IFARMC). El NFARMC funge como cuerpo consejero del Departamento de Agricultura en la formulación de políticas y la preparación del Plan de Desarrollo de la Industria Nacional Pesquera. Los M/CFARMCs asisten en la preparación de los Planes de Desarrollo de la Pesca Municipal y la puesta en vigor de leyes y reglamentos sobre aguas municipales, entre otros. El IFARMC tiene un papel similar al del M/CFARMC excepto que su alcance es de más de un municipio.

    Orden Administrativa Pesquera No 196 (2000) (Copia disponible en: http://www.bfar.da.gov.ph/)
    provee lineamientos detallados sobre la creación e implementación de FARMCs.

    Otra legislación básica relevante a la acuicultura es el Acta de Modernización de la Agricultura y la Pesca de 1997, la cual establece las medidas para modernizar los sectores agrícola y pesquero para aumentar su rentabilidad. Mientras que el Código de Pesca enfatiza la gestión, conservación y protección de los recursos pesqueros y acuáticos, el Acta prioriza el aumento en la producción y promueve un cambio rápido hacia la industrialización. El Consejo Nacional de Agricultura y Pesca (NAFC) asiste al Departamento de Agricultura en el monitoreo y coordinación del proceso de modernización de la agricultura y la pesca.

    Finalmente, el Acta de Reorganización del Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales de 1987 establece el Buró de Gestión Ambiental (EMB, por sus siglas en ingles), el cual incluye el antiguo Consejo Nacional de Protección Ambiental, la antigua Comisión Nacional para el Control de la Contaminación y el antiguo Centro Ambiental de las Filipinas. También establece un Buró de Áreas y Especies Protegidas. Cabe resaltar que el Código de Pesca contiene varias provisiones en las cuales se intersectan las jurisdicciones del BFAR y del EMB. Estas intersecciones son explícitas, tales como la clasificación de especies de flora o fauna acuática exóticas, o en peligro de extinción, o la clasificación de áreas pesqueras, o implícitas, tales como la formulación de un marco integral de gestión costera y el establecimiento, monitoreo y evaluación de estándares de calidad del agua.

    Para mayor información sobre legislación acuícola en las Filipinas, favor de remitirse al siguiente vínculo:
    Visión general de la legislación acuícola nacional – Philippines
    Investigación aplicada, educación y capacitación
    El Departamento de Acuicultura del Centro de Desarrollo de Pesca del Sudeste Asiático (SEAFDEC AQD) en las Filipinas llena varios de los huecos en la investigación acuícola del país. A través de un sistema de consulta y discusión con la industria y el sector acuícola local, SEAFDEC AQD establece las prioridades para la investigación y evita la duplicación del trabajo con instituciones locales. Los resultados de las investigaciones llevadas a cabo por SEAFDEC AQD se publican principalmente en revistas internacionales (Yap, 1999).

    La investigación y desarrollo acuícola son coordinados (y hasta cierto punto financiados) por el Consejo Filipino para la Investigación Acuática y Marina y el Consejo de Desarrollo del Departamento de Ciencia y Tecnología, así como el Buró de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura.

    Existen varias universidades y escuelas técnicas superiores estatales involucradas en la educación e investigación acuícola. El Instituto de Ciencias Marinas, la Universidad de las Filipinas, y la Universidad Estatal del Luzón Central (ambas en Luzón), la Universidad de las Filipinas en las Visayas y la Universidad Estatal de Mindanao han contribuido de manera significativa a la educación acuícola del país, así como a la investigación y desarrollo del sector. Todas las instituciones educativas en el área de pesca reciben apoyo del Estado. Hay más de 40 escuelas estatales de pesca de la Comisión de Educación Superior, mientras que 7 se encuentran bajo la Autoridad para la Educación Técnica y Desarrollo de Habilidades (Juliano, 2004).

    El Buró de Pesca y Recursos Acuáticos tiene varios centros o estaciones acuícolas a través del país, los cuales contribuyen con servicios para la extensión de la acuicultura. Algunas compañías privadas (vgr. compañías de alimentos) también realizan investigación y extensionismo.
    Tendencias, asuntos y desarrollo
    De 1997 a 2001, la acuicultura creció en promedio 6,4 por ciento anual, comparado con 0,72 por ciento en pesca municipal y 2,6 por ciento en pesca comercial (Cruz, 2004). La producción de algas creció en promedio 7,04 por ciento en el periodo 1998–2002 (BAS, 2004e). El crecimiento sostenido en la producción de algas se atribuye a lo siguiente (Mozales, 2003):
    • La carragenina es impulsada por el mercado, con un crecimiento anual del mercado que varía de 5 a 15 por ciento, se están descubriendo más aplicaciones, con lo cual aumenta la demanda.
    • Los costos de cultivo e inversión son bajos y las ganancias altas.
    • Las Filipinas tienen la mejor materia prima.
    • La Asociación de la Industria del Alga en las Filipinas (SIAP) es muy activa, identificando problemas y encontrando soluciones, al tiempo que trabaja junto con el gobierno.

