FAO>Pesca y Acuicultura
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agriculturapara un mundo sin hambre
EnglishFrançaisРусский
  1. Perfil
    1. Legislación básica
    2. Definición legal
    3. Pautas y códigos de conducta
    4. Acuerdos internacionales
  2. Planificación
    1. Sistema de autorización
    2. Acceso a la tierra y el agua
    3. EIA
  3. Funcionamiento
    1. Aguas y aguas residuales
    2. Movimientos de peces
    3. Control de enfermedades
    4. Drogas
    5. Alimentos
  4. Seguridad de los alimentos
    1. Misceláneo
      1. Referencias
        1. Legislación
        2. Recursos relacionados
      2. Vínculos relacionados
        Perfil
        Legislación básica
        La Ley de Acuicultura (Aquaculture Act) (la Ley), promulgada en 2002, constituye el marco legal básico para la industria acuícola en Namibia, y establece las disposiciones para la instalación, administración y práctica de la acuicultura en tierra y en aguas marinas. La Ley, aplica de manera amplia a asuntos relacionados con el otorgamiento de licencias, administración de salud, control de enfermedades, acceso a suelo y agua y a la protección del medio ambiente. Es responsabilidad del Ministerio de Pesca (el Ministerio) implementar esta Ley, que a su vez define las responsabilidades y atribuciones a cargo del Ministerio.

        Reglamento (para el otorgamiento de licencias) de Acuicultura de La Ley de Acuicultura, 2002, promulgado en 2003 el Reglamento de Acuicultura especifica y subraya su aplicación y las normas de operación para las actividades acuícolas.

        La Política Acuícola -Hacia el Desarrollo Sustentable de la Acuicultura- definida en 2001, estableció las bases para la Ley de Acuicultura. En apego a la Ley, el Ministro tomará en cuenta los factores económicos, sociales y ambientales más relevantes y, con base en la información científica disponible deberá formular la política general para la acuicultura en Namibia. El propósito de la política es la promoción de la acuicultura sustentable, la administración, protección y conservación de los ecosistemas acuáticos en tierra y marítimos, y propiciar la promoción y operación de proyectos acuícolas.

        Con el fin de definir la política general en las áreas identificadas como aptas, el Ministro deberá consultar a otros Ministerios, al Consejo Consultivo de Acuicultura (AAC) y a las partes interesadas, conforme a lo establecido por la propia Ley.

        El AAC está conformado por el Secretario Permanente y aquellas personas convocadas por el Ministro, entre las que se incluyen:
        • Dos funcionarios del Ministerio.
        • Una persona nominada por la Asociación de Consejos Regionales.
        • Una persona nominada por la Asociación de Autoridades Locales.
        • Una persona nominada por el Consejo de Líderes Tradicionales.
        • Cuatro personas, que en opinión del Ministro, tengan conocimiento en aspectos relacionados a la acuicultura, pesca y ecosistemas u otra especialidad relevante a los aspectos sobre los cuales el Ministro requiere asesoría y consulta, de acuerdo con la Ley.

        El rol del AAC, además de asesorar en materia de política acuícola, es el de aconsejar al Ministro en relación a otros aspectos identificados por la Ley, incluyendo todas los tópicos que el Ministro solicite investigar al AAC. El Consejo, por sí miso, podrá establecer comités específicos para el desarrollo de las funciones que le han sido asignadas.

        Namibia ha identificado a la acuicultura como una prioridad de desarrollo en el documento VISION 2030 y en el Plan Nacional de Desarrollo (NDP2, por sus siglas en inglés). El Plan Estratégico de Acuicultura de 2004 definió la política de desarrollo de los Ministerios y las metas de planeación. Como industria, la acuicultura en Namibia es joven, sin embargo tiene una posición competitiva al eliminarse los altos costos de alimentos balanceados, toda vez que el ecosistema del Río Benguela aporta abundantes y ricos nutrientes. Predomina la acuicultura marítima comercial en la Bahía de Walvis, Swakopmund y Luderitz.
        Definición legal
        De acuerdo a la Ley de Acuicultura:
        “Acuicultura” significa el cultivo de organismos acuáticos;

