La mitigación de los efectos del VIH/SIDA: el aumento de la productividad agrícola a largo plazo

La agrosilvicultura y la silvicultura pueden abordar el problema del trabajo insuficiente y los recursos de capital en el sector agrícola de las siguientes maneras.

  • Tenencia de los recursos y de la tierra. El acceso y la propiedad de la tierra es un factor determinante para la viabilidad de los hogares afectados por el VIH/SIDA. Los árboles han sido desde hace mucho tiempo un indicador de tenencia en África. Los árboles pueden asegurar la tierra, pero también pueden estimular que otros se apropien de esa porción de tierra con árboles plantados. Las intervenciones concernientes a los árboles deberían ubicarse en el contexto de la tenencia consuetudinaria de la tierra y de las respuestas legales y tradicionales que surgen en los temas de tenencia de la tierra en cada zona tribal afectada por el VIH/SIDA. Los árboles plantados en los barbechos pueden preservar la tierra para la familia, rehabilitar los suelos y suministrar productos (combustible, forraje, frutas) para el consumo o venta hasta ocho años según dependa de las especies plantadas. Sin embargo, el potencial de tales intervenciones necesariamente variará aún con respecto a comunidades adyacentes que comparten la misma tradición cultural y las mismas zonas agroecológicas.

    Agrosilvicultura. Los árboles pueden ser un componente vital de la respuesta al VIH/SIDA pandémico por medio del suministro de fruta, forraje animal, dendrocombustible e ingreso. (Foto: Holding Anyonge)

  • Los sistemas agroforestales tradicionales. Los sistemas agroforestales tradicionales son diversos. Pueden variar entre las zonas agroecológicas y son social y culturalmente específicos. Algunos sistemas agroforestales de derivación externa son intensivos en su demanda laboral, pero muchos sistemas tradicionales que utilizan especies de árboles autóctonas no lo son. Un cuidadoso análisis de los sistemas prevalecientes de agrosilvicultura y producción en zonas con alta incidencia de VIH/SIDA revelarían varias alternativas inferiores de trabajo en agrosilvicultura que mantendrían el capital del suelo y la producción de la tierra durante una generación de insuficiente disponibilidad laboral. Dado que existen considerables deficiencias en la comprensión de las interacciones entre el VIH/SIDA pandémico y la agricultura, los árboles, la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia, lo más apropiado en este contexto serían programas de aprendizaje activo en colaboración con otros organismos. Cualquier intervención, por ejemplo, selección de especies, se diseñaría de este modo para parámetros localmente específicos en lo cultural, social y agroecológico.

  • Ordenación de los incendios forestales. Con menos trabajo disponible para el desbroce de la tierra, las comunidades afectadas por el VIH están obligadas a utilizar más fuego para desbrozar la tierra para la agricultura. El mayor uso del fuego también determina una mayor destrucción de los terrenos boscosos y de los múltiples productos y servicios que ellos le brindan a la comunidad. La concienciación del VIH/SIDA combinada con programas de ordenación sostenible de los incendios y tierras boscosas ha demostrado ser una efectiva respuesta a la epidemia del VIH/SIDA en los países de África del sur.

    Tratando sobre la función de los terrenos boscosos consuetudinarios en la provisión de medicamentos y nutrición a hogares afectados por el VIH/SIDA. (Foto: Holding Anyonge)

  • Medicamentos naturales. Algunas especies de árboles son instrumentales en el tratamiento de las eventuales infecciones causadas por el VIH/SIDA. Las especies medicinales de plantas y árboles están bien documentadas y químicamente analizadas en las publicaciones sudafricanas. Los árboles medicinales también podrían integrar un programa basado en la experiencia del sector forestal.

  • Extensión. La función que desempeña la extensión es un pilar central de la programación en el ámbito local, en el apoyo y aumento de la capacidad de las estructuras tradicionales tribales y de la aldea y la coordinación de las instituciones locales agrícolas y forestales y las organizaciones no gubernamentales para garantizar que puedan responder a las necesidades comunitarias. Los programas de recursos naturales que trabajan en estrecha colaboración con los líderes tradicionales utilizando medios de entretenimiento tradicionales como el teatro, las canciones y la danza pueden aumentar la concienciación y apoyar a las comunidades en la ordenación sostenible de sus recursos naturales, en respuesta a la epidemia.


última actualización:  viernes 23 de abril de 2004