Selección de especies y procedencias

Si están claramente definidos el contexto y los usos finales, puede comenzar la selección de especies y sus procedencias (es decir, fuente geográfica). Hay cuatro niveles de enfoque, todos los cuales deben tenerse en cuenta para lograr una elección adecuada.

I Un cierto nivel de elección puede hacerse a partir del conocimiento del hábitat natural de la especie y de las características biológicas y reproductivas. Hay muchas fuentes de referencia que pueden proporcionar la información básica y que se están actualizando constantemente. Una finalidad será equiparar la fuente y las condiciones del sitio de plantación lo más estrechamente posible, sobre el principio de que tales árboles estén muy bien adaptados. Como norma general, las especies locales (indígenas o nativas) deben ser consideradas en primer término, antes de pasar a considerar las especies introducidas (exóticas o extrañas).

II Las especies existentes, su procedencia, clonales o de otros ensayos o las plantaciones de rutina en estaciones similares se pueden utilizar para tener una idea de cómo se van a comportar las diferentes fuentes. De nuevo puede haber una gran cantidad de información disponible, por ejemplo en monografías de especies u hojas de datos que pueden consultarse para ayudar a la elección. El desempeño de la especie durante un período lo más largo posible debería obtenerse para identificar cualquier problema potencial.

III A pesar de la información ya existente, suele ser necesario confirmar las elecciones (especialmente cuando se prevén plantaciones en gran escala) realizando ensayos de las especies/fuentes propuestas en la misma área geográfica. Esto se debe a que hay muchos factores desconocidos que pueden afectar al resultado final de una especie como la invasión de malezas, enfermedades o floración. Lo ideal es que los ensayos continúen hasta que los árboles maduren y no limitarse a contemplar el resultado inicial a lo largo de 5 a 10 años.

IV Muchas especies cubren una extensa y variable área geográfica y clima. Esto significa que es probable que exista una extensa variación genética dentro de la especie, de acuerdo con la fuente o procedencia de ella. Algunas especies pueden tener sus regiones de procedencias definidas. Cada región debe indicar las fuentes que serán más o menos similares genéticamente. Si hay una gran variedad de procedencias será necesario realizar ensayos de las más prometedoras junto con ensayos de la especie.

Un tema ¿delicado¿ ordinario es si se deben emplear especies locales o introducidas. Las especies como Eucaliptos, Pinos y Teca, han constituido el grueso de las plantaciones comerciales realizadas fuera de sus ámbitos naturales. En estos casos, las decisiones pueden ser complicadas y tendrán que tener en cuenta temas ambientales, sociales y culturales además de los puramente técnicos. Hay problemas potencialmente serios asociados con las especies introducidas como su carácter invasor que han sido reconocidas adecuadamente sólo hace pocos años.

Para más detalles de estos problemas veaConocimiento de los problemas actuales.
última actualización:  martes 17 de abril de 2007