        “Ranchos Marinos” significa el tipo de acuicultura en la cual los productos se liberan de manera intencional, sin restricción, en el ambiente marino, con el fin de cosecharlos en su madurez;

        “Organismos Acuáticos” incluye a todas las formas de vida de flora y fauna existentes en el agua, incluyendo mamíferos, aves, anfibios y reptiles, excepto por aquellos anfibios y reptiles que los reglamentos declaran como organismos acuáticos.
        Pautas y códigos de conducta
        La ley de Acuicultura (2002) establece que el Ministro, tras consultar al Consejo Consultivo de Acuicultura, puede emitir códigos para las prácticas relacionadas con la acuicultura. Hasta la fecha, esto no se ha realizado.
        Acuerdos internacionales
        Namibia es parte de:
        • Convención Africana sobre Naturaleza y Recursos Naturales.
        • Convención sobre Diversidad Biológica (CBD, por sus siglas en inglés) y el Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad (CPB, por sus siglas en inglés).
        • La Convención sobre Comercio Internacional de Especies en Peligro (CITES, por sus siglas en inglés).

        Namibia es miembro de:
        • Organización Mundial de Comercio (WTO, por sus siglas en inglés).
        • Comisión Económica para África de las Naciones Unidas (UNECA, por sus siglas en inglés).
        • Comunidad para el Desarrollo de Sudáfrica (SADC, por sus siglas en inglés).
        • Unión Africana.
        • Facilidad Ambiental Global (GEF, por sus siglas en inglés).
        • Organización Mundial de Salud Animal (OIE, por sus siglas en inglés).
        Planificación
        Sistema de autorización
        Tal como lo especifica la Ley de Acuicultura (la Ley), esta actividad sólo puede desarrollarse con una licencia emitida por el Ministro responsable de pesca (el Ministro). Las licencias especifican los sitios determinados para uso de suelo y agua y también especifica los organismos acuáticos que pueden cultivarse y cosecharse.

        Las licencias confieren una autorización específica para el cultivo y cosecha de productos acuáticos en un sitio determinado. En relación a los ranchos marinos, las licencias otorgan una autorización específica para liberar y cosechar productos acuícolas en el sitio determinado. Todos los productos acuícolas que se liberan o escapan al medio natural son propiedad exclusiva del beneficiario de la licencia en tanto el titular pueda demostrar su identidad.

        El Ministro puede otorgar licencias sujetas a las condicionantes que considere necesarias, incluyendo:
        • Cantidades de organismos acuáticos que puedan introducirse y conservarse.
        • Las estructuras y equipo utilizado y las prácticas de mantenimiento que deberán observarse en el sitio.
        • Calidad del agua.
        • Composición de los alimentos balanceados que pueden utilizarse.
        • Tipos de abonos o fertilizantes que pueden utilizarse.
        • Uso de hormonas para el control de la reproducción y para estimular el crecimiento.
        • Uso de medicamentos, antibióticos y otros productos químicos.
        • Disposición de productos acuícolas enfermos o muertos.
        • Materiales y residuos resultantes de la acuicultura.
        • Mantenimiento de registros.
        • Vigencia de la licencia.
        • Otras condicionantes que el Ministro considere apropiadas.

        Las solicitudes para obtención de licencias deberán presentarse al Ministro, acompañadas de los documentos e información que establezca el Ministro. Los formatos para la solicitud de licencia se acompañan como anexo al Reglamento de Acuicultura (emisión de licencias). El Ministro podrá considerar la capacidad técnica y financiera del solicitante, las especies de organismos acuáticos que el solicitante se propone cultivar y el método acuícola que propone utilizar el solicitante, así como otros aspectos relevantes. Si el Ministro lo determina, puede pedirse al solicitante que dé aviso público de su solicitud, a fin de que, en su caso, se presenten por escrito las objeciones o representaciones relativas a la solicitud ante el Secretario Permanente del Ministro.

