La FAO en el trabajo

La FAO afronta los desafíos del desarrollo sostenible en las regiones de montaña de muchas maneras en todo el mundo. Su esfera prioritaria para la acción interdisciplinaria relacionada con la ordenación sostenible en las montañas (EPAI-M) -un grupo extraoficial de personal de los diversos departamentos técnicos de la FAO- se dedica a promover, incrementar y perfeccionar la actividad de la FAO en materia de desarrollo en las zonas montañosas, en forma coordinada e interdisciplinaria.

Es importante destacar que el grupo EPAI-M también contribuye a las actividades de la FAO encaminadas al cumplimiento de los Objetivos de desarrollo de la ONU para el Milenio, específicamente aquellos orientados a reducir la pobreza y el hambre y a garantizar la sostenibilidad del medio ambiente. También apoya la función de la FAO como coordinadora sectorial del capítuolo 13 del Programa 21 de la CNUMAD, el plan para el desarrollo sostenible en las zonas montañosas surgido en la Cumbre para la Tierra, celebrada en Río de Janeiro en 1992.

Labor normativa

La labor normativa de la FAO relacionada con el desarrollo sostenible en las regiones de montaña es muy amplia y comprende:

  • documentar las mejores prácticas en materia de desarrollo sostenible en las regiones de montaña;
  • investigar la inseguridad alimentaria y la malnutrición en las zonas montañosas, y llevar a cabo evaluaciones de la vulnerabilidad;
  • fortalecer los medios de subsistencia de la población a través de políticas mejoradas para la agricultura y el desarrollo rural sostenibles;
  • forjar alianzas entre asociados dedicados a mejorar la vida de los pobladores de las montañas y a proteger el medio ambiente montañoso en todo el mundo;
  • elaborar directrices técnicas, metodologías e instrumentos para la gestión y conservación de cuencas hidrográficas;
  • reconocer las tendencias de la legislación para las montañas y ayudar a los países a mejorar las políticas y leyes del sector
  • asegurar la gestión y utilización sostenibles de los productos forestales no madereros;
  • perfeccionar las políticas forestales y las estrategias de mitigación de la pobreza y seguridad alimentaria;
  • fortalecer las redes de comunicación, información e investigación;
  • promover la pesca continental de captura y la acuicultura en las zonas montañosas;
  • alentar la agricultura de conservación y las prácticas de conservación de los suelos en las zonas montañosas;
  • crear una base de datos mundial sobre supervisión del ecosistema en las regiones montañosas;
  • promover tecnologías para la agricultura de montaña;
  • incorporar las cuestiones de género y de población en las políticas, la legislación, los programas y los proyectos de agricultura, medio ambiente y desarrollo rural;
  • fortalecer las capacidades institucionales locales en materia de preparación y prevención contra desastres en las zonas de alto riesgo;

  • alentar la protección y la promoción de productos de montaña de alta calidad a fin de mejorar los medios de subsistencia en las regiones montañosas.

   
última actualización:  miércoles 27 de noviembre de 2013