FAO>Pesca y Acuicultura
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agriculturapara un mundo sin hambre
EnglishFrançaisРусский
  1. Características, estructura y recursos del sector
    1. Resumen
    2. Historia y visión general
    3. Recursos humanos
    4. Distribución y características de los sistemas de cultivo
    5. Especies cultivadas
    6. Sistemas de cultivo
  2. Desempeño del sector
    1. Producción
    2. Mercado y comercio
    3. Contribución a la economía
  3. Promoción y manejo del sector
    1. Marco institucional
    2. Legislación y regulaciones
    3. Investigación aplicada, educación y capacitación
  1. Tendencias, asuntos y desarrollo
    1. Referencias
      1. Bibliografía
      2. Vínculos relacionados
    Características, estructura y recursos del sector
    Resumen
    El inicio de la moderna acuicultura marina en España puede situarse en la constitución de dos empresas privadas en 1973, Finisterre Mar y Tinamenor, S.A., que se iniciaron cultivando moluscos. La actividad industrial realmente productiva cuenta ya con más de 30 años de vida

    El gran desarrollo de la acuicultura continental, se ha basado en la producción de trucha debido a la alta calidad de los recursos acuáticos existentes en España. Se han desarrollado a mucha menor escala otros cultivos de especies continentales, muy localizados geográficamente por las características ambientales y por los hábitos de consumo específicos de ciertas regiones. En cuanto a la acuicultura marina, la producción de peces marinos ha experimentado un crecimiento importante durante los últimos años. Este crecimiento se debe fundamentalmente a la dorada (Sparus aurata), a la lubina (Dicentrarchus labrax) y al rodaballo (Psetta maxima), cuya producción ha aumentado significativamente en los últimos años. En relación a los moluscos, el mejillón (Mytillus galloprovincialis) es la especie con mayor producción de la acuicultura española, existiendo a su vez una enorme tradición en la actividad del marisqueo

    La producción acuícola en España se situó en el año 2013 en 249 240,05 toneladas, de las que 234 367,73 toneladas correspondieron al cultivo de especies marinas (94,07 por ciento del total de la producción) y el resto a la acuicultura continental 14 872,32 toneladas ( 6,30 por ciento de la producción total).

    La producción acuícola de dorada se ha duplicado a lo largo de la última década, alcanzado en 2013 las 16 .335,65 toneladas.

    Por otro lado, la producción de lubina ha ido incrementándose de forma continuada desde 1999 compensando la disminución de la lubina de origen extractivo. En 2013 la producción de esta especie fue de 14 455,27 toneladas.

    Las exportaciones han evolucionado paralelamente a la producción acuícola, con una tendencia expansiva continuada durante la última década.

    El valor estimado de la producción acuícola en España en el año 2013 fue de 379 381 947 €. El valor de la producción del mejillón asciende a 80 672 174 €, representando el 21 por ciento del valor de la producción en 2013; este año destaca el valor económico alcanzado por la lubina en torno a los 90 millones, seguido en importancia económica por especies como la dorada, el rodaballo, el atún y la trucha.
    Historia y visión general
    España consta de casi 8 000 Km de costa con una orografía y un clima muy diversos que proporcionan las características físico-químicas y ambientales necesarias para el desarrollo de la acuicultura marina. Cuenta además con numerosos recursos fluviales, lagos y embalses, donde se dan condiciones idóneas para el desarrollo de la acuicultura continental

    La primera referencia escrita sobre producción de peces continentales en España data del año 1129 cuando, a iniciativa del obispo Gelmírez, se construyó un criadero de peces en Galicia. No obstante, la acuicultura piscícola industrial inició su desarrollo en 1961. En 1964 se alcanzó una producción anual de 25 000 kg de trucha. La producción de trucha aumento paulatinamente hasta los últimos años, donde se ha observado un estancamiento de la producción debido en gran medida al ajuste de la demanda de este producto. En 2010 la producción de trucha arcoiris fue de 17 492 toneladas

    El inicio de la moderna acuicultura marina en España puede situarse en la constitución de dos empresas privadas en 1973, Finisterre Mar y Tinamenor, S.A., que se iniciaron cultivando moluscos. Todas las que fueron surgiendo hasta el final de los años 80 tenía un marcado carácter de investigación científica y desarrollo, ya que la actividad industrial realmente productiva cuenta con apenas 30 años de vida.

    Al comenzar la década de los ochenta el perfil de la acuicultura española era el de un sector centrado en pequeñas empresas de economías familiares muy tradicionales. Tres tipos de cultivo caracterizaban a esta actividad:
    • El cultivo de trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss), cuyo despegue tuvo lugar durante la década de los sesenta.
    • El cultivo del mejillón mediterráneo (Mytilus galloprovincialis) en las rías gallegas cuyo inicio fue en los años cuarenta y su desarrollo tuvo lugar desde mediados de los sesenta a mediados de los setenta.
    • La acuicultura de los esteros gaditanos, iniciada a comienzos de los cuarenta al entrar la industria salinera local en una grave crisis y cuyo desarrollo, muy lento al principio no alcanzó su despegue definitivo sino hasta finales de los setenta.
    A partir de los años noventa, con la incorporación de nuevas tecnologías y una mayor industrialización del sector, se incorporaron nuevas especies como el rodaballo en el norte de España y la dorada y lubina en el sur, levante de España y Canarias. Además, el cultivo del mejillón incrementó su grado de industrialización y se mejoraron los métodos empresariales en los cultivos de trucha y en los esteros de la región suratlántica.

