Historia de Silva Mediterranea

Bosques del Mediterranea (FAO)

La idea de una cooperación forestal entre los países del Mediterráneo se propuso en 19911 y 1922, la Liga Forestal Mediterránea fue creada bajo el nombre de Silva Mediterranea. En 1948, Silva Mediterranea se convirtió en el Comité sobre Cuestiones Forestales del Mediterráneo, un órgano estatutario de la FAO, en el cual los Estados Miembros de la Comisión Forestal Europea, Comisión Forestal para el Cercano Oriente y la Comisión Forestal y de la Flora y Fauna Silvestres para África se pudieron reunir, compartir experiencias y elaborar programas en cooperación.

Silva Mediterranea ha adoptado un marco estratégico conceptual, el Programa de acción forestal del Mediterráneo con el objeto de apoyar a los países de la región en la elaboración sus políticas nacionales y en la aplicación de las recomendaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (Rio, 1992), que exhortó a los países a formular los programas forestales nacionales.
Allí donde la investigación era necesaria, el Comité estableció redes de investigación cooperativa sobre los temas identificados durante las sesiones.

Las seis redes de investigación fueron creadas para:

  • La ordenación de los incendios forestales;
  • La selección de especies polivalentes para las zonas áridas y semi-áridas;
  • La silvicultura de la especie: Cedrus spp.;
  • La silvicultura de la especie: Pinus pinea;
  • La selección de poblaciones de coníferas mediterráneas para la producción de semillas a utilizar en los programas de reforestación y
  • La silvicultura de la especie: Quercus suber.

Misión de Silva Mediterranea

La misión de Silva Mediterranea es la siguiente:

  • Eexaminar periódicamente las tendencias de la utilización de las tierras forestales en la cuenca del Mediterráneo y evaluar el impacto de los cambios implementados en los sectores agrícola, industrial y urbano;
  • Asesorar a los gobiernos miembros, según corresponda, sobre la nueva orientación o las mejoras necesarias teniendo en cuenta la evolución de la situación o las nuevas necesidades que van surgiendo;
  • Examinar periódicamente los progresos de la tecnología forestal en los contextos regionales y ecológicos con el objeto de evaluar mejor los métodos presentes de utilización de las tierras forestales;
  • Identificar las prioridades de la investigación forestal en la zona del Mediterráneo, determinar los proyectos de investigación forestal que son de interés común para los gobiernos miembros de la región y recomendar a los institutos de investigación forestal de la región las medidas para poner en práctica estos proyectos;
  • Determinar y llevar a cabo, en colaboración con los Estados Miembros y con el apoyo de las instituciones forestales nacionales adecuadas, encuestas y estudios técnicos para facilitar la formulación y la ejecución de las políticas forestales nacionales.

2002 - Silva Mediterranea se prepara a cambiar

En el 18° período de sesiones del Comité celebrado en la Sede de la FAO en Roma, en abril de 2002, el futuro de Silva Mediterranea fue la cuestión principal del programa. Sobre la base de un examen externo de Silva Mediterranea y de sus redes que fueron recomendadas por el Comité en su sesión precedente, en Antalya (Turquía) en octubre de 1997, se propusieron varios cambios para infundir nuevo vigor a Silva Mediterranea.

El Comité propuso que las redes de investigación se retiraran paulatinamente y se reemplazaran por grupos de trabajo con un mandato especifico y objetivos claros, realizaciones y calendarios bien definidos. El Comité exhortó a Silva Mediterranea a crear alianzas más eficaces con otras instituciones operantes en la región del Mediterráneo.

La reunión sugirió que Silva Mediterranea adoptara en el futuro: la finalización de las actividades pasadas comprometiéndose a aportar realizaciones importantes y útiles; las actividades orientadas a la ordenación sostenible de los bosques y tierras boscosas del Mediterráneo; y la contribución de Silva Mediterranea al desarrollo sostenible en general. Silva Mediterranea ha sido invitada a tratar las cuestiones forestales de la región con un enfoque compatible con los nuevos paradigmas y las novedades que vayan surgiendo tanto en la región del Mediterráneo como en el diálogo internacional sobre los bosques.

