Valorización de los beneficios

La valorización de los beneficios que surge del material forestal reproductivo plantea varias cuestiones. Algunas fundamentales son: (1) ¿Cuáles son los beneficios potenciales a obtener mediante la selección y mejora genética? (2) ¿Cómo se traduce esto en mayores beneficios monetarios a partir de las plantaciones establecidas y de los productos obtenidos? (3) ¿Qué significa esto en la forma de distribuir los beneficios entre los diversos interesados involucrados, particularmente las comunidades locales? y (4) ¿Cuáles son los riesgos potenciales y costes si las cosas no van bien?

Beneficios potenciales

La elección correcta de la especie es un fundamento esencial para lograr beneficios. Si se comienza con una especie equivocada, el resultado pueden ser un fracaso total en cuyo caso no hay posibles beneficios. Sin embargo, suponiendo que se cuenta con una variedad de especies potencialmente adecuadas, los beneficios pueden ser grandes con diferencias de uno o más órdenes de magnitud entre los resultados de las mejores y peores especies. Los beneficios potenciales de seleccionar procedencias dentro de una especie pueden ser también muy grandes, especialmente para especies que tienen una extensa distribución que cubre muchos tipos de climas y estaciones. Podría ser del 300% o más. Por ello, es importante incluir ensayos de procedencias con los ensayos de especies cuando existe la probabilidad de grandes diferencias en rendimiento entre las procedencias de una especie. Una selección adicional de árboles individuales dentro de las mejores procedencias y la mejora genética de los más convenientes proporcionará unos beneficios importantes que dependen de las características que se están seleccionando y su carácter hereditario. Las mejoras de un rasgo como la tasa de crecimiento (de reducida heredabilidad) serán inferiores que un rasgo como el ángulo de las ramas (de elevada heredabilidad).

Beneficios monetarios

Los beneficios de algunos rasgos, como la tasa de crecimiento o la forma, que se traducen fácilmente en productos comerciales mejores son relativamente fáciles de convertir en beneficios monetarios. Sin embargo, los rasgos que no son comerciables como la mejora del suelo o el valor estético, serán más difíciles. Con frecuencia puede ser más fácil estimar los costes potenciales de utilizar material inferior que el sistema contrario. A pesar de la dificultad de estimar los beneficios monetarios (o costes) debe hacerse un intento, ya que tales estimaciones son un poderoso instrumento para la justificación de los programas de selección y mejora del material forestal reproductivo. Debido a que el coste relativo de la semilla, etc. es pequeño, si se compara con los costos totales del establecimiento de una plantación, se justifica difícilmente el economizar en este coste.

Participación de los beneficios

Se hace hincapié en la importancia de la participación equitativa de los beneficios procedentes de seleccionar, mejorar y utilizar material forestal reproductivo, por la atención que recibe este tema en los acuerdos referentes a la biodiversidad, etc. Habrá muchas oportunidades para compartir los beneficios directamente en los programas referentes por ejemplo a la obtención de semilla en los que pueden participar las comunidades locales en las actividades de campo. Los beneficios futuros que se obtienen mediante selección y mejora genética (como el mayor rendimiento de los árboles y bosques plantados) puede dar también oportunidades para la participación. Pero es más difícil decidir sobre participaciones equitativas en estos beneficios sin un acuerdo claro. Tales acuerdos, si son bilaterales, pueden ser tan costosos de ejecutar que un programa, por ejemplo, de bioprospección puede ser imposible de llevar a cabo, en detrimento de todas las partes. Por esta razón, el Tratado propone acuerdos multilaterales para mantener reducidos los costes.

Riesgos potenciales

Los riesgos derivados de una selección, manipulación y utilización incorrectas del material forestal reproductivo pueden ser muy importantes. Como se mencionó anteriormente, la falta de cuidado en la elección de especies y procedencias puede llevar al fracaso o a un rendimiento por debajo de lo normal. Pero hay también riesgos, p. ej. cuando se utilizan especies introducidas que pueden ser pérdidas futuras inesperadas de los árboles plantados debido a plagas y enfermedades; un mal resultado debido a factores no identificados; unas características no deseadas como el carácter invasor que sólo se presenta en futuras generaciones o la excesiva abundancia de los objetivos de plantación debido a cambios en la demanda de bienes y servicios, etc. Estos riesgos potenciales (y los supuestos basados en ellos) deben considerarse cuidadosamente e incluso, si no se pueden cuantificar, al menos registrarlos de tal modo que se puedan revisar continuadamente.

última actualización:  miércoles 18 de abril de 2007