Creación de capacidad en las instituciones de enseñanza y capacitación forestales

La FAO ha ayudado a numerosas escuelas forestales a elaborar nuevos planes de estudio, modernizar sus infraestructuras y formar a su personal docente. Alrededor del mundo, la educación forestal debe responder a nuevas demandas y oportunidades, y la FAO considera que la mejor forma de respaldar estos procesos consiste en fomentar la capacidad a nivel local o regional, en ambos casos mediante el desarrollo institucional interno y el establecimiento y la promoción de relaciones entre las instituciones del sector forestal.

Fortalecimiento de las instituciones de formación

En la actualidad, las instituciones docentes están evolucionando con objeto de atender debidamente a sus nuevas necesidades. Tradicionalmente, su función primaria residía en impartir capacitación al personal con destino a los servicios forestales nacionales. Hoy en día, las exigencias de personal de estos servicios por lo general son más reducidas; y en algunos casos ya no se contratan nuevos funcionarios. Sin embargo, muchas organizaciones no gubernamentales (ONG) y el sector privado requieren personal con una buena formación profesional. Esta nueva orientación hace necesarios nuevos planteamientos en la educación forestal.

A medida que las necesidades y oportunidades del sector forestal evolucionan, el desarrollo de los recursos humanos de las instituciones docentes cobra mayor importancia. Hace falta impartir capacitación en diversas áreas, por ejemplo: técnicas de gestión; elaboración y seguimiento de nuevos planes de estudio, capacidades pedagógicas y didácticas; y técnicas innovadoras en ordenación de los recursos naturales y forestales.

Fortalecimiento de las relaciones externas

Es necesario desplegar mayores esfuerzos para reforzar las relaciones entre las instituciones de educación o capacitación forestales y los sectores externos, así como con otras instituciones del sector forestal mismo, a fin de adaptarse a las nuevas demandas y oportunidades que van surgiendo.

Los procesos de formulación y planificación de políticas, y los programas forestales nacionales en particular, deberían dar mayor cabida a las consideraciones relacionadas con la enseñanza forestal. Si bien en su declaración de objetivos muchas escuelas forestales incluyen la capacitación en el servicio, no es posible impartir este tipo de formación si no se mantienen relaciones con los servicios forestales y si los gobiernos no financian tales actividades.

Es fundamental que los educadores forestales tengan vínculos con los encargados del sector forestal. Además, para que las escuelas puedan capacitar a los funcionarios de las ONG y las empresas privadas que se ocupan de la esfera silvícola, también deben ser conscientes de las necesidades de esas organizaciones y empresas. Esto conlleva la necesidad de establecer redes eficaces en este terreno.

Asimismo, es preciso fortalecer los lazos entre las instituciones de educación forestal y los sectores nacionales de educación para que la formación forestal sea conforme a las normas nacionales.

Puesto que las consideraciones de carácter forestal se integran cada vez más en una perspectiva de mayor amplitud de manejo de los recursos naturales, las instituciones docentes deben afianzar sus vínculos con los sectores conexos, tales como la agricultura.

última actualización:  jueves 9 de diciembre de 2004