Discusión

La información nacional como fundamento

Uno de los pilares más sólidos de FRA 2000 reside en la participación de cada uno de los países tanto en el suministro, como en el análisis de la información. Se espera que este enfoque incrementará la posibilidad de que los países utilicen la información para elaborar y ejecutar políticas forestales eficaces, y que la demanda de información relacionada con los bosques conduzca a incrementar la creación de capacidades. Mientras que los países respaldan con firmeza este enfoque, los críticos argumentan que la información puede ser imprecisa o distorsionada. La FAO abordó estas preocupaciones relacionadas con la calidad de la información, mediante la utilización de documentos técnicos primarios como fuente información estadística para la evaluación, en lugar de citar fuentes secundarias subjetivas. Desafortunadamente muchos países aún carecen de información técnica primaria y confiable, de índole nacional. Esto constituye un problema potencial, pero se cree que la solidez que conlleva la participación de los países superará ampliamente las desventajas que puedan existir. La meta de las evaluaciones futuras será fortalecer ulteriormente las capacidades y participación de los países. De esta manera, la FAO se propone mejorar la calidad de la información así como asistir a los países en desarrollo a llevar a cabo sus inventarios.

Datos obtenidos mediante la teledetección, comparados con los inventarios nacionales

El potencial que encierran los datos obtenidos gracias a las técnicas de teledetección, de contribuir a evaluar los cambios que se verifican en la cubierta forestal en vastas áreas terrestres, quedó demostrado gracias a los mapas mundiales y el estudio de teledetección efectuada por FRA 2000 en todos los países tropicales. Una cobertura más intensiva hubiera sido mejor que el 10 por ciento de muestreo utilizado para el del estudio para todos los países tropicales, sin embargo escaseaban los recursos para poder proceder en esta dirección. Además, existen limitaciones al potencial que la teledetección encierra en cuanto a evaluar parámetros clave que no sean el cambio del área de bosque. Asimismo, el pleno acceso a la tecnología de teledetección está fuera del alcance de muchos países en desarrollo. La FAO se propone seguir utilizando la información nacional combinándola con las técnicas de teledetección, a fin de llevar a cabo las evaluaciones futuras, pero también se propone hacer hincapié en las observaciones de campo, como un medio de recolectar información amplia y representativa.

Cambio en las definiciones

De conformidad con la solicitud del Grupo Intergubernamental de Bosques IPF, FRA 2000 adoptó una nueva definición de bosque, cuya revisión produjo un alza de la cubierta forestal mundial, en comparación con las evaluaciones recientes. Sin embargo, el uso continuo de diferentes definiciones en los países el desarrollo y en los países industrializados hubiera perpetuado la incompatibilidad entre los dos grupos de estimaciones. Las cifras anteriormente publicadas en FRA 1980 y 1990 no pueden ser comparadas de manera directa con los resultados de FRA 2000. Sin embargo, los datos de las evaluaciones anteriores fueron ajustados para garantizar que los cambios estimados del área de bosque registrados entre 1990 y 2000 tuvieran una comparabilidad real. Además, la encuesta de teledetección proporciona información compatible acerca del cambio que tuvo lugar en los trópicos para los períodos 1980-1990 y 1990-2000.

Las plantaciones forestales como parte integrante del área de bosque

FRA 2000 incluyó las plantaciones en las estimaciones estadísticas del área de bosque. Esta operación no tenía la intención de sugerir que las plantaciones equivalen a los bosques naturales. Se prestó especial atención en mantener estadísticas separadas para los bosques naturales, y para los bosques plantados, de manera que los lectores puedan extraer las conclusiones que consideren pertinentes para sus necesidades.

última actualización:  lunes 19 de septiembre de 2005