    El desarrollo de la acuicultura continental, se ha basado en la producción de trucha debido a la alta calidad de los recursos acuáticos existentes en España. Se han desarrollado a mucha menor escala otros cultivos de especies continentales, muy localizados geográficamente por las características ambientales y por los hábitos de consumo específicos de ciertas regiones.

    En cuanto a la acuicultura marina, la producción de peces marinos durante los últimos años viene experimentando un crecimiento importante. Este crecimiento se debe fundamentalmente a la dorada Sparus aurata, a la lubina Dicentrarchus labrax y al rodaballo Psetta maxima.

    La especie con mayor producción de la acuicultura española es el mejillón (Mytilus galloprovincialis), que en 2013 representó el 76 por ciento del total de la producción nacional con 188.945 Tm. Existe a su vez una enorme tradición en la actividad del marisqueo.

    Otras especies de interés han obtenido las siguientes producciones en 2013, la dorada (16 335,65 toneladas.), la trucha arcoiris (14 774,35 toneladas), la lubina (14 455,27 toneladas), el rodaballo (6 787,19 toneladas) y el atún rojo (2 811,57 toneladas).
    Recursos humanos
    A pesar de la demanda de titulados superiores para ocupar cargos de diferentes puestos en las empresas acuícolas, no existe en España titulación universitaria en Acuicultura. Habitualmente han sido licenciados en Biología, Ciencias del Mar, Veterinaria o Ingeniería los que, tras cursar asignaturas específicas de acuicultura o estudios generales de zoología o de producción animal, han adquirido los conocimientos necesarios para ocupar estos puestos. No obstante, en muchas universidades se imparten discrecionalmente cursos de especialización, de postgrado o master para licenciados

    En la actualidad, dentro de los estudios de Formación Profesional (F.P.) sí existen estudios específicos sobre acuicultura. Esta formación educativa reglada se incluye dentro de la "Familia Profesional Marítimo-Pesquera" e imparte dos ciclos formativos, cada uno de dos años de duración (2 000 horas):
    • Técnico en Cultivos Acuícolas, que sustituye al anterior Técnico en Operaciones de Cultivo Acuícolas.
    • Técnico Superior en Acuicultura, que sustituye al ciclo Técnico Superior de Producción Acuícola.
    Además, dentro de la formación no reglada, existen cursos en acuicultura de formación continua, sectorial y ocupacional. Algunos son organizados y impartidos por la Administración y otros por entidades diversas (sindicatos, cofradías, organizaciones de productores, etc.)

    Según los últimos datos disponibles pertenecientes a 2013, facilitados por la Subdirección General de Estadística del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha habido, en los últimos años, una rebaja tanto en el número de trabajadores del sector como en el de establecimientos; en 2013 trabajan en acuicultura un total de 18.805 personas, de las cuales 8.921 son asalariados.

    En 2013 se registraron un total de 5 025 instalaciones con producción.
    Distribución y características de los sistemas de cultivo
    En la mayoría de Regiones del territorio español, el cultivo se limita a unas pocas especies. No obstante, en las zonas de Andalucía, Galicia y Cataluña se han diversificado mucho, tanto en sistemas de cultivo como en especies.

    En el Cantábrico y en Galicia se ha desarrollado el cultivo de especies de agua fría, principalmente moluscos y rodaballo Psetta maxima. Es en esta zona donde se ha producido el gran desarrollo del cultivo de moluscos, de manera fundamental el del mejillón en bateas, aprovechando las características especiales de las rías gallegas, que ha situado a España como uno de los principales productores mundiales de esta especie. Igualmente se ubican en este litoral los cultivos de ostras, basados en engorde en bateas a partir de semilla importada, y de almejas desarrollados fundamentalmente en los parques de cultivo. El cultivo del rodaballo, iniciado en los años 80, se ha llevado a cabo en instalaciones en tierra por sus características de pez plano, con aporte de agua de mar oceánica, permitiendo disponer de las ventajas del mar abierto.

    Las regiones de aguas más templadas, Mediterráneo y Sur-Atlántico, tienen en común el desarrollo de la producción de lubina y dorada, generalmente en sistemas de jaulas flotantes. El atún rojo se cría en granjas marinas siguiendo las pautas establecidas por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico. Destaca así mismo el incremento experimentado en esta región por la corvina (Argyrosomus regius), contribuyendo a la diversificación de la producción y ampliando la variedad de especies comerciales.

    En la región Sur-Atlántica las producciones se han desarrollado inicialmente de forma semi extensiva, debido a la existencia de extensas áreas de explotaciones salineras abandonadas que se han reconvertido en estanques de cultivo, pero la tendencia es hacia una producción más controlada e intensiva, siendo previsible el aumento de la utilización de instalaciones de jaulas flotantes con estructuras más resistentes y ubicadas en emplazamientos cada vez más abiertos

    En las regiones Canaria y Balear se han producido similares desarrollos en jaulas flotantes. Canarias dispone de unas condiciones oceanográficas idóneas para la cría de lubina y dorada.
    Especies cultivadas
    Las especies marinas de pescado que son actualmente criadas en España a escala comercial son: dorada (Sparus aurata), rodaballo (Psetta maxima), lubina (Dicentrarchus labrax), corvina (Argyrosomus regius) anguila (Anguilla anguilla), besugo (Pagellus bogaraveo), lenguado (Solea vulgaris), atún rojo (Thunnus thynnus), seriola o pez de limon (Seriola dumerilii), sargo (Diplodus sargus), mugiles (Mugil spp.), salmón del atlántico (Salmo salar), abadejo (Pollachius pollachius) baila (Dicentrarchus punctatus) y el dentón (Dentex dentex). Otras especies que se encuentran en fase de investigación avanzada son el erizo de mar (Paracentrotus lividus) y el pulpo (Octopus vulgaris).

