Antecedentes

La FAO empezó con proyectos de campo sobre la conservación de fauna silvestre y el manejo de áreas protegidas en la década de los sesenta.  Entre 1975 y 1996 se implementaron más de 200 proyectos dirigidos a la fauna silvestre y áreas protegidas en 85 países.  En la década de los noventa, los países miembros de la FAO decidieron que la organización debería enfocarse más sobre el trabajo normativo y relacionado a políticas.  Mientras tanto, las actividades de conservación se han vuelto más complejas y por lo tanto sólo tendrán éxito y serán sostenibles si se trabaja en asociaciones adecuadas.  El trabajo de la FAO sobre el manejo de fauna silvestre y áreas protegidas ahora abarca desde el apoyo legislativo y de políticas al desarrollo de capacidad y la orientación técnica sobre la conservación y el manejo sostenible de fauna dentro y fuera de áreas protegidas.  Las áreas principales de trabajo son el uso insostenible (por ej. “la crisis de la carne de caza”, “el síndrome del bosque vacío”), el conflicto entre humanos y la fauna silvestre, la competencia de fauna silvestre con el ganado y la transmisión de enfermedades zoonoticas a humanos en la interfaz humano-ganado-fauna silvestre.  Un importante tema emergente es los impactos del cambio climático sobre la fauna silvestre y áreas protegidas.

Con la FAO como una nueva agencia principal para llevar a cabo proyectos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), vuelve a haber más énfasis sobre proyectos que posibiliten un buen balance entre trabajo normativo y de proyecto.  Por lo tanto, los países miembros pueden esperar orientación sobre estrategias y políticas y su implementación a través de proyectos prácticos de campo con un enfoque participativo.  Esto incluye el desarrollo y la diseminación de conceptos, estudios, directrices, recursos educativos y documentación de lecciones aprendidas, así como materiales de entrenamiento y actividades de capacitación.

última actualización:  martes 9 de agosto de 2011