FAO>Pesca y Acuicultura
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agriculturapara un mundo sin hambre
EnglishFrançaisРусский
  1. Perfil
    1. Legislación básica
    2. Definición legal
    3. Pautas y códigos de conducta
    4. Acuerdos y Organizaciones Internacionales
  2. Planificación
    1. Sistema de autorización
    2. Acceso a la tierra y el agua
    3. EIA
  3. Operación
    1. Calidad del agua y descarga de aguas residuales
    2. Movimientos de peces
    3. Control de enfermedades
    4. Drogas
    5. Alimentos
  4. Inocuidad de los alimentos
    1. Misceláneo
      1. Referencias
        1. Legislación
        2. Recursos relacionados
      2. Vínculos relacionados
        Perfil
        Legislación básica
        El Acta relacionada con la Reproducción de Peces, Mariscos, etc. (el Acta de Acuicultura 1985, enmendada en 2003) es el principal cuerpo legislativo que regula el manejo, control y desarrollo del cultivo de peces en agua dulce, agua salobre y marina. El Acta establece un sistema de autorizaciones que gobierna el establecimiento y operación de las granjas piscícolas. Este es un instrumento clave para lograr el propósito del Acta, el cual es "contribuir al desarrollo equilibrado y sustentable de la industria de la acuicultura y a su desarrollo como una industria regional rentable y viable". El Ministerio de Pesquerías es la institución a cargo de la administración del Acta, otorgándosele el poder general para hacer normativas o regulaciones referentes a todas las materias estipuladas en el Acta. La Dirección de Pesquerías es la autoridad que otorga todas las licencias para acuicultura y tiene poderes administrativos y de fiscalización para hacer cumplir el Acta.

        El Acta Relativa al ‘Ranching’ Marino (2000, enmendada en 2003) se aplica a la liberación y recaptura de crustáceos, moluscos y equinodermos para propósitos comerciales. El Ministerio de Pesquerías es la institución a cargo de la administración del ‘ranching’ marino, teniendo el poder general para hacer normativas o regulaciones referentes a todas las materias estipuladas en el acta. El otorgamiento de todas las licencias de ‘ranching’ marino es delegado en la Dirección de Pesquerías, junto con poderes administrativos y de fiscalización para hacer cumplir el Acta.

        El Acta de Producción de Alimentos y Seguridad de los Alimentos (el Acta de Seguridad de los Alimentos 2003) es el Acta principal que trata los aspectos relacionados con la producción, cultivo y distribución de comestibles, semillas y alimentos, así como asuntos relacionados con salud animal y vegetal – por lo tanto es aplicable a la producción y procesamiento de peces así como a la salud de los peces. Los Ministerios de Salud, Pesquerías y Agricultura son las instituciones encargadas de la administración del Acta, con poder para hacer normativas o regulaciones relacionadas con todas las materias del Acta. La Autoridad Noruega de Seguridad de Alimentos tiene poderes administrativos y de fiscalización para hacer cumplir el Acta.

        El Acta Relativa a la Prevención de la Crueldad con los Animales (1974, enmendada en 2003) también es de importancia para el sector de la acuicultura. Ver detalles en la sección 14.

        El acuerdo AEE (Área Económica Europea) impone varias obligaciones sobre la legislación noruega. De interés particular aquí es la implementación de la legislación de la UE sobre los controles veterinarios, salud animal e higiene de alimentos.
        Definición legal
        Según el Acta de Acuicultura (1985) la definición legal de acuicultura es: "(...) cualquier actividad que involucra la alimentación o manipulación de peces y mariscos vivos para consumo, producción de alimentos, reproducción, y siembra, incluyendo “ranching” marino, investigación o propósitos educacionales. El almacenamiento/acopio de peces o mariscos vivos en conexión con actividades de acuicultura también cae dentro del alcance del Acta. Esta Acta no es aplicable a las actividades autorizadas en conformidad con el Acta Relativa al ‘Ranching’ Marino".
        Pautas y códigos de conducta
        No hay pautas/códigos de conducta para acuicultura.
        Acuerdos y Organizaciones Internacionales
        Noruega es miembro de:
        • La Organización Mundial del Comercio (OMC).
        • La Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA).
        • El Acuerdo sobre el Área Económica Europea (AEE).
        • La Organización Nor-Atlántica de Conservación del Salmón (NASCO).
        Noruega es parte de la Convención sobre Diversidad Biológica (CBD) y ratificó el Protocolo de Bioseguridad el de 10 de mayo de 2001 y se convirtió en parte de él el 11 de septiembre de 2003.
        Planificación
        Sistema de autorización


        Cultivo de peces

        Los principales trozos de legislación que gobiernan el sistema de concesión de licencias relacionadas con el manejo, control y desarrollo de granjas piscícolas son el Acta de Acuicultura (1985) y el Acta de Seguridad de los Alimentos (2003). Según la primera de estas Actas, ninguna persona puede construir, equipar, expandir, adquirir, operar o poseer una granja piscícola sin una licencia del Ministerio de Pesquerías, un poder que está delegado en la Dirección de Pesquerías.

        Según el Acta de Acuicultura (1985), no se debe otorgar una licencia si es probable que la instalación cause: un riesgo de propagación de enfermedades en peces o mariscos, un riesgo de contaminación, o si está ubicada en un área donde puede perjudicar al ambiente circundante, a la salud humana, al tráfico legal u a otra explotación del área.

        Para el cultivo de salmón, trucha y trucha arco iris para consumo, la concesión tiene que ser otorgada por la Dirección de Pesquerías. Según el Acta de Acuicultura (1985), el Ministerio de Pesquerías es quien determina el número de concesiones que se debe asignar y a qué regiones ellas deben asignarse. Según el Acta, cuando se asigna una concesión se debe colocar particular énfasis en lo siguiente:
        • Que la actividad promueva desarrollos favorables en la región y la industria.
        • Que los intereses de propiedad en la instalación sean, en lo posible, retenidos por personas con alguna conexión con la comunidad local.
        • Que los operadores de las instalaciones de acuicultura posean las calificaciones profesionales necesarias.
        Las normas para la asignación de concesiones para establecer una granja piscícola de salmón, trucha o trucha arco iris, incluyendo criaderos (hatcheries) y la crianza de peces reproductores, están señaladas en la Regulación relativa a la asignación, cambio y expiración de concesiones y sitios para la crianza de salmón, trucha y trucha arco iris (2004), adoptada bajo el Acta de Acuicultura (1985). Para el otorgamiento de una concesión de piscicultura marina, se cobra un pago. La concesión se otorga a perpetuidad, con excepción de las concesiones para criar peces reproductores.