        Antes de emitir la licencia, el Ministro debe tener certeza de que el solicitante ha obtenido alguna autorización, permiso o aprobación establecida por la Ley, en relación al uso de suelo o del agua y autorización en materia ambiental que se requiera. Si el solicitante no es el propietario del sito, la solicitud debe acompañarse por el consentimiento expreso y escrito del propietario. El Ministro podrá tomar en cuenta las representaciones u objeciones que se hayan presentado, si: la emisión de la licencia pudiera crear algún riesgo significativo de contaminación o afectar de manera negativa al ambiente; el sitio es inapropiado para la actividad acuícola planeada; existen requisitos de tráfico, o se ponen en riesgo o conflicto otras actividades o propuestas en las cercanías del sitio previsto.

        Tras la consulta al Consejo Asesor, el Ministro podrá determinar mediante una publicación en la Gaceta, los derechos que deberán pagarse en relación a las licencias que se emitan.

        La Ley establece que los titulares de las licencias deben mantener registros y presentarlos al Secretario Permanente. Los titulares de licencias deberán conservar estos registros en el sito de las instalaciones acuícolas por un período de cinco años. Estos registros podrán ser solicitados para revisión y copiados por cualquier inspector o funcionario del Ministerio, mediante autorización escrita.

        El Secretario Permanente del Ministro debe conservar un registro de todas las licencias emitidas o transferidas. De acuerdo al Reglamento de Acuicultura (emisión de licencias), el registrador deberá asentar todas las licencias emitidas en Namibia, incluyendo:
        • El nombre del titular.
        • El nombre del grupo, empresa, socio o compañía asociada al titular de la licencia.
        • El tipo de actividad acuícola autorizada para las instalaciones que ampara la licencia.
        • Los organismos acuáticos autorizados en las instalaciones acuícolas.
        • La ubicación, dimensiones y descripción de las instalaciones acuícolas.
        • La producción máxima anual autorizada para la instalación acuícola.
        • La fuente de abastecimiento de agua en la instalación acuícola.
        • La cantidad anual y composición de las descargas emitidas por la instalación acuícola.
        • El período de vigencia de la licencia.
        • Cualquier variación a los términos y condicionantes establecidas en la licencia.
        • La irrupción o presencia de enfermedades.

        El titular de una licencia está obligado a mantener y presentar al Secretario Permanente, la información solicitada anualmente y cuando se le requiera, o bien a cualquier inspector que lo solicite en el tiempo y forma que determine el Secretario Permanente o inspector acuícola. El registro está disponible para su consulta por cualquier persona, tras el pago de las tarifas establecidas para ello.

        Una licencia emitida de acuerdo a la Ley no es transferible, a menos que se disponga previamente de la autorización escrita del Ministro.

        Las licencias pueden renovarse mediante solicitud al Ministro y pueden quedar sujetas a revisión, re-evaluación o nuevas condicionantes. El Ministro puede rechazar la solicitud de renovación de la licencia si el titular incumple las condicionantes en un período razonable, o si el titular contraviene o incumple lo establecido en la Ley. El Ministro puede rechazar la renovación si se estableció que no sería prorrogable con el objetivo de brindar protección y conservación al ambiente. Si el Ministro no otorga la renovación de la licencia o si no se renueva antes de que expire la licencia original, ésta se renovará automáticamente con base en los términos y condicionantes establecidos, por un período de un año.

        El Ministro tiene autoridad para suspender o cancelar una licencia si el titular incumple alguna de las condicionantes de la licencia o si no toma las medidas correctivas que le sean establecidas en un período razonable de tiempo. La suspensión o cancelación de licencia también puede tener lugar, en donde el titular suspenda las actividades acuícolas; si no inicia las actividades en el período de un año a partir de la emisión de la licencia; si se requiere la suspensión o cancelación para garantizar la protección y conservación del ambiente; si la licencia no estableció las medidas adecuadas en relación a la transmisión de enfermedades u organismos dañinos; si la licencia contraviene o no satisface otras disposiciones de la Ley. En lugar de suspender o cancelar la licencia, el Ministro puede emitir una variante de la licencia, que permita la continuación de actividades sujetas a otras condicionantes que ella determine.

        El Ministro puede disponer que se requisen y operen las instalaciones acuícolas si ellas se encuentran abandonadas, operando sin licencia o si es necesario por causas de seguridad pública. Para realizar estas acciones, el Ministro asume plenos poderes, derechos y privilegios del titular de la licencia.

