Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Foro Global sobre Seguridad Alimentaria y Nutrición • Foro FSN

Discusión
-

Erradicar la pobreza extrema: ¿qué papel tiene la agricultura?

Estimados miembros del Foro:

Con esta discusión en línea, queremos invitarle a que reflexione sobre los vínculos entre la pobreza extrema y la inseguridad alimentaria y a que participe en un debate sobre el papel que la agricultura –incluyendo la pesca, la silvicultura y la ganadería-, el desarrollo agrícola y los recursos naturales pueden desempeñar para para lograr medios de vida sostenibles para los más pobres de entre los pobres.

Hoy en día 767 millones de personas en el mundo viven en la pobreza extrema, lo que significa que casi 11 de cada 100 seres humanos sobreviven con menos de 1,90 dólares EEUU al día (Banco Mundial, 2016). La pobreza extrema se define como una condición que implica una grave privación de las necesidades humanas básicas, que incluyen alimentos, agua potable, instalaciones de saneamiento, sanidad, vivienda, educación e información. Los pobres extremos son en su mayoría aquellos a los que el crecimiento económico y los esfuerzos de desarrollo han dejado atrás.

El enorme desafío de erradicar la pobreza extrema a nivel global queda reflejado en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 1 “Erradicar la pobreza en todas sus formas en todo el mundo”.

Una dimensión similar -y en cierto modo superpuesta- hace referencia al hambre: las personas que padecen hambre son cerca de 815 millones, según las últimas estimaciones de la FAO.

Hay pocas dudas de que el hambre y la pobreza están estrechamente vinculadas y que estas dos condiciones generan a menudo un círculo vicioso: el hambre es consecuencia de la pobreza, pero también una de sus causas. El hambre reduce las posibilidades de que los seres humanos desarrollen su capacidad para llevar vidas saludables y económicamente útiles. La baja productividad perpetúa a su vez el subdesarrollo y el hambre.

La dimensión rural añade otro aspecto importante, ya que la mayoría de las personas en situación de pobreza extrema y que padecen inseguridad alimentaria viven en áreas rurales y dependen -al menos en parte-, de la agricultura y los recursos naturales para sus medios de subsistencia.

Sin embargo, las políticas e intervenciones para combatir el hambre y la pobreza extrema son a menudo sectoriales y abordan uno u otro de los dos problemas. Las intervenciones agrícolas apuntan a menudo a reforzar la seguridad alimentaria y la nutrición de las comunidades rurales y se dirigen a los pequeños campesinos con inseguridad alimentaria que tienen una capacidad productiva potencial; en otras palabras, se atiende principalmente a aquellos que poseen algunos activos, dejando atrás a los pobres extremos. Por otro lado, las personas muy pobres son objeto de programas de distribución de alimentos que no contribuyen necesariamente por sí solos a crear un camino sostenible para salir de la pobreza extrema.

Los hogares más pobres cuentan también con potencial productivo cuando se les ofrece los medios para ello. Cada vez hay más evidencias de que involucrar a los más pobres de los pobres en respuestas económicas -como los programas de transferencias de efectivo-, contribuye a aumentar la base de activos y la producción agrícola de las familias más pobres, además de contribuir a su seguridad alimentaria.

Dada la importancia de la agricultura en los medios de vida de los pobres extremos, las políticas y actividades para mejorar la vida de estas personas deben incluir elementos de desarrollo agrícola.

En este sentido, la FAO participa en una reflexión más amplia para afinar y mejorar su estrategia hacia la erradicación de la pobreza extrema, utilizando su experiencia para apoyar el desarrollo de la agricultura y los medios de subsistencia de los habitantes rurales y contribuir así a la agenda de los ODS, sin dejar a nadie atrás.

Para estimular el debate, le estaríamos agradecidos si pudiera compartir su experiencia y puntos de vista sobre las siguientes preguntas:

  1. ¿Bajo qué condiciones puede tener éxito la agricultura para sacar a las personas de la pobreza extrema? En particular los hogares con acceso limitado a recursos productivos.
  2. ¿Qué papel desempeña garantizar una gestión más sostenible de los recursos naturales para apoyar la erradicación de la pobreza extrema?
  3. ¿Pueden aquellos que no tienen la oportunidad de dedicarse a la producción agrícola y acceder a recursos como la pesca, los bosques y el ganado encontrar caminos para salir de la pobreza extrema a través de estos sectores?
  4. ¿Qué conjunto de políticas son necesarias para abordar los problemas que vinculan la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza extrema en las zonas rurales?
  5. ¿Puede compartir algún ejemplo de experiencias que lograron reducir (o erradicar) la pobreza extrema a través de una solución agrícola?

Le agradecemos por adelantado su interés por el tema. Esperamos recibir sus valiosas aportaciones.

Ana Paula de la O Campos y Maya Takagi

* Pinche sobre el nombre para leer todos los comentarios publicados por ese miembro y contactarle directamente

Pages