FAO>Pesca y Acuicultura
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agriculturapara un mundo sin hambre
EnglishFrançaisРусский
Algunas veces se responsabiliza al comercio internacional de pescado y productos pesqueros, así como a su liberalización, de efectos ambientales negativos, de perjuicios para la seguridad alimentaria en el país exportador y de una mayor desigualdad en la distribución de la riqueza.
El comercio tienen la capacidad de incrementar la prosperidad en el sector pesquero, siempre que exista un sistema adecuado de ordenación de este último. El comercio ha contribuido a mejorar el acceso a los mercados y al incremento de los precios del pescado, lo que, a su vez, ha aumentado la rentabilidad de la pesca. En ausencia de un sistema adecuado de ordenación que proporcione a los pescadores un conjunto apropiado de incentivos, el comercio puede dar como resultado que los pescadores utilicen métodos dañinos o que incrementen su esfuerzo, lo que dará lugar a un exceso de pesca o al agravamiento de dicho fenómeno y, a largo plazo, reducirá los rendimientos, los ingresos y el bienestar.
En sentido crítico, se ha observado que el comercio de pescado es perjudicial para la seguridad alimentaria, en particular para los grupos vulnerables de algunos países en desarrollo. Sin embargo, el pescado exportado tiende a pertenecer a especies de alto valor, lo que permite la importación de mayores cantidades de proteínas más baratas. Esto no siempre compensa la pérdida de micronutrientes obtenidos del pescado y de los productos pesqueros, si el pescado ya no se encuentra disponible en cantidad suficiente. Los beneficios que puede aportar el comercio dependen en cierta medida de la equidad en la distribución de tales beneficios.
Un mayor comercio puede traer ventajas tan importantes para la sociedad que sus efectos potencialmente negativos deben abordarse a través de una ordenación pesquera más eficaz y asegurando una distribución más equitativa de los ingresos, y no a través de medidas como las restricciones comerciales. En un contexto cada vez más favorable para el comercio de pescado, en particular para los países en desarrollo, la ordenación pesquera debería fomentar las prácticas de pesca sostenible y una industria eficiente.
 
Powered by FIGIS