    El cultivo del mejillón mediterráneo (Mytilus galloprovincialis) constituyó en el año 2013 el 76 por ciento del total de la producción y el 81 por ciento de la producción marina. En lo que se refiere a valor económico el cultivo de mejillón supone un 21 por ciento del total del valor de la producción y un 22 por ciento del valor de la producción marina. Teniendo en cuenta el valor económico correspondiente a 2013, las especies cultivadas en España más importantes son: la lubina, el mejillón, la dorada, el rodaballo, los túnidos, y la almeja japonesa.

    En cuanto a peces continentales y de aguas salobres, la especie más importante es la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss), suponiendo el 6 por ciento de la producción acuícola total y el 99 por ciento de la producción de acuicultura continental aunque también tienen producciones significativas: anguila, tenca (Tinca tinca) y esturión (Acipenser nacarii).

    MEJORA GENÉTICA

    Los trabajos desarrollados en España en relación a la mejora genética, se han centrado principalmente en la dorada. Dichos trabajos han permitido protocolizar la metodología y ponerla al alcance del sector industrial español de dorada para desarrollar esquemas de selección mediante la definición de caracteres de interés comercial, el estudio de parámetros genéticos, la estimación de la interacción genotipo-ambiente y la gestión de reproductores bajo los propios condicionantes de la industria. Los desarrollos llevados a cabo constituyen en si mismos transferencia de conocimiento, ya que han sido realizados con las propias empresas del sector y bajo sus condiciones de producción industrial. Los resultados finales son una demostración de que el sector de dorada puede obtener un valor añadido a sus productos con la incorporación de la trazabilidad genética de los animales (control genético de animales en hatcheries y empresas de engorde).

    DIVERSIFICACIÓN

    La corvina, una fuerte apuesta en cuanto a diversificación de especies en España, puede producirse en condiciones muy similares a la dorada y lubina, y de hecho, son varias las empresas españolas que llevan años dedicándose al engorde de esta especie. Las ventajas que presentaba la corvina para seleccionarla como candidata para la diversificación en España, además de su rápido crecimiento, son el sabor, la textura, las posibilidades de transformado, su versatilidad en todo tipo de preparaciones culinarias, su bajo contenido en grasa, el alto nivel de omega-3 y la durabilidad de la carne. Sin embargo, la corvina no es una especie tan conocida como la dorada, la lubina o el rodaballo, por lo que su demanda a nivel de consumidor todavía es reducida. Algunas de las líneas de investigación sobre las que se trabajará, se dirigirán a la mejora del cultivo de esta especie serían el engorde bajo distintas condiciones (calidades de agua, salinidad, temperatura, y otros parámetros) y el desarrollo de análisis sensoriales de cara a su aceptación por el consumidor y como herramienta para su comercialización.

    GESTIÓN SANITARIA

    Los trabajos realizados en relación a la gestión sanitaria de la acuicultura, han culminado con la elaboración de una Guía denominada “Guía para la gestión sanitaria en acuicultura”, que representa la interacción de actores regionales y nacionales, administrativos y técnicos, laboratorios de referencia, y expertos. El desarrollo de estos trabajos ha permitido la obtención de información relativa a las enfermedades de la acuicultura marina y continental españolas, considerando aspectos de la epidemiología de las mismas y, a la vez, promoviendo el consenso entre expertos para la elaboración de procedimientos, estrategias y procedimientos esenciales (enfermedades relevantes, métodos de diagnóstico, medidas de control, etc.), elaborados en base a la misma información exhaustiva y sistematizada. Con este trabajo, se sientan las bases técnicas para que las autoridades competentes puedan establecer sus programas nacionales y autonómicos de sanidad acuática dentro del marco legal actual, al tiempo que sirve para orientar al sector en los procedimientos que deben poner en marcha. Se orientan así las actuaciones futuras necesarias de las administraciones públicas en materia de armonización de métodos de diagnóstico y sistemas de vigilancia zoosanitaria activa de acuerdo a la legislación actual, tanto europea como nacional.

    REPOBLACIÓN

    Investigadores españoles de diferentes comunidades autónomas han trabajado con éxito en la cría de la centolla en cautividad, para conseguir la diversificación de la producción de empresas españolas y la conservación de la especie atlántica, sobreexplotada en el litoral Atlántico.
    Las características biológicas de la centolla, básicamente la alta fecundidad, un desarrollo larvario breve y un crecimiento relativamente rápido, así como un elevado valor comercial, al tratarse de una especie de gran importancia económica y social tanto a nivel nacional como internacional, indicaban la potencialidad de dicha especie para el cultivo intensivo. La centolla está representada en el litoral español dos especies, Maja brachydactyla de distribución atlántica y Maja squinado de distribución mediterránea que se encuentra en peligro de extinción.
    Así mismo, se han desarrollado programas de repoblación en reservas marinas con la especie mediterránea, prácticamente en extinción, con el fin de que estas áreas sirvan de núcleos de exportación de biomasa y contribuyan a la recuperación de la especie.
    Sistemas de cultivo
    Las estructuras de cultivo más relevantes son:
    • Estanques: cilíndricos y cuadrados.
    • Estructuras flotantes: bateas fijas, longline, jaulas flotantes y jaulas.
    • Producción en fondo: parques de cultivo.
    • Esteros y marismas.
    • Charcas.
    Las técnicas propias de los cultivos extensivos se desarrollan, por lo general, en esteros, antiguas salinas y charcas y las de los cultivos intensivos en jaulas y tanques de hormigón o plástico.
    Desempeño del sector
    Producción
    El gráfico abajo muestra la producción acuícola total en España según las estádisticas FAO:
    Chart 

