Productos de la montaña

Existe un gran potencial para mejorar los medios de subsistencia de los habitantes de las montañas aprovechando las ventajas comparativas de los recursos de esas zonas y promoviendo la amplia variedad de productos y servicios incomparables que las regiones y las comunidades de las montañas pueden ofrecer: desde alimentos y bebidas, hasta medicamentos, cosméticos, artesanías y turismo. Con todo, en el contexto actual de liberalización del comercio mundial, los productores de las regiones montañosas que afrontan problemas relacionados con el elevado costo del transporte, una infraestructura insuficiente, tecnología inadecuada y dificultad de acceso a los mercados, sufren una competencia cada vez mayor de los sistemas y zonas de producción de bajo costo. Por lo tanto, para tener éxito en el mercado es necesario que los productores de las montañas se concentren en desarrollar la calidad de los productos y servicios que pueden ofrecer sus regiones.

El Proyecto de la FAO de productos de la montaña se puso en marcha en 2003, con fondos del Gobierno de Francia, y el objetivo general de promover y proteger los productos locales de gran calidad como estrategia para el desarrollo sostenible en las regiones de montaña. Este proyecto está estructurado en diferentes fases.

Durante la fase 1 (septiembre de 2003 a marzo de 2004) se creó una base de datos con información sobre productos de montaña de todo el mundo; se redactaron cinco estudios de caso regionales y uno interregional, así como un análisis de los factores clave comunes del éxito. La información se recopiló en asociación con el Foro de Montañas (nodos regionales de América Latina, Norte América, y Asia y el Pacífico), la Iniciativa de África para las tierras altas (ICRAF) y Euromontana.

En la fase 2 (septiembre de 2004 a noviembre de 2005) se realizó una serie de estudios subsectoriales sobre productos de montaña de calidad con buenas posibilidades (que comprendió determinar las limitaciones y oportunidades a lo largo de las cadenas de valor de los productos). El CIHEAM analizó los sectores de las plantas aromáticas y medicinales, la arboricultura y el turismo rural en la región del sur y el oriente del Mediterráneo. El CIP analizó los sectores de las papas autóctonas, los quesos y el café especializado en el Perú y Bolivia. El ICIMOD estudió el potencial de producción de hongos silvestres y plantas medicinales (Bhután), seda de tasar y miel forestal (la India), así como del papel elaborado a mano y otras plantas medicinales (Nepal). CAB International estudió los sectores del café especializado, la miel y la nuez de macadamia de las tierras altas de Kenya. Organizaciones regionales están utilizando actualmente la información de estos trabajos para preparar propuestas de proyectos, para presentarlas a los donantes, con estrategias concretas de intervención en determinados sectores.

A partir del informe del CIHEAM, el Gobierno de Francia ha prometido financiación para dos años (2005-2007), a fin de crear para el Mediterráneo un centro virtual de recursos sobre productos de calidad de las zonas montañosas, que permita a los pequeños productores del Norte de África y el Medio Oriente tener acceso a información (por ejemplo, leyes y políticas de la Unión Europea en materia de comercio e inocuidad de los productos alimentarios, organizaciones dedicadas a promover los productos de buena calidad en la región, materiales de capacitación, publicaciones, acceso a financiación, etc.), de utilidad para adquirir mayor competitividad en vista de la creación de una nueva zona de libre comercio, EUROMED, en 2010. El Centro de recursos se creará en asociación con el CIHEAM.

última actualización:  miércoles 24 de octubre de 2012