os Programas Forestales Nacionales abarcan numerosos elementos que se relacionan entre sí. El éxito de cada Programa depende de los esfuerzos multidisciplinarios

PRINCIPIOS BASICOS

Una serie de principios básicos orientan la preparación y la ejecución de los Programas Forestales Nacionales. La aplicación de estos principios debería mejorar la eficacia y eficiencia de la planificación y ejecución nacionales de las actividades forestales y contribuir considerablemente a la consecución del objetivo del desarrollo sostenible del sector forestal.

  • La aplicación de los Principios Básicos varía obviamente de un país a otro, dependiendo de las condiciones locales. Deben, pues, ser adaptados al contexto de cada país (político, social, económico, ambiental).
  • Los Principios Básicos presentados en las siguientes páginas se consideran esenciales para el éxito de la ejecución de los Programas Forestales Nacionales. Su orden de presentación es puramente casual y no refleja ningún criterio de jerarquización de la importancia de los principios.
  • Debe notarse también su interpenetración. Varios principios vuelven a veces a la misma idea conceptual, por ejemplo, la participación o la intersectorialidad. Esta aparente redundancia demuestra la unicidad conceptual del planteamiento.

BASIC PRINCIPLES

1.SOSTENIBILIDAD DEL DESARROLLO FORESTAL

La primera meta de los Programas Forestal Nacional - es decir su esencia - es asegurar la conservación y el desarrollo sostenible de los recursos forestales.

2 SOBERANÍA Y CONDUCCIÓN NACIONALES.

Los Programmas Forestales Nacionales son iniciativas nacionales cuya entera responsabilidad y conducción deben estar a cargo del país. .

3.COPARTICIPACIÓN

Los Programas Forestales Nacionales buscan reunir a todos los grupos interesados en un proceso que suscite en ellos interés y compromiso. La fuerza de la coparticipación dependerá de su habilidad en aprovechar las capacidades específicas de cada coparticipante.

4.PARTICIPACIÓN

Todos los coparticipantes relevantes deben convenir, mediante la adopción de decisiones participativa y el consenso, acerca de los problemas y las soluciones posibles (opciones) así como de las políticas, estrategias y programas resultantes.

5.ENFOQUE HOLISTICO Y INTERSECTORIAL

Los Programas Forestales Nacionales consideran los bosques como ecosistemas diversificados compuestos de muchos elementos interdependientes que forman un equilibrio dinámico y producen una variedad de bienes y servicios; se incluyen los árboles en zonas rurales; la silvicultura se practica en el marco del manejo sostenible de la tierra, del equilibrio ecológico y del desarrollo social y económico. Las poblaciones forestales forman parte integrante de este ecosistema.

6.PROCESO ITERATIVO Y A LARGO PLAZO

Un Programa Forestal Nacional es un proceso cíclico que cubre la planificación y la ejecución de actividades, así como el seguimiento y la evaluación. También es un proceso iterativo que se adapta continuamente - incluso durante la aplicación - para reflejar los cambios que surgen en el entorno y los nuevos conocimientos adquiridos.

7.DESARROLLO DE LA CAPACIDAD

Uno de los componentes fundamentales de los Programas Forestales Nacionales. Se emprenderán acciones a lo largo del proceso para desarrollar la capacidad de planificación y ejecución de las instituciones nacionales y de los demás actores clave, con vistas a reducir la dependencia hacia la ayuda externa si esta resulta necesaria.

8. REFORMAS DE LAS POLÍTICAS E INSTITUCIONES.

Uno de los objetivos prioritarios de un Programa Forestal Nacional es asegurarse de que las políticas y el marco institucional del país favorezcan el desarrollo sostenible del sector forestal. Los Programas Forestales Nacionales deben por tanto abordar las cuestiones políticas e institucionales de una manera global, reconociendo la interdependencia e interrelación que existen entre los distintos sectores.

9.COHERENCIA CON EL ESQUEMA NACIONAL DE PLANIFICACIÓN Y LAS INICIATIVAS GLOBALES

Los Programas Forestales Nacionales deben estar en armonía con los Planes Nacionales de Desarrollo, las estrategias de desarrollo regionales y locales. Deben integrarse en la planificación del uso de la tierra llevada a cabo a nivel nacional y local así como en los programas de mayor alcance, tales como los Planes Nacionales de Protección Ambiental, y en las iniciativas para aplicar el Programa 21 de la CNUMAD y los convenios y acciones relacionados con este programa.