        Mediante notificación escrita del Ministro, se le puede requerir al titular de una licencia o persona que suspenda las actividades acuícolas, que retire las instalaciones acuícolas y restablezca las condiciones del sitio según se establezca en la notificación o a un estado aceptable para el Ministro. Si no se acata la disposición de la notificación, el Ministro puede ordenar la restauración del sitio a costa y expensas del titular de la licencia o persona que haya sido notificada.

        De acuerdo a condiciones especificadas, el Ministro puede exentar de alguna o todas las disposiciones de la Ley a una persona que realice investigación científica, experimentos o investigación o a cualquier otra persona que el Ministro considere apropiado. Él puede, en todo tiempo, cancelar o reformar una exención que se hubiese otorgado.
        Acceso a la tierra y el agua
        Cuando se emite una licencia de acuerdo a la Ley de Acuicultura, el Ministro debe tener certeza de que el solicitante ha obtenido una autorización, permiso o aprobación que pueda requerir, de acuerdo a la normatividad relativa al uso del suelo y del agua. La Ley de Administración de Recursos Hídricos (2004) establece y determina el proceso de solicitud de una licencia para la obtención y uso del agua. Una solicitud de licencia, de acuerdo a esta Ley, puede emitirse como una licencia combinada para la obtención y uso del agua y para la descarga de aguas servidas.

        El Ministro responsable del agua deberá considerar los siguientes criterios antes de emitir una licencia para la obtención y uso del agua: el impacto de la extracción propuesta, en concordancia con los usuarios existentes, recursos hídricos y reservas para usos ambientales; la necesidad de revertir los efectos de la anterior discriminación racial o de género; el posible efecto de la extracción propuesta; el volumen de extracción de agua y el uso de las personas o comunidades concernientes; la naturaleza de los usos, dependiendo de la fuente de agua, incluyendo el valor económico y cultural del uso.

        El Ministro responsable del agua puede reservar parte o la totalidad del flujo del curso de agua, con la concurrencia de los consejos regionales concernientes. Ello incluye cualquier fuente subterránea de agua, así como el agua almacenada en presas públicas. El objetivo de esta acción es la de satisfacer el abasto doméstico de los usuarios de agua y proteger razonablemente los ecosistemas acuáticos y de humedales, incluyendo su biodiversidad y las funciones esenciales de los ecosistemas.

        De acuerdo a la Ley de Acuicultura, si un solicitante no es el propietario del sitio, la solicitud de licencia tiene que acompañarse de la autorización escrita del propietario del sitio, especificando su aprobación para el uso del sito. En donde se autoricen actividades acuícolas, en áreas declaradas de conservación o protegidas, estarán sujetas a la ley específica vigente para dichas áreas.

        De acuerdo a la Ley, las Zonas de Desarrollo Acuícola (ADZ, por sus siglas en inglés) las determina el Ministro. Una ADZ se refiere a cualquier zona en Namibia, incluyendo suelo y agua, creada con el propósito fundamental de ejercer la acuicultura y en la cual se toman medidas específicas para incentivar su desarrollo. Los objetivos de las ADZ son: la atracción, promoción o incremento de la infraestructura para el desarrollo; incentivar la transferencia tecnológica y el desarrollo de prácticas acuícolas responsables; generar empleo; proteger los desarrollos acuícolas; así como garantizar la planificación responsable de la acuicultura.

        El Ministro puede declarar cualquier área de Namibia o cualquier zona acuática, incluyendo los terrenos marítimos como una ADZ. Sin embargo, el Ministro debe consultar al Consejo Consultivo de Acuicultura y a cualquier Ministerio con jurisdicción para la ADZ propuesta. Además, deberán establecerse los objetivos de desarrollo de la ADZ y llevarse a cabo la evaluación de impacto ambiental conforme se requiera.

