Código de conducta para la pesca responsable

El propósito del Código de conducta para la pesca responsable es asegurar que la pesca y la acuicultura se lleven a cabo en forma integral y equilibrada, de conformidad con el concepto de "pesca responsable". Este concepto comprende una utilización sostenible de los recursos pesqueros, en armonía con el medio ambiente, así como la utilización de prácticas pesqueras y acuícolas que no dañen los ecosistemas, los recursos ni su calidad.

Cabo Verde: lanchas pesqueras varadas
FAO/17115/M. Marzot


El Código fue sobre todo producto de la Conferencia Internacional de Pesca Responsable celebrado en Cancún, México, en mayo de 1992. El consenso logrado en esa conferencia está plasmado en la Declaración de Cancún, que enumera una serie de temas que exigen atención para conservar el medio ambiente acuático.

El Código, cuya aplicación es de carácter voluntario, concuerda con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, y toma en cuenta las estipulaciones del Programa 21, los resultados de la Consulta Técnica de la FAO sobre la Pesca en Alta Mar, de 1992, la Estrategia suscrita por la Conferencia Mundial para la Ordenación y el Desarrollo de la Pesca, y otros instrumentos pertinentes, como el Acuerdo de las Naciones Unidas sobre las Poblaciones de Peces y el Acuerdo de Cumplimiento.

De alcance mundial, este código abarca la actividad pesquera en las zonas de jurisdicción nacional y fuera de éstas, y comprende una amplia variedad de temas, como el exceso de capacidad de la flota pesquera mundial, la falta de control adecuado de las embarcaciones por parte de los estados de abanderamiento, el suministro insuficiente de información en materia de ordenación de la pesca, a dichos estados y a los estados costeros, y las restricciones comerciales que se proponen proteger el medio ambiente.

El Código contiene 12 artículos y dos anexos. Los artículos 1 al 5 se ocupan de la índole y el alcance del Código, sus objetivos, su relación con otros instrumentos internacionales, los procedimientos de ejecución, seguimiento y actualización, y de las exigencias especiales de los países en desarrollo. Las cláusulas principales están en los artículos 6 al 12. El artículo 6 describe los principios generales del Código, con referencia a las siguientes disposiciones más específicas del mismo. El artículo 7 se ocupa de la ordenación pesquera, el 8 de las operaciones pesqueras, el 9 del fomento de la acuicultura, el 10 de la integración de la pesca en la ordenación de las zonas costeras, el 11 de las prácticas posteriores a la pesca y el comercio, y el 12 de la investigación en materia de pesca.

Los artículos del Código abarcan una gran cantidad de cuestiones críticas de la conservación y ordenación de la pesca contemporánea. El Código tiene un criterio de precaución, relacionado específicamente con las prácticas pesqueras en particular dañinas para el medio ambiente. Por ejemplo, ofrece objetivos de gestión que incluyen medidas para reducir al mínimo "la contaminación, los desperdicios, los descartes, las capturas por artes de pesca perdidos o abandonados, las capturas de peces que no son objeto de la pesca, tanto de peces como de otras especies, y los efectos sobre las especies asociadas o dependientes", así como "los elementos de incertidumbre, como los relativos al tamaño y la productividad de las poblaciones... y los efectos de las actividades pesqueras, incluidos los descartes, sobre las especies que no son objeto de la pesca y especies asociadas o dependientes".

El Código, como otros instrumentos internacionales de pesca recientes, da gran prioridad a la función de los organismos regionales de pesca en la aportación del medio para establecer un régimen internacional responsable de pesca. En efecto, en el artículo inicial se explica que el Código llama a todos los participantes en la pesca a tomar medidas para aplicarlo.

En el primero de los artículos sustantivos (artículo 6.5) se señala que los organismos regionales de pesca deberían aplicar un criterio de precaución en la gestión de la conservación y la explotación de los recursos acuáticos vivos. Las cláusulas del artículo 7 sobre ordenación de la pesca hacen numerosas referencias a la función de los organismos regionales de pesca en el cumplimiento de los objetivos de gestión; en la creación de un marco y procedimientos de gestión; en la recopilación de información y el suministro de asesoría en materia de ordenación; en la aplicación del criterio de precaución; en la descripción de las medidas de gestión; y en la observancia general del Código.

Consulte el texto completo del Código de conducta para la pesca responsable

 

En esta sección

El desafío de la producción sostenible
Fomento de la acuicultura sostenible
Ordenación integrada de zonas costeras