Ejecución

La ejecución es la fase decisiva, cuando un PFN logra el impacto deseado por las visiones y las metas de las políticas y estrategias.

Dado que los diferentes interesados públicos y privados se encargan de la ejecución, esta debe estar coordinada por un órgano de coordinación del PFN en forma participativa. A menudo, es necesario fortalecer la capacidad de los interesados para que puedan cumplir adecuadamente sus funciones.

La ejecución requiere la recaudación de fondos, la puesta en práctica de estrategias de financiación, programas de inversión y proyectos, y la coordinación y el seguimiento de las actividades.

Actividades

En función de los resultados de la formulación de la política y las actividades de planificación estratégica, puede ser necesario llevar a cabo una reforma jurídica e institucional. Es posible que se tengan que presentar propuestas de enmiendas jurídicas a procesos legislativos que, a veces, son muy largos. Para plasmar la voluntad política y las leyes en directrices de acción concretas, hay que ajustar los reglamentos pertinentes. Estos reglamentos deben redactarse y comunicarse al grupo objetivo correspondiente con la mayor claridad posible. A menudo, es preciso contar con materiales didácticos y de capacitación para facilitar la comprensión y la difusión de los nuevos reglamentos.

Se deben comunicar todos los componentes de la política y la reforma jurídica que afectan a otros sectores y, en la medida de lo posible, tienen que reflejarse en los procesos de reforma de otros sectores. Para que todos los interesados y el público conozcan los cambios de la política y las leyes, hay que realizar una campaña de comunicación e información.

A fin de llevar a cabo las estrategias de financiación, generalmente es necesario mejorar las modalidades de recaudación de ingresos (tasas, regalías, impuestos) y, crear las condiciones propicias para la inversión en recursos humanos y financieros. Esto se puede lograr mediante la eliminación de restricciones y desincentivos, y la introducción de incentivos apropiados, en particular la seguridad de la tenencia de la tierra o los derechos de uso a largo plazo. También los precios razonables de los productos forestales y las oportunidades de comercialización para los productores son poderosos incentivos para invertir en los bosques.

Resultados

El objetivo es crear condiciones generales favorables, que ayuden a establecer un entorno propicio para el desarrollo sostenible de los bosques. Para ello es necesario incorporar algunos elementos del proceso del PFN:

  • leyes y reglamentos que reflejan la política forestal nacional previamente revisada;
  • enmiendas jurídicas en sectores relacionados y respecto a objetivos transversales de política que son favorables para el desarrollo del sector forestal;
  • estructura institucional mejorada y recursos humanos competentes;
  • mecanismos para el diálogo y la creación de consenso entre todos los interesados;
  • estrategias y mecanismos financieros que facilitan la financiación de los pasos hacia la ordenación forestal sostenible;
  • inversiones e incentivos para la creación de capacidades de los interesados a diferentes niveles.

Otro conjunto de resultados se refiere a la ejecución práctica, sobre el terreno. Tales resultados incluyen el área forestada, la cantidad de hectáreas bajo protección y las unidades monetarias de inversión en el sector forestal. Habrá que documentar, supervisar y notificar estos resultados.

Por lo que respecta a las partes interesadas, el principal resultado es el aumento de las capacidades, no solo en materias técnicas, sino también en cuestiones de organización y gestión, y especialmente en los enfoques participativos e intersectoriales. El aumento de la participación y la transparencia de un proceso de PFN muy probablemente tendrán como resultado más acuerdos de asociación u otras formas de cooperación entre los interesados.

 
@FAO/Giulio Napolitano

última actualización:  martes 7 de agosto de 2012