        Para el cultivo de otras especies, el Ministerio de Pesquerías no determina el número de licencias que se debe asignar y a qué regiones ellas deben asignarse. La asignación de licencias para establecer una granja piscícola, con excepción de aquellas para la crianza de salmón, trucha y trucha arco iris, así como crustáceos, moluscos y equinodermos, está señalada en la Regulación relativa a la asignación, cambio y expiración de concesiones para la crianza de especies diferentes al salmón, trucha y trucha arco iris (2004), adoptada bajo el Acta de Acuicultura (1985). Según esta regulación, la licencia es otorgada a perpetuidad. (En lo que sigue el término "concesión" se referirá al cultivo marino de salmón, trucha o trucha arco iris donde se recauda un pago y donde el Ministerio ha determinado el número de concesiones que debe asignarse; mientras que "licencia" se referirá ya sea a todos los otros permisos dados para la crianza de especies de acuicultura o será un término genérico para ambos permisos. Esto no corresponde completamente con la terminología usada en las Actas y Regulaciones noruegas, pero se eligió hacer esta distinción por razones pedagógicas.)

        Según ambas regulaciones, la solicitud tiene que incluir información y documentación de las calificaciones de acuicultura del solicitante o del gerente general, la estructura de propiedad de la planta, así como un plan de inversión y financiero de la instalación. Respecto a otra información que el solicitante debe presentar, ello será tratado en las partes 6 y 7 (EIA y descarga de aguas residuales). Las regulaciones también establecen criterios mínimos para la educación o experiencia en acuicultura del gerente general.

        Ambas regulaciones también establecen una biomasa máxima de crianza para cada licencia/concesión. Para el cultivo de peces en agua dulce, la biomasa máxima es 325 toneladas, mientras que para el cultivo de peces en agua marina el máximo es 780 toneladas. Respecto a crustáceos, moluscos y equinodermos, el volumen se establece individualmente. Es posible obtener una autorización para tener varias licencias en el mismo sitio. Según la Regulación relativa a la operación de instalaciones de acuicultura (2004), adoptada bajo el Acta de Acuicultura (1985), la producción máxima de alevines es de 2,5 millones por entidad separada.

        La Regulación relativa a la validación del establecimiento y expansión de una planta de acuicultura y registro de estanques de decoración (2004) se ha adoptado en conformidad con el Acta de Seguridad de los Alimentos (2003). La Regulación establece que ninguna persona puede establecer o expandir una granja piscícola sin obtener una aprobación, relacionada con aspectos de salud animal, de la Autoridad de Seguridad de Alimentos. La aprobación puede otorgarse sobre la base de una evaluación del riesgo de propagación de enfermedades relacionadas con la granja piscícola en cuestión y su ambiente circundante. Además, la Regulación da recomendaciones sobre asuntos relacionados con la salud humana y animal.

        Las solicitudes de una licencia o concesión para una granja piscícola se deben presentar a la Dirección de Pesquerías. Además de las decisiones tomadas por la Dirección de Pesquerías y la Autoridad de Seguridad de Alimentos, el solicitante necesita un permiso para descargar aguas residuales de acuerdo con el Acta de Control de la Contaminación (ver parte 7), así como un permiso de acuerdo con el Acta Relativa a Puertos y Aguas (1984). Según el Acta de Construcción y Planificación (1985), el Consejo Municipal también debe recibir una solicitud, pero esta institución sólo tiene derecho a dar recomendaciones. La Dirección de Pesquerías remitirá la solicitud a las autoridades correspondientes. Para resumir, la solicitud debe ser procesada y aprobada por las siguientes autoridades antes que se pueda otorgar una licencia o concesión:
        • La Dirección de Pesquerías (el Acta de Acuicultura). La Autoridad de Seguridad de Alimentos (el Acta de Seguridad de los Alimentos).
        • El Gobernador del Condado (el Acta de Control de la Contaminación).
        • La Dirección Costera (Acta de Puertos y Aguas).
        • El Consejo Municipal (el Acta de Construcción y Planificación).
        Según el Acta de Acuicultura (1985), se puede otorgar una licencia a personas y entidades legales para un sitio, tamaño, especies y actividades específicas. Se debe obtener una nueva licencia si hay cualquier cambio en estos aspectos. La licencia para operar una granja piscícola se otorga a perpetuidad, pero puede ser suspendida en caso de contravenciones serias o repetidas a la ley. Ante una quiebra/bancarrota, se debe obtener una nueva licencia para continuar las operaciones. Una licencia puede ser cancelada si la instalación causa, o involucra el peligro de causar, contaminación o la propagación de enfermedades en peces o mariscos, etc. La licencia no puede ser cancelada si el daño puede ser reparado o si se puede cambiar la localización por orden de las autoridades. También se puede cancelar una licencia si la producción no ha alcanzado un cierto nivel dentro de un límite de tiempo. [Ver Regulación relativa a la asignación, cambio y expiración de concesiones para la crianza de especies diferentes al salmón, trucha y trucha arco iris (2004) y la Regulación relativa a la asignación, cambio y expiración de concesiones y locales para la crianza de salmón, trucha y trucha arco iris (2004), ambas adoptadas bajo el Acta de Acuicultura (1985)]. La Autoridad de Seguridad de Alimentos también tiene el poder para cancelar la aprobación otorgada según la Regulación relativa a la validación del establecimiento y expansión de una planta de acuicultura y registro de estanques de decoración (2004). Ello puede hacerse ante violaciones considerables de las condiciones estipuladas en el permiso o en la legislación aplicable, así como en caso de cambios relacionados con las condiciones y conocimiento de enfermedades.

        Siembra “ranching” en el mar

        El Acta Relativa al ‘Ranching’ Marino (2000) establece que ninguna persona se puede dedicar a la siembra “ranching” en el mar sin una licencia del Ministerio de Pesquerías, un poder que es delegado en la Dirección de Pesquerías. No se otorgará una licencia si hay algún riesgo de efectos adversos sobre la salud pública o el ambiente, incluyendo el riesgo de efectos adversos sobre diversidad biológica, de perturbar el balance ecológico o de propagación de enfermedades. La Autoridad de Seguridad de Alimentos emite una declaración informativa sobre materias relacionadas con la salud pública y la propagación de enfermedades. Además, el Acta estipula que cuando se asignan licencias, se debe poner considerable énfasis en los beneficios sociales y efectos adversos de las actividades, incluyendo el papel que las actividades tendrán en el sector de negocios regional y el valor de los nexos con la comunidad local. Además, el Ministro puede otorgar una licencia para alimentación y otras medidas en conexión con el ranching marino.

