l adoptar los elementos expuestos, los programas forestales nacionales pueden servir como medio para promover, priorizar y coordinar las inversiones públicas y privadas en el manejo forestal sostenible, sin descuidar las necesidades y los intereses de los diferentes actores

Los elementos principales de los programas forestales nacionales

Del Guía operativa para la Ejecución de las Propuestas de Acción del IPF

Los elementos principales de los programas forestales nacionales se describen sucintamente más adelante. Hasta ahora, estos elementos han permanecido enfocados hacia las medidas gubernamentales. El propósito, sin embargo, es incluir actores adicionales, para hacer del programa forestal nacional un proceso verdaderamente participativo, con una base amplia para involucrar a todos los sectores de la sociedad. Los elementos de un PFN incluyen:

  • Declaración forestal nacional: la expresión política del compromiso de un país hacia el manejo forestal sostenible, relacionado con otros compromisos y obligaciones a nivel internacional.


  • Revisión sectorial: para posibilitar la comprensión del sector forestal y sus relaciones y vinculos con otros sectores, en el contexto del desarrollo nacional, para identificar temas centrales y prioridades para acciones futuras. Dependiendo de la información existente, ésta podría ser una labor mayor o un proceso continuo.


  • Política, reforma legislativa e institucional: se trata de un proceso intersectorial de formulación política y de desarrollo institucional, para apoyar el manejo forestal sostenible, que se basa en las revisiones sectoriales y en el diálogo con todos los actores, incluyendo la clarificación de sus roles y sus mandatos. Esto incluye el tema de la descentralización, la toma de responsabilidad por las estructuras de los gobiernos regionales y locales, p.ej. mediante la transferencia de responsabilidades para la planificación y la elaboración presupuestaria a nivel local, el financiamiento descentralizado y la creación de capacidad de gestión a nivel local. El proceso de reforma requiere enfocar la estructura de la tenencia de la tierra, ya que ésta influye sobre el acceso a los recursos naturales. Esto puede hacerse, por ejemplo, mediante la asignación de tierras, la propiedad inmueble, los derechos de usufructo y la titulación. El proceso también debe incluir el reconocimiento y respeto del derecho consuetudinario y las tradiciones de los habitantes indígenas, de las comunidades locales, de los habitantes y los propietarios del bosque, etc. Esto puede lograrse mediante el establecimiento de un marco institucional (legal) adecuado, el acceso a información y la definición de derechos, beneficios y canales de intervención.


  • Desarrollo estratégico: consiste en definir estrategias para la ejecución de políticas de manejo forestal sostenible, incluyendo estrategias financieras que enfocan las funciones y los potenciales del sector público, el sector privado y la inversión doméstica e internacional, incluyendo la asistencia oficial para el desarrollo (AOD).


  • Plan de acción: un paquete de medidas, basadas en la necesidad de evaluación y las prioridades acordadas conjuntamente, definido para un ciclo de planificación nacional (p.ej. para el Plan Quinquenal).


  • Programa de inversión: priorizan las inversiones del sector público (incluyendo las de AOD) y los incentivos para el sector privado y no-gubernamental, derivados de la estrategia de financiamiento para el manejo forestal sostenible. En este contexto, las asociaciones público-privadas podrían ser un medio para superar los obstáculos iniciales que confronta la inversión, y podrían servir para encauzar el potencial financiero del sector privado hacia los objetivos forestales.


  • Programa para de fomento de la capacidad de gestión: un programa paralelo para asistir al sector gubernamental y al no gubernamental en el cumplimiento de sus funciones y mandatos, enfocando específicamente el fortalecimiento de la capacidad a nivel local.


  • Sistema de monitoreo y evaluación: un monitoreo multiestratificado del programa forestal nacional y de los programas forestales descentralizados, para suministrar información continua sobre la ejecución, los impactos y la eficiencia del PFN.


  • Coordinación y mecanismos participativos, incluyendo esquemas para la resolución de conflictos: Coordinación y comunicación efectivas vertical y horizontal, dentro del sector forestal y con otros sectores, a todos los niveles. Aquí se debe incluir la interacción con el nivel internacional, incluyendo la participación de los donantes, así como acuerdos y compromisos internacionales y regionales relacionados con los bosques. Esta coordinación y los mecanismos participativos deben involucrar a todas las partes interesadas, a fin de asegurar los derechos de intervención y la equidad de los procesos y los compromisos de negociación, p.ej. mediante debates públicos, foros específicos y grupos de consulta. Esto incluye la definición y el desarrollo de acuerdos de alianza estratégica forestal, a nivel nacional e internacional, como instrumento de carácter mandatorio para apoyar la formulación y la ejecución de los programas forestales nacionales, en una forma participativa y coordinada.


Al adoptar los elementos expuestos, los programas forestales nacionales pueden servir como medio para promover, priorizar y coordinar las inversiones públicas y privadas en el manejo forestal sostenible, sin descuidar las necesidades y los intereses de los diferentes actores, el balance entre el interés público y privado, la dinámica económica y el potencial del sector privado y la función reguladora del Estado. En este sentido, el programa forestal nacional es un proceso técnico, porque identifica las metas, las políticas, las estrategias y los mecanismos de ejecución basándose en información sólida. Es, además, un proceso político, porque la selección entre las posibles opciones es el resultado de debates, de negociaciones y de compromisos entre los actores relevantes. Esto implica la participación de todos los actores, incluyendo la clarificación de sus funciones y responsabilidades y la definición de sus derechos de intervención y de las formas y reglas de colaboración y cooperación. Finalmente, significa la posibilidad de ¿implementación conjunta¿ y la de compartir los insumos y los beneficios.

Es evidente que el enfoque integral y amplio para el manejo forestal sostenible requiere que un programa forestal nacional no involucre tan sólo al gobierno y sus respectivas instituciones y agencias, sino que debe incluir en el proceso a todos los actores con interés en lo forestal. Esto implica que debe haber transparencia en todos los niveles del proceso. Implica también la descentralización en la planificación, la ejecución, el seguimiento y la evaluación, de acuerdo con los principios de subsidiariedad; es decir, la toma de decisiones debe estar lo más cercana posible al objeto de las actividades. De acuerdo con este concepto, las decisiones son tomadas directamente por los actores y beneficiarios del desarrollo forestal, en un marco acordado conjuntamente, que contiene aspectos regulativos e institucionales y es compatible con todos los programas forestales nacionales.

La descentralización permite en la práctica el establecimiento de programas forestales provinciales, distritales y hasta comunales, que se ajustan a las exigencias específicas en lo ecológico y socioeconómico, así como a las necesidades y requerimientos de los actores involucrados a estos niveles. Los principios y elementos de los programas forestales nacionales, tal como fueron descritos anteriormente, se aplican tanto a estos niveles descentralizados como a los niveles nacionales.