Antecedentes

No hay duda que la gestión forestal sostenible depende de la disponibilidad de personal bien capacitado y de acceso a la información oportuna y precisa sobre los recursos forestales y su utilización. En Centroamérica y el Caribe el establecimiento de instituciones de educación
forestal ha sido una prioridad en los años 60 y 70. Aunque muchas escuelas forestales a nivel técnico y de grado estén disponibles ahora en la región, hay una necesidad extensamente percibida de mejorar la calidad de la preparación. Un estudio sobre la educación forestal  en América Latina (presentado en la reunión de LACFC en Quito en septiembre de 2008) subrayó esta necesidad. En general las escuelas forestales no cuentan con personal suficiente y la enseñanza depende, a menudo, de los conferenciantes recién formados, es decir,  que acaban de concluir su propia educación. Como consecuencia la capacitación es a menudo demasiado teórica y carece de experiencias prácticas. Además de déficit de calidad en las disciplinas clásicas, dentro de las nuevas tendencias en el sector forestal, tales como, actividades participativas en la gestión forestal y/o la cuantificación de servicios ambientales, no son cubiertos suficientemente por los planes de estudios de las escuelas.

 Por otra parte, los países en Centroamérica han articulado la necesidad de una mejor información, de mayor transparencia y de un acceso más fácil a las realizaciones en los bosques y su utilización. Asimismo se ha planteado la necesidad de divulgar de mejor forma los resultados de investigación que realizan las propias escuelas forestales de la región.  La FAO organizó el primer taller centroamericano de política de información, en Valle de Ángeles, Honduras, del 10 al 12 de octubre de 2007. El taller promovió el diálogo y el intercambio multisectorial y multiactoral sobre soluciones concretas, innovadoras y sustentables que estén siendo utilizadas y/ o puedan aplicarse para el desarrollo de políticas de información que favorezcan y faciliten el acceso a la información forestal, medio ambiental, ecológica, biodiversidad y otras áreas relacionadas con los bosques.

La iniciativa

Los rápidos cambios tecnológicos han abierto nuevas oportunidades para compartir datos, información y conocimiento. Durante los últimos años, el mundo de las comunicaciones ha asistido a varias novedades, dos de las cuales son: las iniciativas de acceso abierto (OA) y archivo abierto (OAI). Éstas son iniciativas complementarias cuyos objetivos dominantes son mejorar la visibilidad y tener acceso a las publicaciones de investigación, maximizando su impacto. Por "acceso abierto a esta literatura queremos decir su disponibilidad gratuita en Internet pública, permitiendo a cualquier usuario leer, descargar, copiar, distribuir, imprimir, buscar o usarlos con cualquier propósito legal, sin ninguna barrera financiera, legal o técnica, fuera de las que son inseparables de las que implica acceder a Internet mismo“. Usando Internet este conocimiento puede ser recopilado y difundido. La mayoría de las escuelas tienen acceso a Internet así como la mayoría de los profesores tienen acceso a un ordenador y a un correo electrónico. El hecho que la gran mayoría de las personas en Centroamérica y el Caribe hable y escriba español, facilitará ciertamente este intercambio de conocimiento.

El primer Taller Regional Iniciativa para Compartir el Conocimiento Forestal en Educación e Información en Centroamérica y el Caribe, tuvo lugar en la Universidad de Pinar del Río, Cuba 23-25 de noviembre de 2009. Concurrieron en torno a 30 participantes provenientes de Costa Rica, Cuba, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. Incluyendo a profesores, profesionales forestales, bibliotecarios e informáticos y otras áreas afines (ingenieros, agrónomos, etc.).

El taller tuvo como principal objetivo plantear acciones que garanticen, en un primer plano, el establecimiento de una plataforma en Internet para depositar y tornar accesible una amplia gama de materiales docentes y de investigación. Estos serán utilizados por las escuelas y las universidades forestales. Otro objetivo es el desarrollo de una visión innovadora de la plataforma y sus funciones para un eficiente intercambio de información entre sus miembros y la atención a las demandas a los usuarios.

Dicho taller fue organizado en dos mesas de trabajo. La mesa de trabajo nacional discutió sobre las modalidades de establecer una red de información forestal y sobre cómo apoyar la plataforma en Internet con materiales de educación forestal. Y el grupo de trabajo regional, discutió sobre la creación de la citada plataforma en Internet. Las bibliotecas fueron identificadas como socios claves en el éxito de la iniciativa por los aportes de sus fondos, pero también como promotores de la iniciativa.

La mesa regional analizó de las bases de datos disponibles en el sector forestal. Por este análisis llegó a ser evidente que hay una variedad de bases de datos de información forestal disponibles en la región, sin embargo no existe ninguna que torne accesible materiales de educación forestal en Centroamérica y el Caribe. Hubo consenso en el grupo de que una base de datos de esta naturaleza es necesario.

Los beneficiarios principales de la iniciativa son docentes, investigadores y estudiantes de escuelas técnicas, de grado y postgrado. La función principal de la plataforma es servir como depósito para el material ya disponible en educación.  También incluirá vínculos con las escuelas forestales, bibliotecas y otras fuentes de información en línea. La idea básica no es duplicar los depósitos de materiales ya existentes sino utilizar vínculos tanto cuanto sea posible. El grupo estuvo de acuerdo en que la base de datos será hospedada en la FAO pero la gestión de la misma será la responsabilidad del comité.


última actualización:  martes 27 de marzo de 2012