    Producción de la acuicultura reportada de España (a partir de 1950)
    (FAO Fishery Statistic)

    (Fuente: Estadística Pesquera de la FAO, Producción en Acuicultura)

    Mercado y comercio
    En la actualidad los productos de la acuicultura gozan de cierta entidad en los mercados pesqueros como consecuencia de los volúmenes de producción, sin embargo, su comercialización presenta una serie de problemas que impiden su definitivo posicionamiento en el mercado. Aunque esta problemática puede considerarse de forma genérica, resulta más acuciante para unos productos que para otros.

    Las importaciones de lubina han tenido una tendencia creciente hasta 2007 a partir del cual se invierte la tendencia y en el 2012 las importaciones han sido las más bajas del periodo. En 2013 han ascendido un 69 por ciento, con un volumen de 8 104 toneladas. Grecia (61 por ciento) y Turquía (27 por ciento) son nuestros principales proveedores.

    El precio medio pagado en 2013 ha sido de 4,60 €/kg.

    Las exportaciones de lubina han tenido una evolución constante al alza y en 2013 se alcanzó un volumen de 5 658 toneladas, consiguiendo el mejor precio del periodo (6,50 €/kg.)

    El destino principal es el mercado comunitario, en el año 2013 se exportaron a este mercado 5 327 toneladas; los destinos principales fueron Francia (2 639 toneladas) y Portugal (1 501 toneladas).

    Por otro lado, las importaciones de dorada se han mantenido relativamente estables hasta el año 2011, en torno a 7 000 - 7 500 toneladas. En 2012 las importaciones han sido de 2 973 toneladas, una caída sustancial en relación al periodo anterior, debido a las escasas importaciones de Grecia. En 2013 aumenta un 53 por ciento, con respecto a 2012, con un volumen de 4 559 toneladas.

    Las exportaciones de dorada han evolucionado con una tendencia expansiva continuada durante todo el período habiendo alcanzado 6 054 toneladas (año 2013). El mercado de destino es el comunitario, y los principales clientes Portugal (3 066 toneladas) y Francia (2 230 toneladas).

    En relación a los precios de dorada de acuicultura ha mantenido una trayectoria irregular, con altos y bajos, siendo el precio más alto en 2011 (6,27 €/kg) y el más bajo en 2013 (4,44 €/kg).
    Contribución a la economía
    La acuicultura ha comenzado a percibirse como vía para mantener e incrementar el consumo de pescado y satisfacer las demandas futuras de proteínas, constituyendo, además, una fuente de empleo.

    En líneas generales conseguir incrementar la producción acuícola supone la mejora de los actuales sistemas de producción y expandir esta actividad hacia nuevas áreas.

    El valor estimado de la producción acuícola en España en el año 2013 fue de 379 381 947 €. El valor de la producción del mejillón asciende a 80 672 1741 €, representando el 21 por ciento del valor de la producción en 2013. El valor de la producción de la lubina en 2013 ha ascendido a 89 948 979 €, superado ligeramente el valor del mejillón que se ha situado en 80 672 174. Le siguen por orden de importancia económica, la dorada (73 825 141 €), el rodaballo (53 406 800 €), el atún rojo (29 977 780 €), la trucha (19 849 558 €), el lenguado europeo (3 759 356 €) y dentro de los moluscos distintos del mejillón destacar, la almeja japonesa (7 419 057 €).

    Según los últimos datos disponibles de la Subdirección General de Estadísticas del MARM, la acuicultura dio trabajo en España, durante el año 2013, a 18 805 trabajadores, lo que equivale a 5 714 empleos a tiempo completo. La diferencia entre el número de personas empleadas en acuicultura y el número real de puestos de trabajo se debe especialmente a los datos de la Comunidad Autónoma de Galicia, que contó en 2013 con 15 154 personas empleadas en el sector acuícola (de las cuales 5.295 son asalariados) que equivalen tan sólo a 3 666 empleos a tiempo completo. Esta diferencia se debe especialmente al subsector mejillonero de cultivos en bateas, de marcada estacionalidad.

    La actividad acuícola en España se sustenta en 3 300 empresas, titulares de 5 025 instalaciones con producción, según los datos de la Subdirección General de Estadística del MARM del año 2013. De éstos, más del 95 por ciento se ubican en zonas marinas y el resto en aguas continentales.
    Promoción y manejo del sector
    Marco institucional
    El cuadro normativo en el que se encuadra el sector pesquero español se fundamenta en la Constitución, la cual, en su artículo 148.1.11 reserva a las competencias exclusivas de las Comunidades Autónomas la pesca en aguas interiores, el marisqueo y la acuicultura, la caza y la pesca fluvial. Es decir, la Administración General del Estado no tiene competencia en la gestión del sector acuícola, sirviendo las normas preexistentes, tanto de acuicultura marina como continental, como normativa supletoria de las Comunidades.
    Por lo tanto, la función del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente es la de coordinación y de representación ante los Organismos Internacionales recogidas en el Real Decreto en el que se establece la estructura orgánica del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y en el que queda definida la Secretaría General de Pesca (SGP) como organismo de cooperación con las Comunidades Autónomas en materia de acuicultura.