10.SENSIBILIZACIÓN

Los Programas Forestales Nacionales deben hacer más visible el sector forestal y lograr que obtenga una prioridad más alta en el programa nacional. Debe reconocerse la importancia de los bosques y árboles, así como su contribución al sector económico, social y ambiental.

11.COMPROMISO POLÍTICO NACIONAL

Los Programas Forestales Nacionales deben recibir el apoyo a largo plazo de todos los actores nacionales, en particular de las instancias políticas y decisorias.

12.COMPROMISO INTERNACIONAL

Es esencial el compromiso a largo plazo de la comunidad internacional y sus instituciones internacionales. Deberán respetar las políticas, las estrategias y los programas adoptados por el país y adaptar sus propias prioridades a las del país.

 

1 SOSTENIBILIDAD DEL DESARROLLO FORESTAL

Las políticas, los programas y las reformas elaborados y aplicados durante el proceso deben ser sostenibles. Deben satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras de satisfacer las suyas.

Las políticas y los planes de los Programas Forestales Nacionales deben ser justificables en el plan económico, realizables, financieramente viables, socialmente aceptables, sin peligro para el medio ambiente y sostenibles a nivel de las instituciones.

  • Al elaborar los programas de acción, deberá asegurarse de que no excedan la capacidad de absorción de las instituciones propuestas para su ejecución. Los programas y planes deben basarse en una evaluación realista de los obstáculos financieros e institucionales y de las realidades económicas.
  • La sostenibilidad implica también evitar la dependencia a largo plazo respecto de la asistencia externa que puede resultar necesaria en un primer momento.
  • El desarrollo de la capacidad resulta ser un elemento central de los Programas Forestales Nacionales que permite potenciar la capacidad de ejecución de todos los actores - del sector público y privado - involucrados en el proceso y reducir la dependencia a largo plazo de los recursos externos.

2 SOBERANIA Y CONDUCCION NACIONALES

Los Estados tienen el derecho soberano a utilizar sus recursos forestales de acuerdo con sus políticas ambientales y necesidades de desarrollo. La preparación de un Programa Forestal Nacional es una iniciativa nacional cuya entera responsabilidad y conducción deben ser asumidas por el país interesado.

En muchos países en desarrollo y en los llamados "en transición económica" podría ser necesaria una asistencia técnica y financiera externa. No obstante, la conducción del Programa Forestal Nacional debe estar a cargo del país y de sus instituciones.

3 COPARTICIPACION

La Declaración de Río emitida al concluirse la CNUMAD, así como el Principios Forestalevs hacen hincapié en la necesidad de fomentar una coparticipación "innovadora y equitativa". Los Programas Forestales Nacionales buscan reunir a todos los grupos interesados, en todos los niveles (local, regional, nacional e internacional) en un esfuerzo concertado hacia un desarrollo sostenible del sector forestal. Resulta esencial que los grupos interesados se sientan parte del proceso (apropiación del proceso) y estén plenamente comprometidos con él.

La fuerza de esa coparticipación y su éxito dependerán de su habilidad en aprovechar la capacidad específica de cada coparticipante. Se debe permitir a todos los coparticipantes asumir responsabilidades particulares y emprender acciones especiales en función de sus propias capacidades y características.

Thus, in many countries, strategic planning may best be led by central government institutions (with the participation of all stakeholders) while operational planning will be carried out at regional and local levels. Implementation of the National forest programme may be left mostly to the private sector, community-based organizations and NGOs.

Por consiguiente, en numerosos países puede ocurrir que la planificación estratégica sea mejor conducida por las instituciones gubernamentales centralizadas (con la participación de todos los grupos interesados), mientras que la planificación operativa sea llevada a cabo por los actores a nivel regional y local. En cambio, la ejecución de un Programa Forestal Nacional podría estar a cargo sobre todo del sector privado, de las organizaciones comunitarias y de las ONG.

Cada país deberá buscar su propio equilibrio entre participación privada y pública, participación centralizada y descentralizada, contribuciones nacionales e internacionales. Este equilibrio deberá ser ajustado periódicamente cada vez que el país pase a una nueva fase del proceso y cuando nuevas exigencias sociales, económicas y ambientales emerjan tanto en el escenario nacional como internacional.

Los coparticipantes nacionales incluyen los políticos, los funcionarios públicos, las comunidades locales, las organizaciones comunitarias, así como las ONG, los grupos privados de interés y las agrupaciones de usuarios, las empresas y las asociaciones privadas.