        El Ministro puede determinar las restricciones y condicionantes para las aguas que drenan hacia una ADZ y a cualquier suelo o agua adyacente a la ADZ. Asimismo, el Ministro puede determinar las restricciones y condicionantes para las actividades acuícolas en una ADZ, incluyendo las especies acuáticas a cultivar, el número y dimensiones de las instalaciones acuícolas y su capacidad productiva para la zona ADZ en cuestión. A menos que el Ministro otorgue autorización escrita, una persona no podrá desarrollar cualquier actividad distinta a la acuicultura en una zona de desarrollo acuícola.
        EIA
        La Ley de Acuicultura establece que tras la recepción de una solicitud de licencia, el Ministro debe –con el acuerdo del Ministro responsable del medio amiente y en concordancia con su marco regulatorio o las políticas relativas a la evaluación ambiental-, determinar si el solicitante estará obligado a presentar una evaluación ambiental del proyecto acuícola propuesto.

        Cuando conforme a la Ley se requiera una evaluación ambiental, el Ministro no podrá emitir una licencia a menos que ya haya sido emitida la resolución ambiental del proyecto conforme al respectivo marco normativo. Asimismo, antes de tomar una decisión sobre la solicitud, el Ministro deberá considerar la posibilidad de que la emisión de la licencia genere un elevado riesgo de contaminación o afecte negativamente al ambiente.

        El Ministro puede suspender o cancelar una licencia en cualquier momento si considera que tal medida es necesaria para proteger y conservar el medio ambiente.

        De acuerdo a la Ley, antes de declarar un sitio como zona de desarrollo acuícola, el Ministro debe consultar con el Consejo Consultivo y con cualquier ministerio que tenga atribuciones respecto a la zona propuesta para el desarrollo acuícola y efectuar una evaluación de impacto ambiental relativo a la zona.

        En agosto de 1994 se aprobó la Política de Evaluación Ambiental en Namibia, mediante la cual se establece el requerimiento de un Procedimiento de Evaluación Ambiental (EA, por sus siglas en inglés) para la acuicultura y la maricultura; para las industrias de uso intensivo de agua; para la modificación genética de organismos y para la liberación de dichos organismos. La EA puede contener hasta 13 pasos desde la propuesta de política, desarrollo de la propuesta, evaluación ambiental, implementación, monitoreo y auditoria; y está diseñada para facilitar la integración y mejora de la planeación durante todas las etapas, para garantizar que el proceso de toma de decisión esté debidamente documentado y alineado. Esta política, sin embargo, no se ha convertido en ley.
        Funcionamiento
        Aguas y aguas residuales
        El Reglamento de (Emisión de Licencias) de Acuicultura establece que ninguna persona puede descargar o permitir que se descarguen residuos generados en las instalaciones acuícolas y que puedan generar un efecto perjudicial a la salud humana o al ambiente. Los residuos deberán recibir un tratamiento adecuado o disponerse de manera adecuada, de acuerdo a los términos y condicionantes que establezca la licencia de acuicultura.

        Como lo establece la Ley de Acuicultura, el Ministro debe establecer un sistema de monitoreo de la calidad del agua para mantener y aportar información oportuna a los titulares de licencias. La información se referirá a la ocurrencia o inminente ocurrencia de cualquier fenómeno natural o de contaminación que impacte negativamente al ambiente acuático o cualquier producto acuícola.

        En cualquier sitio en que las aguas de Namibia se encuentren afectadas por contaminación o por fenómenos naturales, el Ministro deberá ordenar de inmediato el muestreo del agua en el área afectada así como de los productos acuícolas cultivados en o con esa agua. Pruebas subsecuentes determinarán si las actividades acuícolas pueden desarrollarse y continuar. En consulta con el Ministro responsable de la salud pública, el Ministro podrá determinar si los productos acuícolas son adecuados para el consumo humano. En coordinación con el ministro responsable de comercio, el Ministro podrá prohibir la venta o la comercialización de productos acuícolas inapropiados para el consumo humano.

        Si las pruebas demuestran que la calidad del agua en las zonas afectadas es inadecuada para continuar las actividades acuícolas o que los productos acuícolas cultivados no son inocuos para el consume humano, el Ministro deberá ordenar la clausura inmediata de las instalaciones acuícolas y podrá prohibir la venta o comercialización de productos de ese sitio. Si las pruebas demuestran que la calidad del agua en un área cerrada es adecuada para la acuicultura, o que los productos acuícolas ahí cultivados son aptos para el consumo humano, el Ministro podrá autorizar la reapertura de la granja acuícola. Tras consulta al Ministro responsable de la salud pública, podrá reanudarse la venta y comercialización de los productos acuícolas cultivados en ese sitio.

