Las mujeres también participan en la pesca

No sólo los hombres son pescadores, como tampoco agricultores. Millones de mujeres de todo el mundo trabajan, con o sin remuneración, en el sector pesquero. Aunque ellas participan sobre todo en las ocupaciones anteriores y posteriores a la pesca misma, a veces también participan en ésta.

Bangladesh: muchacha haciendo una red
FAO/17243/E. Amalore


La India: pescaderas con recipientes nuevos de aluminio
FAO/17234/K. Vijaykumar


Ghana: ahumando pescado en el mercado
FAO/18446/P. Cenini


Tailandia: vendedora de pescado en el mercado de Kanchanaburi
FAO/18015/T. Janssen


En el ámbito artesanal, sus actividades de preparación consisten en elaborar y reparar las redes, canastos y vasijas, y los anzuelos para la carnada, además de prestar servicios a los barcos pesqueros. Ellas mismas pescan por razones comerciales o de subsistencia, a menudo en canoas en zonas próximas a los lugares donde viven. También recogen larvas de langostinos y pescados para alevines para surtir los estanques de acuicultura. Recogen algas marinas y mariscos, y a menudo trabajan con los hombres en el mar.

Como en otros ámbitos, a menudo se recurre a las mujeres en tiempos difíciles y cuando no se puede pagar el salario de otros miembros de la tripulación. Las mujeres, que tienen la responsabilidad principal de alimentar a sus familias, quizá recurran a la pesca o a la acuicultura para obtener ingresos y alimentos adicionales. Una jornada de mujer en Sierra Leona muestra a una mujer pescando en el estanque local entre las 4 y las 5:30 de la mañana, y de las 5 a las 6 de la tarde.

Las actividades principales de las mujeres en la pesca, artesanal o industrial, se realizan después de ésta, en la transformación y la comercialización del producto. En los países en desarrollo, las mujeres están ahí cuando llega la pesca a la playa, y clasifican, limpian, secan y ahuman el pescado, para luego llevarlo al mercado. Pueden quedarse con las especies de menor valor o con las que no son comerciales, para la mesa familiar. En África Occidental y en Asia, hasta el 80 por ciento de la comercialización de los alimentos marinos está a cargo de las mujeres.

La pesca industrial puede transformar mucho esta situación. Las redes sintéticas de fábrica sustituyen a las hechas a mano, y el pescado se desembarca en grandes puertos, ya congelado y empacado para mandarlo directamente a los establecimientos donde se transforma. Por esto, las mujeres trabajan cada vez más en esos establecimientos. En la India, 25 mil muchachas del estado de Kerala trabajan varios meses al año en las instalaciones industriales de procesamiento del camarón.

 

En esta sección
Obtener ingresos de la pesca

Otros casos
En Burkina Faso, TeleFood ayuda a las mujeres a vender pescado
En Mauritania, un nuevo método de conservación de la pesca
En Guinea, un grupo de mujeres obtiene hornos nuevos para el pescado

Sitios relacionados
El género y la seguridad alimentaria