    A la SGP también le corresponde la aplicación de la normativa comunitaria en el ámbito de la PPC (Política Pesquera Común), la derivada de la pertenencia de España a organismos multilaterales así como la determinación de los criterios que permitan establecer la posición española ante la Unión Europea.

    La cooperación entre la Secretaría General de Pesca y las Comunidades Autónomas, se lleva a cabo a través de la Conferencia Sectorial. No obstante, en el ámbito de la acuicultura marina se ha creado una Junta Nacional Asesora de Cultivos Marinos (JACUMAR; Ley 23/84 de Cultivos Marinos) y, en el ámbito de acuicultura continental, las labores de coordinación se desarrollan a través de la Junta Nacional Asesora de Cultivos Continentales (JACUCON). En estas Juntas participan a su vez las Comunidades Autónomas y organizaciones sectoriales con representación nacional.

    Para facilitar esta coordinación se crean grupos de trabajo en los que participan expertos de las Comunidades Autónomas. Actualmente existen 3 grupos de trabajos: Comisión Técnica de JACUMAR, Moluscos bivalvos, y Plan Estratégico Nacional de la Acuicultura Española.

    La Secretaría General de Pesca, desde hace más de 20 años, ha promovido distintas líneas de trabajo dirigidas a alcanzar el potencial estimado para la actividad en España. Entre ellas destacar la línea de los Planes Nacionales de Cultivos Marinos, financiados por la Secretaría General de Pesca y en cuyos trabajos han participado centros de investigación y empresa, constituyendo un referente en lo que a investigación e innovación en acuicultura se refiere. A través de estos trabajos se ha fomentado la competitividad del sector acuícola español mediante la transferencia de los conocimientos obtenidos en la investigación de aspectos como la optimización de los sistemas de cultivo, la incorporación de nuevas especies, la gestión ambiental, sanidad y calidad y seguridad alimentaria.

    A lo largo de 2013-2014, y para poder tener acceso al Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca, los Estados Miembros de la UE han tenido que elaborara un Plan Estratégico para la actividad que abarque el periodo 2014-2020.

    La visión estratégica del plan es la de garantizar la sostenibilidad económica, social y ambiental de la acuicultura a medio plazo, incrementando la producción acuícola y garantizando su desarrollo bajo unas condiciones que garanticen su total integración en el medio ambiente en el que se desarrolla. Para ello, el plan establece una serie de objetivos y acciones estratégicas dirigidas a dar respuesta a los principales cuellos de botella identificados tanto a nivel nacional como por la Comisión Europea:
    • Simplificación de los procedimientos administrativos;
    • Garantizar el desarrollo y el crecimiento sostenibles de la acuicultura a través de la ordenación coordinada del espacio;
    • Reforzar la competitividad de la acuicultura;
    • Fomentar condiciones de competencia equitativas para los agentes económicos a través de la explotación de sus ventajas competitivas.
    Para potenciar la actividad acuícola en España la estrategia definida en el Plan tendrá como MISIÓN “la mejora de la planificación y ordenación del sector a partir de la aprobación de un marco legal y administrativo específico que potencie sus capacidades y fortalezas y permita dar respuesta a las debilidades que presenta, en una apuesta por parte de las empresas por la I+D+i, la internacionalización de productos y procesos y por el mantenimiento y refuerzo de los estándares de calidad, sanidad, bienestar animal y protección del entorno que en la actualidad viene aplicando el sector”.

    Por otra, la Fundación Observatorio Español de Acuicultura, promovida por la Secretaría General de Pesca, ha realizado en los últimos años una importante labor divulgativa, acercando la actividad a la sociedad, a la par que sirve de plataforma para el intercambio de conocimiento entre los distintos agentes implicados en la actividad.

    A partir de 2014 esta Fundación ha sido integrada en la Fundación Biodiversidad, perteneciente al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, manteniendo, no obstante, un importante papel en el apoyo al desarrollo del sector productor.

    LA ESTRUCTURA ORGANIZATIVA DEL SECTOR DE LA ACUICULTURA

    Estructura organizativa del sector mejillonero.
    La actual estructura de los productores del mejillón de Galicia, la Comunidad Autónoma con mayor producción de mejillón en España, está formada principalmente por tres asociaciones que representan al 97 por ciento de los productores: Organización de Productores de Mejillón de Galicia. Opp-18 (OPMEGA), integrada en la Asociación Europea de Organizaciones de Productores; la Asociación Gallega de Mejilloneros (AGAME) y la Federación de Asociaciones de Mejilloneros de Arosa y Norte (FARN). En Galicia se encuentra también el Consejo Regulador del Mejillón de Galicia, compuesto por representantes de los productores y comercializadores de Mejillón, entre cuyas funciones destaca la de la defensa y promoción de la Denominación de Origen Protegida Mejillón de Galicia.

    La tradición del cultivo del mejillón en Cataluña también está muy arraigada en zonas como el Delta del Ebro. En Cataluña los productores de mejillón se agrupan en cuatro asociaciones: Asociación de Productores Bahía de Alfacs, Asociación de Productores Bahía del Fangar, Asociación de Productores de Moluscos Golfo de Sant Jordi y Unión de Productores de Moluscos del Delta del Ebro.

