Inocuidad y calidad de los alimentos
 > Food > Desarrollo de la capacidad > Educación e comunicación e públicas
 

Educación e comunicación públicas

A customer browsing cheese in the dairy section at the Shoprite supermarket in Swaziland ┃ © FAO / Giulio Napolitano
Educar a los consumidores para decidir con conocimiento de causa

El público desempeña una función muy importante en todo el sistema nacional de control de los alimentos ya que influye en las políticas que orientan el sistema y, de formas diferentes, en el mismo funcionamiento del sistema.

Los consumidores

Los consumidores influyen directamente en la inocuidad de los alimentos mediante la manipulación y las prácticas de preparación de éstos. Varios informes nacionales e internacionales han señalado que las prácticas de higiene deficientes en los hogares son la causa de entre el 30 % y el 40 % de las enfermedades transmitidas por los alimentos.

Muchos países invierten en educar e informar al público acerca de la inocuidad de los alimentos como medio importante para reducir las enfermedades transmitidas por los alimentos.

La FAO ha trabajado con las autoridades de salud pública y de inocuidad de los alimentos, así como con asociaciones de consumidores para:

  • prestar asistencia en el diseño de los programas o campañas de información y educación públicas, así como el monitoreo de su eficacia
  • ayudar a formular los mensajes adecuados para utilizar dichos programas a fin de facilitar el cambio de comportamiento (lavarse las manos, utilizar productos inocuos y agua natural, gestionar el tiempo-temperatura durante la manipulación, almacenar los productos en condiciones adecuadas, conocer cuestiones de contaminación cruzada, cocinar a temperaturas adecuadas, etc.)
  • mejorar las prácticas de higiene de los alimentos en el sector de servicios alimentarios (incluyendo a la venta callejera de alimentos)

Participación pública

La influencia de un público informado y educado va más allá de su hogar: las preocupaciones públicas acerca de la inocuidad y la calidad de los alimentos han guiado en muchos casos a las políticas públicas, así como las políticas y el comportamiento de la industria. Los grupos de consumidores y otros grupos de la sociedad civil desempeñan a menudo una función imprescindible al garantizar que los consumidores sean escuchados. Reconociendo la importancia de la participación eficaz del público, la FAO:

  • brinda orientación a los gobiernos sobre mecanismos de fortalecimiento de las opiniones del público en el proceso de adopción de decisiones en materia de control de los alimentos
  • colabora con las organizaciones de consumidores y otras organizaciones de la sociedad civil internacionales sobre diversas cuestiones relacionadas con la inocuidad y la calidad de los alimentos

Etiquetado

La industria y los consumidores prestan cada vez más atención al etiquetado de los alimentos. La industria se preocupa de informar a los consumidores potenciales de la "calidad" de sus productos y muchos consumidores buscan información que les permita elegir productos que satisfagan sus necesidades de salud y sean coherentes con sus valores. Las autoridades gubernamentales tratan de garantizar que la información facilitada en los envases de los alimentos sea útil, creíble y se presente de manera clara, de manera que no engañe al consumidor.

El etiquetado obligatorio proporciona a los consumidores las advertencias, las instrucciones y otro tipo de información que las autoridades reglamentarias consideran importantes para el bienestar del consumidor. Las autoridades ofrecen también orientación sobre etiquetado voluntario. La FAO:

  • brinda orientación a las autoridades sobre la elaboración de reglamentos nacionales en materia de etiquetado que se ajusten a las directrices del Codex y satisfagan las necesidades nacionales
  • presta apoyo a programas que fomenten la interpretación correcta por parte de los consumidores de la información de las etiquetas.