    El gran crecimiento actual en la producción de sabalote puede ser mantenido por el aumento en el uso de jaulas y rediles marinos para el cultivo de esta especie. La creciente popularidad de los productos con valor agregado en sus formas deshuesada o ahumada, así como su potencial para la exportación, podrán mantener el patrón actual de crecimiento. El surgimiento de grandes criaderos comerciales de esta especie es un desarrollo positivo, el cual puede dar a la industria el impulso adicional que requiere (Yap, 2002b).

    El éxito de la producción de tilapia en las Filipinas puede atribuirse a lo siguiente (Guerrero 1994):
    • Apoyo gubernamental en investigación y desarrollo.
    • Moratorio gubernamental sobre el precio de la tilapia y su intervención en el mercado.
    • Cooperación entre el gobierno y el sector privado, así como entre investigadores.
    • Cooperación y apoyo por parte de organizaciones internacionales.
    • Introducción de nuevas cepas de progenitores (tilapia del Nilo).

    Sin embargo, el crecimiento sostenido del sector acuícola se ve amenazado por factores tales como márgenes más bajos para los pescadores y un costo creciente del pescado cultivado comparado con el pollo y el cerdo. Un obstáculo serio para los esfuerzos de la industria en cuanto a competitividad son los erráticos precios del mercado como resultado de las capturas estacionales (Cruz, 2004). Durante los últimos 20 años, las Filipinas han pasado de ser el 4º productor acuícola mundial en 1985, al 12º lugar. Hoy en día, las Filipinas contribuyen poco más del 1 por ciento a la producción acuícola mundial. El crecimiento de la industria acuícola filipina en los años subsiguientes será insostenible a menos que se desarrollen nuevos mercados, se mejore la competitividad de los mismos, y se reduzcan los riesgos asociados al cultivo (Cruz, 2004). El gobierno filipino y el sector privado se encuentran preparando un Plan Integral de Desarrollo para la Industria Pesquera Nacional (CNFIDP). Uno de sus componentes es el Desarrollo y Gestión Acuícola. Debido al comercio y la competencia internacional, se necesita que la industria acuícola filipina adopte un CNFIDP con perspectiva global (Cruz, 2004). Se hacen las siguientes recomendaciones (Cruz, 2004):
    • Tener un marco de desarrollo orientado al mercado.
    • Desarrollar nuevos mercados, tanto locales como de exportación.
    • Promover tecnologías que reduzcan los costos de producción.
    • Desarrollar nuevas especies con bajos costos de producción.
    • Desarrollar las industrias procesadoras y de valor agregado.
    • Racionalizar los ordenamientos pesqueros en apoyo al CNFIDP.
    • Comparar estrategias (benchmark) con otros países.
    • Promover y apoyar las iniciativas y liderazgo del sector privado.
    Referencias
    Bibliografía

    Bagarinao, T. 1999. Ecology and Farming of Sabalote. SEAFDEC Aquaculture Department, Tigbauan, Iloilo, Philippines. 171 pp.

    Bimbao, G.B., Paraguas, F.J., Dey, M.M. & Eknath, A.E. 2000. Socioeconomics and production efficiency of tilapia hatchery operations in the Philippines. Aquaculture Economics and Management 4(1/2): 49–63.

    Bureau of Agricultural Statistics. 2004a. Sabalote Situation Report, 1998–2002.

    Bureau of Agricultural Statistics. 2004b. Tiger Prawn Situation Report, 1998–2002.

    Bureau of Agricultural Statistics. 2004c. Tilapia Situation Report, 1998–2002.

    Bureau of Agricultural Statistics. 2004d. Carp Situation Report, 1998–2002.

    Bureau of Agricultural Statistics. 2004e. Seaweeds Situation Report, 1998–2002.

    Bureau of Fisheries and Aquatic Resources. 2002. Philippine Fisheries Profile, 2002.

    Bureau of Fisheries and Aquatic Resources. 2004a. Fisheries Commodity Road Map: Sabalote.

    Bureau of Fisheries and Aquatic Resources. 2004b. Fisheries Commodity Road Map: Tilapia.

    Corre, V. 1995. Assessment of the shrimps and crabs industries. In: Assessment Reports, Module I: Export Winners. DOST-UNDP Project: Achieving International Competitiveness through Technology Development and Transfer. pp. 65–134.