        La Ley de Administración de Recursos Hídricos (2004) establece las disposiciones para la administración, desarrollo, protección, conservación y uso de los recursos hídricos. Asimismo establece la constitución del Consejo Consultivo del Agua, el Comité Regulador del Agua y el Tribunal del Agua.

        Esta Ley establece que no se permiten las descargas de aguas residuales a menos que se obtenga un permiso expreso. La ley determina el procedimiento para la solicitud de estos permisos, el proceso de evaluación, los contenidos, términos y condicionantes. El Ministro responsable del agua podrá revisar, cancelar o suspender un permiso en todo momento, así como modificar los términos y condicionantes, si es en bien del interés público.

        De acuerdo a la Ley, el Ministro responsable del agua deberá establecer los procedimientos para el desarrollo y adopción de prácticas eficientes de manejo del agua a fin de estimular el uso apropiado del recurso y el control de la contaminación. El Ministro del ramo deberá realizar revisiones periódicas del uso del agua para determinar si se cumple de manera satisfactoria con las prácticas de manejo del agua. Si un usuario del agua no cumple con las prácticas de manejo eficiente del agua, el Ministro deberá emitir una notificación de incumplimiento, en la cual se establezcan medidas correctivas a implementarse en un período que no exceda de 60 días. Si el usuario del agua incumple lo establecido en la notificación, el Ministro podrá cancelar o suspender la licencia o imponer un proceso de monitoreo y las demás medidas que juzgue convenientes.
        Movimientos de peces
        De acuerdo a la Ley de Acuicultura, se requiere un permiso escrito del Ministro, para introducir o facilitar la introducción a Namibia o a las aguas de Namibia, cualquier especie de organismo acuático o cualquier organismo acuático genéticamente modificado. También se requiere un permiso escrito del Ministro para transferir cualquier especie de organismo acuático entre diversas instalaciones acuícolas en Namibia o de cualquier sitio en Namibia a otro. El permiso lo otorga el Ministro y está sujeto a las condiciones que éste determine. De acuerdo a la Ley, el Ministro no podrá emitir aprobación alguna a menos que haya sido debidamente evaluado el impacto que cause la introducción o traslado de cualquier pez u organismo acuático, si ha sido requerido por la legislación o la política referente a la evaluación ambiental. La solicitud de un permiso para introducir o transferir organismos acuáticos se encuentra anexa al Reglamento de Acuicultura (emisión de licencias) derivado de la Ley, y deberá obtenerse al menos tres meses antes de la fecha prevista para la introducción o transferencia.

        Conforme al Reglamento (Emisión de Licencias) de Acuicultura, el transporte de organismos acuáticos entre instalaciones acuícolas o la remoción de cualquier organismo acuático de estas infraestructuras deberá notificarse por escrito al Secretario Permanente o a la persona designada por este Secretario. El traslado de organismos acuáticos se dará por aprobado si el Secretario Permanente no emite respuesta en un lapso de tres meses contados a partir de la fecha de notificación.

        También se requiere el permiso escrito para importar o exportar organismos acuáticos y está sujeto a las condiciones que establezca el Ministro. Adicionalmente, y en concordancia con la Ley de Servicios Públicos (1995) el Ministro podrá designar a cualquier funcionario del Ministerio como inspector para los fines de la Ley. Estos inspectores podrán supervisar a cualquier organismo acuático destinado a la exportación. El Ministro puede retener, conservar, establecer cuarentena, desinfectar o destruir cualquier organismo acuático que se haya importado o que se destine a la importación o exportación. Todos los equipos, materiales y estructuras utilizadas en las instalaciones acuícolas deberán construirse y mantenerse de tal manera que eviten los escapes.

        De acuerdo a la asesoría del Ministro de salud pública, el Secretario Permanente podrá restringir los movimientos de organismos acuáticos infectados o que se sospeche estén infectados de cualquier enfermedad u organismo patógeno.

