Asociación Nacional Agricultores Pequeños: ANAP

    La Asociación Nacional de Agricultores Pequeños se preocupa de las condiciones sociales y económicas de sus miembros y representa sus intereses ante el Estado y las organizaciones e instituciones de la sociedad cubana. Es una organización no gubernamental que apoya la política del Gobierno en el sector agrícola. Nace el 17 de mayo del 1961 con el objetivo de organizar y orientar a los campesinos cubanos en la participación a la transformación social y económica del ambiente rural.
    El máximo órgano de esta organización es el congreso que se realiza cada cinco años. Este elige un comité nacional que es activo por los cincos años y se renueva con el siguiente congreso nacional. Está compuesto por 13 direcciones provinciales, 148 direcciones municipales y 3 500 organizaciones de base. La asociación es muy importante y activa en el país y comprende casi 200 000 miembros.
    Actualmente, la voluntad política del ANAP es desarrollar una agricultura sostenible en la tierra de los campesinos y de las cooperativas. Este proyecto se ha concretado en un esquema de trabajo que une las experiencias técnicas acumuladas por los campesinos en el tiempo a los criterios más recientes sobre la comunicación horizontal donde el productor desarrolla la doble función de experimentador y de divulgador de los resultados.
    Gracias al soporte de su estructura orgánica, la ANAP puede llegar hasta el campesino en cualquier parte del territorio nacional donde este vive y trabaja. En la realización de su trabajo la ANAP cuenta con la ayuda de una red de más de 50 programas, algunos con cobertura nacional y otros, la mayoría, locales y comunitarios, con los cuales se relaciona con frecuencia diaria, semanal o bisemanal. A esto se suman las trasmisiones televisivas, alguna específicadamente dirigidas al sector agrícola, que dan informaciones sociales, productivas y educacionales.

El ANAP desarrolla las siguientes actividades:
  • promueve y difunde la experiencia de la agricultura sostenible entre los campesinos, aplicando métodos de comunicación directa entre los cultivadores y sosteniendo el movimiento de "campesino a campesino" 
  • promueve las prácticas campesinas y el intercambio de ejemplos de agricultura sostenible directamente entre los agricultores a través de las fincas demostrativas. Estas permiten involucrar directamente a los campesinos y permiten la difusión de los resultados y de los conocimientos en manera directa y participativa;
  • sostiene un programa de divulgación y formación para los campesinos y los miembros de las cooperativas asociados al ANAP.
  • realiza cursos para la formación de los campesinos seleccionados que llegan de todo el país en el centro nacional de capacitación de la ANAP ¿Niceto Pérez¿ y elabora los argumentos de los programas de extensionismo;
  • junto a estas nuevas figuras de campesinos con calificaciones a nivel de estudios superiores y especializados, el sistema de divulgación realizado para la ANAP se descentraliza hasta los ¿puntos de encuentro territoriales¿ donde se encuentran los campesinos y los técnicos para desarrollar actividades comunes;
  • edita una periódico bimestral donde se dan informaciones sobre la agroecología y se divulgan los mejores ejemplos de agricultura sostenible realizados en el país;
  • realiza cada mes asambleas con sus asociados a nivel local para responder a los problemas que surgen a nivel de comunidad
El trabajo de comunicación desarrollado por la ANAP ha sido internacionalmente reconocido por la UNESCO, que en 1989 le asignó el premio del Programa Internacional para el Desarrollo de la Comunicación (PIDC) en reconocimiento propio del trabajo de comunicación rural basado sobre el activismo campesino, perfeccionado en más de 15 años.
última actualización:  domingo 13 de noviembre de 2005