MADRIZ Y CUSMAPA, MADRIZ

El departamento de Madriz toma parte del norte montañoso de Nicaragua y, junto con los departamentos de Nueva Segovia y Estelí, conforma la región conocida como Las Segovias. Ocupa una superficie de 1,708.23 km², el 1.3% del total del país.

Población

Antiguamente la zona fue habitada por diversas tribus indígenas (sobre todo Chorotegas), que posteriormente se fusionaron con las pequeñas comunidades coloniales españolas que se asentaron en la región.

Según estimaciones de la Dirección General de Ordenamiento Territorial del INETER, sobre la base de datos de INEC y alcaldías de Madriz, para el año 2004 la población era de 150,792 habitantes, el 3% de la población del país, distribuidos en nueve municipios, con una densidad bruta de 88 h/ km2. El 27% de la población es urbana y el 73% rural.

Actividades económicas

La base económica se ha desarrollado en el sector primario, siendo la actividad agropecuaria la principal fuente de ingresos y empleos. La agricultura y la ganadería son una tradición en Madriz.

Otra actividad económica es la extracción de madera que está generando fuentes de trabajo a una cantidad considerable de personas del municipio.

Bosques y medio ambiente

El municipio se caracteriza por tener una topografía montañosa escarpada con pendientes superiores al 30% en el 75% de su territorio. Esto dificulta el uso sostenible del suelo y genera mayor riesgo de degradación en aquellas zonas fuertemente escarpadas aptas para la conservación.

Es un territorio expuesto a amenazas por sequía, deslizamientos, inundaciones y un nivel medio de amenaza sísmica, además de coincidir con el eje de trayectoria de las depresiones tropicales que cruzan el sector noreste del territorio nacional.

En las zonas montañosas se pueden observar algunas especies de madera, mayoritariamente de pino y en menor proporción roble, encino, carbón, madero negro, laurel. En la mayoría del territorio municipal predomina la vegetación xerofítica y árboles como el espino negro.

Según el uso potencial de la tierra, se destaca que el 79% de los suelos con una superficie de 1,352 km2 tienen vocación forestal, de los cuales sólo el 20% o sean 270 Km2 tienen cobertura boscosa, mayoritariamente en regeneración natural. Estos suelos presentan alternativas para desarrollar sistemas forestales con bosques de producción, de protección y conservación. En algunas zonas se han desarrollado sistemas agroforestales de cultivos permanentes y de silvopasturas, con prácticas intensivas de conservación. El 13% de los suelos son aptos para la agricultura. Actualmente se utiliza el 24% del suelo para cultivos agrícolas, pastos con cultivos y café con sombra.

Existe una fuerte presión sobre la tierra, siete de los nueve municipios se encuentran con el 50% o más de sus suelos sobre utilizados. La gran mayoría de los suelos son de vocación forestal y se están utilizando principalmente para la ganadería, encontrándose buena parte de ellos en la fase de degradación estructural y bajo fuertes procesos erosivos.

última actualización:  lunes 10 de diciembre de 2007