Los bosques y el sector forestal

Recursos
La Federación de Rusia se destaca en gran medida por poseer la mayor superficie terrestre del mundo; más de la mitad está constituida por bosques y la otra parte por tierras boscosas. Rusia representa más de una quinta parte de la superficie total de bosques del mundo (815 millones de hectáreas). Una gran parte consiste en los bosques boreales del norte, y bosques mixtos y de frondosas en el sur (abedul, álamo temblón, aliso, roble y carpe). Las especies de coníferas constituyen el 80 por ciento del volumen en pie, con alerces como especie dominante en gran parte de Siberia; otras especies importantes son el abeto rojo y el pino silvestre en el oeste, y otras piceas, pinos y abetos en Siberia. El país posee más de 17 millones de hectáreas de bosques plantados. La superficie forestal es aproximadamente estable. El Estado es propietario de todos los bosques y otros montes claros.

Las áreas protegidas de Rusia incluyen 35 parques nacionales en tierras forestales (6,9 millones de hectáreas), un gran número de monumentos naturales, 65 reservas naturales federales (12,8 millones de hectáreas) y 45 reservas naturales regionales (45 millones de hectáreas).

Productos y comercio
Dos tercios de los bosques están disponibles para proveer madera y gran parte de lo restante no esta disponible por razones económicas (accesibilidad). Más del 90 por ciento se clasifica como inalterado por el hombre. El promedio de aumento neto por hectárea es bajo debido a la gran proporción de bosques naturales, pero las cortas son aún mucho más bajas.

La Federación de Rusia es uno de los mayores productores y exportadores de madera en rollo industrial en el mundo. El país también exporta cantidades importantes de madera aserrada, contrachapada y pasta y papel. El total de las exportaciones de productos forestales alcanzó casi 3,9 mil millones de dólares EE.UU. en 2001. La industria forestal rusa está casi completamente privatizada, mientras que los bosques y la producción de madera en rollo son propiedad del Estado.

La caza y la recolección de una amplia gama de productos forestales no madereros son muy importante para las poblaciones locales. Los bosques rusos son una fuente inapreciable de bayas y frutos silvestres, nueces, hongos, hierbas y plantas medicinales, miel, forraje, resinas, aceites y carnes de caza.

Contaminación radioactiva
Muchos millones de hectáreas de bosques fueron contaminadas por la radioactividad después de la catástrofe de Chernobyl, hace 15 años. A causa de la muy prolongada vida media de los elementos involucrados, esta situación continuará en el futuro previsible. No existen medios realistas para «limpieza» de la zona. En efecto, los bosques son probablemente uno de las mejores maneras de «almacenar» la contaminación radioactiva para reducir al mínimo daños ulteriores. Una pequeña zona es completamente inaccesible, excepto para quienes realizan investigación científica cuidadosamente protegida y vigilada; para zonas mucho más grandes hay acceso controlado. Las autoridades locales han adquirido experiencia y formulado estrategias para manejar la situación.

Existe un Grupo de Trabajo de Chernobyl interinstitucional, en el que participa la División Mixta FAO/Organismo Internacional de Energía Atómica. Una estrategia para la gestión de estos bosques contaminados por la radioactividad (elaborada por expertos locales con la colaboración de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa y la FAO) se incluyó en las propuestas interinstitucionales con el objeto de mitigar las consecuencias económicas y sociales del desastre de Chernobyl, pero no cuenta con financiación. La Asamblea General examinará este problema una vez más este otoño, basándose en un informe del Secretario General.

Última actualización: septiembre de 2003

última actualización:  jueves 14 de enero de 2016