        La Regulación relativa al ‘Ranching’ Marino (2003), adoptada bajo el Acta relativa al ‘Ranching’ Marino, establece que sólo se puede otorgar una licencia para animales autóctonos. La solicitud para una licencia debe documentar el origen de los animales sembrados, así como el estado ambiental de la localidad. Además, debe contener un plan de operaciones, un plan sobre cómo restaurar el ambiente a su estado original cuando se finalizan las actividades, así como información concerniente a, inter alia, si la localidad está ubicada dentro de un área de planificación de zona costera (ver sección 5) y hasta qué punto las operaciones podrían entrar en conflicto con otros derechos. Posteriormente, cada año se deberá presentar un plan de operación a, y que debe ser aprobado por, la Dirección de Pesquerías. El plan debe incluir, inter alia, el origen y cantidad de animales que se va a liberar, el plan de captura, el plan de medidas en caso de enfermedades y control de depredadores. Más aún, el titular de una licencia tiene la obligación de monitorear y mantener un registro de las operaciones, donde se debe incluir los elementos establecidos en el plan de operaciones.

        Según el Acta, la licencia se aplica a una o más áreas delimitadas geográficamente (localidad). Además, las condiciones pueden ser especificadas en la licencia, incluyendo un límite de tiempo, limitaciones sobre las especies y número de individuos que pueden ser liberados y otras condiciones que son necesarias para salvaguardar el ambiente, el derecho de acceso público y otros intereses en el área.

        La licencia no es transferible. El Ministro puede cancelar la licencia total o parcialmente, cambiar los términos de la licencia e incluir nuevos términos en la licencia si hay cambios substanciales en las condiciones sobre las que se basó la asignación original de una licencia, o si es necesario para asegurar que los factores ambientales sean tomados en consideración (incluyendo la diversidad biológica, el balance ecológico y la prevención de enfermedades).

        Una licencia puede ser cancelada total o parcialmente en el evento de contravenciones serias o repetidas de la ley, cuando la licencia no ha sido usada dentro de un cierto plazo tope, o si ha sido usada de manera diferente a la dispuesta bajo las normas generales de la ley administrativa.

        El titular de una licencia tiene el derecho exclusivo de capturar las especies liberadas en la localidad en cuanto ello no esté en conflicto con derechos especiales. El titular de una licencia también tiene la obligación de recapturar las especies liberadas, sin embargo, el Ministro puede otorgar excepciones a esta obligación. La recaptura debe realizarse de tal manera que se minimicen los efectos adversos sobre las poblaciones silvestres. El Ministro puede normar la recaptura de una especie individual por simple decisión, independientemente de otra legislación.

        Ante el cierre de las actividades, las personas dedicadas a las actividades de ranching marino tienen la obligación de restaurar el ambiente a su estado original, hasta donde sea posible. Esta obligación incluye el retiro de instalaciones, así como la recaptura de las especies que han sido liberadas.
        Acceso a la tierra y el agua
        El Acta de Construcción y Planificación (1985) da a las municipalidades el poder para establecer un plan de zona costera dentro de su jurisdicción, asignando áreas específicas para usos específicos. Un área específica podría ser indicada como una zona-A (acuicultura), como una zona-FF (actividades de pesca y recreación), etc. Los solicitantes que deseen establecer una granja piscícola dentro de una zona-A necesitan una licencia según el Acta de Acuicultura (1985), pero el proceso de solicitud será más fácil que aquel para emplazar instalaciones fuera de dicha zona (ver parte 6).

        Según la Regulación relativa al Procesamiento y Control en Materias de Construcción (2003), adoptada bajo el Acta de Construcción y Planificación, las granjas piscícolas con base en tierra (pero no aquellas emplazadas en el mar) necesitan un permiso de construcción particular antes que se puedan hacer las construcciones. Sin embargo, esta solicitud será tramitada por la Dirección de Pesquerías.

        Si la construcción de una granja piscícola causará un impacto sobre las vías navegables que afectará los intereses comunes, el solicitante podría estar obligado a obtener un permiso según el Acta de Vías Navegables (1940). Las intervenciones en cursos de agua/vías navegables generalmente necesitarán dicho permiso. El solicitante tiene que pedir separadamente este permiso a la Dirección de Recursos Hídricos y Energía. No se necesita otra solicitud por separado para el otorgamiento de permiso para el uso de agua.

        El Parlamento Noruego ha establecido varias áreas protegidas para salmón silvestre. Dentro de estas áreas protegidas está prohibido el emplazamiento de nuevas granjas piscícolas para salmón y trucha, mientras que las granjas piscícolas que ya existen tienen permiso para continuar operando hasta el 2011. (Ver la propuesta gubernamental y la decisión tomada por el Parlamento sobre el Establecimiento de cursos de agua y fiordos nacionales para salmón: St.prp. nr. 79 (2001-2002) and Innst. S. nr. 134 (2002-2003) Opprettelse av nasjonale laksevassdrag og laksefjorder). Según el Acta de Acuicultura (1985), el Ministro puede prohibir o imponer condiciones especiales para actividades de acuicultura en áreas que son particularmente importantes para los organismos acuáticos, si ello se estima necesario para conservar los organismos acuáticos y su hábitat.

        La tierra de propiedad estatal (incluyendo los cursos y aguas públicas) puede ser enajenada a través de diversos esquemas de concesión, permiso o arriendo, establecidos en varias actas según la intención de uso (industria, agricultura, recreación, recursos naturales). Respecto al acceso a tierras privadas, los solicitantes que no sean los propietarios de ellas, necesitan obtener la autorización del dueño de la tierra para usar la propiedad privada para sus granjas piscícolas.
        EIA
        La Regulación relativa a Clarificaciones de Consecuencias (1999), adoptada bajo el Acta de Construcción y Planificación, define los requisitos relacionados con las EIAs que también se aplican al cultivo de peces. Según la regulación, existe la obligación de realizar una EIA para ciertos tipos de instalaciones de acuicultura cuando la actividad no es consistente con el plan municipal de zona costera (ver parte 5) o la localidad está en un área protegida. Esto se aplica a áreas de granjas piscícolas movibles/flotantes emplazadas en agua con un volumen de 48 000 m³ o más, localidades para instalaciones permanentes con un volumen de 36 000 m³ o más y hatcheries autorizados para 2,5 millones de alevines o más. (Al 06 de enero la regulación aún no había sido ajustada a la nueva medida de biomasa, ver sección 4). El Acta de Acuicultura (1985) establece que el Ministro puede emitir regulaciones requiriendo que las personas dedicadas, o que han solicitado dedicarse, a actividades de acuicultura en conformidad con el Acta, realicen evaluaciones de impacto ambiental y documenten el estado del ambiente en el sitio donde se emplazan las instalaciones de acuicultura o donde hay propuestas para emplazar tales instalaciones. Sobre la base de las evaluaciones ambientales u otra documentación, el Ministro puede imponer condiciones para la operación de las instalaciones de acuicultura e implementar, u ordenar la implementación, de las medidas necesarias.

