La GFS para la conservación de la biodiversidad

Cerca del 75 % de la biodiversidad terrestre se encuentra en los bosques, principalmente en los bosques tropicales. La biodiversidad fortalece los servicios ambientales de los bosques, así como su productividad y resiliencia. Los procesos ecológicos tales como el crecimiento de los árboles, el secuestro de carbono, la polinización, la dispersión de semillas y el ciclo de nutrientes dependen de la biodiversidad, la cual es también fundamental para la seguridad alimentaria y la nutrición. El mantenimiento de la resiliencia de los ecosistemas forestales es, por lo tanto, un elemento crítico en la planificación e implementación de la GFS, independientemente del tipo de bosque.

La biodiversidad del bosque se está reduciendo en algunos lugares debido a la pérdida, degradación y fragmentación del bosque. Es necesario disminuir la presión sobre el bosque, restaurar los ecosistemas, usar los recursos biológicos de manera sostenible y compartir los beneficios que se obtienen de los recursos genéticos de manera justa y equitativa. Solo se conoce una parte relativamente pequeña de la biodiversidad forestal tropical, lo que, sin duda, es una limitación para los esfuerzos de conservación.

Biodiversity of butterflies in a collection maintained by a certified forest company in the Amazon.La conservación de la biodiversidad debe practicarse en todos los tipos de bosques, ya sean aquellos manejados para la producción, la protección de la biodiversidad u otros fines. Es necesario asegurar que áreas adecuadas de bosque que representen el conjunto completo de tipos de bosques se dediquen específicamente a la conservación de la biodiversidad (bosques de protección); dicha práctica debe ser parte del conjunto de enfoques que forman la GFS. En los sitios en donde se practica la cosecha de madera (bosques productivos), la GFS debe asegurar que se mantengan los recursos genéticos, con inclusión de especies vulnerables, amenazadas y en peligro, así como la diversidad de ecosistemas. Es posible que en los bosques productivos se tenga que reservar áreas para la conservación de la biodiversidad con el fin de proteger los bosques con alto valor de conservación; asimismo, el régimen de GFS debiera tener en cuenta los impactos de las prácticas silvícolas en la biodiversidad, el empleo de métodos de aprovechamiento de impacto reducido y asegurar la regeneración adecuada después de la extracción de madera. Tanto los bosques productivos como los de protección deben protegerse contra incendios forestales, plagas, especies exóticas invasoras, intrusión y actividades ilegales, en el marco de la GFS.

La conservación de la biodiversidad también requiere medidas en el nivel de paisaje, a menudo más allá de los límites de una UMF. Se necesitan esfuerzos intersectoriales de cooperación para establecer corredores ecológicos, reducir la fragmentación de los hábitats y preservar los bosques con alto valor de conservación. También se necesitan medidas específicas de GFS en las zonas de amortiguamiento alrededor de las áreas protegidas.

 

última actualización:  domingo 22 de junio de 2014