Formulación y planificación de políticas

La formulación de políticas incorpora una definición normativa en desarrollo de un futuro deseable para los bosques, al tiempo que identifica y prioriza los objetivos y las orientaciones para la aplicación de las políticas.

El desarrollo y la formulación de una política forestal nacional, o la revisión de una ya existente, es un proceso fundamental por diversos motivos. La política guía todos los otros pasos del proceso del PFN, desde la planificación operativa hasta el examen y la revisión de los instrumentos jurídicos y los marcos institucionales para su aplicación. Expresa el compromiso y la voluntad política de los gobiernos y de las otras partes interesadas. La armonización y la consolidación de estos diferentes puntos de vista en una declaración de política forestal nacional equitativa, comúnmente aceptada y oficialmente adoptada es un gran paso adelante.

Al iniciar esta fase, es muy importante identificar e involucrar a las partes interesadas y definir sus niveles de participación y responsabilidad.

Actividades

Durante el desarrollo y la formulación de la política, los objetivos de los diferentes interesados deben incorporarse sistemáticamente en un documento de política nacional elaborado de común acuerdo. Para ello es necesario llevar a cabo debates y negociaciones en todos los niveles en que se toman decisiones —nacional y subnacional—, por ejemplo, mediante la realización de talleres en varias partes del país.

Para encontrar un equilibro entre las grandes visiones y las realidades imperantes, suele ser útil analizar el modo en que se financiará la aplicación de la futura política. Los países pueden elaborar una estrategia financiera en la que identifican las fuentes de financiación y los mecanismos financieros que se pueden utilizar para llevar a cabo las actividades del PFN.

Resultados

Un resultado importante de la fase de planificación será una visión sobre las cuestiones forestales compartida públicamente. Esta visión, que suele traducirse en una declaración de política forestal, puede complementarse con otras estrategias que tratan aspectos específicos de la aplicación de la política nueva o revisada o del PFN, y abarcan, por ejemplo, la financiación, la comunicación, la información y la creación de capacidades.

Para que la planificación se vuelva operativa es necesario priorizar las medidas y hacer que los planes de acción sean coherentes con la política acordada. Los planes de acción han de proporcionar indicaciones claras sobre cuáles son las medidas prioritarias, los plazos, las necesidades de inversión y los actores involucrados. Deben ocuparse de los distintos interesados de acuerdo con las cuestiones señaladas. Algunos ejemplos de estas cuestiones son:

  • reforma institucional;
  • enmiendas jurídicas (incluidos otros sectores);
  • objetivos de ordenación forestal (por ejemplo, forestación, gestión forestal, protección de los ecosistemas forestales);
  • creación de capacidades;
  • gestión de la información;
  • comunicación;
  • financiación de las medidas previstas (programas de inversión).
última actualización:  martes 7 de agosto de 2012