Cambio climático

Los bosques cubren aproximadamente un tercio de la superficie global y ofrecen servicios esenciales que apoyan a los medios de subsistencia y el bienestar humano. Los bosques comprenden la mayoría de la biodiversidad terrestre y almacenan aproximadamente la mitad de todo el carbón contenido en ecosistemas terrestres.  Hasta un cambio climático moderado, como previsto en escenarios inevitables y estables, pondría parte de esta biodiversidad en considerable riesgo, mientras que escenarios de los peores casos preveen perdidas catastróficas.  A medida que aumentan las temperaturas globales, los impactos sobre los hábitats de bosques, sabanas y estepas y sus especies dependerán de muchos factores, incluyendo la topografía local y cambios en patrones de corrientes marinas, vientos y precipitación. Además de la variación de temperatura y precipitación a diferentes altitudes y latitudes, se han visto cambios significativos en las fechas, la duración y la severidad de estaciones 

Atlas Medio, Marruecos A medida que sigan subiendo las temperaturas globales, es importante desarrollar estrategias, políticas y pautas para conservar ecosistemas y especies que no podrán adaptarse.  Esto puede incluir mover los límites de áreas protegidas y asegurar mejor conectividad por corredores ecológicos.  Sin embargo, se podrán necesitar medidas más radicales, como la modificación o creación de hábitats y translocación de comunidades enteras de animales y plantas. Adicionalmente, medidas que reducen los impactos de otras presiones inducidas por los humanos ayudarán a reducir la vulnerabilidad global y a fortalecer la resistencia de tierras, ecosistemas y especies al cambio climático.  En este esfuerzo, la FAO, asociación con organizaciones relevantes, asiste a los países miembros a mitigar los impactos del cambio climático sobre fauna silvestre y áreas protegidas para el beneficio de comunidades rurales a través de trabajo normativo y actividades de proyectos de campo.

última actualización:  jueves 19 de abril de 2012