    También en la Comunidad Valenciana existe una asociación de productores de mejillón, la Unión Mejillonera del Puerto de Valencia.

    Estructura organizativa del sector de la acuicultura continental.
    La estructura organizativa del sector de la acuicultura continental está formada por 3 organizaciones de productores, que engloban a la mayor parte de las empresas del sector según su actividad y territorialidad: Organización de Productores de Acuicultura Continental. Opp-47 (OPAC), Organización de Productores Piscicultores. Opp-22 (OPP), Organización Interprofesional de la Acuicultura Continental Española (AQUAPISCIS).
    Existen además, dos asociaciones nacionales de acuicultura continental: Asociación Nacional de Acuicultura Continental (ESACUA), Asociación de Ciprinicultores y de Acuicultura Continental de Aguas Templadas (AECAC).

    Estructura organizativa del sector de la acuicultura marina.
    La estructura organizativa del sector de la acuicultura marina está constituida por una única Asociación de ámbito nacional, la Asociación Empresarial de Productores de Cultivos Marinos (APROMAR), reconocida como Opp-30 y perteneciente a la FEAP (Federation of European Aquaculture Producers); y varias asociaciones de ámbito autonómico. En APROMAR se integran, además de empresarios individuales algunas Asociaciones como la Asociación de Empresas de Acuicultura Marina de Andalucía (ASEMA), la Asociación Canaria de Empresas de Acuicultura (ACEAC), y la Asociación de Productores de Rodaballo de Galicia (AROGA).
    En España existe también una Asociación Nacional de Acuicultura del Atún Rojo (ANATÚN).

    Estructura organizativa del sector ostricola.
    La estructura organizativa del sector ostrícola está formada por dos Organizaciones de Productores de ámbito nacional: la Organización de Productores Ostrícolas de Galicia (OPOGA), que aglutina al 70 por ciento de los productores gallegos y en torno al 50 por ciento de la producción nacional; y la Organización Nacional de Productores de Ostra y Almeja (ONPROA).
    Legislación y regulaciones
    El marco legal para la regulación y promoción de la actividad acuícola en España se encuentra establecido entre otros dispositivos legales, por la Constitución Española, la Ley Nº 20/1942 de Fomento y Conservación de la Pesca Fluvial, la Ley Nº 23 /1984 de Cultivos Marinos y la Ley Nº 22/1988 de Costas. Estos dispositivos legales tienen como principal objetivo:
    1. Ley Nº 23/1984 de Cultivos Marinos, “la regulación y ordenación de los cultivos marinos en el territorio nacional, zona marítimo-terrestre, rías, estuarios, lagunas y albuferas en comunicación permanente o temporal con el mar, mar territorial y zona económica exclusiva, tanto en bienes de dominio público como de propiedad privada, todo ello sin menoscabo de las competencias y facultades asumidas por las Comunidades Autónomas”.

    2. Ley Nº 22/1988 de Costas, “la determinación, protección, utilización y policía del dominio público marítimo-terrestre y especialmente de la ribera del mar”.
    No obstante, de conformidad con lo establecido por la Constitución Española en su Artículo 148.1.11, las Comunidades Autónomas ejercen competencia exclusiva en la pesca en aguas interiores, el marisqueo, la acuicultura, la caza y la pesca fluvial. Dentro de este contexto debe precisarse que las siguientes Comunidades Autónomas han asumido competencia en acuicultura y marisqueo: Galicia, Andalucía, Valencia, Islas Baleares, Cantabria, País Vasco, Cataluña, Asturias, Murcia, Islas Canarias, Aragón, Castilla-León, Castilla La Mancha y Extremadura.

    Los dispositivos emitidos por el Gobierno Nacional sobre la regulación de la acuicultura marina y continental, tienen carácter supletorio y general, ya que como se ha señalado las Comunidades Autónomas aplican su propia regulación.

    El Gobierno Nacional a través del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA)   elabora y ejecuta las directrices generales sobre política agraria, pesquera y alimentaria. Asimismo, ejerce funciones de coordinación y representación a través de la Secretaria General de Pesca Marítima (SGPM). Al respecto, cabe precisar que dicha Secretaria General tiene además como función la aplicación de la normativa europea y la derivada de otros organismos multilaterales de los cuales España es parte.

    La Junta Asesora de Cultivos Marinos (JACUMAR), es otro órgano del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación creado mediante Ley Nº 23/1984 de Cultivos Marinos y constituido por la Secretaria General de Pesca Marítima, las Consejerías de las Comunidades Autónomas y las organizaciones representativas del sector productor acuícola. Dicho órgano tiene como principal función entre otras, facilitar la coordinación de las actividades de las Comunidades Autónomas y efectuar un seguimiento de los Planes Nacionales.

    La Ley Nº 23/1984 de Cultivos Marinos, regula la elaboración de los Planes Nacionales, la misma que dispone que dichos planes sean elaborados conjuntamente entre el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y las Comunidades Autónomas y sean ejecutados por éstas últimas en el ámbito de sus competencias estatutarias.Los Planes Nacionales consisten en una acción destinada al fomento y desarrollo de la acuicultura marina de forma armónica en el territorio nacional, cuyos objetivos pueden ser tanto de investigación, desarrollo e innovación como de cualquier otra actividad relacionada con la acuicultura cuya consecución se considere importante para el desarrollo armónico de la actividad acuícola.