        Según la Regulación relativa a la asignación, cambio y expiración de concesiones para la crianza de especies diferentes al salmón, trucha y trucha arco iris (2004) y la Regulación relativa a la asignación, cambio y expiración de concesiones y locales para la crianza de salmón, trucha y trucha arco iris (2004), ambas adoptadas bajo el Acta de Acuicultura (1985), la solicitud de una licencia para una granja piscícola marina debe incluir un estudio/investigación de las condiciones del fondo marino del área donde se va a emplazar la granja piscícola. Se debe usar el Estándar Noruego "NS 9410 Monitoreo ambiental de granjas piscícolas marinas (Errata AC: 2000 incorporada)" o un equivalente. Además, las regulaciones establecen que no debe otorgarse una licencia para operar una granja piscícola si el cultivo representará un riesgo de propagación de contaminación o enfermedades en peces, crustáceos, moluscos o equinodermos, o si el emplazamiento de la granja piscícola es claramente desfavorable en relación con el ambiente circundante.

        Según la Regulación relativa a la operación de instalaciones de acuicultura (2004), adoptada bajo el Acta de Acuicultura (1985), se deben realizar regularmente las evaluaciones de las condiciones del fondo marino del área donde se ubica la granja piscícola, usando el Estándar Noruego "NS 9410". Los resultados deben ser informados a la Dirección de Pesquerías. Allí donde el examen posterior de las condiciones ambientales muestre que estas condiciones son inaceptables, la Dirección de Pesquerías puede ordenar que las localidades se dejen inactivas.
        Operación
        Calidad del agua y descarga de aguas residuales
        Según el Acta de Control de la Contaminación (1981), está prohibida la descarga o eliminación de residuos en el ambiente a menos que sea permitida por ley o a través de un permiso otorgado por el Gobernador del Condado. El solicitante de una licencia de acuicultura necesita conseguir un permiso de descarga de aguas residuales para obtener una licencia de acuerdo con el Acta de Acuicultura (1985). El solicitante no tiene que presentar una solicitud separada para emisión de residuos ya que la solicitud será tramitada por la Dirección de Pesquerías.

        Los permisos para descargar aguas residuales son otorgados o rechazados en base al estatus ambiental documentado del cuerpo de agua receptor. Se debe usar el Estándar Noruego "NS 9410 Monitoreo ambiental de granjas piscícolas marinas (Errata AC: 2000 incorporada)" o un equivalente cuando se solicitan los permisos y también cuando se monitorean los efectos sobre el ambiente, después que la producción ha comenzado. El permiso indicará el nivel permitido de descarga de aguas residuales y químicos en el agua y el aire.

        La Regulación relativa a la desinfección de la entrada de agua y aguas residuales de plantas de acuicultura (1997), adoptada bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos (2003), estipula los requisitos en cuanto a la desinfección de la entrada de agua y aguas residuales y establece disposiciones para las validaciones de los métodos y equipos técnicos.
        Movimientos de peces
        El Acta de Acuicultura (1985) estipula que la importación de ovas, peces y mariscos, etc. vivos para cultivo o cosecha/introducción en el mar no debe ocurrir sin un permiso del Ministerio de Pesquerías.

        El Acta de Seguridad de los Alimentos (2003) estipula que el Ministro puede adoptar normativas para regular o prohibir la importación y exportación de todos los productos que puedan tener un impacto sobre la salud humana o animal. Conforme con ello, se ha adoptado la Regulación relativa a los Requisitos de Salud Animal en relación con el Comercio e Importación de Animales y Productos Acuáticos (2003). La Regulación implementa la Directiva del Consejo 91/67/EEC del 28 de enero de 1991 en relación con las condiciones de salud animal que gobiernan la colocación en el mercado de animales y productos de acuicultura. La regulación prohíbe la importación de ciertas especies y establece condiciones relacionadas con la salud de los peces para el comercio y el envío de animales y productos de acuicultura. Se ha establecido un sistema de zonas e instalaciones de acuicultura aprobadas, donde se cumplen requisitos específicos para la salud de los peces. Cuando se envían animales propensos a una zona aprobada, los animales tienen que venir de una de tales zonas. Ello debe documentarse en un documento de despacho. El envío de animales y productos de acuicultura desde zonas no-aprobadas a aquellas aprobadas sólo se puede hacer bajo ciertas condiciones. Además, la regulación establece que está prohibido importar animales de acuicultura para su empresa desde países fuera del AEE. También se establecen condiciones especiales cuando se importan animales y productos de acuicultura para consumo desde países fuera de la AEE. Además, se debe adjuntar un certificado de salud emitido por las autoridades correspondientes en el país exportador, a los envíos desde esos países. La Autoridad de Seguridad de Alimentos puede prohibir la importación y el comercio de animales y productos de acuicultura, si las condiciones de salud animal en el país exportador u otras circunstancias justifican tal acción.

        El Acta sobre Tecnología Genética (1993) regula la introducción/exportación/importación de OMGs. Tal introducción sólo puede tener lugar luego de haber obtenido una licencia/autorización del Ministerio del Ambiente. Sólo se puede otorgar una licencia/autorización si las introducciones no representan una amenaza al ambiente o a la salud. El solicitante tiene que hacer una EIA. El Ministro puede hacer regulaciones sobre OMGs que pueden ser introducidos sin una licencia/autorización, pero donde las autoridades tienen que ser notificadas sobre la introducción. La exportación sólo requiere una notificación.
        Control de enfermedades
        El Acta de Seguridad de los Alimentos (2003) dispone la obligación general para toda persona de tomar el debido cuidado para evitar el desarrollo o la propagación de enfermedades animales contagiosas. Los animales vivos, incluyendo los peces, no deben ser vendidos o comprados, mantenidos, movidos o liberados cuando hay razón para sospechar una enfermedad animal contagiosa que puede tener considerable impacto social. El Ministerio de Pesquerías puede emitir regulaciones apuntando a la prevención, monitoreo y combate de enfermedades animales y agentes infecciosos transmisibles, sobre la clasificación de enfermedades, el establecimiento de zonas y regiones epidémicamente separadas de acuerdo con el estatus de las enfermedades, la aprobación/uso de vacunaciones y otros tratamientos de animales, la clausura de locales infectados y la eliminación de animales y productos animales, así como el control de los animales reproductores.