        Ni el titular de una licencia ni una persona, podrá con fines de comercialización, venta, exhibición u oferta para venta, extraer o transportar desde el sitio de producción, cualquier producto u organismo acuático, en tanto no satisfaga los requisitos establecidos en el Reglamento.
        Control de enfermedades
        Según la Ley Acuícola, toda persona involucrada en actividades acuícolas deberá reportar inmediatamente al Secretario Permanente o a un inspector, la presencia de cualquier enfermedad u organismo patógeno que se detecte en una instalación acuícola. Cuando exista un riesgo significativo para cualquier organismo acuático o al medio ambiente, el Secretario Permanente, con base en información suministrada por el Ministro responsable de salud pública, podrá: ordenar el aislamiento, cuarentena o tratamiento de cualquier organismo acuático infectado o sospechoso de haber contraído infección o enfermedad u organismo patógeno; destruir o restringir el traslado de cualquier organismo acuático infectado o sospechoso de estar infectado de alguna enfermedad u organismo patógeno; someter a cuarentena cualquier instalación acuícola de la que se sospeche haya presencia de enfermedad u organismos patógenos.

        Cualquier persona involucrada en actividades acuícolas deberá adoptar toda medida posible para prevenir la diseminación de enfermedades y organismos patógenos en o desde una planta acuícola. Ello incluye la destrucción de organismos acuáticos o productos acuícolas, y la desinfección de las instalaciones acuícolas. El titular de la licencia deberá implementar de manera inmediata las medidas establecidas por el Secretario Permanente para este fin.

        El Ministro podrá suspender o cancelar una licencia en cualquier momento, si el beneficiario de la licencia no reporta la presencia de cualquier enfermedad u organismo patógeno; si no adopta todas las medidas posibles para la prevención de contagios de enfermedades u organismos patógenos, o si no implementa los tratamientos o destrucción de organismos acuáticos que hayan contraído alguna enfermedad o parásitos.

        El Reglamento (de Emisión de Licencias) de Acuicultura incluye disposiciones más detalladas relativas al manejo sanitario y control de enfermedades. Una persona involucrada en acuicultura deberá reportar inmediatamente al Secretario Permanente o a un inspector de acuicultura cualquier sospecha de brote de las enfermedades reportables o la incidencia de mortalidad inusual en los organismos de cultivo. El Reglamento incluye un apéndice con el listado nacional de enfermedades.

        Durante el tiempo que una parte o la totalidad de la unidad acuícola se encuentre en cuarentena, el Secretario Permanente podrá aplicar métodos específicos de tratamiento, destrucción de stocks infectados, su disposición o eliminación total con procedimientos sanitarios y la desinfección de la unidad acuícola y todo el equipo asociado, de acuerdo a los lineamientos y normas establecidos por el Ministerio. Los costos asociados a la implementación de estas medidas deberán ser cubiertos por el propietario de las instalaciones acuícolas amparadas por la licencia.

        El Secretario Permanente deberá llevar un registro de las instalaciones acuícolas sujetas a medidas de cuarentena, incluyendo las medidas de desinfección adoptadas. El registro deberá contener:
        • El nombre del titular de la licencia.
        • Tipo de acuicultura que ampara la licencia y de instalaciones acuícolas.
        • Organismos acuáticos que se cultivan en las instalaciones acuícolas autorizadas.
        • Fecha en que se presenta la enfermedad.
        • Síntesis y duración de las medidas de cuarentena prescritas.

        A fin de controlar la diseminación de enfermedades infecciosas, el Ministro podrá, de acuerdo al Reglamento (de Emisión de Licencias) de Acuicultura (emisión de licencias) establecer y mantener zonas libres de las enfermedades graves especificadas. Tales zonas podrán consistir de estaciones acuícolas designadas, cuencas completas o parciales de drenaje, o zonas costeras determinadas. El establecimiento de zonas libres de enfermedades, infecciones y de zonas de vigilancia deberán basarse en el Código de Salud de Animales Acuáticos de la Organización Mundial de Salud Animal. También se establecerán programas para el seguimiento y monitoreo de instalaciones acuícolas y aguas naturales de Namibia, relativos a las enfermedades específicas indicadas en el listado nacional.