Las mujeres desempeñan un papel vital en muchos aspectos de la silvicultura. Las cuestiones relativas a los sexos deberán recibir, pues, toda la debida atención a lo largo del proceso y deberán identificarse acciones específicas para facilitar la participación de las mujeres en calidad de coparticipantes plenamente integradas en todas las fases (planificación, ejecución, seguimiento y evaluación) del proceso.

Las instituciones regionales y locales (tanto privadas como públicas) son coparticipantes esenciales para el proceso, por lo que deberán ser diseñados mecanismos que garanticen su participación en todas las etapas.

La preocupación cada vez mayor acerca de las repercusiones a nivel mundial de los problemas nacionales exige solidaridad y participación internacionales. Las naciones más desarrolladas del mundo tienen la responsabilidad de cooperar con los países menos favorecidos en materia de ordenación y conservación de sus recursos forestales en beneficio de estos países y de la comunidad mundial.

Los coparticipantes internacionales pueden incluir las instituciones intergubernamentales, los bancos de desarrollo, los organismos bilaterales y las ONG internacionales.

4 PARTICIPATION

Un Programa Forestal Nacional es un proceso participativo. Desde la planificación hasta la ejecución e incluso durante la evaluación, el Programa fomenta y eventualmente facilita la participación de todos los grupos interesados.

Gracias a la participación abierta a todos, se reconocen públicamente los puntos de vista divergentes y los conflictos de intereses de los distintos actores, resolviéndolos en la medida de lo posible. Todos los coparticipantes relevantes deben convenir, mediante la adopción de decisiones participativa y el consenso, acerca de los problemas, las soluciones posibles (opciones) y de las políticas, estrategias y programas resultantes. La participación es necesaria para:

  • promover el interés acerca de la importancia de la protección de los bosques y del medio ambiente en beneficio de las generaciones actuales y futuras;
  • reforzar el diálogo entre el sector forestal y los demás sectores de la economía para hacer hincapié en los problemas y las repercusiones multisectoriales, para armonizar las políticas e intervenciones sectoriales y para asegurar la plena integración del Programa Forestal Nacional en el Plan Nacional de Desarrollo y su armonización con las demás iniciativas de planificación que influyen en las actividades forestales;
  • identificar las aspiraciones y llamar la atención sobre las necesidades de los distintos grupos interesados en materia de recursos y tierras forestales;
  • lograr un justo equilibrio entre las actividades de desarrollo forestal y los imperativos de la conservación, teniendo en cuenta las necesidades percibidas (actuales y futuras);
  • desarrollar un sentido de "pertenencia" al Programa Forestal Nacional (apropiación del proceso) y el compromiso para con las políticas y los programas propuestos por parte de todos los coparticipantes y no sólo de las instituciones gubernamentales.
  • Deben establecerse mecanismos adecuados de consulta que involucren a las organizaciones tanto gubernamentales como no gubernamentales, así como al sector privado. En numerosas oportunidades habrá que prestar atención especial a las organizaciones regionales y locales, a las mujeres y a las comunidades y poblaciones locales con el fin de alentar su participación.
  • Existen varios mecanismos que favorecen la consulta y la toma de decisiones participativa. Cada país deberá decidir cuáles se adaptan mejor a las condiciones específicas imperantes.
  • Es menester elaborar una estrategia durante la fase preparatoria del proceso para asegurar la participación de todos los grupos interesados. Dicha estrategia será también útil para garantizar la transparencia del proceso, elegir los mecanismos de consulta y facilitar el flujo de información entre los coparticipantes a nivel nacional, regional y local. Asimismo, deberán identificarse los recursos necesarios para aplicar la estrategia.

5 ENFOQUE HOLISTICO E INTERSECTORIAL

El enfoque del Programa Forestal Nacional para abordar las cuestiones relativas a los bosques y la silvicultura es global y holístico. El sector forestal debe ser enfocado en el marco del manejo sostenible de la tierra y del equilibrio ecológico. Esto significa en particular que:

  • los bosques no sean considerados sólo como amplias superficies arboladas cuyo valor es comercial, sino como ecosistemas diversos y ricos, compuestos de muchos elementos interdependientes que forman un equilibrio dinámico;
  • se tomen en consideración todas las tierras forestales, incluyendo las actualmente desprovistas de árboles, como las tierras degradadas;
  • se tengan en cuenta no sólo los productos madereros destinados a fines comerciales y domésticos sino también todos los productos no madereros y los servicios que derivan del ecosistema forestal, incluyendo la flora, la fauna, los suelos, el agua, el tiempo libre y la capacidad de almacenar el carbono y regular el clima;
  • el sector forestal no se examine aisladamente sino teniendo en cuenta sus vínculos con los demás sectores de la economía y las repercusiones mutuas de las políticas y prácticas;
  • los bosques no tengan como función exclusiva producir bienes a corto plazo para uno u otro grupo específico de usuarios, sino funciones ecológicas a largo plazo, vitales a nivel local, nacional y mundial.
  • Los Programas Forestales Nacionales abarcan numerosos elementos que se relacionan entre sí. El éxito de cada Programa depende de los esfuerzos multidisciplinarios realizados en conjunto por profesionales que trabajan en las distintas esferas de los recursos naturales y humanos (entre otros, economistas, abogados, agrónomos, expertos en ciencias ambientales, sociólogos y otros especialistas en ciencias sociales).

6 PROCESO ITERATIVO A LARGO PLAZO

Un Programa Forestal Nacional es un proceso continuo a largo plazo. No se termina una vez que haya concluido la preparación de un programa/plan o con la obtención de uno u otro resultado. Los resultados que se buscan sirven como meros puntos de referencia en un ciclo estratégico que abarca la planificación, la ejecución, así como las actividades de seguimiento y evaluación.

Un Programa Forestal Nacional es un proceso iterativo, que se desarrolla en varios tiempos. Debe adaptarse continuamente para reflejar los cambios que surgen en el entorno y los nuevos conocimientos adquiridos. Las distintas fases del proceso no se suceden de modo aislado sino que se encadenan y, en muchos casos, pueden hasta superponerse.

El seguimiento es particularmente importante en un proceso iterativo. Debería empezar al inicio de la fase de planificación del Programa Forestal Nacional, a la hora de definir las modalidades, los objetivos, los indicadores y los criterios de seguimiento específicos.

7 DESARROLLO DE LA CAPACIDAD

El desarrollo de la capacidad constituye uno de los componentes fundamentales del Programa Forestal Nacional. Se emprenderán acciones a lo largo del proceso para desarrollar sistemáticamente la capacidad de planificación y de ejecución de las instituciones nacionales y de los demás actores involucrados, así como para reducir la dependencia respecto de la ayuda externa que pudo resultar necesaria.

Esta actividad de desarrollo debe ir más allá del marco del sector público y abarcar el sector privado, las organizaciones comunitarias y las ONG cuyo papel en las actividades de desarrollo forestal será cada vez mayor. Debe notarse al respecto que el desarrollo de la capacidad interesa todos los países y no sólo los países en desarrollo.

Gracias al desarrollo de la capacidad se obtendrá una mayor responsabilización y eficacia de las instituciones públicas. Además del tradicional desarrollo de la capacidad (p. ej. capacitación, educación, investigación, desarrollo de sistemas de manejo), las actividades a realizar deberían concentrarse en tres aspectos clave:

  • creación de las condiciones que permitan a las instituciones públicas conseguir y mantener altos niveles, así como atraer personal competente;
  • adquisición de competencias y métodos apropiados para manejar y supervisar la ejecución de los programas y actividades;
  • desarrollo de sistemas de seguimiento y evaluación para apreciar la eficacia y la eficiencia de las políticas y los programas propuestos.

8 REFORMAS DE LAS POLITICAS Y DEL MARCO INSTITUCIONAL

Uno de los objetivos principales de los Programas Forestales Nacionales es asegurarse de que las políticas y el marco institucional del país favorezcan el desarrollo sostenible del sector forestal.

En muchos países, se constata que la falta de un marco político coherente, la ausencia de leyes (complementarias) pertinentes y de una clara definición de la estructura institucional (exenta de superposición) constituyen los principales factores que favorecen la degradación de los bosques. Las políticas y los instrumentos normativos relacionados con la planificación y el buen manejo de la tierra carecen aún de coordinación y no son orientados hacia el objetivo común del desarrollo sostenible. Así, los mecanismos eficaces de coordinación intersectorial de alto nivel son escasos.

Las medidas normativas que mayor incidencia tienen en la degradación de las tierras y los recursos forestales suelen estar fuera del alcance del sector forestal (tal como se lo define generalmente). Las políticas nacionales relativas a la demografía, medio ambiente, distribución y tenencia de la tierra, desarrollo industrial, comercio, energía y agricultura pueden tener enormes repercusiones sobre los árboles y los bosques. .