        La Autoridad de Seguridad de Alimentos debe monitorear y tomar las decisiones necesarias para implementar las disposiciones del Acta, incluyendo medidas que imponen la prohibición de importación, exportación y comercio, retiros desde el mercado, así como aislamiento, matanza, destrucción, amarre, marcado u otro tratamiento especial. En casos especiales, los propios funcionarios de la Autoridad de Seguridad de Alimentos podrían llevar a cabo tales medidas. Además, ellos podrían ordenar la limpieza, desinfección o destrucción, o imponer restricciones sobre el uso de la propiedad, edificios o inmuebles allí donde hay sospecha de presencia de agentes infecciosos transmisibles. Cuando es necesario para evitar la propagación de enfermedades, se puede ordenar que se entierren los peces muertos y los objetos infectados. Cuando se comprueban las condiciones que pueden causar riesgo de comestibles nocivos o poner en peligro la salud de los peces, se puede ordenar el cierre de las operaciones dentro de una instalación. Ante el incumplimiento de órdenes estatutarias, se podría ordenar el cierre de las operaciones. En casos especiales, los propios funcionarios de la Autoridad de Seguridad de Alimentos podrían cerrar las operaciones. Ellos también tienen la obligación de informar al público en caso que haya sospecha de que algún comestible o alimento pueda representar una amenaza a la salud de humanos y animales.

        La Regulación relativa a la Prevención, Limitación y Erradicación de Enfermedades entre Organismos Acuáticos (1991), adoptada bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos (2003), establece que cuando hay sospecha de enfermedades contagiosas en una instalación de acuicultura, o cuando esto se comprueba, la Autoridad de Seguridad de Alimentos puede ordenar las medidas necesarias, incluyendo matanza de los organismos y destrucción de las instalaciones, para limitar la propagación de la enfermedad. En tal caso también se podría ordenar la reconstrucción de dichas instalaciones. Además, está prohibido reproducir peces cultivados cuando se comprueba o existe sospecha de alguna "enfermedad A o B" contagiosa. La regulación también da a la Autoridad de Seguridad de Alimentos el poder legal para hacer regulaciones sobre el establecimiento de zonas geográficas con medidas especiales para combatir la propagación de enfermedades, tales como los piojos del salmón.

        La Regulación relativa a la operación de instalaciones de acuicultura (2004), adoptada bajo el Acta de Acuicultura (1985) y El Acta de Seguridad de los Alimentos (2003), establece diversos requisitos para la operación de instalaciones de acuicultura, tales como medidas preventivas contra enfermedades y medidas higiénicas. La regulación establece que el operador de una instalación de acuicultura tiene que asegurar que los controles de salud de todos los animales y organismos de acuicultura se estén realizando sobre una base regular, según lo dispuesto. El control debe ser realizado por personal profesional. En caso de una tasa de mortalidad creciente o ante la sospecha de enfermedades, dicho personal debe ser contactado inmediatamente, con lo cual se debe realizar un control.

        Además, la regulación estipula que el operador de una instalación de acuicultura está obligado a elaborar cada año un plan de operaciones que debe ser presentado y aprobado por la Dirección de Pesquerías, en cooperación con la Autoridad de Seguridad de Alimentos. El plan debe describir el tiempo y lugar planeados para la liberación de los peces, así como las rutinas para dejar regularmente inactivas las localidades. Las instalaciones de acuicultura marina, donde se cultivan peces para consumo humano, deben ser vaciadas y dejadas inactivas al menos dos meses después de cada ciclo de producción. Además, el operador debe mantener una bitácora con la información relacionada con datos de – inter alia – población, alimentos, escapes, estatus de salud y el uso de químicos/medicamentos veterinarios. El titular de una licencia también está obligado a mantener un plan de emergencia para las instalaciones de salmón y trucha; el plan debe considerar cómo limitar los escapes y cómo recapturar los peces escapados (ver sección 14). El operador también está obligado a realizar un análisis de riesgo orientado a minimizar el riesgo de escapes de peces. En base al análisis, se debe tomar medidas para minimizar tal riesgo. En caso de sospecha o conocimiento de escapes de peces, el operador está obligado a notificar inmediatamente a la Dirección de Pesquerías. Existe la obligación de recapturar los peces que permanecen dentro de 500 metros desde la instalación – esta obligación puede ser intensificada por la Dirección de Pesquerías cuando ello sea justificable. Además, la regulación establece limitaciones sobre la densidad de peces en cada entidad de producción, así como la obligación de vaciar y dejar regularmente inactivas las localidades. Además la regulación se refiere al tratamiento de los peces muertos.

        La Regulación relativa al combate del piojo del salmón (2000), adoptada bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos (2003), establece disposiciones sobre medidas que se debe tomar para reducir la ocurrencia del piojo del salmón (Lepeophtheirus salmonis). La regulación se aplica a las granjas piscícolas marinas que crían salmón y trucha arco iris y señala que cuando la temperatura del mar alcanza 4 o más grados Celsius, la ocurrencia de piojos debe ser examinada y registrada al menos cada dos semanas. Se debe hacer informes mensuales de la situación para la Autoridad de Seguridad de Alimentos. La regulación también determina los límites para cuándo se tiene que llevar a cabo el tratamiento de despioje de la población.

        En cuanto al ranching marino, la Regulación relativa al ‘Ranching’ Marino (2003), adoptada bajo el Acta Relativa al ‘Ranching’ Marino, señala que el operador de un rancho marino tiene que asegurar que se realizan los controles de salud a todos los animales y peces de acuicultura de manera regular según lo dispuesto. El control debe ser realizado por personal profesional. En caso de una tasa de mortalidad creciente o ante la sospecha de enfermedades, dicho personal debe ser contactado inmediatamente, con lo cual se debe realizar un control. Además, la regulación establece que cuando hay razón para creer que hay un brote, o peligro de un brote de enfermedad en los animales acuáticos, la Autoridad de Seguridad de Alimentos debe ser contactada por la persona a cargo de dichos animales. Ante la sospecha de enfermedades contagiosas, las autoridades podrían ordenar las medidas necesarias, tales como matanza y destrucción. Cuando la enfermedad se comprueba, las autoridades podrían además ordenar dejar las localidades inactivas. Las Autoridades de Seguridad de los Alimentos también podrían tomar las decisiones sobre la máxima densidad de animales. Para combatir la enfermedad y el peligro de infección, las Autoridades de Seguridad de los Alimentos pueden tomar decisiones respecto al muestreo de material genético de los animales del ranching marino.
        Drogas
        La producción, prueba, importación, licencia, venta, publicidad de drogas, incluyendo los medicamentos veterinarios, está regulada por el Acta relativa a Drogas (1992). La Regulación relativa a la prescripción, producción y distribución de alimentos que contienen drogas para animales, aves, peces y otros organismos acuáticos (1996), ha sido adoptada bajo el Acta. En conformidad con la regulación, toda empresa necesita una licencia emitida por la Agencia Noruega de Medicina previo a la manufactura, almacenamiento, venta y distribución de medicamentos veterinarios, así como su importación y exportación. Los asuntos relacionados con empaque, etiquetado, almacenamiento y transporte de drogas también se tratan en estas regulaciones.