    El Fondo de Regulación y Organización del Mercado de los Productos de la Pesca y Cultivos Marinos (FROM), es otro organismo autónomo creado por Ley Nº 33/1980, adscrito al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y con competencias en el desarrollo y promoción de la acuicultura en España. Sus principales funciones son promocionar el consumo de los productos pesqueros y brindar asistencia técnica o financiera a las asociaciones, cooperativas y empresas del sector.

    El Instituto Español de Oceanografía (IEO), es otro importante organismo autónomo vinculado con la actividad acuícola. De conformidad con lo establecido en la Ley Nº 3/2001 de Pesca Marítima del Estado , es el organismo investigador y asesor en relación con la política sectorial pesquera del Gobierno.

    Para más información en la legislación de la acuicultura en España haga un clic aquí:
    Visión general de la legislación acuícola nacional - España.
    Investigación aplicada, educación y capacitación
    En España la financiación de las actividades de investigación científica y desarrollo relacionadas con la acuicultura corre a cargo de entidades estatales, autonómicas, comunitarias y empresariales. Las diferentes entidades financiadoras de investigación científica y desarrollo tales como:
    • Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología (CICYT).
    • Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).
    • Consejerías de las Comunidades Autónomas (CCAA).
    • Secretaría General de Pesca (SGP).
    La Secretaría General de Pesca, a través de la Junta Nacional Asesora de Cultivos Marinos (JACUMAR), ha financiado hasta 2012 proyectos de investigación dentro del marco de los Planes Nacionales de Cultivos Marinos. El contenido de los trabajos de los Planes Nacionales puede estar en el ámbito de la investigación, desarrollo e innovación o de cualquier otra actividad acuícola cuya consecución se considere importante para el desarrollo armónico de la actividad en España.

    Para la evaluación de los proyectos se ha contado con el asesoramiento de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva (ANEP).

    Desde 1988 se han desarrollado un total de 112 Planes, habiendo participado la totalidad de las Comunidades Autónomas, 56 Centros de Investigación y más de 40 empresas.

    Si bien la línea financiera que permitía a la Secretaría General de Pesca la financiación de este tipo de actuaciones ha sido suprimida por los reajustes presupuestarios, en el nuevo marco de las ayudas de la Unión Europe y dentro del Fondo Europeo Marítimo y de la pesca (FEMP), existe la posibilidad de apoyar iniciativas de investigación e innovación.

    Así, el Reglamento del FEMP plantea cinco objetivos específicos para el fomento de la acuicultura sostenible que se desarrollan a través de una serie de artículos; el primero de ellos está en la línea de apoyar la consolidación del desarrollo tecnológico, la innovación y la transferencia del conocimiento.

    Los Centros Públicos de Investigación (CPI) que desarrollan sus actividades de forma total o parcial en el campo de la acuicultura marina se distribuyen por todo el territorio español. Algunos de estos centros son:
    • Laboratorio Central de Veterinaria (LCV), que es el Laboratorio Nacional de Referencia para las Enfermedades de los Peces.
    • Instituto de Investigaciones Marinas (IIM) del CSIC, que es el Laboratorio Nacional de Referencia para las Enfermedades de Moluscos.
    • Centro de Investigaciones Marinas (CIMA)
    • Instituto de Acuicultura de Torre de la Sal (IATS) del CSIC
    • Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA)
    • Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA)
    • Instituto Canario de Ciencias Marinas (ICCM)
    • Instituto Español de Oceanografía (IEO)
    • Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA)
    • Laboratorio de Investigaciones Marinas y Acuicultura (LIMIA)
    Es posible consultar el listado completo de estos centros, así como su localización geográfica a través de la página web de JACUMAR.

    En el año 2002 se creó el Observatorio Español de Acuicultura (OESA) con el objetivo general de servir de plataforma de encuentro para el análisis y seguimiento permanente del desarrollo de la acuicultura en España, tanto en lo que se refiere a las actividades de investigación científica, desarrollo e innovación tecnológica como a las realizadas por las distintas administraciones públicas y por las empresas. En 2008 la constitución en Fundación del Observatorio, ha servido para dar un nuevo impulso a los objetivos de la Fundación, fomentando la interrelación entre los distintos agentes y la labor divulgativa.

    A partir de 2014 esta Fundación se ha integrado en la fundación Biodiversidad pero mantiene sus actividades relacionadas con la innovación tecnológica en el campo de la acuicultura.

    ANÁLISIS DE LOS EQUIPOS DE INVESTIGACIÓN

    El número de científicos-tecnólogos censados que desarrollan sus actividades en el campo de la acuicultura en España asciende a un total de 703 personas. De éstos, 277 pertenecen a Departamentos e Institutos Universitarios, 264 pertenecen a Centros de investigación y 162 a Empresas.

    Los científicos-tecnólogos españoles han participado en los últimos 15 años en 689 proyectos de I+D+i en acuicultura. De estos proyectos, 471 se han dedicado a investigación en peces y 122 proyectos se han dedicado a investigación en moluscos bivalvos.

    En los trabajos desarrollados en el marco de los Planes Nacionales de Cultivos Marinos financiados por la Secretaría General de Pesca, la principal temática estudiada han sido los Sistemas de Cultivo, con especial interés en la optimización y mejora de los sistemas, así como el estudio de la viabilidad de nuevas técnicas de cultivo y la introducción de nuevas especies. También se han abordado otros temas entre los que se encuentran los aspectos sanitarios, los aspectos medioambientales, las metodologías analíticas, la calidad del producto, la localización de zonas aptas para el desarrollo de la actividad, así como la utilización de herramientas informáticas.