    Cruz, P.S. 1997. Aquaculture Feed and Fertilizer Resource Atlas of the Philippines. FAO Fisheries Technical Paper pp. 366.

    Cruz, P.S. 2004. Perspectives in aquaculture development and management. Paper presented in the First Consultative Meeting for Preparation of the Comprehensive National Fisheries Industry Development Plan, 21–23 September 2004, Subic International Hotel, Subic Bay, Zambales, Philippines.

    Dey, M.M., Bimbao, G.B., Yong, L., Regaspi, P., Kohinoor, A.H.M., Chung, D., Pongathana, N. & Paraguas, F.J. 2000a. Current status of production and consumption of tilapia in selected Asian countries. Aquaculture Economics and Management. 4(1/2):13–31.

    Dey, M.M. , Paraguas, F.J. , Bimbao, G.S. & Regaspi, P.B. 2000b. Technical efficiency of tilapia grow out pond operations in the Philippines. Aquaculture Economics and Management 4(1/2): 33–47.

    Dureza, V. 1995. Assessment of the sabalote industry. In: Assessment Reports Module I: Export Winners. DOST-UNDP Project: Achieving International Competitiveness through Technology Development and Transfer. pp. 179–207.

    Gallardo, W.G. 2001. Farmer's methods of oyster and mussel culture in the Philippines. In: Utilizing Different Aquatic Resources for Livelihoods in Asia: A Resource Book. International Institute of Rural Reconstruction, International Development Research Centre, Food and Agriculture Organization of the United Nations, Network of Aquaculture Centers in Asia-Pacific and International Center for Living Aquatic Resources Management. pp. 371–379.

    Guerrero, R.D. 1994. Tilapia Farming in the Philippines: A Success Story. Asia-Pacific Association of Agricultural Research Institutions, FAO Regional Office for Asia and the Pacific, Bangkok, Thailand. 14 pp.

    Guerrero, R.D. 2002. Tilapia farming in the Asia-Pacific region. International Forum on Tilapia Farming in the 21st Century, 25–27 February 2002, Los Banos, Laguna, Philippines.

    Guerrero, R.D. 2003. Aquaculture in the Philippines: A performance review, developments and recommendations. Paper presented at the Philippine Aquaculture Conference and Exhibition held at Bacolod City, Philippines on 8–10 May 2003.

    Irz, X. & McKenzie, V. 2002. Profitability and technical efficiency of aquaculture: a comparison of intensive and extensive production systems in the Philippines. International Forum on Tilapia Farming in the 21st Century, 25–27 February 2002, Los Banos, Laguna, Philippines.

    Juliano, R.O. 2004. Professionalizing fisheries and upgrading fisheries education and training. In: Towards an Improved Philippine Fisheries Code: An Analysis of the Capture Fisheries Provisions. WWF Sulu-Sulawesi Marine Ecoregion Program. WWW-Philippines, Quezon City. 80 pp.

    Monzales, O.A. 2003. 2002 Performance Seaweed Industry Association of the Philippines (SIAP). Paper presented at the 1st Philippine Aquaculture Congress and Exhibition, 7–10 May 2003, Bacolod Convention Plaza Hotel, Bacolod City, Philippines.

    Olalo, C. 2001. Production, accessibility and consumption patterns of aquaculture products in the Philippines. In: Production, Accessibility, Marketing and Consumption Patterns of Freshwater Aquaculture Products in Asia: A Cross-Country Comparison. FAO Fisheries Circular No. 973.

    San Diego-McGlone. 2003. The fish kill in Bolinao, Pangasinan- A case study. Paper presented at the 1st Philippine Aquaculture Congress and Exhibition, 7–10 May 2003, Bacolod Convention Plaza Hotel, Bacolod City, Philippines.

    Santiago, A. 2001. Pen and cage culture in Philippine lakes. In: Utilizing Different Aquatic Resources for Livelihoods in Asia: A Resource Book. International Institute of Rural Reconstruction, International Development Research Centre, Food and Agriculture Organization of the United Nations, Network of Aquaculture Centers in Asia-Pacific and International Center for Living Aquatic Resources Management. pp. 371–379.

    Yap, W.G. 1999. Rural Aquaculture in the Philippines. FAO RAP Publication 1999/20.

    Yap, W.G. 2002a. Carp displacing sabalote in Laguna fish pens. SAEP Newsletter (A popular publication of the Society of Aquaculture Engineers of the Philippines, Inc.). January 2001– June 2002.

    Yap, WG. 2002b. Philippine sabalote production on the rebound. SAEP Newsletter (A popular publication of the Society of Aquaculture Engineers of the Philippines, Inc.). January 2001–June 2002.
    Vínculos relacionados
     
    Powered by FIGIS