Tamaño del texto:

Contáctenos:

24.01.2011 - 10.02.2011

Consulta sobre la tenencia de la tierra y las inversiones internacionales en agricultura

En octubre de 2010 el recientemente reformado Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CFS) encargó al Grupo de Alto Nivel de Expertos en Seguridad Alimentaria y Nutrición realizar un estudio sobre la tenencia de la tierra y las inversiones internacionales en agricultura y presentar los hallazgos en su próxima reunión en octubre de 2011. El Comité Directivo del HLPE le invita a exponer sus puntos de vista para ultimar los términos de referencia del equipo del proyecto del HLPE (el equipo de expertos que se constituirá inmediatamente después de que el Comité Directivo ultime los términos de referencia tras esta consulta) que preparará el estudio y las recomendaciones de políticas. Los estudios del HLPE tienen como objetivo informar a los miembros del CFS y facilitar así su toma de decisiones de políticas.

Introducción

Existen muchas razones detrás del creciente interés en la inversión en tierras y agricultura en los últimos años. El incremento mundial de la demanda de alimentos debido al crecimiento demográfico y, lo que es más importante, la modificación de la dieta, afectarán a las necesidades de tierras y otros recursos. En el último siglo el incremento de la producción agrícola se ha conseguido fundamentalmente gracias a una mayor productividad por hectárea y, en menos de un 30 por ciento, gracias a la expansión de zonas agrícolas. Sin embargo, el necesario aumento de la producción agrícola en el futuro requerirá producir “más con menos” así como ampliar las zonas agrícolas.
La intensificación sostenible necesita reducir las diferencias entre rendimientos potenciales y posibles, así como entre rendimientos actuales y posibles. Las futuras necesidades alimentarias pueden también hacer que debamos replantearnos seriamente atajar el desperdicio masivo de alimentos, así como los efectos negativos del cambio en la dietas, como la epidemia de obesidad.
La expansión de las tierras agrícolas es ya una realidad en muchos lugares del mundo. No sólo la producción de alimentos y piensos, sino también el auge de la bioeconomía y, en diversos lugares, las políticas gubernamentales para la producción de biocombustibles (de primera y segunda generación) requieren un aumento considerable de la tierra y otros recursos disponibles para las actividades agrícolas. Cómo llevarlo a cabo puede depender del contexto: las diferencias entre los continentes y países son muy grandes y el papel de los gobiernos puede variar de forma notable. Las necesidades de alimentos y piensos de países con disponibilidad de terrenos agrícolas relativamente baja (por ejemplo, China, con menos del 10% de la tierra a nivel mundial y el 20% de su población) podrían necesitar inversiones y desarrollo del uso de los terrenos agrícolas en otros países. Ya se están realizando inversiones en tierras en otros continentes como África y Latinoamérica.

Otras razones para el aumento de la inversión en tierra y agricultura incluyen –pero no se limitan a- la especulación sobre la tierra y la volatilidad de los precios de los productos básicos que ha motivado que muchos países importadores de alimentos intenten sustituir la compra de alimentos en los mercados mundiales por la obtención de terrenos agrícolas en otros países.
Aunque la magnitud de la contratación extranjera de tierras y sectores agrícolas de terceros en el futuro aún es incierta y necesita ser evaluada, la tendencia actual ha suscitado una notable atención pública, el debate político y controversias. Se han hecho llamamientos de todo tipo, desde una moratoria para el “acaparamiento” de tierras hasta la regulación de las adquisiciones de tierras a gran escala, con principios y códigos de conducta responsables para que las inversiones en tierras sean beneficiosas para el desarrollo local y el rendimiento de la agricultura local, ya sea a pequeña o gran escala.
Los gobiernos se encuentran ante esta encrucijada en la que, por una parte y, tal y como demuestran muchos estudios y análisis, una inversiones apropiadas y un uso eficiente y efectivo de los recursos naturales y la tierra pueden tener ventajas económicas y ecológicas en determinadas condiciones, pero donde, por otra parte, existen también ejemplos típicos de acaparamiento de tierras con consecuencias muy negativas para el desarrollo sostenible, incluyendo efectos sociales sobre los pequeños agricultores o efectos ecológicos como la reducción de la eficiencia y efectividad del uso de los recursos naturales y la sobreexplotación del suelo.
En el estudio se considerarán diversos elementos en un análisis y diagnostico para allanar el camino para las recomendaciones.

Información requerida

El estudio del HLPE está sujeto al mandato del CFS de octubre de 2010, y por tanto, su objetivo es realizar análisis y formular recomendaciones de políticas en los tres ámbitos siguientes:
 

  • Papel de las plantaciones a gran escala y la agricultura a pequeña escala, incluyendo efectos económicos, sociales, de género y medioambientales.
  • Herramientas que permitan cartografiar los terrenos disponibles
  • Herramientas para hacer coincidir las inversiones a gran escala con las estrategias nacionales de seguridad alimentaria

A través de esta consulta electrónica, y siguiendo este mandato, el HLPE solicita información sobre el primer borrador adjunto de un alcance detallado del estudio.

En concreto, ¿cree que el alcance es adecuado?
¿Se han omitido elementos importantes?
¿Deberían obviarse alguno de los elementos incluidos a continuación?
En su opinión, ¿cuáles serían los principales aspectos a destacar en el informe?


¡Por favor, sea lo más específico posible!

El HLPE trata de tener en cuenta la gran variedad de modelos de producción y comercialización agrícolas, y abordar la diversidad de contextos sociales, económicos, políticos y medioambientales, sin restringir el análisis a inversiones agrícolas a gran escala e intentando evaluar qué tipo de inversiones se necesitan para satisfacer los objetivos de desarrollo, prestando especial atención a campesinos pobres, mujeres, población indígena, pastores, habitantes del bosque, y otros grupos marginados, etc.

Por la presente está invitado a participar en esta consulta. Quedamos a la espera de su amable respuesta.

Atentamente,

En nombre del Presidente del Comité Directivo del HLPE.

Esta discusión ha sido cerrada. Por favor, póngase en contacto con fsn-moderator@fao.org para cualquier información adicional.