La contribución de los bosques a las dietas sostenibles

Los alimentos derivados de los bosques y los productos arbóreos  - hojas silvestres, semillas, nueces, miel, frutos, setas, insectos y los animales silvestres han sido componentes importantes de la dieta rural durante milenios. Los entornos forestales ofrecen fuentes de alimentos de origen animal (vertebrados e invertebrados) con alto contenido de hierro, zinc y vitamina B12 con alta biodisponibilidad (además de proteína y grasa) y diversas opciones para la obtención de vegetales de hoja verde, frutas, frutos de cáscara y otras plantas importantes para la ingesta de vitamina A, hierro, ácido fólico, niacina y calcio.

El potencial de los alimentos derivados de los bosques que pueden contribuir a la seguridad alimentaria y nutricional como componentes de las dietas sostenibles en gran parte se halla sin explotar. Las limitaciones principales al desarrollo de este potencial son, entre otras cosas, las lagunas de conocimiento, las cuestiones relacionadas con la tenencia y el acceso y los aspectos de la sostenibilidad de la extracción.

Una mejor integración de la información y los conocimientos sobre los alimentos nutritivos derivados de los árboles y los bosques en las estrategias y programas nacionales de nutrición así como la creación de plataformas de políticas intersectoriales que incorporen las cuestiones relativas a la nutrición, la seguridad alimentaria, el medio ambiente, la agricultura, la salud, el desarrollo, la conservación y planificación del uso del suelo contribuirían a desarrollar este potencial.

última actualización:  lunes 14 de octubre de 2013