        El Acta Relativa a los Veterinarios y otro Personal relacionado con la Salud Animal (2001) regula la emisión de autorizaciones para los veterinarios así como el uso de medicamentos veterinarios. Según el Acta, en el caso del tratamiento de la mayoría de las especies acuáticas sólo un veterinario, o un biólogo pesquero, puede ordenar o usar medicamentos veterinarios que tienen que ser administrados con receta.

        Según la Regulación relativa al Monitoreo de Ciertos Residuos en Comestibles de origen Animal (2000), adoptada bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos (2003), está prohibido mantener substancias prohibidas en una granja piscícola o darle tales substancias a los peces. La regulación estipula que está prohibido importar, mantener y comercializar peces a los que se les haya dado substancias prohibidas o que se les haya dado algún tratamiento ilegal. La regulación también estipula que está prohibido importar, procesar o vender y distribuir peces que contengan niveles de residuos que superan los niveles máximos permitidos.

        La persona responsable de una granja piscícola tiene que realizar controles para asegurar que no se les de substancias prohibidas a los peces. El auto-monitoreo debe incluir, inter alia, el monitoreo del uso de tratamientos con medicamentos veterinarios, el control de toda la documentación, así como la observación de los períodos de carencia ordenados. El responsable de una planta de procesamiento tiene que realizar controles para asegurar que los peces para propósitos de procesamiento no contienen niveles de residuos que superan los niveles máximos permitidos. Esto incluye el control de toda la documentación, así como la observación de los períodos de carencia ordenados.

        La persona a cargo de una granja piscícola o de una planta de procesamiento también está obligada a facilitar la supervisión de la empresa por parte de la Autoridad de Seguridad de Alimentos, así como entregar toda la información, documentación y asistencia necesaria para este propósito. También se debe dar asistencia en relación con las pruebas de carencia.

        La Autoridad de Seguridad de Alimentos puede llevar a cabo inspecciones al azar, en cualquier momento y sin aviso. Si se sospecha la ocurrencia de niveles de residuos que superan los niveles permitidos, los peces deben ser retenidos en la granja piscícola o planta de procesamiento hasta que se haya hecho un examen y los resultados del control estén listos. Si se comprueba un tratamiento ilegal en los peces cultivados, ninguno de tales peces debe ser removido desde la granja piscícola, excepto bajo la supervisión de la Autoridad de Seguridad de Alimentos. Si dicho tratamiento se comprueba sobre una selección estadísticamente representativa, los peces con niveles positivos deben ser sacrificados y destruidos inmediatamente. Si se comprueba que hay trazas de residuos que superan los niveles permitidos en los peces en una planta de procesamiento, tales peces deben ser declarados no aptos para el consumo. En términos generales, la Autoridad de Seguridad de Alimentos podría prohibir la comercialización, confiscar, retener, arrojar y destruir los peces y comestibles que no cumplan con los requisitos establecidos en la regulación.
        Alimentos
        Según El Acta de Seguridad de los Alimentos (2003) está prohibido comercializar alimentos no seguros o alimentar a los peces que van a ser comestibles con alimentos no seguros. La Regulación relativa a la prohibición del uso de ciertos productos de desecho animal en alimentos para animales criados para consumo humano (2001), adoptada bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos, prohíbe el uso de animales muertos – incluyendo los peces muertos de cultivo, pero excluyendo los mariscos – como un componente en los alimentos para animales de acuicultura, cuando ellos no hayan sido sacrificados para consumo. Además, en la Regulación relativa a la prohibición del uso de proteínas animales procesadas en alimentos para animales criados para consumo humano (2000), adoptada también bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos, se establecen restricciones sobre el uso como alimento de ciertas proteínas animales procesadas. También está prohibida la comercialización de tales proteínas animales procesadas para propósitos de alimentación.

        La Regulación relativa a materias para alimentación (2002), adoptada bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos (2003), contiene disposiciones para la supervisión y el control de la producción, importación, exportación y venta de materias para alimentos compuestos, así como para alimentación con propósitos de proteger la salud de los animales, la salud de los seres humanos y el ambiente.

        La Regulación relativa a la operación de instalaciones de acuicultura (2004), adoptada bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos (2003), establece criterios generales respecto a los alimentos; la cantidad de alimento debe ser suficiente y debe estar compuesta de manera que mejore el bienestar de los peces. La alimentación debe ajustarse según la especie, edad, etapa de desarrollo y el peso, así como según las necesidades de acuerdo con la fisiología y el comportamiento. Los peces deben ser alimentados normalmente una vez al día y de una manera que otorgue a los peces fácil acceso al alimento. Los peces no deben ser alimentados cuando ello es desfavorable para su salud, bienestar y calidad.

        El Ministerio de Pesquerías ha emitido una regulación sobre el uso de alimentos para salmón cultivado en aguas marinas, en la cual se especifica una cuota anual de alimento. La cuota de alimento para 2004 fue 852 toneladas. Sin embargo, el Ministerio de Pesquerías decidió abolir el sistema de cuotas de alimento para salmón a partir de 01.01.2005.
        Inocuidad de los alimentos
        El Acta de Producción de Alimentos y Seguridad de los Alimentos (2003) es la principal Acta que trata sobre la higiene y salud en la producción de peces en relación con el cultivo, procesamiento y distribución. Según el Acta, está prohibido vender o distribuir comestibles que puedan ser considerados nocivos para la salud humana, o inadecuados para el consumo.

        La Regulación relativa a los locales de matanza y procesamiento de animales acuáticos que provienen del mar o de acuicultura (2002), adoptada bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos (2003), estipula que están prohibidos el establecimiento, operación, expansión, movimiento y reorganización de las operaciones en un local de matanza y procesamiento, sin una validación de la Autoridad de Seguridad de Alimentos.

        Para ser validados, los locales de matanza y procesamiento deben estar ubicados de manera que se pueda tomar las consideraciones preventivas de infección con respecto a las granjas piscícolas vecinas y las poblaciones silvestres. Se puede cancelar un permiso ante un incumplimiento de las condiciones del permiso, violación de las órdenes o regulaciones en relación con el tratamiento de residuos y desagües.