        Para enfrentar las situaciones de emergencia ocasionadas por brotes de enfermedades altamente contagiosas y patogénicas de los organismos acuáticos, sea o no conocida su etiología, el Ministro deberá desarrollar e implementar un plan de contingencia nacional para control de enfermedades.

        Cualquier persona involucrada en acuicultura debe mantener un registro minucioso y actualizado de la recepción, venta final o disposición final de organismos acuáticos y mantenerla en las instalaciones acuícolas. En este registro deberá asentarse toda la información relativa a mortalidad, signos clínicos observados, características y resultados de las pruebas diagnósticas y naturaleza y resultados de cualquier tratamiento aplicado a los stocks cultivados.

        Adicionalmente, el Reglamento (de Emisión de Licencias) de Acuicultura establece que los titulares de las licencias deberán mantener registros minuciosos de:
        • El tipo y cantidad de alimentos utilizados para los organismos acuáticos en el sitio y/o instalaciones acuícolas.
        • El tipo de medicación, incluyendo antibióticos, medicamentos u otras substancias químicas utilizadas con los organismos acuáticos, incluyendo la dosificación, fechas del tratamiento y duración de cualquier tratamiento veterinario.
        • El origen, número y ubicación específica de todos los organismos acuáticos.
        Un registro de todas las disposiciones o eliminaciones finales y ventas de productos acuícolas, incluyendo fecha, número y peso; y el destino final de cada disposición y venta.
        Drogas
        La Ley de Acuicultura establece que el Ministro deberá actuar con la concurrencia del Ministro responsable de salud pública en relación a las atribuciones y responsabilidades derivadas de la Ley, respecto al uso de medicamentos, antibióticos y otros productos químicos para el control de enfermedades de productos acuícolas.

        Cuando el Ministro emite una licencia, puede sujetarla a condicionantes relativas al uso de hormonas para el control de la reproducción o para incidir en el crecimiento de los organismos y el uso de medicamentos antibióticos y otros productos químicos.

        En apego al Reglamento de Acuicultura (emisión de licencias), los Ministros podrán especificar mediante publicación en La Gaceta, los medicamentos, antibióticos y productos químicos inadmisibles para el tratamiento y prevención de enfermedades de organismos acuáticos producidos en instalaciones acuícolas; así como aquellos que requieren de consentimiento y supervisión del Ministro.

        Para el tratamiento y prevención de enfermedades de organismos acuáticos, el titular de la licencia solamente podrá utilizar aquellos medicamentos, antibióticos o productos químicos que no estén expresamente prohibidos por el Reglamento.
        Alimentos
        De acuerdo a la Ley de Acuicultura, el Ministro podrá emitir una licencia que establezca las condicionantes que el Ministro considere apropiadas, incluyendo la composición de los alimentos que pueden utilizarse.
        Seguridad de los alimentos
        La Ley de Acuicultura solamente aborda de manera limitada los asuntos relativos a la inocuidad alimentaria. Establece, sin embargo, que en aquellas áreas acuícolas afectadas por la contaminación o fenómenos naturales, el Ministro deberá ordenar inmediatamente la realización de pruebas del agua y de los productos acuícolas cultivados, a fin de determinar si los productos acuícolas son aptos para el consumo humano. Si los productos acuícolas no son aptos para el consumo humano, el Ministro deberá notificarlo a la población de manera inmediata a través de al menos dos periódicos de circulación nacional, ordenar la clausura de la granja acuícola y podrá prohibir la venta o comercialización de los productos acuícolas.

        Para el caso particular de inocuidad alimentaria relativa a los bivalvos marinos, se está elaborando un borrador de programa nacional de monitoreo de sanidad de moluscos bivalvos.
        Misceláneo
        Inversión en acuicultura 
        La Ley de creación del Banco Agropecuario de Namibia (Agribanco) (2003) establece que los objetivos de este banco son la promoción, mediante el financiamiento, de la agricultura y las actividades agropecuarias. Entre éstas quedan incluidas y podrían verse beneficiadas las personas involucradas en la acuicultura.
        Referencias
        Legislación
        Aquaculture Policy (2001) - Towards Responsible Development of Aquaculture.
        Recursos relacionados
        Vínculos relacionados
        Country profiles: Namibia
         
        Powered by FIGIS