La conservación de los recursos genéticos forestales es fundamental. La variación genética es la base de la evolución y el catalizador para que las especies se adapten a los cambios del medio ambiente. Los recursos genéticos forestales contenidos en las poblaciones y los genes de los millares de especies arbóreas del mundo son únicos e irreemplazables.
 
Cuando se pierde la variación genética por la destrucción del hábitat o producción intensiva, las generaciones sucesivas son menos capaces de responder a las condiciones adversas como la contaminación atmosférica, el cambio climático, las plagas y enfermedades.
 
Los recursos genéticos forestales son inestimables para la humanidad: no sólo como proveedores de productos y servicios y en su ayuda al desarrollo económico, sino también por su potencial inexplorado en campos tales como la investigación médica. A pesar del elevado número de especies que ya se utilizan, menos de 500 han sido estudiadas sistemáticamente por su utilidad actual y su potencial.

La FAO está trabajando activamente con sus países miembros para evaluar el estado mundial de la diversidad genética en los bosques del mundo y para encontrar soluciones a las amenazas con que se enfrentan. La Organización promueve también los mejores sistemas en la gestión de los recursos genéticos forestales, específicamente en las áreas de conservación exploración, ensayos, mejora genética y utilización bien informada de la nueva biotecnología.

última actualización:  martes 3 de junio de 2014