        Obtenido un permiso, hay criterios relacionados con la higiene, inter alia que los locales deben tener secciones separadas para operaciones limpias y no- limpias. Además, ante el establecimiento/sospecha de enfermedades contagiosas (enfermedad A o B), o en caso de otras enfermedades, no se permiten las operaciones sin un permiso de la Autoridad de Seguridad de Alimentos. También hay disposiciones sobre auto-monitoreo; cualquiera que opere o participe en tales empresas está obligado a asegurar que se cumplan las disposiciones de la regulación, siendo el titular de una licencia quien tiene la responsabilidad particular de supervisar que los empleados se atengan a las disposiciones.

        La Regulación de Calidad de Productos Pesqueros (1996), adoptada bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos (2003), trata sobre la comercialización, producción y transporte de pescados y productos pesqueros, incluyendo crustáceos, moluscos y equinodermos, tanto de origen nacional como extranjero. En parte, esta regulación es una implementación de la Directiva del Consejo 91/493/EEC que establece las condiciones de salud para la producción y la colocación en el mercado de los productos pesqueros, así como de la Directiva del Consejo 91/492/EEC que establece las condiciones de salud para la producción y la colocación en el mercado de moluscos bivalvos vivos. La regulación enumera los tipos de daño, niveles de pesticidas, parásitos, sustancias toxicas, etc., que hace ilegal la venta de los organismos acuáticos.

        La regulación establece que las plantas de producción pesquera y otros establecimientos señalados deben tener una validación de las Autoridades de Seguridad de los Alimentos; dicha validación está condicionada al cumplimiento de las obligaciones establecidas en la regulación. Para la validación, el establecimiento tiene que observar varias disposiciones relacionadas con los locales, el interior, los equipos, condiciones operacionales, así como capacitación/entrenamiento, higiene personal y estatus de salud del personal.

        La regulación impone varios requisitos relacionados con el proceso de matanza. Antes de ser cosechados, los peces deben ser hambreados de modo que se elimine todo rastro de alimento del estómago e intestinos. Además, los peces cultivados que han sido tratados con medicamentos veterinarios no pueden ser sacrificados antes que el nivel de residuos esté por debajo de los límites permitidos. Previo al desangrado, los peces deben ser atontados usando métodos aprobados. Después del desangrado, los peces deben ser eviscerados, lavados y enfriados inmediatamente. Luego, los peces deben ser clasificados/separados de modo que los peces con defectos externos obvios o defectos internos de calidad no sean vendidos a casas institucionales o consumidores. Sólo se permite vender los peces con dichos defectos a establecimientos aprobados y el embalaje/presentación debe ser etiquetado consecuentemente. Los peces también deben satisfacer los requerimientos organolépticos y los valores de umbral para químicos. Los peces que no sean empaquetados o manufacturados inmediatamente deben ser mantenidos con hielo. Hay condiciones especiales para pescados y productos pesqueros congelados, respecto a cómo se lleva a cabo el congelado, los tiempos máximos de congelamiento, el almacenamiento en frío, descongelación y embalaje. También hay varios requisitos para la producción de productos pesqueros frescos y pescados picados/molidos en fresco, que se relacionan con la temperatura, almacenamiento y operaciones para evitar la contaminación de los productos. Además, hay requisitos relacionados con el embalaje, la calidad y almacenamiento de los envases, así como con las condiciones de higiene para las operaciones de empaque. La Autoridad de Seguridad de Alimentos debe ser notificada antes que los peces sean hambreados y cosechados. También se debe enviar una notificación antes del empaque de los peces. La acumulación de peces cultivados una pileta/piscina de acopio requiere un permiso. También hay requisitos en cuanto a asegurar los peces contra escapes en la fase intermedia.

        Además, la regulación establece varios requisitos respecto al comercio de pescados y productos pesqueros. No se permite comercializar para consumo humano pescados y productos pesqueros que no se consideren sanos y saludables (i.e. que estén estropeados o que sean peligrosos para la salud), o que no estarán sanos y saludables al llegar a su destino, o que muestren cualquier defecto de calidad como, inter alia, que estén rancios o dañados por congelamiento o desecación, que estén afectados por parásitos o contengan niveles ilegales de residuos.

        En el ejercicio de sus tareas, los oficiales de la Autoridad de Seguridad de Alimentos tienen acceso a, y deben inspeccionar regularmente, las plantas dedicadas a la producción o transporte de productos pesqueros y tienen derecho a abrir los envases y tomar muestras sin compensar al dueño.

        El Acta de Seguridad de los Alimentos (2003) también estipula la obligación de establecer un sistema de auto monitoreo (HACCP) para operaciones de cultivo, procesamiento y distribución de peces. Según la Regulación de Calidad de Productos Pesqueros (1996), el gerente general debe asegurar que se tomen las medidas necesarias de modo que todos los pasos del proceso de producción sean según la regulación. El sistema de auto monitoreo que se debe establecer tiene que incluir varios elementos. Entre éstos está la determinación de los puntos críticos de control de la planta y los métodos para monitorear y controlar estos puntos, así como los métodos de control de la higiene y condiciones de la planta. El sistema de auto monitoreo tiene que ser validado y revisado regularmente por la Autoridad de Seguridad de Alimentos. Además, hay extensos requisitos en cuanto a la documentación del sistema HACCP; documentación que debe ser presentada a las autoridades. El gerente general está obligado a informar a los empleados a cerca de las regulaciones relevantes a sus tareas. Para las plantas que sólo reciben los peces, pero no los procesan, hay requisitos simplificados para el sistema HACCP.

        La Regulación relativa a HACCP para Satisfacer la Legislación de Acuicultura (2004), adoptada bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos (2003) trata sobre el cumplimiento sistemático de la legislación de acuicultura. El sistema de auto monitoreo, que es responsabilidad del titular de una licencia, requiere que se observe lo siguiente:
        • Que las Actas y Regulaciones relevantes a la acuicultura estén accesibles en la empresa acuícola.
        • Que los empleados tengan pericia y conocimientos actualizados y suficientes en el sistema de auto monitoreo de la planta.
        • Que los objetivos del sistema de auto monitoreo estén establecidos.
        • Entregar una cuenta sobre la organización, así como las responsabilidades, obligaciones/tareas y poderes relacionados con la práctica/observancia de las Actas y Regulaciones de acuicultura.
        • Planificar en relación con peligros y problemas, para lo cual se evalúa el riesgo y se preparan medidas para reducirlos.
        • Ejecutar rutinas para revelar, corregir y evitar incumplimientos/contravenciones de las condiciones establecidas en la legislación de acuicultura.
        • Monitorear y examinar el sistema de auto monitoreo para asegurar su funcionamiento.
        El sistema de auto monitoreo debe documentarse debidamente y estar bajo la supervisión de la Dirección de Pesquerías que también tiene derecho a imponer medidas de cumplimiento.