Del mismo modo, los bosques y las actividades forestales pueden tener un fuerte impacto sobre muchos otros sectores de la economía. Resulta por lo tanto imprescindible que los Programas Forestales Nacionales:

  • aborden las cuestiones políticas e institucionales de una manera global, reconociendo la interdependencia y la interrelación que existen entre los distintos sectores;
  • examinen atentamente todos los vínculos y repercusiones entre los sectores y precisen cuáles cuestiones competen al sector forestal y cuáles están fuera de su alcance;
  • propongan acciones factibles para suprimir o reformar las políticas o los instrumentos normativos contraproducentes.
  • La colaboración de todos los coparticipantes nacionales en este esfuerzo conjunto resulta decisiva para asegurar una mejor integración entre silvicultura, agricultura y otros sectores afines.

9 COHERENCIA CON EL ESQUEMA NACIONAL DE PLANIFICACION Y LAS INICIATIVAS GLOBALES

Los Planes Forestales Nacionales deben integrarse en los Planes Nacionales de Desarrollo con los cuales mantendrán fuertes vínculos orgánicos. También deben ser compatibles con los planes y estrategias de desarrollo subnacionales y locales.

Al concebir los Programas Forestales Nacionales, se debe tener cuenta de los esquemas nacionales adoptados en materia de uso de la tierra, sea los que existen como los que están en vías de formulación.

Además, es necesario que los Programas Forestales Nacionales se enlacen a ejercicios de desarrollo de mayor alcance y de "más alto nivel", tales como los Planes Nacionales de Protección Ambiental, las Estrategias Nacionales de Conservación de la Naturaleza (o programas y estrategias similares) y con las iniciativas en curso para aplicar el Programa 21 (en particular el Capítulo 11) y los Convenios sobre Diversidad Biológica, Cambio Climático y Desertificación. Al formular y ejecutar un Programa Forestal Nacional, habrá que tener cuenta también de los esfuerzos actuales para elaborar directrices, criterios e indicadores con vistas al desarrollo sostenible de los bosques.

El planteamiento de los Programas Forestales Nacionales debe tener como objetivo fundamental evitar la duplicación de esfuerzos entre las distintas iniciativas estratégicas de planificación y garantizar de que todas las iniciativas se complementen y refuercen entre sí.

10 SENSIBILIZACION

Para que un Programa Forestal Nacional pueda ser adoptado al más alto nivel político y decisorio se requiere hallar argumentos políticos convincentes a favor de la conservación de los bosques y del desarrollo forestal sostenible, así como formar un "núcleo crítico" de instancias decisorias bien informadas y motivadas, comprometidas con el Programa Forestal Nacional.

Una de las funciones fundamentales de los Programas Forestales Nacionales es hacer más visible el sector forestal y lograr que obtenga una prioridad más alta en los asuntos a tratar del país. Al respecto, el papel de los medios de comunicación y las ONG resulta esencial y deberá ser plenamente reconocido.

11 COMPROMISO POLITICO NACIONAL

Para que puedan desempeñar un papel eficaz, los Programa Forestal Nacional deben ser respaldados por un fuerte compromiso político al más alto nivel.

Este compromiso será a largo plazo y abarcará la fase de ejecución además de la fase de planificación.

Todos los grupos interesados, tanto del sector público como del sector privado, deberán comprometerse a aplicar las medidas acordadas mutuamente durante la fase de planificación. Deberán estar dispuestos a dedicar sus esfuerzos y recursos al éxito de la ejecución del programa en función de sus propias capacidades.

 

12 COMPROMISO INTERNACIONAL

En los países donde desplegarán sus esfuerzos, las instituciones crediticias, los organismos de desarrollo y las ONG internacionales deberán también comprometerse al éxito de la ejecución del Programa Forestal Nacional. En particular, deberán:

  • reforzar la coordinación, la consulta y la cooperación para evitar la duplicación inútil y costosa de esfuerzos, especialmente cuando se trata de utilizar recursos humanos y financieros nacionales escasos;
  • respetar las políticas, estrategias y programas ya concordados durante la fase de planificación del Programa Forestal Nacional y adaptar sus propias prioridades a las prioridades nacionales;
  • buscar medios y mecanismos que garanticen la entrega de la ayuda en los plazos previstos;
  • evitar los compromisos a corto plazo y los cambios de prioridades, una práctica particularmente perjudicial en un sector como el de los bosques, donde las inversiones suelen tener un período de gestación muy largo y donde se busca cambiar las actitudes y desarrollar las capacidades