Los participantes han señalado que Silva Mediterranea deberá esforzarse para dar una respuesta mejor a las necesidades de los países, en particular, en las siguientes esferas:

  • El mejoramiento de las intervenciones y la contribución del sector forestal al bienestar y al desarrollo socioeconómico de la población, especialmente, en la lucha contra la pobreza y la seguridad alimentaria;
  • La contribución del sector forestal a la implementación de las convenciones internacionales sobre la diversidad biológica, el cambio climático y la lucha contra la desertificación;
  • La planificación del sector forestal mediante los programas forestales nacionales;
  • La promoción de la ordenación forestal sostenible.

Los países miembros de Silva Mediterranea, desde entonces, han trabajado para poner en práctica estas recomendaciones.

Iniciativas internacionales en las actividades forestales del Mediterráneo

En 1975, el Plan de Acción para el Mediterráneo (PAM), adoptado en una Conferencia del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en Barcelona, originalmente tenía por objeto la lucha contra la contaminación marina y la protección de las costas marinas. Sin embargo, pronto fue evidente que había que extender el mandato del PAM a la conservación de los ecosistemas terrestres, con debida consideración a las condiciones y necesidades socioeconómicas. El «Plan Bleu» para el Mediterráneo ha sido elaborado para responder a estas necesidades. La conservación de los ecosistemas y la conservación de los recursos zoogenéticos y fitogenéticos se abordan en el componente forestal del Plan Bleu. El Plan Bleu analiza las razones de la degradación de los ecosistemas mediterráneos, llama la atención sobre las consecuencias verificadas y potenciales de los daños a menudo irreversibles que se les han causado y sugiere las medidas para su protección y ordenación futuras. El Plan Bleu exhorta, en particular, a los países interesados a unir sus esfuerzos para implementar un plan dinámico y coherente dirigido a salvaguardar el medio ambiente del Mediterráneo, con el apoyo de la comunidad internacional.

En 1988, la Comunidad Económica Europea (CEE) ha adoptado un Programa de acción a mediano plazo para la protección del medio ambiente del Mediterráneo, complementado por un plan financiero para las inversiones en los programas medioambientales en las regiones de bajos ingresos de la CEE, en particular, en los países de la región mediterránea. El mismo año, el Banco Mundial y el Banco Europeo de Inversiones emprendieron un programa conjunto para el medio ambiente del Mediterráneo en el cual formularon una política medioambiental e identificaron las necesidades de inversión de los países mediterráneos.

La reducción de los recursos naturales en la cuenca del Mediterráneo; en particular la degradación de los bosques y las tierras boscosas, ha llevado a los países, en la década de los 80, a solicitar repetidamente asistencia para la elaboración de un programa de acción forestal para el Mediterráneo, compatible con los programas forestales nacionales operativos en varios países tropicales. Este pedido de apoyo fue expresado con insistencia en el 10° Congreso Forestal Mundial celebrado en París, Francia, en septiembre de 1991 y ha sido reiterado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) en Rio de Janeiro, en junio de 1992, en la cual se lanzó un llamamiento a los niveles más altos para que los países de todas las regiones formulen y ejecuten los programas forestales nacionales. En respuesta a estas peticiones ha sido formulado un Programa de Acción Forestal del Mediterráneo (PAF-MED) en el marco de Silva Mediterranea con la plena participación de los países interesados. El PAF-MED se concibe como un marco regional en el ámbito del cual la elaboración y la ejecución de los programas forestales nacionales pueden ser armonizados y promovidos. El Programa hace hincapié en la ordenación forestal sostenible y la conservación de la diversidad biológica y de los recursos genéticos.

última actualización:  martes 12 de octubre de 2010