Directrices voluntarias

Ordenación responsable de los bosques plantados: Directrices voluntarias 19 enero 2010 La búsqueda de la ordenación forestal sostenible ha sido objeto de atención considerable en las negociaciones internacionales. La Declaración de Río (CNUMAD), los convenios de las Naciones Unidas –la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el Convenio sobre la Diversidad Biológica y la Convención de Lucha contra la Desertificación – el Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques y otros procesos internacionales, reuniones y publicaciones claves han reconocido el papel crucial que desempeña la práctica forestal para lograr el desarrollo sostenible.. [más]

Antecendentes

Los bosques plantados representan sólo el 7 por ciento de todos los bosques, pero se estima que estos suministran más de la mitad de la madera destinada al uso industrial producida en el mundo. Existe cada vez más conciencia pública de que los productos de madera tienen más ventajas respecto a aquellos productos hechos de otros materiales que compiten con ellos (el cemento, los plásticos y el metal) ya que la madera es renovable, eficiente desde el punto de vista energético y es favorable al medio ambiente si se le maneja responsablemente. Los bosques plantados también proporcionan servicios ambientales y sociales importantes tales como la rehabilitación de las tierras degradadas, la protección del suelo y del agua, la provisión de sombra y refugio, la recreación y la diversión en muchas zonas. La ordenación de los bosques plantados y la transformación de la madera son una fuente considerable de empleo. Los beneficios que suministran los bosques plantados a las economías y a los medios de subsistencia son considerables en todo el mundo.

En el pasado, el potencial de los bosques plantados no siempre fue aprovechado al máximo. La falta de conocimientos, de capacidad y habilidad para proveer políticas favorables, leyes, normas, planes, sistemas de apoyo técnico y ordenación muy a menudo han producido un desempeño carente y conflictos. Algunas inversiones en bosques plantados llegaron a crear conflictos por el usufructo de la tierra, conflictos sociales y ambientales, así como un desempeño no óptimo en las áreas de la salud, vitalidad, productividad y recuperación de las inversiones. Los bosques plantados a veces han sido objeto de controversia ya que modifican las funciones del ecosistema y afectan a los medios de subsistencia.

En respuesta a las solicitudes de sus países miembros, la FAO trabajó con los mismos y con una amplia gama de socios a fin de elaborar las directrices voluntarias no vinculantes sobre los bosques plantados (anteriormente conocidas como código de los bosques plantados) con el fin de enlazar entre sí a ámbitos favorables de índole internacional, nacional y local. El proceso duró dos años y contó con representantes de múltiples partes interesadas: expertos de bosques plantados, provenientes de los gobiernos, el sector privado (empresarial y pequeños propietarios), las organizaciones no gubernamentales (sociales y ambientales), así como de las organizaciones intergubernamentales y representantes académicos. Las directrices voluntarias han sido concebidas para los decisores en materia de políticas, planificación y ordenación que operan en los ámbitos del gobierno, del sector privado o de las organizaciones no gubernamentales con el fin de establecer un equilibrio entre las dimensiones sociales, culturales, ambientales y económicas de la ordenación de los bosques plantados e incrementar así la contribución que éstos aportan a los medios de subsistencia y a la utilización de la tierra sostenibles. Las Directrices voluntarias comprenden principios rectores destinados a crear condiciones políticas, jurídicas, normativas favorables, y brindar así un marco de trabajo para la planificación, ordenación y monitoreo responsables en cuanto a los bosques plantados.

El alcance de las directrices voluntarias incluye las plantaciones forestales y el componente plantado de bosques semi-naturales, así como el espectro completo de las actividades de planificación, ordenación y monitoreo tanto para los fines productivos, como de protección.

última actualización:  martes 19 de enero de 2010