        El Acta de Seguridad de los Alimentos (2003) también impone requisitos de capacitación/entrenamiento del personal, estableciendo que el gerente general debe asegurar que cualquiera que participe en actividades cubiertas por el Acta tenga la capacitación/entrenamiento necesarios. Además, el Acta establece que una planta que produce y procesa pescado debe asegurar que la ubicación, diseño y operación de las actividades sea higiénicamente segura. Se puede adoptar las regulaciones en cuanto a estas materias, así como aquellas referentes a la notificación, registro y obtención de licencias para plantas.

        La Regulación relativa a la desinfección y limpieza de instalaciones de acuicultura (1997), adoptada bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos (2003), apunta a limitar el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas que afectan a los organismos acuáticos, proveyendo normas para la desinfección de instalaciones de acuicultura. La desinfección se debe hacer de tal manera que impida la propagación de enfermedades contagiosas y limite los efectos sobre el ambiente. La Regulación se aplica a la desinfección y limpieza de instalaciones usadas para el cultivo y procesamiento de peces, así como al transporte e importación de pescados.

        La Regulación relativa al Etiquetado de Comestibles (1993), adoptada bajo el Acta de Seguridad de los Alimentos, que también se aplica a los productos de acuicultura, impone requisitos para el etiquetado de comestibles que son comercializados. Los comestibles deben ser etiquetados con información referente al nombre del producto, ingredientes, contenidos, fecha de vencimiento, almacenamiento, así como país de origen cuando la omisión de esta información pueda engañar al consumidor respecto al país de origen.
        Misceláneo
        El Acta Relativa a la Prevención de la Crueldad con los Animales (1974, enmendada en 2003) tiene varias implicaciones legales para la operación de instalaciones de acuicultura y apunta a asegurar la salud y bienestar de los peces. La Regulación relativa a la operación de instalaciones de acuicultura (2004) incluye varias disposiciones adoptadas bajo el Acta, y apunta a asegurar la salud y bienestar de los peces. En primer lugar, establece que, conectado a cada instalación de acuicultura, debe haber personal calificado preocupado del bienestar de los peces. Además, debe estar siempre disponible un plan actualizado de emergencia para la instalación de acuicultura. El plan de emergencia debe, inter alia, dar un resumen de medidas que se pueden tomar para evitar y tratar los brotes repentinos de enfermedades contagiosas y mortalidad masiva, medidas que se pueden tomar para evitar y tratar la mortalidad causada por invasiones de algas, así como un esbozo de cómo descubrir y limitar los escapes. La regulación también establece que los métodos y equipos usados cuando se tratan los peces deben ser adecuados con respecto al bienestar de los peces. Además, hay varios criterios relacionados con el bienestar de los peces respecto a al uso de pruebas/exámenes, alimentación, la manipulación y cuidado de los peces, medidas para combatir el estrés y el dolor causado por depredadores, medusas y algas. Además, la regulación prohíbe la operación y remoción de partes del cuerpo en peces vivos, a menos que así se requiera por razones médicas; prohíbe el tratamiento de los peces con substancias químicas u hormonas si ellas pueden tener un impacto negativo sobre la salud de los peces, a menos que así se requiera por razones médicas. Además, la regulación estipula que si el seguir con vida causará sufrimiento innecesario o considerable al pez, éste deberá ser atontado y sacrificado debidamente y cuanto antes. Se debe mantener un diario de operaciones en cada instalación de acuicultura. Se deberá incluir detalles del estatus de salud y bienestar de los peces en el diario, así como registros del número de controles de salud, número de autopsias, exámenes, tratamientos, etc., como también parámetros relevantes sobre la calidad del agua y medidas para mejorar la calidad del agua. La regulación también estipula restricciones sobre la densidad de los peces.

        La legislación noruega sobre acuicultura está bajo revisión. En diciembre 2004, el Gobierno distribuyó para comentarios un anteproyecto para una nueva Acta de Acuicultura. La nueva Acta reemplazará al Acta de Acuicultura y al Acta Relativa al ‘Ranching’ Marino existentes.
        Referencias
        Legislación
        Todas las Actas y reglamentos están disponibles en http://www.lovdata.no
        Regulation No. 1799 of 2004 relative to authorizations for the breeding of other species than salmon, trout and rainbow trout (Forskrift om tillatelse til akvakultur for andre arter enn laks, ørret og regnbueørret).
        Regulation No. 1785 of 2004 relative to the operation of aquaculture facilities (Forskrift om drift av akvakulturanlegg).
        Regulation relative to the prohibition of the use of animal proteins in feed for production animals (2007). (Forskrift om forbud mot bruk av animalske proteiner i fôr til produksjonsdyr).
        Regulation No. 514 relative of 2001 relative to the prohibition of the use of certain animal waste products in feed for animals breaded for human consumption. (Forskrift om forbud mot bruk av visse animalske avfallsprodukter i fôr til produksjonsdyr).
        Regulation No. 1385 of 1993 relative to labelling etc. of foodstuffs (Forskrift om merking mv av næringsmidler).
        Act No. 75 of 2001 Relative to veterinary surgeons and other animal health personnel. (Lov om veterinærer og annet dyrehelsepersonell).
        Regulation No. 693 of 1996 relative to the prescription, production and distribution of feed containing drugs for animals, birds, aquatic animals and other aquatic organisms. (Forskrift om forskrivning, tilvirkning og distribusjon m.v. av medisinfôr til dyr, fugler, fisk og andre akvatiske organismer).
        Act No. 132 of 1992 relative to drugs. (Lov om legemidler m.v.)
        Regulation No. 749 of 2003 relative to the processing and control in construction matters. (Forskrift om saksbehandling og kontroll i byggesaker).
        Act No. 73 of 1974 relative to prevention of cruelty to animals (1974). (Lov om dyrevern).
        Regulation No. 1009 of 2005 relative to the labelling, transport, import and export of GMOs. (Forskrift om marking, transport, import og eksport av genmodifiserte organismer).
        Regulation No. 1495 of 2005 relative to impact assessments pursuant to the Gene Technology Act (2005). (Forskrift om konsekvensutreding etter genteknologiloven).
        Recursos relacionados
        Vínculos relacionados
        Country profiles: Norway
         
        Powered by FIGIS