    El grupo de especies más estudiado es el de los peces, seguido de los moluscos. Las especies de peces sobre las que se han desarrollado más trabajos son la dorada (Sparus aurata), el dentón (Dentex dentex) y el lenguado senegalés (Solea senegalensis). Los moluscos más estudiados son la ostra europea (Ostrea edulis), las almejas y el pulpo (Octopus vulgaris).

    Los trabajos desarrollados en los Planes Nacionales han servido para potenciar el cultivo de especies que hoy en día se consideran consolidadas en la acuicultura española, como son la dorada (Sparus aurata), la lubina (Dicentrarchus labrax) y el rodaballo (Psetta maxima). Y han contribuido al impulso del cultivo de especies que actualmente se encuentran en proceso de consolidación como son la corvina (Argyrosomus regius), el lenguado (Solea senegalensis), el besugo (Pagellus bogaraveo) o el pulpo (Octopus vulgaris).
    Tendencias, asuntos y desarrollo
    España, por su tradición pesquera, tiene unos importantes hábitos de consumo de pescado, estimados en las últimas estadísticas de consumo, en torno a los 27 kg por habitante y año. Esta cifra, casi tres veces superior al consumo medio europeo, convierte a España en un gran consumidor de pescado. Por otro lado, y debido a los distintos tipos de mares que rodean España, el mercado aprecia un gran número de especies por las que en la actualidad se pagan precios muy altos

    Es interesante describir brevemente, aun a riesgo de simplificar demasiado los hechos, la historia de la entrada en el mercado de las especies de la acuicultura española. El caso más antiguo es el del mejillón, cuya producción media anual se sitúa en torno a las 200 000 toneladas, se debe en gran medida a la existencia de un sector conservero capaz de procesar y comercializar el producto

    En el caso de la trucha, especie enormemente apreciada en los inicios de los cultivos comparándose en calidad a la merluza, las instalaciones iniciales estaban muy diseminadas por toda la geografía española y por ello la entrada en el mercado se hizo de manera más pausada, de manera que hasta alcanzar las 4 000 toneladas por año el precio no varió sustancialmente. También es cierto que en los comienzos de los cultivos de la trucha se utilizaban unos piensos no muy desarrollados que podían llegar a afectar su calidad, tema completamente superado en la actualidad, en que se comercializa una trucha de calidad magnífica. Sin embargo, esta baja reputación inicial todavía afecta a otros productores de acuicultura. En la actualidad, la industria ha desarrollando nuevas presentaciones comerciales (filetes, brochetas, etc.), y está comercializando con éxito trucha congelada hacia Europa

    En el caso del rodaballo, especie que se denomina el "faisán del mar", la entrada en el mercado, salvo en los comienzos donde los productores permanecieron unidos, fue realmente traumática, cometiéndose fallos importantes en la comercialización de los que la acuicultura futura debiera aprender. Con producciones muy pequeñas se afectó tremendamente el precio del mercado y prácticamente arruinó al sector cuando casi no se había empezado a producir. El rodaballo no tenía una tradición de consumo en gran parte de España, y el esfuerzo de promoción y penetración en el mercado español realizado por el sector productor de rodaballos fue utilizado por holandeses y daneses para sus exportaciones de rodaballo de pesca. Sin embargo, en la actualidad esta especie es conocida en toda Europa y sus pesquerías están casi agotadas. Con un mercado muy amplio constituye una auténtica oportunidad para las producciones de Galicia particularmente, ya que reúne unas condiciones oceanográficas únicas en toda Europa.

    En los inicios de los cultivos de la dorada y la lubina, dado que Italia apreciaba las tallas pequeñas y parecía un mercado inagotable, las producciones españolas se exportaban en su casi totalidad. En España, la dorada tenía tradición de consumo sólo en el sur y en la costa mediterránea, y la pescada en Galicia se exportaba a Italia en su totalidad. En la lubina, por lo general, se apreciaban tamaños superiores y para la lubina pequeña o robaliza los precios italianos eran sustancialmente mayores. Sin embargo, algunas empresas españolas acometieron la tarea de la introducción de estas especies en España, a lo que el mercado nacional ha reaccionado positivamente y en la actualidad se ha convertido en un mercado muy importante.

    A pesar de que los hábitos de consumo cambian sustancialmente con el paso de los años (como ejemplos están el salmón, el filete de bacalao fresco, la merluza chilena, etc.), cuando se habla de nuevas presentaciones o introducciones de nuevas especies o productos se debe ser consciente de que es una tarea que lleva asociada unos costes muy importantes. Refiriéndolo a la acuicultura, se debe ser cauteloso con los productos muy novedosos, puesto que no será fácil su introducción, como fue el caso de la introducción de filetes de trucha en fresco y, en la actualidad, los nuevos envases del mejillón.
    Referencias
    Bibliografía
    APROMAR. 2014. La acuicultura marina de peces en España 2014.
    Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Secretaría General de Pesca. 2010. 25ª aniversario de la Junta Nacional Asesora de Cultivos Marinos (JACUMAR).
    Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Secretaría General de Pesca. Junta Nacional Asesora de Cultivos Marinos. 2014. Estadísticas de producción y valor de la acuicultura.
    Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Secretaría General Técnica. 2014. Estadísticas Pesqueras.
    Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Secretaría General de Pesca. 2014. Mercado de dorada y lubina.
    Vínculos relacionados
     
    Powered by FIGIS